¡Colabora!
0
Una resaca infernal
PlayStation 4 Xbox One

Una resaca infernal

El juego de Steam llega a consolas con su atormentado protagonista y el enésimo descenso a los infiernos que sufrimos en lo que va de año.

Por Juan Emilio Palomino González,
0 0 0

Versión analizada Xbox One X. Copia digital proporcionada por Armor Games

Hoy toca hablar de Pinstripe, un juego independiente prácticamente hecho por una sola persona. Esa persona se llama Thomas Brush y se ha encargado de programarlo con la herramienta Unity, escribir el argumento, diseñar todas las mecánicas de juego, dibujar ese particular estilo tan creepy y componer la música de su obra, financiada mediante Kickstarter y que ahora llega a Xbox One y PlayStation 4 tras estrenaser en PC el año pasado. Ante todo se trata de una historia, un descenso a los infiernos que se juega como un plataformas con leves toques de acción y puzles de los de tener la respuesta delante de nuestras narices y no dar con la tecla. Pinstripe es uno de esos juegos que dejan huella a poco que reflexionemos, consigue quedarse en tu cabeza a poco que entendamos lo que ocurre tras el trasfondo de las acciones que nos cuenta. En ese sentido, el autor consigue perfectamente su meta. Pero ahora volveremos a eso, vamos a detallar las virtudes y defectos de esta interesante propuesta independiente.

Teddy es un predicador (ministro lo llaman en la versión en inglés), un hombre santo de esos que pueden casarse y tener hijos. Durante un viaje en tren con su hija Bo (se llama así, en serio) ocurre un desagradable acontecimiento, la joven es secuestrada por Mr. Pinstripe, un demoníaco personaje que quiere adoptarla para que viva con él en las entrañas de su particular infierno. Para colmo de males, el tren en el que viajan descarrila y Ted deberá buscarse la vida para reunir pistas tanto para conocer el paradero de su hija como para saber más sobre el pérfido personaje que la tiene retenida. Al poco de iniciar su búsqueda contará con la ayuda de George, el perro de la familia, que le ayuda en su cruzada.

Aunque el juego tiene mucho de plataformas, nos encontraremos con muchos personajes con los que interactuar y lugares a los que no podemos acceder. Inevitablemente, tocará avanzar y posteriormente volver a esos sitios con objetos que nos permitan progresar. Digamos que no llega a Metroidvania porque es muy esquemático, pero sí que invita a que retrocedamos para recolectar todos los coleccionables posibles, sobre todo una vez terminada la aventura gracias a la "partida plus". Que salgan en pantalla los títulos de créditos nos podrá llevar algo más de un par de horas, pero al menos la posibilidad de seguir jugando una vez veamos el desenlace tiene multitud de incentivos, como conseguir objetos especiales o los intrincados logros de toda la vida. Pinstripe se juega como un plataformas (con un poquito de acción gracias al tirachinas que encontraremos), se disfruta como una aventura y se vive como un drama. Una historia corta, sin florituras, que deja que sea el propio jugador el encargado de encajar las piezas de lo que ha pasado ante nosotros. Solo por eso, se ganará a muchos.

La estética de Pinstripe mezcla lo mejor de películas como Los mundos de Coraline o La novia cadáver pero de una forma muy sutil, sin caer en el abuso de ramas retorcidas y criaturas deformes que tanto le gustan a Tim Burton. En ese sentido, el uso del color juega mucho a su favor, ya que desde la fría nevada del comienzo hasta los rojizos fondos del tramo final consiguen transmitir perfectamente ese descenso a los infiernos que sufre el protagonista. Los blanquecinos personajes también son muy Burton, sobre todo por esas extremidades tan largas y finas de las que hacen gala. En cuanto al apartado sonoro, tanto las voces en inglés (hay subtítulos en castellano) como la banda sonora resultan una verdadera delicia. Cuesta crear que todo haya salido de la misma persona.

Pinstripe engorda la lista de títulos independientes interesantes y con estilo propio. Sus virtudes residen en su historia (simple pero impactante), su amalgama de mecánicas de juego (saltos, acción y puzles) y un apartado técnico (gráfico y sonoro) que realmente llaman nuestra atención. Por contra nos queda una duración ínfima, que al menos queda paliada gracias a la posibilidad de empezar una nueva partida con la llave dorada que nos abre nuevos caminos (todos los objetos especiales se consiguen en esta segunda vuelta), por lo que para exprimir bien el juego necesitaremos dos partidas completas como mínimo. Hablar de la historia de Ted y su hija Bo es imposible sin tirar de spoilers, por lo que solamente diremos que la imaginación del jugador será clave para ensamblar todas las piezas del rompecabezas. Ha tardado lo suyo, pero Thomas Brush puede estar muy orgulloso del resultado final.
Análisis de Pinstripe para XONE: Una resaca infernal
Análisis de Pinstripe para XONE: Una resaca infernal
Análisis de Pinstripe para XONE: Una resaca infernal
Análisis de Pinstripe para XONE: Una resaca infernal
La historia y la forma de contarla. La estética. La música. Algunos puzles.
Muy muy corto, aunque tiene partida plus para continuar después.
Un nuevo juego hecho por una sola persona, salvo que en esta ocasión nos encontramos con una emotiva búsqueda que esconde mucho más de lo que parece.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, CodeRed, Doscv, elite, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi, Rodri.
×