¡Colabora!
0
La alianza del Infinito
Nintendo Switch

La alianza del Infinito

Marvel y Nintendo se encuentran en Nintendo Switch para mitigar nuestras ansias de superhéroes.

Por Juan Emilio Palomino González,
0 0 0

Versión analizada Nintendo Switch. Copia digital proporcionada por Nintendo.


En un giro “con” precedentes, una serie arraiga en la generación 360/PS3 salta a las consolas de Nintendo de forma exclusiva. Y decimos con precedentes porque ocurrió con la serie Bayonetta por poner un ejemplo. Y es que, Marvel: Ultimate Alliance ya tuvimos hace varios años, y como se puede adivinar por ese número tres en el título, hasta nos llegó una segunda entrega ( Marvel Ultimate Alliance 2), pero eran otros tiempos. Para los neófitos, hablamos de una serie de superhéroes marvelitas que adoptaban el rol de acción de consola que puso de moda Baldur's Gate: Dark Alliance, aunque el inicio de la serie que nos ocupa fue otro más interesante. Con Activison como productora y la versátil Raven Software al mando, publicaron el germen de lo que es la serie hoy en día, dos entregas calcadas en planteamiento pero con la Patrulla X como absolutos protagonistas ( X-Men Legends y X-Men Legends II: El Ascenso de Apocalipsis). Raven no participaría en la segunda entrega de Marvel Ultimate Alliance 2 y dada su justita calidad, la serie quedó en barbecho hasta que las películas de Marvel Studios con sus entregas de "Los Vengadores" han propiciado la resurrección de la franquicia. Pero si sorprende que Nintendo sea quién está detrás de toda esta movida, más increíble resulta que el Team Ninja sea el equipo escogido para llevar a todo el reparto de superhéroes a Nintendo Switch. Pero empecemos a hablar ya del juego que nos ocupa hoy.

Nuestra historia arranca en la Milano, la nave con la que los Guardianes de la Galaxia van de lío en lío. Tras terminar una de sus desventuras, el radar modificado por Rocket detecta que en las inmediaciones de su posición hay elementos que emanan unos enormes radiaciones de poder... lo que puede suponer un cuantioso valor si consiguen venderlos al mejor postor. Al llegar al foco del que emana la energía encuentran un acorazado Kree aparentemente abandonado. Como era de esperar, se adentran en su interior para descubrir que allí se encuentra Nébula (hermana de Gamora e hija del titán loco Thanos) con un ejército de soldados Kree al que dirige Ronan el acusador, todos ellos con muchas ganas de gresca. Tras el inevitable enfrentamiento, descubren que en la nave se encuentran las poderosas gemas del Infinito, momento en el que irrumpe Proxima Midnight de la fuerza de élite Black Order que sirve a Thanos para hacerse con ellas. Todos intentan conseguirlas, pero Starlord se adelanta a todos al coger una, momento en el que, como si las bolas del dragón se tratase, salen disparadas en todas direcciones. Nuestros héroes aparecen en la tierra, allí se encuentran con Nick Fury y su cohorte de superhéroes dispuestos a buscar todas las gemas mientras impiden que la Black Order arrase medio universo. Como se puede apreciar, más que un cómic de la famosa editorial, el argumento parece uno de esos libritos para colorear en los que aparecen todos los personajes y apenas hay un par de líneas de texto por cada página.

Aquí los malos, más o menos los que ya vimos en Infinity War.


No es que sea la repanocha, pero ahí está para presentarnos a los personajes poco a poco mientras recorremos los lugares más icónicos de los tebeos, que en parte es de lo que se trata. En realidad, la ambientación, el diseño de los personajes y la estética viene a ser una mezcla raruna de los cómics y las películas, con una apariencia casi calcada a lo visto en el videojuego de lucha Marvel vs Capcom Infinite. En cuanto a la jugabilidad, recorrer los acotados escenarios, pulsar interruptores para avanzar y limpiar las zonas de enemigos hasta llegar a los llamativos enemigos finales que tienen algún que otro gimmick para que no todo sea repartir galletas. Y ya. Bueno sí, también hay escenas de animación intermedias y charlas para avanzar un poco la historia y para que los villanos suelten sus famosos clichés con bravatas en las que explican sus malvados planes. Como juego de acción, la gracia y la variedad está en elegir a cuatro héroes (de 36 posibles) y cambiar entre los elegidos en cualquier momento. Como juego de rol, subimos niveles, mejoramos características y potenciamos las cuatro habilidades especiales que tiene cada protagonista. La verdad es que se queda corto tanto como juego de acción como juego de rol. Dos tipos de ataques (flojo y fuerte), salto, cubrirse/rodar y los cuatro ataques especiales posibles (empezamos con uno, el segundo se consigue a nivel 10, el tercero en el 15 y el cuarto al 20). Cuando se rellena la barra de turno, tendremos un súper ataque que podremos juntar al del resto de personajes de nuestro equipo si han alcanzado el mismo estado. Poco más, porque mejorar a los héroes se hace con monedas y orbes que recogemos en una malla general para todos ellos, mientras que las habilidades vienen impuestas de serie. En las entregas anteriores, los personajes contaban con “trajes” que se podían desbloquear que proporcionaban diferentes movimientos, sin olvidar que tenían la posibilidad de coger y lanzar objetos/enemigos.

Los combates son facilitos, nos dan a elegir entre dos dificultades de entrada (fácil y normal) y resulta complicado que nos venzan a poco que tengamos cuidado. El único añadido novedoso es una barra de resistencia que tienen los enemigos más grandes, tanto los que nos encontramos en los escenarios como en los enfrentamientos finales. La novedad reside en que primero deberemos desgastar esa barra y que, mientras sube de nuevo y vuelve a recuperar la consciencia, podamos hacerle pupita hasta que vuelva a disponer de esa inmunidad temporal. Aquello de que no vale “pegar en pajaritos” pero llevado al extremo. Desencadenar ataques conjuntos se queda en realizar dos ataques especiales de una sola vez, mientras que si es un compañero el que lo hace sin nosotros, nos podremos sumar rápidamente con el botón de inspeccionar. Resulta curioso que no podamos fijar a los enemigos para rotar alrededor de ellos como en infinidad de títulos similares, suponemos que lo han hecho así para mantener la sensación de las recreativas clásicas del palo de Final Fight, pero queda especialmente raro en aquellos personajes con armas de fuego como Groot/Rocket o Starlord. Además de la campaña, tenemos unos portales o pliegues del Infinito que no son más que niveles extra a modo de arenas de supervivencia y combates contra enemigos finales que pueden volver a jugarse para conseguir nuevas ventajas. Para jugarlas las deberemos encontrar en la campaña, pero al jugarlas se guardará nuestra partida y nos echarán al menú principal una vez la terminemos. Queda raro la verdad.

Tan interesante es el listado de superhéroes protagonistas como su vertiente multijugador. Porque Marvel Ultima Alliance 3: The Black Order tiene un potente modo cooperativo para cuatro jugadores. De no tener amiguitos con los que jugar, los cuatro personajes que escojamos irán con nosotros todo el tiempo, de manera que con pulsar una dirección de la cruceta saltaremos entre uno y otro. Pero como decimos, con amigos es mucho mejor, por eso podemos tirar de Joy-Cons para que se nos unan jugadores en una misma consola, optar porque se traigan sus propias Nintendo Switch o escoger la red de redes para jugar con otros usuarios que dispongan de la suscripción Nintendo Switch Online. Es más, podremos jugar con un amigo en local y que se unan otros dos desde sus casas para completar el grupo. Lo de hablar con ellos ya es otro tema (hay que tirar de la app de móvil), pero hay un sistema de mensajes super-esquemático (sí, no, estamos de acuerdo y estamos en desacuerdo) para comunicarnos sin otros artificios. Se agradece la voluntad, pero resulta demasiado simple. En cuanto a la cámara, resulta demasiado confusa, tanto la que viene por defecto (ideal para jugar con más jugadores) como la que busca darle una apariencia más cinematográfica al asunto al acercarse al personaje que controlamos un poquito más. Al final es como decimos, la primera para el cooperativo y la segunda para jugar en solitario. Las dos suelen fallar, pero es lo que hay.

De parranda con los asgardianos y sus costumbres.


El juego es muy colorido y destacan los detalles de los personajes, tanto buenos como malos. Los esbirros y soldaditos de relleno no salen tan bien parados, pero hay tantos en pantalla que se entiende su simpleza. De hecho, se ha buscado expresamente eso mismo, que la “carne de cañón” que machacamos constantemente no necesite de muchos recursos para mantener la resolución t la tasa de imágenes por segundo lo más digna posible. Lo mismo pasa con los escenarios, vacíos y con menos mobiliario que las oficinas de una empresa fantasma. Estas dos decisiones permiten que el juego ofrezca una resolución dinámica de 1080p como máximo cuando tenemos la consola conectada al Dock (720p en el modo portátil) y 30 fps la mayor parte del tiempo... pero se notan los bajones, sobre todo al desencadenar los especiales de varios superhéroes al mismo tiempo. En cuanto al doblaje en inglés, bien, un poco forzado en algunos casos (Nick Fury parece que acaba de salir de Harlem) pero se aguanta, gracias sobre todo a que los textos en castellano permiten que no perdamos detalle. Lo mismo podemos decir de la banda sonora, casi mejor poner en el equipo de música las fanfarrias de Alan Silvestri para Marvel Studios, pero las melodías creadas por el Team Ninja entretienen sin más.

Y ya que hablamos de ellos, extraña que un equipo de desarrollo que ha firmado títulos como la serie Ninja Gaiden o Dead or Alive nos ofrezcan un título tan simple a nivel jugable. Ya, los tiempos cambian, además de que entendemos que este juego va dirigido a un público mucho más amplio por el exitazo de las películas (ahí están las gemas y la Black Order de Infinity War para atestiguarlo) y por lo tanto, menos exigente que el de las dos primeras entregas (aquellos eran juegos de nicho y éste es mucho más mainstream). Se busca agradar y llegar a cuantos mas jugadores se pueda... pero ese tipo de decisiones no suelen ser las correctas en este mundillo, se terminan haciendo títulos descafeinados, inconsistentes, que no terminan por atrapar al usuario a largo plazo. La sensación es que más que un action rpg, tenemos un Beat 'em up cómo los que hacía Capcom para las recreativas en la década de los noventa, que no es nada malo, pero deja el poso que tanto el Team Ninja como la licencia están un poco desaprovechados. Pero puede que no sea tu caso y solo busques un juego accesible para pasar las horas muertas repitiendo los mismos esquemas una y otra vez. Algo así como las entregas de LEGO Marvel Super Heroes pero más simple en lo jugable y con una apariencia un poquito más adulta. Hay mucho "fan service" y eso nos encanta, lo malo es que puede resultar muy básico para los jugadores más experimentados.
Análisis de Marvel Ultimate Alliance 3: The Black Order para Switch: La alianza del Infinito
Análisis de Marvel Ultimate Alliance 3: The Black Order para Switch: La alianza del Infinito
Análisis de Marvel Ultimate Alliance 3: The Black Order para Switch: La alianza del Infinito
Análisis de Marvel Ultimate Alliance 3: The Black Order para Switch: La alianza del Infinito
La cantidad de personajes, buenos y malos. Accesible para todo el mundo y con cooperativo.
Las bajadas de Fps. Jugabilidad simple. La cámara no ayuda mucho.
Sin ser el brawler definitivo, consigue satisfacer a todos los seguidores de Marvel con un enorme plantel de personajes en mallas.

Información del juego

Fecha de lanzamiento: 19 de julio de 2019
Desarrollado por: Team Ninja
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, CodeRed, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi.
×