¡Colabora!
0
America, Fuck Yeah!
PC PlayStation 4 Xbox One

America, Fuck Yeah!

El presidente de los EEUU se monta en un mech para salvarnos a todos en un juego de From Software de hace 15 años.

Por Juan Emilio Palomino González,
0 0 0

Versión analizada Xbox One X. Copia digital proporcionada por Cosmocover.


Si Los Simpsons han profetizado casi todos los hechos destacables del siglo XXI, Futurama se adelantó a todos con Metal Wolf Chaos. O por lo menos sirvió de inspiración a la ahora encumbrada From Software, porque (atención spoiler) el personaje de Nixon es calcado al que controlamos en este videojuego. Y es que la trama de nuestra historia tiene como protagonista absoluto al presidente de los Estados Unidos embutido en un robot gigante. No, no Donald Trump, uno inventado. Un tal Michael Wilson que sufre la insurrección de su vicepresidente, por lo que decide huir de la Casa Blanca montado en su mech para preparar la contra ofensiva y liberar one more time a nuestra América de las zarpas del usurpador y su ejército de afines. Hemos visto al líder del país más poderoso del mundo encabezar a toda una flota de cazas en Independence Day en su lucha contra alienígenas, echó terroristas a patadas de su avión presidencial en Air Force One... incluso hemos visto al presi yankee tener un affaire romántico con Seth Rogen en Casi imposible cuando Charlize Theron regentaba el cargo. Pues nada de todo eso le llega a la suela del zapato en cuanto a locura se refiere si lo comparamos con lo que nos espera en Metal Wolf Chaos XD.

Lo más probable es que no te suene nada de nada lo que te estamos contando. Sí, otra remasterización de juegos viejunos, de esas que no paran de salir al mercado, solo que en esta ocasión el juego tiene sus peculiaridades. Para empezar, resultará complicado que lo jugases en su momento. Y esto se debe a que Metal Wolf Chaos era una frikada para la primera Xbox, el enésimo intento de llamar la atención en Japón con la consola de Microsoft, porque en aquel tiempo, From Software se afanó en llamar nuestra atención con las dos entregas de Otogi (ésos son los juegos que tenían que haber remasterizado) y este Metal Wolf Chaos del que hoy hablamos. Entre que el juego no cuajó en Japón y que Xbox 360 salía ese año, decidieron que no llegase a occidente, pero por aquí nos quedamos con las ganas. O eso han pensado al menos la gente de Devolver Digital Games, quienes se encargan de lavarle la carita al juego para que encaje en los estándares tecnológicos que imperan hoy en día y de adaptar el control a las peculiaridades de los mandos actuales.

Lo típico por la mañana, salir a los jardines de la Casa Blanca con tu armadura de combate para estirar las piernas.


A ver, este Metal Wolf Chaos no es otra cosa que un Armored Core wanabee con trama absurda, como si en From Software hubiesen acabado hartos de las complicadas tramas de su serie de robots y buscasen desmelenarse con este sin dios de propuesta. Pero cuando nos ponemos a jugar, cuando entramos en la dinámica de superar y repetir niveles, las vibraciones jugables son muy Armored. Y eso es bueno. La forma de movernos casi deslizándonos por los escenarios gracias al boost, la manera de disparar mediante retículas en el visor con las que enfilar a los enemigos... todo eso está, junto a la estructura de niveles cargados de retos complementarios (buscar rehenes y células de energía) que terminan por darnos una puntuación en la escala de letras (D, C, B, A, S) al final de cada fase para que volvamos a intentarlo posteriormente. Porque eso está, un gran mapa con las ubicaciones de las misiones (en nuestro caso ciudades norteamericanas que deberemos liberar de la ocupación militar del vicepresidente) que se amplían con nuevos encargos conformes completemos los que ya tenemos.

Pero en lo que brillaba de forma fulgurante Armored Core, Metal Wolf Chaos solo chisporrotea. Nos referimos a la personalización del Mech. Aquí el armatoste de metal no cambia. Acostumbrados a cambiar el chasis, las extremidades y colorear cada tornillo del cacharro como estábamos, esto puede suponer un paso atrás. Pues no. From Software cambia su propuesta y en lugar de meternos en el taller para crear un mech como nos venga en gana, nos da uno genérico y nos ofrece un sistema de progresión basado en decenas y decenas de armas. Como si de una entrega de Earth Defense Force se tratase, acumularemos opción de ataque por simple diversión. Nuestro mech está preparado para cargar cuatro slots de armas en cada brazo, de forma que nosotros tenemos que elegir si queremos llevar ocho armas simples o sacrificar slots con armas aún más grandes y devastadoras. Y claro, para conseguir las armas tendremos que jugar mucho y repetir niveles, porque en ellos ganaremos puntitos para invertir en investigación para que estén disponibles en la tienda. Tan aséptico como funcional.

Clinton-Gore, Obama-Biden, Bush-Cheney, González-Guerra... detrás de cada presidente hay un vicepresidente de armas tomar.


Como remaster, cumple con los mínimos, ahora vemos que la imagen llega a cubrir los 16:9 de nuestras panorámicas pantallas de casa, que los gráficos ofrecen una resolución de 4K en las plataformas premium y se llega a una tasa de imágenes por segundo altísima que ronda los 60 fps. Pero el juego es feo. Por mucho que los gráficos hayan mejorado, estamos ante un título de Xbox. Le falta mucha carga poligonal a los enemigos (muy esquemáticos) y a los escenarios (muy simples), las texturas son sosas y en líneas generales se abusa de los colores grises y marrones, hecho que provoca que no se alegre demasiado el cotarro. Se nota que han reciclado material de Armored Core y que en su momento aprovecharon el potencial de la primera consola de Microsoft para que luciera aceptable. En esta labor de restauración, se ha localizado el juego a varios idiomas incluido el nuestro, de forma que podremos seguir las conversaciones por radio como en su momento popularizó Solid Snake, pero por algún error que no llegamos a entender, el vídeo inicial con letras que nos pone en antecedes al principio del juego está en portugués. Suponemos que lo arreglarán mediante un parche, pero dicho queda. El sonido (efectos y las voces en inglés) no se han cuidado demasiado, y es junto a la jugabilidad el apartado más rancio de todo el juego.

Metal Wolf Chaos XD vale más por quién lo hizo y por no haber llegado a occidente hasta ahora que por su propuesta jugable o su despliegue técnico. Puestos a recuperar juegos del pasado que merecen una segunda oportunidad, los dos Otogi claman al cielo por ser los siguientes, pero la realidad actual pasa por este curioso placebo de Armored Core al que le faltan arrestos para quedarse en nuestra memoria después de unas pocas partidas. From Software hacía títulos maravillosos, aunque el reconocimiento le ha venido ahora a raíz de los Dark Souls, pero Metal Wolf Chaos XD no es uno de ellos. Es una frikada curiosa, un título de entretiempo ideal para desconectar entre dos grandes juegos de los esos que nos desgastan tanto (como los grandes RPG o los sandbox de mundos abiertos), pero ni en su momento dejó muesca ni en este retorno se espera que lo haga.
Análisis de Metal Wolf Chaos XD para XONE: America, Fuck Yeah!
Análisis de Metal Wolf Chaos XD para XONE: America, Fuck Yeah!
Análisis de Metal Wolf Chaos XD para XONE: America, Fuck Yeah!
Análisis de Metal Wolf Chaos XD para XONE: America, Fuck Yeah!
El sinsentido del argumento. Acción directa y con decenas de armas.
Jugabilidad justita. Ya en su día no era mucho, y el lavado de cara no mejora demasiado.
Lo han recuperado porque es de From Software, no porque fuese un título que mereciera una segunda juventud remasterizada.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, CodeRed, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi.
×