¡Colabora!
0
La balada de la bakala Arkadia
Nintendo Switch PC PlayStation 4 Xbox One

La balada de la bakala Arkadia

Darius ha regresado de las sombras para dar caza a fiesteros y narcos, con sigilo como a cuchillo.

Por David Vigón Rodríguez,
0 0 0

¡Tun, tun!, ¿Quien es, una rosa y un clavel?, ¿Una paloma y un laurel? ¡No, es Dimitri, nuestro amigo ruso, quien viene a pasar la noche con nosotros! ¡Abrid la muralla! Nosotros solos... ¡con su botella de ron y su pistolón! Viene listo para parlamentar, beber y gozar con los recuerdos del pasado! De cuando Rusia no tenía comunistas y Putin aún no gobernaba. Nadie supera a un soviético en la concepción dual de alcohol y dolor. Excelsa noche no-homo estamos pasado con Nikolai, con sus cánticos kalinkos y su visión triste de la vida y el alcohol... ¡espera! ¿Qué es eso? ¡Se escuchan makineros en la calle! Los zagales del botellón contaminan nuestro mundo con su música moderna y su preocupante aroma juvenil. ¡Qué horror, que horror! ¿Espera, Nabokov, a donde vas con tu pistolón? ¡No, no mates a los fiesteros, que vienen los polis, piensa en tu madre Nicoleta! ¡No! ¡No!

En realidad esto es una dramatización de las sensaciones que despierta Party Hard 2, de Pinokl Games y TinyBuild. ¡Es todo mentira, Mikhail es una farsa! No molamos tanto como para tener un amigo ruso, no nos lo merecemos. En su lugar te tenemos a ti, vivaracho lector de uVeJuegos. ¡Je je jeje... ojalá fueses Mikhail, govnó! En 2015 un estudio indie sorprendió a los usuarios por su simulador de asesinatos en entornos festivos, protagonizado por un enmascarado que se cabreó con los muchachos del barrio por sus tremendos cumbiones toda la noche. La cuestión es que poco a poco se iba desentrañando una trama conspirativa más importante de lo que parecía en un primer momento... la cual sigue expandiéndose en esta segunda entrega.

Darius, el asesino Party Hard, ha permanecido oculto e inactivo durante diez años, atrás quedaron las matanzas rumbosas y el ajusticiamiento de narcotraficantes y policías corruptos, ahora vive como un currito más, que madruga, toma el café, ve el televisor mientras emite imágenes en movimiento y duerme vestido en su cama. Así cada día hasta que comienzan las fiestas de madrugada en el bar y hay que volver a matar. No obstante Darius tiene un plan y muchas cuentas pendientes con su exjefe, las farmacéuticas que crean drogas nocivas, los moteros y la policía. Sin embargo nuevos enemigos acechan en el horizonte, enemigos bien vistos por la sociedad, los profesionales y los morales que dan consejos al vulgo. Nadie le comprende a excepción de su terapeuta McBride, quien hablará de su caso en la televisión en un programa dedicado a los asesinos célebres. ¿Qué pretende Darius, que sistema ansía derrocar?, ¿por qué ofrecerá una entrevista ante el mundo?

El menú principal es épico y molón, pues muestra a Darius en su esplendor. El terror que azuza a los camellos

Al tratarse de una segunda parte, sin contar expansiones y spin-offs, recuerda mucho a la entrega original pero con cambios sutiles y con un mayor grado de dificultad. En cada escenario tenemos numerosos misiones, tanto secundarias como secretas y dos principales opcionales, para elegir una u otra. Si deseamos ser alguien noble sólo mataremos a unos determinados objetivos y destruir algún que otro elemento pero si preferimos desatar nuestra vena sádica liquidaremos a todos los personajes del escenario, sean objetivos o civiles, al igual que ocurría en todas las misiones del primer juego. ¿Qué es mas difícil? Depende de la situación, puesto que no es lo mismo acabar con 71 personas que con diez, al igual que algunos escenarios se prestan más al sigiloso asesinato masivo y en otros a la huida inmediata tras cazar a los objetivos principales. Si somos bravos psicópatas quizá deseemos completar todas las misiones, secretas incluidas, en una sola partida, aunque avisamos que será todo un reto, sobre todo porque son muy rebuscadas. Muchas de las tareas ocultas son fáciles de descubrir como provocar una pelea o llamar a una gogó pero otros son más complejos como ser abducido por un OVNI o finalizar una misión sin que nadie llame al 911.

Aparte del grado de porcentaje de completado otro motivo para cumplir misiones secundarias y proezas concretas (huir de la policía, realizar combos de asesinatos) es rellenar las cuatro barras de "Criminal", "Anarquista", "Sigilo" y "Místico" con puntos. Como su nombre indica, “Criminal” son las misiones principales como eliminar los objetivos esenciales o realizar actos ilegales como sobornar o robar, "Anarquista" engloba las tareas más salvajes y descontroladas, como eliminar a todos los personajes del escenario o destruir vehículos," Sigilo" trata de finalizar pantallas sin que nadie llame al 911 o acceder a zonas secretas, así como esconder cadáveres o destruir pruebas, y "Místico" son los actos estrambóticos, imprevisibles y divertidos, no suelen causar mal a nadie y son los más difíciles de descubrir, como hacerse amigo de un yeti o un zombi. Con todo esto, a media que acumulamos puntos en cada apartado accederemos a armas y equipamiento útiles como una pistola táser (ideal para no matar), chaleco antibalas (para que no nos maten) pero sobre todo para acceder a los dos personajes desbloqueables: Kao Tech el marciano y Shawn O'Panda el murciano. Estos personajes tienen su peculiaridades tales como armas, destrezas asesinas y habilidades exclusivas pero no por ello son más fáciles de usar que el protagonista Party Hard Killer.

El extraterrestre es letal, tiene una pistola de rayos láser, trampas explosivas, camuflaje visual y la destreza magnética para retener a varios humanos en un punto concreto al mismo tiempo. No obstante también es muy difícil de manejar y cualquiera llamará a la policía nada más verle, o peor, está “estropeado” y no puede usar correctamente su invisibilidad. ¿Por qué la gente siente tanta animadversión hacia los marcianos y los denuncian sin motivo? ¡No sea prejuicioso, bondadoso lector, no sea como ellos! Se empieza delatando marcianos y se acaba denunciado familiares ante el Amado Líder. Shawn O'Panda realmente no es murciano pero igualmente pega cosa fina con sus puños desnudos. Además de una gran cabeza de oso panda tiene la destreza invocadora de rayos y centellas, que ambientan la escena e incineran a la gente, lo que desbarajusta cualquier plan de sigilo. Como personaje inicial seleccionable, El Novato tiene doble de salud y resistencia para correr más, lo que equivale al “Modo fácil”, sin embargo los logros / trofeos son desactivados, puesto que los desarrolladores no quieren que presumas de proezas inmerecidas ante tus amigos cazadores, porque piensan en tu vena completista, lector. Finalmente tenemos a Darius “Party Killer”, fiel a su cuchillo, sus bailes y su destreza multi-asesina, capaz de cargarse a varias personas. No importa a quien elijamos, porque si queremos completar el juego al 100% debemos superar cada fase con los cuatro personajes.

La narrativa está construida como una cuenta atrás siendo su final la entrevista en la tele. Un gran flashback dividido por actos.

Party Hard es una mezcla de Serial Cleaner y Hitman, un hijo criado entre enseñanzas de sigilo y crímenes. Somos un asesino como el Agente 47 y vivimos en un mundo 2.5D de marcada estética como El Limpiador. En nuestra mano está ser un profesional que sólo acaba con sus objetivos o ser un perturbado sin remordimientos que asesina a inocentes sin necesidad. Sin embargo es difícil no matar a gente de más dado al gran populacho que se mete por todos lados, activan nuestras trampas o están todo el día pegados a nuestros objetivos. Hay objetivos que sólo es posible matarlos mediante un “accidente” pero es inevitable que mueran civiles porque están todos muy juntos. ¡Hay mucha gente, más gente que espacio disponible, lector incomprensivo, es casi imposible no matar gente! Por no hablar de esos civiles que se mueren ellos solos, en atropellos, peleas o por sus negligencias suyas. No obstante da igual si matamos a uno que a cien, no afecta a nuestra puntuación ni barra de moralidad / legalidad / lo que sea.

La resolución de nuestras misiones puede ser una tarea divertida y creativa, una orgía de sangre o un malsano acto profesional. Podemos acuchillar a todos si lo deseamos, tender trampas y accidentes con objetos del escenario si no queremos llamar la atención, o elaborar bebidas alucinógenas que enloquecen a la gente y se matan entre sí. Se agradece la imaginación y que las ideas no sean evidentes, que nos incite a planear nuestros próximos movimientos. Y ¿si echamos agua a un radiocasete para que electrocute a los bailarines de su alrededor y cuando vengan los sanitarios les recibimos con una bomba casera?, ¿emborrachamos a los gánsters para que salgan a vomitar y les atropellamos con un camión?, ¿contratamos a un oso rumboso y le tocamos los cojones para que se líe a dentelladas entre los hipsters?, ¿incriminamos a los moteros de narcotráfico para que vengan agentes del SWAT y los acribillen? ¡Uy, eso parece una pista, ávido lector!
Análisis de Party Hard 2 para XONE: La balada de la bakala Arkadia
Análisis de Party Hard 2 para XONE: La balada de la bakala Arkadia
Análisis de Party Hard 2 para XONE: La balada de la bakala Arkadia
Análisis de Party Hard 2 para XONE: La balada de la bakala Arkadia
Análisis de Party Hard 2 para XONE: La balada de la bakala Arkadia
Análisis de Party Hard 2 para XONE: La balada de la bakala Arkadia
Análisis de Party Hard 2 para XONE: La balada de la bakala Arkadia
Análisis de Party Hard 2 para XONE: La balada de la bakala Arkadia
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi.

Actualmente hay conectados 9 usuarios registrados y 38 invitados.

517 ms.

Sortes Ingeniería Informática, S.L. 2002 - 2020 | Diseño web por Juan Palma García y Roberto Nieto

×