¡Colabora!
0
Análisis de Melatonin, el juego de ritmo lo-fi más exigente
Nintendo Switch PC

Análisis de Melatonin, el juego de ritmo lo-fi más exigente

Nuestro ritmo se pone a prueba en un juego que bebe de los clásicos ‘Rhythm Heaven’ y ‘Rhythm Paradise’ con una estética muy atractiva

Por Enric Z.,
0 0 0

La melatonina es una hormona que se encuentra en nuestro cuerpo de forma completamente natural y cuya función es la de regular varios de nuestros procesos biológicos, tales como el sueño. Vamos, que sin ella no dormiríamos ni nadie le diría a nuestro cuerpo que cuando llegamos a la cama hay que recuperar fuerzas.

Melatonin’ es el debut del estudio indie Half Asleep y se trata de un juego de ritmo que nos suena mucho, pero cuyo aspecto gráfico es totalmente innovador y muy llamativo. Decir que nos encontramos ante un juego musical es quedarse corto, ya que la música no es su principal elemento, sino el ritmo. Vamos a destapar el parecido más que evidente antes de nada: si conoces los juegos ‘Rhythm Heaven’ o ‘Rhythm Paradise’ ya sabes con qué te vas a encontrar. Los propios desarrolladores reconocen la influencia de estos dos clásicos de nicho de Nintendo (¡hasta Beyoncé los anunció!) y se lo agradecen, así que no son parecidos razonables, sino un estilo de juego muy marcado con una fiel comunidad detrás.



Algo está claro: ‘Melatonin’ entra por los ojos, eso sin duda. Su estética con colores pastel, tranquila y relajada, es una delicia para la vista. De hecho, es más que notable la influencia de los clásicos vídeos lo-fi que podemos encontrar en Youtube y que sirven para mejorar nuestra concentración, estudiar o leer con más tranquilidad, y que son ya una tendencia absoluta. Un estilo de dibujo limpio, ordenado, pensado en el detalle y con un sonido relajante, con bajos muy marcados pero que nos aportan calma y relax. Aunque solo a nivel visual, podemos compararlo, salvando las distancias, con otro clásico 2D: ‘Unpacking’.

Esta estética tan definida entra en contraste con la jugabilidad, porque los juegos de ritmo en general tienen una curva de aprendizaje especial, y ‘Melatonin’ no va a ser menos. Sobre el papel y, en teoría, la jugabilidad es tan sencilla como pulsar un botón al ritmo de la música, pero en la práctica es visible la verdadera dificultad de algunos niveles. Estos niveles están divididos por sueños y, dentro de cada sueño, varias temáticas que permite a los desarrolladores jugar con ideas innovadoras para hacer los minijuegos mucho más divertidos y originales. Por ejemplo, las redes sociales están muy presentes, y encontraremos niveles centrados en saltar literalmente entre apps al ritmo de la música, mientras que otro nivel, una parodia de Tinder, nos pedirá deslizar a la izquierda o a la derecha en función de la persona (o ser) que aparezca en pantalla. También tendremos niveles tecnológicos en homenaje a los videojuegos más clásicos (hay shooters), u otros temas más genéricos como la comida o una máquina registradora. Y, dónde más se explota la creatividad del juego es en los niveles más abstractos: el tiempo, la mente…



Todos los niveles tienen algo en común: hay que hacer coincidir los botones con el ritmo de la música. Además, visualmente también tendremos un apoyo que nos recordará si hemos de pulsar el botón dos veces o si hemos de presionar izquierda o derecha. Dicho así parece fácil, pero los juegos de ritmo no están hechos para todo el mundo, y hasta el nivel más sencillo de todos puede resultar un reto para el jugador más avispado. Por suerte, en Half Asleep son conscientes de que te puedes sacar el platino de 'Dark Souls III' pero, aún y así, tener falta de ritmo, así que en la configuración del juego es posible adaptarse a las necesidades de todo tipo de jugadores para que no abandonen la partida de buenas a primeras. La más clara e importante de todas, la que hará que cualquier persona pueda jugar al juego es la de activar el círculo central que nos señala el momento de pulsar el botón. Creemos que hubiera sido interesante mantenerlo en las dos primeras dificultades y luego abandonarlo para el nivel difícil, ya que es un recorrido mucho más amable para el jugador. Hacen falta muchos intentos y repeticiones para poder sacar una buena puntuación en el modo “Score” que básicamente es un modo normal pero sin ese apoyo visual. Eso sí, una vez repitas suficientes veces un nivel y puedas quitarte esas “ruedas extras de la bici”, la experiencia es excelente, y la recompensa de hacer las cosas bien solo atendiendo a la música y a lo que sucede en pantalla es muy positiva. Aún así, aún nos sorprende el contraste entre una estética tan relajada y un ritmo de juego tan estresante. Recordemos que ‘Rhythm Heaven’ y ‘Rhythm Paradise’ tenían una estética mucho más desenfadada y gamberra, cercana a los ‘Wario Ware’ y que encajaban con el ritmo endiablado de los niveles.



El funcionamiento de los niveles es sencillo: empiezas con unos pocos disponibles y necesitas conseguir un número concreto (no el máximo) de estrellas para avanzar al nivel “final” de cada sueño, que es una combinación de todos los minijuegos en una misma canción. Solo hay 3 resultados al pulsar: Early, Perfect o Late, así se define la puntuación que conseguiremos en cada nivel y veremos cuántas estrellas conseguimos. La rejugabilidad es prácticamente obligatoria y no molesta en absoluto, ya que es un juego para vivir con calma, aunque habrá minijuegos que enganchen mucho más que otros, ya sea porque son claramente más divertidos o, ya a nivel personal, porque nos guste más la canción o la estética.

Algo que no nos ha convencido en la versión de Switch es la baja sincronización jugando en el dock. Si bien se puede configurar, nunca acaba de funcionar tan bien como jugarlo en modo portátil, donde la respuesta de los botones es absoluta y exacta. En resumen: que harás mucho más Perfect si tienes la consola en la mano. Tampoco recomiendan el uso de auriculares Bluetooth, algo que entendemos, pero de nuevo limita un poco la experiencia. Pese a todo son pequeños detalles que no enturbian la experiencia final, ya que es algo más que habitual en todos los juegos de ritmo en el momento en el que pasan a ser jugados en modo doméstico y no portátil.

«El nivel más sencillo de todos puede resultar un reto para el jugador más avispado»


Melatonin’ es todo un reto musical y de ritmo para aquellos virtuosos de este tipo de juego que seguramente se sientan algo huérfanos porque no se trata precisamente de un género muy prolífico. Podría mejorar la curva de aprendizaje y, al final, muchos jugadores se van a encontrar trasteando las opciones de configuración y accesibilidad para adaptarlo a su manera de jugar, pero por suerte las opciones están ahí y no son pocas. Si le sumamos una estética impecable y relajante, así como una rejugabilidad extrema, nos encontramos ante una experiencia que vivir, eso sí, preferiblemente en modo portátil y con un auricular con cables.

Jugado en Nintendo Switch. Copia digital proporcionada por Popagenda.

Análisis de Melatonin para Switch: Análisis de Melatonin, el juego de ritmo lo-fi más exigente
Análisis de Melatonin para Switch: Análisis de Melatonin, el juego de ritmo lo-fi más exigente
Análisis de Melatonin para Switch: Análisis de Melatonin, el juego de ritmo lo-fi más exigente
Análisis de Melatonin para Switch: Análisis de Melatonin, el juego de ritmo lo-fi más exigente
Análisis de Melatonin para Switch: Análisis de Melatonin, el juego de ritmo lo-fi más exigente
Análisis de Melatonin para Switch: Análisis de Melatonin, el juego de ritmo lo-fi más exigente

Alternativas
‘Rhythm Heaven’ y ‘Rhythm Paradise’
La estética y las temáticas de los niveles
La curva de aprendizaje está mal planteada
Visualmente increíble, divertido y exigente, pero con una dificultad muy variable
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

×