¡Colabora!
0
Motel de 5 estrellas
Nintendo Switch PC PlayStation 4 PlayStation 5 Xbox Xbox One

Motel de 5 estrellas

Adéntrate en el misterioso Motel Night Soul y descubre los secretos que alberga... o muere en el intento.

Por Daniel Martín Martínez,
0 0 0

Qué tendrá el miedo que nos encanta. Esa sensación que nos pone los pelos de punta y que jamás querríamos vivir en una situación real, pero que lo disfrutamos como nunca en la comodidad de nuestro salón o de una butaca del cine. Es innegable que el terror vuelve a estar de moda, no solo en la industria cinematográfica, sino también la que nos atañe aquí, la de los videojuegos. Desde hace ya varios años las grandes compañías se han sumado a esta ola, contando con futuros lanzamientos tan importantes como el remake de Dead Space por parte de EA o The Callisto Protocol de Striking Distance Studios, sin olvidar la vuelta a los orígenes de los Resident Evil de Capcom con su séptima y octava entrega, así como los remakes de la segunda y tercera, o Konami y su Silent H..., vale, ahí nos hemos pasado. Sea como sea, las compañías indies también se han unido a esta retahíla de lanzamientos con grandes videojuegos de terror, donde la buena ambientación es el factor común predominante.

Oxide Room 104 es el último lanzamiento de Wild Sphere, una pequeña compañía española con experiencia y responsable de otros desarrollos conocidos como Timothy vs The Aliens. En este juego de terror en primera persona, que toma referencias del cine tan claras como Saw y otras del género escape room, tomas el control de Matthew, un hombre con un historial de malas decisiones detrás, a la que hay que sumar acudir al Motel Night Soul en busca del cierre de un negocio. Al poco de llegar se encuentra con un individuo con mono naranja de lo más extraño, que le deja noqueado y sin posibilidad siquiera de defenderse. Tras ello, el pobre desgraciado de Matthew se despierta en el baño de la habitación 104 del citado motel, herido, totalmente desnudo y sin otro objetivo que escapar de esa pesadilla mientras averigua qué está pasando a su alrededor. A partir de ahí habrá que hacer frente a una historia que esconde muchos más secretos de los que parece detrás.


Motel Night Soul esconde muchos secretos que tendrás que descubrir si quieres salir vivo de él.


Como hemos comentado el objetivo es escapar del motel, a poder ser en las mejores condiciones físicas. Para ello has de recorrer todas las habitaciones del mismo, así como algunas salas comunes, buscando objetos que te permitan seguir avanzando. El desarrollo en general se basa en la exploración mientras resuelves puzzles que te dan la llave de otra habitación, y vas esquivando o matando a los monstruos que están afincados por las estancias (eso sí, con un control en los momentos de acción algo tosco). Esto, aunque pueda parecer repetitivo y sencillo, no lo es para nada, ya que cada habitación tiene su propia casuística, pasando por una con un gas venenoso que te obliga a entrar con máscara o nada más entrar morirás, o una con bombonas de gas que te impedirá disparar si no quieres salir por los aires. A esto hay que sumar que el inventario es bastante pequeño y todo ocupa un hueco (al más puro estilo de las últimas entregas de Resident Evil). Así pues puede que en algún momento tengas que decidir entre llevar una venda o una pistola, o incluso tengas que avanzar a oscuras porque no tienes hueco para llevar la linterna. Por supuesto, mientras conseguimos lo necesario para seguir avanzando también podremos encontrar documentos que nos den más información para entender su interesante e intrigante historia.

«Explora el motel y no te dejes ninguna habitación sin visitar, el objeto que necesitas puede estar escondido en el lugar menos esperado»


El mayor punto de originalidad de Oxide Room 104 radica precisamente en qué ocurre si mueres. Morir es fácil, de hecho muy fácil. Cualquier cosa nos daña o nos envenena, y los enemigos que pululan por el motel nos quitan mucha vida de un golpe, y si no nos curamos en unos pocos segundos nos encaminamos sin remedio hacia la muerte. Llevar una venda o un antídoto encima puede marcar la diferencia, ya que cuando estás herido es posible que no llegues vivo al baúl donde guardas los objetos que no llevas encima. Curiosamente al morir el juego no finalizará, sino que aparecerá una escena de vídeo con nuestro amigo del mono naranja hablándonos mientras nos encontramos encadenados a una bañera y nos realiza una dolorosa cirugía. Al finalizar la escena aparecemos de nuevo en el baño de la habitación 104, y todo vuelve a empezar. Pero el motel ya no es el mismo, y es que, aunque parezca una broma, cuanto más mueres más difícil se hace el juego. Por cuestiones de guion (y que no queremos desvelar) el motel cambia en cada muerte, todo se vuelve más oxidado y sangriento, los puzzles cambian y hay cada vez más enemigos y son más agresivos. Además, cada muerte influye en el final del juego, obteniendo uno distinto según la cantidad de veces que hayamos mordido el polvo. Esto añade cierto toque de rejugabilidad porque, aunque la base sea la misma, cada aventura es distinta a la anterior. Conseguir el peor y mejor final es bastante sencillo (morir el máximo número de veces -un final abrupto- o escapar sin morir ninguna vez), pero hacerlo con el motel repleto de trampas, pocas balas y vendas es todo un desafío que sin duda os recomendamos.


Cuántas más veces mueras más dura será tu escapada. El propio motel se encargará de ponerte las cosas más difíciles.


A pesar de las limitaciones técnicas, las cuales son más evidentes en la presentación de los personajes, el juego aguanta muy bien el tipo. La ambientación que consiguen es realmente buena, siendo a la vez catastrófica y aterradora. Así pues nos encontraremos unos escenarios, la mayoría pequeños (aunque hay más zonas casi siempre estarás en una habitación del motel), lo cual aumenta la tensión por tener poco espacio en el que moverte, repletos de detalles que son dignos de mención. Además, el cambio de "versiones" del motel según el número de muertes que lleves a la espalda no hace más que mejorar estas buenas sensaciones. A pesar de estar en una misma localización, pasas de unos tonos oscuros y apagados a unos más vivos que se asemejan a óxido o sangre. Sin olvidar los enemigos que pululan por los escenarios que tienen unos diseños que bien podrían haber salido de las mentes pensantes tras Silent Hill. Por el contrario, no podemos decir lo mismo de los humanos y sus animaciones, que se notan están un paso por detrás en cuanto a calidad. A pesar de ello, no querremos que se repitan los encuentros ante el doctor de mono naranja, ya que su aparición en escena y su trato hacia nosotros es realmente imponente. Os aseguramos que, aun con su aspecto gráfico, tendréis alguna pesadilla con él.

El sonido ayuda de igual forma a adentrarte en el mundo que nos presentan en la pantalla. Tenemos melodías suaves, que acompañan a la perfección en la aventura, junto a momentos de silencio absoluto que bien consiguen ponernos los pelos de punta. Entrar con miedo en una habitación que desde fuera solo se oyen los lamentos desgarradores de dolor de una mujer, para encontrarte con el completo silencio y los gritos de un monstruo que tienes a dos metros de ti, es totalmente terrorífico. Pero de nuevo hay que hacer alusión al doblaje principal, no siendo del todo convincente e incluso generando en alguna ocasión una sonrisa (aun no siendo lo que pretende). Por otro lado, y de nuevo con el Doc como protagonista, su actuación es realmente impactante y genera un terror que bien podrían envidiar los grandes personajes del género.


La ambientación es su punto más fuerte. Te pondrá los pelos de punta en más de una ocasión.


Aunque estamos ante un juego de corte indie y a precio reducido, su punto más flojo estaría relacionado con la duración. Hablamos de que la historia principal puede llegar a terminarse en una primera instancia en menos de dos horas. Eso sí, como hemos comentado anteriormente, las variaciones que se generan tras cada muerte añaden un toque de rejugabilidad que te puede tener pegado en la pantalla algunas horas más. Al final no deja de ser cierto que es lo mismo, visitar habitaciones en busca de más llaves, pero os aseguramos que la tensión que se genera entre cada versión del motel es muy diferente a la anterior. Sea como sea, es una pena que finalice tan pronto ya que la idea que nos ofrece es muy original y ciertamente nos hemos quedado con ganas de explorar el motel durante más horas. En cualquier caso, este rato es terror de calidad, y es que a veces menos es más.

«Oxide Room 104 es la muestra de que se puede hacer un buen juego de terror con un presupuesto bajo»


Conclusión

En conclusión, Oxide Room 104 es una gran aventura de terror que mezcla correctamente géneros como el rogue-like (a su manera), escape room o survival horror y que sabe aprovechar de forma inteligente sus lógicas limitaciones. Es de alabar por parte de WildSphere Games haber conseguido hacer de una limitación una virtud y que toda su jugabilidad se favorezca de ella. No podemos negar que es un juego muy divertido, y es que saber que morir supone empezar de cero y tener que enfrentarse a un desafío todavía más duro genera unos momentos de tensión pocas veces vistos en el género. A pesar de ser demasiado corta y transcurrir en un mismo escenario, los cambios que se producen en él, la dificultad creciente, su buena atmósfera y todo el misterio que la rodea hará que estemos pegados a la pantalla sin querer separarnos de ella. ¿Lograremos escapar del Motel Night Soul? No lo dudamos, pero a qué coste...

Analizado en PlayStation 5. Copia digital proporcionada por WildSphere Games.


Análisis de OXIDE Room 104 para PS5: Motel de 5 estrellas
Análisis de OXIDE Room 104 para PS5: Motel de 5 estrellas
Análisis de OXIDE Room 104 para PS5: Motel de 5 estrellas
Análisis de OXIDE Room 104 para PS5: Motel de 5 estrellas
Análisis de OXIDE Room 104 para PS5: Motel de 5 estrellas
Análisis de OXIDE Room 104 para PS5: Motel de 5 estrellas
Análisis de OXIDE Room 104 para PS5: Motel de 5 estrellas
Análisis de OXIDE Room 104 para PS5: Motel de 5 estrellas

Alternativas
Las últimas entregas de Resident Evil y las primeras de la olvidada Silent Hill.
La atmósfera tan bien conseguida, su interesante historia y la importancia de cada muerte.
Combate algo tosco y, a pesar de las variaciones del motel, demasiado corto.
Gran híbrido de escape room y survival horror que nos mantendrá pegados a nuestro mando hasta que consigamos escapar del motel.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, Aceskies, elite, Keyser Soze, Mynra, NewRandomAge, tidusin, Wuyashen.
×