¡Colabora!
0
En busca del resto perfecto
Nintendo Switch PC PlayStation 4 PlayStation 5 Xbox Xbox One

En busca del resto perfecto

Kalypso Media y Torus Games llegan con una nuevo juego de tenis. ¿Al fin tendremos un buen representante del género?

Por Juan B.,
0 0 0

Hace algo más de cuatro años vivimos el retorno de los simuladores de tenis, un género olvidado en los últimos años. Top Spin pasó a mejor vida -aunque se rumorea un posible regreso-, y sería necesario algo más que un milagro para volver a ver un nuevo Virtua Tennis. En general, los juegos actuales no han pasado de ser algo más que mediocres, con sus cosas buenas, pero en líneas generales lejos de los dos titanes del tenis virtual. Para rellenar este vacío llega Matchpoint – Tennis Championships, un título desarrollado conjuntamente entre los equipos de Kalypso Media y Torus Games. Ya lo pudimos probar de manera anticipada, y como os contamos en su momento, era un buen juego de tenis, aunque con matices. Ahora, y tras haber publicado una demo gratuita, el juego ya está disponible en todas las plataformas y Xbox Game Pass.

Matchpoint - Tennis Championships supone el regreso a los videojuegos de este maravilloso deporte.


Matchpoint – Tennis Championships es un simulador de tenis con las licencias de 16 jugadores oficiales, como Nick Kyrgios, Kei Nishikori o Andrey Rublev, aunque los grandes nombres se han quedado fuera, y eso juega en su contra. Como cabe esperar, nos permite jugar partidos individuales de exhibición y un Modo Carrera que nos invita a alcanzar el primer puesto de la clasificación de los mejores tenistas mediante nuestra participación en 65 tipos de torneos, todos ellos ficticios, sin ninguna licencia de por medio. Como ya comentamos en nuestras impresiones, lo más importante y lo que más nos ha gustado es su apartado jugable. A los mandos el juego funciona a las mil maravillas y no se siente del todo mal. Los distintos botones del mando cumplen con cada tipo de golpeo -liftado, globo, cortado...- y otro que más que funciona como medidor para las dejadas. Al pulsar uno de estos botones, aparecerá un indicador en forma de sombra que indicará el punto exacto al que irá la pelota.

En líneas generales, Matchpoint – Tennis Championships tiene más elementos de juego arcade que de un simulador, pues salvo este indicador no hay nada complejo a lo que debamos prestar atención. El movimiento de nuestro tenista es casi automático, y aunque nosotros podamos controlar ligeramente la dirección a la que corre nuestro jugador, no siempre va donde queremos, sino que la CPU se mueve en función de lo que ella espera que suceda. Es un tanto frustrante en según qué ocasiones, como a la hora de acercarnos a la red para golpear la pelota. Además, y al contrario de lo que sucede en Tennis World Tour (2018), no hay un medidor de resistencia, por lo que el tenista jamás bajará los brazos. No obstante, no os esperéis un peloteo frenético, es más pausado, aunque con una pizca de estilo desenfadado.

Nadie sale favorecido en los planos cortos. Las caras de los tenistas no se parecen en nada a las reales.


Esto se traduce en dos cosas, una buena y otra mala. La buena noticia es que gracias a lo accesible que es, a las pocas horas nos habremos hecho con el control total de las dinámicas del juego y resolveremos fácilmente los partidos. La mala es precisamente eso, que Matchpoint – Tennis Championships es muy fácil incluso en el nivel de dificultad más elevado. Para que os podáis hacer una idea, nuestro personaje recién creado del Modo Carrera, que no alcanza los treinta puntos de media, vence a cualquier jugador de lo más alto de la tabla que ronda los 90 puntos de media. Es extraño, pero no parece que los atributos de los tenistas funcionen como deberían, porque no hay diferencias notables entre unos y otros. Por si fuera poco, la inteligencia artificial de la CPU brilla por ausencia, e incluso jugando en difícil es posible engañar fácilmente al rival y conseguir sets en blanco sin muchos dolores de cabeza.

Por ahí entra también el juego el sistema de arquetipos, que no es más que añadir unas fortalezas y debilidades a cada jugador para que se sientan únicos. Estos atributos no los conocemos de primera mano, sino que los descubrimos a medida que jugamos con ellos en partidos de exhibición o en torneos (en caso de acudir al Modo Carrera). Y no hablamos solo de condiciones físicas como un jugador que prefiere golpear flojo o acercarse a la red, sino también psicológicas. Algunos de estos jugadores se crecen ante la adversidad, mientras que otros flaquean si van muy por delante del resultado. Por ejemplo, uno de estos jugadores aumenta sus atributos cuando juega contra tenistas de mejor posición en el ranking ATP. Otro que sufre cuando se ataca constantemente a su revés. Conocer a nuestros rivales es muy importante para rendir en cada partido.

El Modo Carrera será donde más tiempo pasemos - en parte por la falta de contenido -, habrá que hacer todo lo posible para escalar puestos en el ranking ATP.


Se echan en falta modos de juego, porque más allá de partidos de exhibición no hay mucho más que hacer. Sí hay un Modo Carrera en el que creamos a nuestro jugador mediante un editor muy básico y nos ponemos en marcha con el objetivo de alcanzar el primer puesto en el ranking ATP. De esta manera, empezamos en la posición más baja del ranking, por lo que no podremos acceder todos los torneos en primera instancia, sino que habrá que escalar participando en torneos de menor repercusión que nos otorgarán puntos en función de nuestro desempeño. En total, hay 65 torneos para disputar, aunque ninguno de ellos con licencia oficial. Algunos son torneos de marca blanca inspirados en los de la vida real, como el Abierto de Andalucía, mientras que hay otros totalmente inventados. La decisión de participar en estos torneos es totalmente nuestra, podemos ignorarlos y arriesgarnos a caer puestos en el ranking, pero siempre tenemos la posibilidad de participar, ganar y conseguir nuevas raquetas, calzado o ropa para cambiar nuestra estética.

De esta manera, nuestra indumentaria determinará cómo evolucionan nuestros atributos. Hay raquetas que mejoran el golpe potente, mientras que otras potencian nuestro revés. El calzado es igualmente importante: más velocidad o intensidad pueden determinar algunos partidos contra rivales con unos atributos específicos. Además, ahí entra en juego un sistema de entrenadores que realmente cumple la misma función que todo lo anterior. A lo largo de nuestra trayectoria recibiremos ofertas de contrato de diversos entrenadores, ninguno de ellos del tenis real, que potenciarán unos atributos en base a sus puntos fuertes como entrenador. Desafortunadamente no hay mucho más, es un contenido muy ligero y rápido de consumir, no nos llevará muchas sesiones de juego alcanzar el primer puesto en el ATP. Nos hubiese encantado ver un tipo de introducción a cada partido tal y como lo hacía AO International Tennis, en el que veíamos a los tenistas enfilar a la pista desde los vestuarios e interactuando entre sí o con el público.



De lo más negativo que podemos encontrar en Matchpoint – Tennis Championships es la ausencia de juego a dobles o de herramientas como el ojo de halcón. El juego no tiene mucho recorrido precisamente por su falta de variedad y por la ausencia de dificultad. Rápidamente los partidos se tornan eternos, el rival comete errores gravísimos (independientemente de su clasificación en el ATP) y el juego abusa a la hora de darnos las herramientas para que saquemos adelante los sets. Se tarda muy poco en echar de menos más pruebas que aporten algo de frescura u otro tipo de torneos que nos saquen de la rutina habitual. Más allá de escalar posiciones en el ranking ATP o enfrentarnos a otros rivales en el modo multijugador online, poco más hay que hacer en Matchpoint – Tennis Championships.

Gráficamente existen los mismos claroscuros. Los estadios están bien detallados, la iluminación cumple con creces y las animaciones de los tenistas son verosímiles y están logradas. Sin embargo, es cuando la cámara enfoca en los planos cortos cuando le vemos las costuras. Los tenistas no se parecen en nada a sus contrapartidas reales, apenas son inexpresivas. Se mantienen serias, no cambian la mirada o se enfadan en determinados momentos. Tampoco favorece al conjunto que el público o los jueces luzcan como relleno de fondo de un juego de otra generación. Es un proyecto de poco presupuesto, está claro, pero se podría haber trabajado un poco más en los pequeños detalles, que son los que marcan la diferencia.



CONCLUSIÓN

Con un panorama tan desolador en el mundo del videojuego para los amantes de este deporte, Matchpoint – Tennis Championships es una suerte de gota de agua en un desierto. ¿Es un mal juego? Para nada si tenemos en cuenta todos los factores, como el presupuesto o la experiencia de los estudios implicados, pero que no va a satisface en absoluto a los que busquen un título cargado de ambición y experiencia. El título es menos simulador de los que nos hubiera gustado ver, pero a cambio ofrece una experiencia mucho más accesible para todos los públicos. Se echa en falta la ausencia de modos de juego, algo más de profundidad y una dificultad más equilibrada, pero la base del título de Kalypso Media y Torus Games es interesante. Por supuesto, habrá que pulir fallos y aumentar la ambición de cara a una nueva posible entrega.


Jugado en PlayStation 5. Copia digital proporcionada por Koch Media


Análisis de Matchpoint - Tennis Championships para PC: En busca del resto perfecto
Análisis de Matchpoint - Tennis Championships para PC: En busca del resto perfecto
Análisis de Matchpoint - Tennis Championships para PC: En busca del resto perfecto
Análisis de Matchpoint - Tennis Championships para PC: En busca del resto perfecto
Análisis de Matchpoint - Tennis Championships para PC: En busca del resto perfecto
Análisis de Matchpoint - Tennis Championships para PC: En busca del resto perfecto
Análisis de Matchpoint - Tennis Championships para PC: En busca del resto perfecto
Análisis de Matchpoint - Tennis Championships para PC: En busca del resto perfecto

Alternativas
AO Tennis 2
La base es muy buena. Las animaciones están muy cuidadas.
Falta contenido, y no se puede jugar a dobles. Gráficamente desfasado. Sin licencias.
Tiene una buena base y sus intenciones no son del todo malas, pero le falta unos ajustes y esa pizca de ambición para llegar al notable.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

×