¡Colabora!
0
Análisis de Moonscars, un soulslike con elementos metroidvania que recuerda a Bloodborne y a Blasphemous
Nintendo Switch PC PlayStation 4 PlayStation 5 Xbox One

Análisis de Moonscars, un soulslike con elementos metroidvania que recuerda a Bloodborne y a Blasphemous

Te contamos todo sobre Moonscars, un título que combina elementos soulslike y desarrollo metroidvania con estética pixel art... y que lo hace bien.

Por Keyser Soze,
0 0 0

En la variedad está el gusto. O no. De un tiempo a esta parte, un tiempo que ya se extiende unos cuantos años, en el mundo de los videojuegos venimos viendo como hay una fórmula que se impone por encima del resto como aliño básico para casi cualquier juego. La sal y la pimienta de cualquier tipo de propuesta que nos encontramos hoy en día en el mainstream y lo no tan mainstream pasa por lo que ya hace más de una década la gente de From Software propuso en Demon Souls. Una manera de entender el desarrollo de los videojuegos explorada y explotada hasta la extenuación en casi cualquier género siendo los metroidvanias-roguelikes en 2D uno de sus mayores ejemplos. Moonscars es uno de ellos. Esto no debería ser un problema pero tampoco una virtud y depende más de como se combinen ciertos elementos de la propuesta en sí para que podamos sacar un veredicto justo sobre si nos gusta o no. Vamos a verlo.

"En el mundo de los videojuegos venimos viendo como hay una fórmula que se impone por encima del resto como aliño básico para casi cualquier juego."


El mundo de Moonscars

Así, y sin muchísimo preámbulo nos embarcamos en una aventura que nos pone en la piel de Irma, una guerrera que básicamente se ha quedado bastante solainas en un mundo tirando a oscurete donde le quedan pocos amigos y bastante gente chunga con la que tratar en su búsqueda de El Escultor. De el argumento, honestamente, decir más es destripar pero aún cuando quisiera poner cierto ahínco en contar más no podría hacerlo bien porque en este caso, y aquí quiero hacer un inciso, el idioma es una barrera. Soy una persona que habla inglés, más o menos fluido, pero el nivel de tecnicismos que maneja el juego es alto y para personas con niveles medios o básicos de la lengua será en muchos casos incomprensible y la historia y el argumento se convertirá en algo directamente accesorio. Os voy a ser sincero también en este sentido, no tenéis de que preocuparos, lo que hace bueno, regular o no tan bueno a Moonscars no pasa por su argumento o guión (que yo he disfrutado, pese a todo) sino con su jugabilidad o gameplay.

Bien, dicho esto, pasemos a comentar lo verdaderamente importante, el gameplay. Para empezar entre los controles básicos de Irma tenemos el dash desde el principio, lo cual hace que la manera en que podemos movernos por los escenarios haga del desarrollo algo muy satisfactorio desde el minuto cero. Todo lo que tiene que ver con el cuerpo a cuerpo, así como el parry (que también lo tiene), funciona a la perfección. Por último siempre tendremos una tercera habilidad, una especial, que puede variar según nuestro estilo de juego, siendo un ataque más de área, de distancia o más defensivo. Nos podríamos extender mucho más en todo esto pero lo más importante de todo lo que hay que decir es que los controles son precisos y el gameplay es muy satisfactorio. La variedad de enemigos, ayuda. No son ni muchos ni pocos, pero sus ataques bien diferenciados hacen que tengamos que pensar en diferentes maneras de aproximarnos a cada fase o bioma.

Miedo y asco con Irma


Y aquí hay que centrarse. En el desarrollo del título, porque es una mezcla al principio un poco liosa, no os vamos a engañar, entre metroidvania y roguelike. El desarrollo plataformero metroidvania lo tiene. Está ahí. Y hay que ir desentramando los secretos de cada bioma para ir avanzando. Paredes ocultas, saltos, la retahíla lógica de un juego de estas características. Hasta ahí todo normal. Lo raro viene cuando superas ciertos biomas y el título te manda de vuelta a lo que sería una especie de olimpo o base en la que vuelves a empezar y te teletransportas a los portales que has ido desbloqueando conforme has ido avanzando. Así, irás ampliando el mapa pero teniendo que comenzar tu build a cada rato porque el juego resetea tu avance. Esta build, consiste en un sistema de power-ups muy similar a lo que otros juegos como Dead Cells llevan a la perfección. Bonus a la recuperación de vida, a la fuerza, a la resistencia, conforme vayamos abriendo huecos. Así, cada minibioma empezaremos de cero. Lo cierto es que no desagrada en ningún momento pero también es verdad que esa cosa tan profundamente satisfactoria, e inherente a los metroidvania, de ir mejorando a tu personaje y chetándole más y más hasta el final del juego, se pierde. En cualquier caso, no es un problema en ningún sentido. Es, simplemente, así.

A nivel gráfico basta con que veáis un vídeo para haceros una idea. Este pixel art tan de moda que empezó con Blasphemous y sigue con este título o el futuro The Last Faith funciona a la maravilla y deja ganas de más. Las animaciones funcionan de maravilla, más fluidas de lo habitual y es justo ese aspecto el que hace que el global del título gane muchos enteros. De todos grises y una paleta muy donde solo el rojo de la sangre predomina por encima del resto, el título es una delicia visual. E insisto, a los amantes del género les encantará. Los bosses son sprites enormes muy en la línea de lo que hemos venido viendo en el género últimamente. Y sí, aquí también se bebe de los Souls. No solo en estética (más Bloodborne que otra cosa en este caso) sino también en dificultad aunque sin llegar a desesperar. Moriréis unas cuantas veces. No lo dudéis. El juego está diseñado para ello. Concienzudamente.

"Las animaciones funcionan de maravilla, más fluidas de lo habitual y es justo ese aspecto el que hace que el global del título gane muchos enteros."


Y musicalmente otro tanto de lo mismo. Si bien al principio impresiona, a pesar de tener un main theme que se repite algo más de lo habitual, la banda sonora tampoco es excesivamente extensa pero es, a gusto de el que escribe, una maravilla. Encaja a la perfección con ese tono ciertamente eclesiástico donde el piano y los tonos góticos sobresalen por encima del resto.

Conclusión

En definitiva, la obra de la desarrolladora moldava Black Mermaid es un título original en su propuesta, que mezcla bastante bien los referentes que toma (y se los toma en serio). Que si sois amantes del género os encantará y que como gran pega tiene que el inicio es algo más engorroso de lo habitual al darte demasiada información de golpe. Los gráficos son una maravilla y su música te mete de lleno en él. Una pena el inglés, que no es sencillito precisamente, estáis avisados/as.

Análisis de Moonscars para PS5: Análisis de Moonscars, un soulslike con elementos metroidvania que recuerda a Bloodborne y a Blasphemous
Análisis de Moonscars para PS5: Análisis de Moonscars, un soulslike con elementos metroidvania que recuerda a Bloodborne y a Blasphemous
Análisis de Moonscars para PS5: Análisis de Moonscars, un soulslike con elementos metroidvania que recuerda a Bloodborne y a Blasphemous
Análisis de Moonscars para PS5: Análisis de Moonscars, un soulslike con elementos metroidvania que recuerda a Bloodborne y a Blasphemous

Alternativas
Hollow Knight, como siempre.
Su estética. Su gameplay.
Atora un poco todo lo que te cuenta de golpe. El idioma.
Si eres fan del género no te decepcionará porque da todo lo que promete. Si no, quizás te canse.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, Aceskies, elite, Keyser Soze, Mynra, NewRandomAge, tidusin, Wuyashen.
×