Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros. Al continuar con la navegación, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Aceptar
La decadencia de la belleza
PlayStation 4 Xbox One PC

La decadencia de la belleza

La sacerdotisa Kaho debe salvar su pequeña aldea de una malévola maldición, y para ello debe encontrarse a la reina.

Por David Vigón Rodríguez,
0 0 0

Versión analizada en Xbox One. Copia digital proporcionada por Playism.

En Momodora se da una situación extraña. Se trata de una cuatrilogía desarrollada por rdein (artista y programador asociado con el estudio BombService) cuya cada entrega es parcialmente independiente a las otras. Se mantiene una estética fiel y sus mecánicas jugables, unas entregas más enfocadas a la acción, otras a las plataformas, unas más lineales que otras, pero siempre estables y consistentes. El argumento de cada una es independiente y no es necesario jugar a las demás, aunque realmente están ambientadas en el mismo y reaparecen algunos personajes como la sacerdotisa Momo. Momodora: Reverie Under the Moonlight es el culmen de esta franquicia independiente, la más elaborada gráficamente y jugablemente, argumentalmente es la precuela de de las demás, y la única disponible en PlayStation 4 y Xbox One. Sí, puede resultar extraño que sólo la cuarta entrega sea la primera en llegar a las consolas, pero dado a que es la más completa y la primera en el orden argumental no es un problema muy descabellado.

El comienzo puede resultar un poco abrupto sin texto introductorio ni cinemáticas ni nada, aunque el diálogo inicial entre la protagonista y un secundario ya es suficiente para meternos en la historia. La protagonista es Kaho, la sacerdotisa de la aldea Lun, que desea una audiencia con la reina. Desde hace un tiempo una maldición azota al reino y sus alrededores, los muertos se levantan, los civiles han sido transformados en criaturas ni muertas ni vivas. Todo está marchito, no hay esperanzas y la noche es eterna. Durante su viaje Kaho conocerá a curiosos personajes como monjas, brujas, caballeros, resucitados, diablillas y hombres románticos atormentados, además de luchar contra demonios, esbirros y espíritus.

Todo muere y se pierde

Estamos ante una aventura metroidvania 2D con todas las de la ley. Tenemos un gran mapa no-lineal para investigar y descubrir sus secretos, una heroína que mejorar tanto en su salud como habilidades, coleccionables muy escondidos pero muy útiles. Todo acompañado con acción y plataformas. Kaho es una sacerdotisa inusual, de aspecto cándido pero armado con una afilada hoja de árbol sagrado y un arco, a medida que investigue el mapa encontrará objetos que le aumentarán la barra de vida y otorgará poderes como teletransportarse entre los puntos de guardado, esquivar en el aire, disparar más rápido el arco o transformarse en gato. Sí, esa habilidad es de las mejores cosas que hay en este mundo y en la historia de los videojuegos, porque nos permite colarnos en túneles pequeños y tener un pelaje precioso. Existen otros objetos tales como los curativos, potenciadores de daño o talismanes protectores con magia negra y de elementales. Todos se recargan al guardar en los puntos de control así que no debemos ser tímidos al usarlos, además son acumulativos, puesto que cuanto más encontremos de un tipo concreto más tenemos al mismo tiempo. No es lo mismo llevar tres campanulas curativas que siete a la vez, por ejemplo. Otros coleccionables son los insectos de marfil, invisibles a la vista y muy escondidos por el escenario. Será necesario meterse por cada rincón o descubrir salas secretas para hallarlos.

Al no ser lineal y al existir la libertad de caminos, los enfrentamientos contra los jefes cambian bastante según las habilidades y mejoras conseguidas. Sin ser de una dificultad endiablada (al menos en su "Modo casual"), moriremos numerosas veces por culpa de la presencia constante de trampas, peligros del escenarios y enemigos peligrosos. Es cierto, casi todos los enemigos rasos quitan bastante vida y suelen ser resistentes, tanto que en ocasiones tiene más cuenta esquivarlos, sea saltando sobre ellos o rodando, que derrotarlos, aunque no conseguiremos las monedas de recompensas. Las cuales son fundamentales para comprar objetos y equipo únicos a los vendedores ambulantes.
Todos los seres se corrompen
Todos los seres se corrompen
Los ciudadanos ni están vivos ni muertos
Los ciudadanos ni están vivos ni muertos
Al rezar en las campanas se guarda la partida
Al rezar en las campanas se guarda la partida
Seas noble o pobre, monja o bruja, sufrirás igual
Seas noble o pobre, monja o bruja, sufrirás igual
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, CodeRed, Doscv, Rodri.
×