Música videojueguil
Nintendo Switch PC

Música videojueguil

Una nueva propuesta musical con carácter retro llega a Nintendo Switch y Steam. Old School Musical supone una experiencia bastante interesante y en su análisis te contamos las razones.

Por Alberto Hernanz (@AlbeerBeto),
0 0 0

Versión analizada Nintendo Switch. Copia digital proporcionada por Playdius.

La fiebre de los juegos musicales tuvo lugar años atrás, pero aún así cada cierto tiempo llegan nuevas propuestas al mercado. En esta ocasión nos encontramos con el lanzamiento de Old School Musical, un título independiente del estudio francés La Moutarde que llega a Nintendo Switch y Steam con una experiencia más que llamativa, interesante y adictiva. Aquí no hay instrumentos musicales, micrófonos ni pistas de baile, todo se base en seguir el ritmo de las canciones a la par que pulsamos en el mando los botones correspondientes.

Los títulos de este género no suelen ofrecer modo historia o en la mayoría de los casos su narración es poco menos que importante. Aquí la cosa es diferente ya que el videojuego nos ofrece una peculiar historia de un par de hermanos que tienen que seguir los pasos de su madre mientras viajan entre los mundos de diferentes videojuegos. Pero hay algo especial en todo esto y es que los bugs se están apoderando de todos esos videojuegos, por lo que deben luchar contra ello a base de música. De esta forma nos encontramos con ubicaciones recreadas bajo un estilo retro que representa videojuegos como Pokémon, MegaMan, Out Run e incluso The Last of Us, entre otros. Además una vez completada la historia podemos jugar los niveles con interesantes mutadores, para así ofrecer más variedad a la experiencia.

Como es de esperar las pistas musicales no pertenecen a las bandas sonoras de dichos juegos (copyright y tal) pero aún así nos ofrecen melodías que casan muy bien con la temática de dichos niveles. En cualquier caso esa "carencia" de música original, que realmente no lo es, se suplanta fácilmente gracias al humor que ofrecen los diferentes diálogos del juego, así como los cómicos momentos que nos hacen vivir los protagonistas. Eso sí, los subtítulos están íntegramente en inglés, aunque esto no dificulta demasiado disfrutar tanto de la experiencia como de su historia.

La mecánica de los niveles es realmente simple y básicamente consiste en pulsar los botones correspondientes cuando su símbolo pasa por el centro de la pantalla. Tenemos símbolos que se desplazan desde los cuatro puntos cardenales, y cada uno de ellos está unido a los botones A, B, X, Y, o bien a sus correspondientes botones de direcciones. Además de ello tenemos otra mecánica que cambia el emplazamiento de las "notas" a tocar, haciendo que los gatillos L y R sean los botones con los que debemos seguir el ritmo en determinados momentos de la partida. En el primero de los casos encontramos notas prolongadas, mientras que en el segundo pueden requerir la pulsación de ambos gatillos. Los temas musicales ofrecen diferentes niveles de dificultad, por lo que podemos adaptar la experiencia a las exigencias de cada uno.

El modo historia nos invita a conocer los acontecimientos de la narración, mientras que si lo que buscamos es disfrutar y repetir los temas musicales el lugar más adecuado para ello está en el modo arcade. Aquí se realizan diferentes registros de puntuaciones, por lo que como en todo juego musical la autosuperación del jugador supone una razón de peso para jugar una y otra vez los niveles que ya hemos completado. Pero ahí no acaban las posibilidades del juego, ya que gracias al modo multijugador tenemos la posibilidad de colaborar hasta cuatro personas. Sí, colaborar, ya que todos los integrantes de la partida deben compaginar el ritmo para tocar las notas en el momento justo.

A nivel artístico hay que destacar el trabajo que se ha realizado para adaptar mundos como el de The Last of Us a la estética retro, aunque en general todos los mundos son bastante destacables. Como es de esperar la música es la verdadera protagonista y aquí también hay que hablar sobre el buen gusto a la hora de crear los temas musicales con estilo retro, aunque desgraciadamente no todos ofrecen el mismo potencial. De hecho tras acabar la historia hay algunas canciones-niveles que apenas las hemos vuelto a jugar en el modo arcade, mientras que con otros todo lo contrario.

Conclusiones

Old School Musical ha supuesto una grata sorpresa. Es cierto que el modo historia deja con ganas de más y la veintena de niveles sabe a poco. Aún así hay que apreciar el trabajo que hay detrás de cada uno de esos niveles ya que captan la esencia de esos títulos a los que representan y además aportan grandes dosis de humor. Si tienes ganas de un juego musical con estética retro te recomendamos darle una oportunidad a este, ya que es bastante interesante y engancha como todo juego musical que se precie.
Análisis de Old School Musical para Switch: Música videojueguil
Análisis de Old School Musical para Switch: Música videojueguil
Análisis de Old School Musical para Switch: Música videojueguil
Análisis de Old School Musical para Switch: Música videojueguil

Alternativas
VOEZ
Su humor, la reinterpretación de los mundos de algunos juegos, su pistas musicales...
... aunque no todas son igual de buenas, además se nos antojan pocos niveles.
Old School Musical es una peculiar propuesta musical que nos invita a recorrer los mundos más famosos de algunos videojuegos.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, CodeRed, Doscv, elite, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi, Rodri.
×