¡Colabora!
0
Como lágrimas en la lluvia
PC PlayStation 5 Xbox

Como lágrimas en la lluvia

Bloober Team actualiza la que es, quizás, su obra cumbre con System Redux, una revisión de Observer que conserva todo el encanto de la obra original y que pule buena parte de sus asperezas.

Por Sergi Bosch [@GriffithDidNW],
0 0 0

Observer es uno de esos títulos que se hicieron con un lugar especial en nuestra selección de mejores juegos con ambientación cyberpunk. ¿Las razones? Muy sencillo: ejemplifica a la perfección el paradigma estético del género, con sus calles veteadas de luces de neón, el acoso incesante de la lluvia, la oscuridad general, el mundo cibernético y el vapor que se filtra por entre las hendijas cadavéricas de una ciudad que ha sucumbido al más distópico de los avances tecnológicos. No obstante, es evidente que la mera prolijidad de su ambientación no es el único motivo por el que lo mencionamos en el reportaje; la trama, así como los temas de los que se nutre y que toca a lo largo del desarrollo de la aventura, también rezuma esa esencia tan condenadamente maravillosa que ha hecho grande al género, especialmente en el ámbito literario. Ahora, Observer se actualiza a los tiempos que corren, y a la generación que nace, con System Redux, una bella puesta de largo que, al igual que la obra en sí misma, no depende únicamente del apartado audiovisual para cautivar. Análisis de Observer System Redux.

A modo de recordatorio, si se quiere, cabe rememorar que Observer nos pone en la piel de Daniel Lazarski, un detective especial de la policía de Cracovia que habrá de investigar la presunta y misteriosa desaparición de su hijo, al que lo une una relación atribulada y turbulenta ya de años. Sin embargo, el título no presenta una estructura de mundo abierto, como podría llegar a pensarse y como sí que promete el inminente Cyberpunk 2077, ya que prácticamente toda la acción acontece en un decrépito y desastrado bloque de apartamentos —pertenece, por tanto, a un ámbito distinto, más cercano al terror narrativo—. Como decía anteriormente, Polonia sirve ahora como teatro de los horrores de una sociedad que ha avanzado excesivamente en el plano tecnológico, hasta el punto de provocar toda una serie de terribles consecuencias para la calidad de vida de sus ciudadanos, que viven agrupados en distintos barrios según su clase social.



La mayoría de estos episodios trágicos sirven como una contextualización de los vericuetos del mundo de Observer, como la nanoplaga —una tétrica enfermedad que se expande a través de los implantes de los usuarios— o guerras civiles, si bien otras, de ámbito más íntimo, aparecen como parte de los escenarios y de las misiones secundarias; es aquí donde el título de Bloober Team brillaba más, y ahora con System Redux la tónica no ha cambiado. Es cierto que el hilo argumental general puede pecar de determinadas fluctuaciones en el ritmo —sin duda, hay escenas que se alargan más de lo que deberían—, pero pocas cosas se le pueden reprochar en el que es un tratamiento completo de la temática cyberpunk.

Más peros se le pueden sacar, desde luego, a un apartado jugable que, grosso modo, combina el digamos esqueleto de los walking simulator con el juego de detectives y de resolución de acertijos a través de distintos artilugios, como un escáner orgánico y otro electrónico. Está claro que hay algunos puzles más inspirados que otros, pero, en general, nos encontramos ante un planteamiento jugable clásico en el estudio polaco, que ya hizo trabajos de similar calibre con Blair Witch o Layers of Fear, por ejemplo. Sin embargo, si Observer se mantiene como su título por antonomasia no es sino por su esquema de misiones secundarias; hay algo especial, ciertamente encantador, en esos largos paseos por los escenarios de mala muerte, de desidia, que propone la obra, a fin de encontrar estancias especiales o personajes de relevancia. Es precisamente ahí cuando su estética y su temática alcanzan su clímax, en tanto en cuanto dan pie a la toma de decisiones por parte del jugador; la mayoría de ellas no entienden de absolutos y se adhieren más a una “moralidad grisácea”, lo que puede suscitar la reflexión en más de uno.Por otro lado, uno de los grandes inconvenientes del título original era, en efecto, su rendimiento; sería impreciso decir que el apartado audiovisual de Observer era mediocre, pues más bien era sobresaliente, pero a costa de la estabilidad gráfica.



En este sentido, el original sufría enormemente para mantener la tasa de imágenes por segundo en torno a treinta —especialmente en consolas—, y presentaba algunas asperezas gráficas que, en esencia, minaban el cóctel de luces, ciberespacio y lluvia que proponía el título. Con System Redux las sensaciones son precisamente las contrarias: el juego va fluido, y el HDR de las consolas de nueva generación se une a las mejoras visuales para deleite del usuario. No es que sea el título más tecnológicamente puntero que hayamos visto, pero es indiscutible que entra por los ojos. En lo relativo al sonido, más de lo mismo; el original ya contaba con el sensacional doblaje de Rutger Hauer, actor holandés que encarnó a uno de los personajes principales de la legendaria Blade Runner, y protagonista de la que es acaso una de las escenas más bellas de la historia del cine, con esa confesión mítica de "tears in rain"; en cualquier caso, a pesar del fallecimiento del intérprete, el contenido nuevo se las arregla para mantener el nivel sonoro, y en líneas generales es uno de los apartados más disfrutables del título.



Conclusiones

Puede que Observer no sea el mejor walking simulator, ni la mejor experiencia detectivesca, ni el mayor representante del cyberpunk en el mundo de los videojuegos, pero sin duda es un importante candidato en cada una de las categorías mencionadas; más aún, con System Redux se mantiene como el mejor título de una Bloober Team que ya encara la recta final del desarrollo del esperadísimo The Medium, lo cual ya es bastante. En esencia, System Redux es la ocasión perfecta para que todos aquellos que se quedaron sin disfrutar de la obra original puedan ponerse al día —o para cualquiera que desee revivir su interesantísima puesta en escena—, si bien su ritmo, su temática y su narrativa no lo hacen recomendable para todos los públicos; es, en definitiva, uno de esos juegos que se disfrutan más cuando se está en calma, dispuesto a pasar un buen rato perdido en una realidad más amarga que la propia.

Redactado por Sergi Bosch (Elite)
Copia digital proporcionada por Evolve PR.

Análisis de Observer: System Redux para PC: Como lágrimas en la lluvia
Análisis de Observer: System Redux para PC: Como lágrimas en la lluvia
Análisis de Observer: System Redux para PC: Como lágrimas en la lluvia
Análisis de Observer: System Redux para PC: Como lágrimas en la lluvia
Análisis de Observer: System Redux para PC: Como lágrimas en la lluvia
Análisis de Observer: System Redux para PC: Como lágrimas en la lluvia
Análisis de Observer: System Redux para PC: Como lágrimas en la lluvia
Análisis de Observer: System Redux para PC: Como lágrimas en la lluvia
El apartado audiovisual. Algunos acertijos. La temática y cómo toca diferentes aristas del género.
La jugabilidad no es especialmente memorable. Muy poco innovador. Algún que otro problema de ritmo.
Aunque todavía tiene algunas carencias, System Redux supone la ocasión perfecta para sumergirse, de nuevo o por primera vez, en el mundo de Observer.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

×