¡Colabora!
0
Los jefes de la chatarra
Nintendo Switch

Los jefes de la chatarra

Un ejército de mechs enormes nos amenaza de uno en uno para nuestro disfrute personal.

Por Juan Emilio Palomino González,
0 0 0

Versión analizada Nintendo Switch. Copia digital proporcionada por Plan of Attack.


Si os hablamos de Hörberg Productions, quizás nos preguntaríais extrañados: ¿Quién? Y no os faltaría razón, se trata de un pequeño estudio sueco que ha conseguido algo de relevancia gracias a la serie Gunman Clive, un juego sobre un vaquero del salvaje oeste que parecía que estaba programado para Game Boy Color. ¿Qué? responderá más de uno, pero seguro que quien haya probado ese juego en las portátiles de Nintendo sabe que hablamos de un título muy especial que equilibraba la diversión con la precisión más exquisita. Pues de esa misma gente es este Mechstermination Force, su primer trabajo para una plataforma de las características técnicas de Switch, sin olvidar por supuesto que mantiene la jugabilidad directa que ya es seña de identidad del estudio.

El argumento no da para mucho, el enemigo cuenta con una flota de enormes robots transformables que podría rivalizar con la que despilfarró el Doctor Infierno en su cruzada contra Mazinger Z, mientras que los buenos... solamente nos tienen a nosotros (y un amigo si compartimos Joy-Con), un soldado con mucha paciencia y ganas de agradar al alto mando. Desde la base de operaciones, el general nos enviará a las misiones, a enfrentarnos directamente con enemigos tan grandes como un rascacielos que cuentan con variantes y movimientos como para aburrir a un koala. Como ocurre en la serie Megaman, por decir una serie de videojuegos a la que nos recuerda, los monstruos finales de Mechstermination Force tienen apariencias de todo tipo, pero especialmente llaman la atención las que se basan en insectos y animales. Luchar dentro del caracolillo de un gigantesco caracol de metal o utilizar las patas de un ciempiés para alcanzar su cabeza son momentos realmente especiales, nada de disparar hasta que demos en el blanco. Aquí las partes de plataformas se utilizan para llegar a un sitio concreto y para evitar que nos dejen el nivel de vida tiritando.

Nuestra base, sitio en el que podremos dormir, mejorar nuestro equipo y repetir los niveles ya superados.


De entrada, parece que estamos ante un clon de Contra/Probotector (hasta alguno de los personajes protagonistas parece sacado de la serie de Konami) pero más alegre y desenfadado. Luego nos tragaremos nuestras palabras. El arranque nos pone en antecedentes, como si de un tutorial al uso se tratase, pero salvo tres mensajes en los que explican los botones, en realidad solamente se trata del jefe final más asequible de cuantos encontraremos en nuestro periplo. Porque cada nivel es un enemigo final desde el comienzo, sin esbirros secundarios ni zonas que corretear. Al entrar en materia descubriremos que podemos saltar, disparar y dar topetazos con un arma cuerpo a cuerpo enorme... lo que detalla a la perfección las peculiaridades de la jugabilidad. Para empezar, deberemos disparar a los puntos débiles del robot de turno hasta que consigamos hacerle daño o cambiar su patrón de movimientos. Todo eso mientras memorizamos sus movimientos para que cada vez nos resulte más sencillo esquivarle. Después de un tiempo, se habilitará un punto rojo bastante llamativo que será inmune a nuestros disparos y que espera que nos acerquemos lo suficiente como para golpearlo con nuestro arma de las distancias cortas.

Luego todo será cuestión de repetir. Memorizar, esquivar y disparar hasta que aparezca otro punto rojo que machacar. Siempre con la premisa que el mech también es parte del escenario, que su fisonomía puede servirnos para alcanzar lugares estratégicos. Conforme rompemos trozos y acabamos con los enemigos (podemos repetir niveles para superarlos en mejor tiempo o sin recibir daño) ganaremos dinerito para invertir en nuevas armas y en más corazones de vida que alargarán nuestras posibilidades en el juego. Llegado ciertos momentos, como al superar varios mechs, ganaremos nuevas habilidades como si de un Metroidvania al uso se tratase. Por un lado, ganaremos mejoras de vida y de armamento a cambio de dinero, y conforme progresamos conseguiremos prestaciones (como unos útiles guantes magnéticos para fijarnos a paredes y techos metálicos) que nos permitirán superar los próximos enemigos, así como mejorar nuestro tiempo frente a los ya derrotados. Que este tipo de juegos incluya un modo cooperativo para dos jugadores en local es una bendición por aquello de que dos armas disparan más que una... pero puede resultarnos contraproducente hasta cierto punto, porque se pueda dar el caso de confundirnos con nuestro compañero entre tantos disparos y movimientos de ataque. Si ya en solitario es complicado ubicarse, con otro soldado saltando a nuestro lado puede terminar por perjudicarnos en los momentos en los que se requiere una mayor precisión, y avisamos que los hay. Y muchos.

Por mucho colorido que tengan, son una máquinas de matar realmente odiosas.


Bueno, el diseño de los mechs puede parecer bobalicón, con esos tamaños tan exagerados como si fueran rascacielos, formas redondeadas y la apariencia de los robots creados por el Dr. Willy en Megaman X. No te confíes, detrás de su aparente simpleza se esconden trucos y artimañas que dejan en pañales a lo visto en la contabilidad B del Partido Popular. Cada parte que rompemos esconde un movimiento, un nuevo ataque, una pieza que se convierte en improvisada plataforma para llegar a ese otro punto vital en el que hacer daño. Estos jefes finales centran toda nuestra atención hasta el punto que perderemos de vista a nuestro minúsculo protagonista, algo que ocurre en demasiadas ocasiones. Al menos los rayos, los proyectiles y las bombas que nos lanzan son fácilmente distinguibles en pantalla, porque tendríamos serios problemas para saber lo que ocurre de no ser así. Todo se distingue perfectamente, otra cosa es que estemos preparados para poder esquivarlo. Pero eso es otro tema y se regula en función de nuestra paciencia. Avisamos, insistir compensa.

El gran problema de Mechstermination Force se llama Cuphead. Porque ambos juegos comparten sistema de juego y estructura. Por eso, de ser el único gallo del corral, Mechstermination Force pasa a tener una enorme competencia dentro del catálogo de Nintendo Switch. No vamos a decir que son excluyentes, pero casi. Los dos salen en abril, los dos salen a precio similar y los dos nos sacarán de quicio con su jugabilidad milimétrica. Es más, el juego del Studio MDHR solamente iba a tener enemigos finales en principio, igual que el juego que nos ocupa, pero reconsideraron retrasar el lanzamiento para añadir fases de correr y saltar con enemigos de mínima entidad. Mechstermination Force ha preferido mantenerse fiel a su idea y nos ofrece un amplio catálogo de monstruosidades hechas de metal, que si bien no tienen la elegancia de parecer dibujos animados de los años cincuenta, sí que tienen rutinas y movimientos de ataque tan currados como los de Cuphead. Hacía mucho que un título tan difícil y exigente no nos obsesionaba tanto. Que no te engañe ese colorido y los diseños de esos robots, estamos ante uno de los tapados en cuanto a indies se refiere.
Análisis de Mechstermination Force para Switch: Los jefes de la chatarra
Análisis de Mechstermination Force para Switch: Los jefes de la chatarra
Análisis de Mechstermination Force para Switch: Los jefes de la chatarra
Análisis de Mechstermination Force para Switch: Los jefes de la chatarra
La cantidad de ataques y variantes de los jefes. Mejorar a nuestro soldado.
La paciencia será el principal recurso que tendremos que administrar.
Pondrá a prueba nuestra memoria y nuestros reflejos, pero tan duro resulta como satisfactorio.

Información del juego

Mechstermination Force

Nintendo Switch

Fecha de lanzamiento: 4 de abril de 2019
Desarrollado por: Hörberg Productions
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, CodeRed, Doscv, elite, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi, Rodri.
×