Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros. Al continuar con la navegación, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Aceptar
Dolor y honor en Calradia
PlayStation 4 Xbox One

Dolor y honor en Calradia

En un gran mundo medieval seremos lo que deseemos, desde noble hasta mendigo, pero no será fácil. Ahora en consolas.

Por David Vigón Rodríguez,
0 0 0

Versión analizada Xbox One. Copia digital facilitada por Koch Media.

La franquicia Mount & Blade nació en 2007 a manos de la compañía turca TaleWorlds Enternainment y Friendwave y desde sus comienzos tuvo su nicho de mercado en PC y su condición de icono moderno marginal. Las aventuras en Calradia son diferentes a las de Skyrim por su realismo medieval aplastante y su mezcla de rol puro, combates y gestión económico-social. Ingredientes que funcionan bien en los juegos de ordenador, pero que poco a poco acaban llegando a las consolas. ¿Si Farming Simulator ya gusta en consolas podría hacerlo títulos de estrategia militar como Total War? Lo que es seguro es que tenemos en nuestros mandos Warbands, la última entrega hasta la fecha y que debutó en 2010. ¿Lo podrán disfrutar los consoleros o su dificultoso port no era necesario?

Calradia no está al borde de la destrucción por culpa de un portal interdimensional, ni por el asedio de demonios, dragones ni hermandades siniestras. Los peligros son mundanos, como las guerras entre reinos por cuestiones económicas y de honor, las hambrunas en las aldeas, los saqueos de los bandidos y complots monárquicos. Por eso cuando comenzamos una partida no tenemos una misión principal fija, sino que nos sueltan a nuestra suerte para que nos apañemos en busca de aventuras. Empezamos con un completo editor de personaje, tanto para la apariencia física, sexo, edad y habilidades, sean de combate como otras más variadas (comercio, liderazgo, ahorrador, sanación de heridas). A diferencia de otros títulos, la biografía del personaje y su sexo sí condicionan la partida. Seremos una mujer si queremos, pero dado al machismo nos costará más esfuerzo obtener reconocimiento social. Quizá ser el hijo de un noble o un comerciante trotamundos, viajar por el mundo en busca de fortuna o en busca de venganza, nuestra reputación será distinta y la gente nos tratará diferente.

En honor de los mendigos y de los nobles

El prestigio es más importante de lo que parece, más allá del sistema "bueno-malo". A medida que nos demos a conocer por los centenares de personajes influyentes (lores, emires, jefes de gremios, aldeanos, reyes, doncellas, generales, comerciantes) y hagamos tareas para ellos nuestra reputación irá aumentando. Nos tratarán con mayor confianza, ofrecerán mejores tareas y recompensas, y nos permitirán participar en banquetes o incluso contraer nupcias con la realeza y nobleza soltera. Toda una estrategia tanto amorosa como social y militar. Esto si queremos, siempre queda ser un aventurero ligón que viaja por el mundo.

La elección de nuestro destino es interesante, con muchas posibilidades y variantes, enmarcadas en los estratos sociales. En las grandes ciudades adquirimos negocios tras una gran inversión inicial pero que con el tiempo resultan rentables con la recaudación semanal (o puede que no, según vaya el mercado). Si visitamos las tabernas conoceremos bardos que nos enseñarán poemas de amor o cantarán nuestras gestas. Si viajamos entre ciudades comerciamos con productos para aprovechar la oferta y demanda. Si queremos acción competimos en las arenas de combate por dinero, en los torneos palaciegos o cazamos bandidos o soldados desertores. Cambiaremos la política al ayudar a los herederos desterrados a recuperar su trono, o al favorecer los tratados de paz o de guerra. Cada acto, cada misión (sea un fracaso o un triunfo) tiene consecuencias que afectan a la fama personal y relaciones entre las personas influyentes.

La fama y el dinero son esenciales para formar nuestra cuadrilla de guerreros, sean voluntarios de una aldea o diestros mercenarios con nombre propio. Nos acompañarán a todas partes, seguirán nuestras ordenes o irán con su libre albedrío, pero si están hambrientos se les baja la moral y son menos eficaces. Pueden morir en combate o ser capturados, en tal caso deberemos rescatarles con la ayuda de un negociador esclavista.
Análisis de Mount & Blade: Warband para XONE: Dolor y honor en Calradia
Análisis de Mount & Blade: Warband para XONE: Dolor y honor en Calradia
Análisis de Mount & Blade: Warband para XONE: Dolor y honor en Calradia
Análisis de Mount & Blade: Warband para XONE: Dolor y honor en Calradia
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, CodeRed, Doscv, elite, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi, Rodri.
×