¡Colabora!
0
Gol de penalti
Nintendo Switch

Gol de penalti

Mario y su tropa se ponen los uniformes para jugar al fútbol por tercera vez, y ahora para participar en la competición mundial.

Por Andrés JC,
0 0 0

Para un foráneo los juegos de deporte de Mario quizá se podrían meter en el mismo saco como spin-off oportunistas que aprovechan la figura del fontanero. Sin embargo, cualquiera que haya seguido la trayectoria de cada una de las series (karts, tenis, golf, fútbol...) sabe que hay entregas buenas, entregas excelentes, algunas decepciones y tendencias dispares. Hay poca discusión de que Mario Kart va in crescendo y ha alcanzado su pico máximo de calidad, popularidad y contenido, con una última entrega que acaricia la escandalosa cifra de 50 millones de copias. Por su parte, Mario Golf y Tennis tuvieron un inicio bombástico en Nintendo 64 y Game Boy Color, y desde los 128 bits han ido cayendo en relevancia, calidad y contenido (no en ventas).



¿Qué pasa con Mario Strikers? En cierto modo ha sido la oveja negra, una serie que la propia Nintendo ha tratado con cierta indiferencia, a pesar de estar manufacturada por su más reciente adquisición, Next Level Games. Los títulos de fútbol de Mario son extraordinariamente divertidos y fueron capaces de inventar un estilo propio arcade 5 contra 5 en tiempos de GameCube. Esta característica continúa hasta la actualidad con la tercera entrega, Mario Strikers: Battle League Football, pero con él también continúan algunos defectos históricos de la serie. Este es el Mario más agresivo, menos consolidado y, por qué no decirlo, menos imitado. No hay muchos juegos de fútbol arcade en la actualidad, y menos con la propuesta típica de Nintendo de convertirlo todo en una fiesta de mamporros con total ausencia de reglas.

Mario Strikers: Battle League Football nos sitúa en campos del tamaño del fútbol sala aproximadamente. El esquema de controles ha sido drásticamente alterado de las entregas previas para asemejarse a otros títulos futboleros, así que ahora tenemos las acciones de pase, pase alto y disparo en una distribución similar al FIFA. Como el campo es tan pequeño, las jugadas no requieren demasiada estrategia, así que en un par de intercambios ya es posible disparar a puerta con cierta probabilidad de acertar. Solo podremos si no nos lo impiden con una entrada, que por primera vez puede ejecutarse como un placaje cargado. Esto introduce una capa de complejidad importante: con un personaje pequeño como Toad o Peach será más difícil arrebatar el balón a uno grande como Bowser o Donkey Kong, lo que requiere efectuar una entrada al máximo de potencia. Del mismo modo, el atacante puede esquivar la entrada del defensor si ejecuta un acelerón en el momento apropiado, y obtener así velocidad adicional unos segundos. Además de todas estas características, existe la opción de lanzar objetos al más puro estilo Mario Kart, lo que garantiza noquear al adversario en general.

«Cuando [el supertrallazo] se ejecuta correctamente, el disparo tiene un 100% de acierto y suma 2 goles al marcador»


Disparar a portería es muy divertido, ya que hay diversas formas para despistar al portero o aumentar nuestras probabilidades de éxito. Lo más evidente, es cargar el zapatazo para que aumente la velocidad y el efecto, que se puede elegir con el joystick. También es posible encadenar varios pases y rematar, lo que también aumenta la potencia del tiro. En ocasiones, el portero despejará la pelota y podremos volver a rematar. Por desgracia, se ha eliminado la opción de realizar una vaselina de previas entregas. La mecánica estrella, típica también de los juegos deportivos de Mario, es poder realizar una habilidad especial, el tradicional supertrallazo. Este es un disparo que requiere cierto tiempo de preparación y precisión al pulsar los botones. Cuando se ejecuta correctamente, el disparo tiene un 100% de acierto y suma 2 goles al marcador. Pero ojo, esta habilidad tan poderosa solo se activa cuando se obtiene un ítem especial. En general, el juego garantiza que este ítem aparezca entre 2 y 5 veces por partido, momento en el cual ambos equipos deben ser más rápidos para conseguirlo. Este es un cambio inteligente respecto a anteriores entregas, donde realizar el supertrallazo no tenía limitaciones y podía desequilibrar demasiado un partido.



Interiorizar las mecánicas descritas anteriormente lleva cierto tiempo, incluso para jugadores que tengan familiaridad con Mario Strikers. El juego es sencillo de entender, pero más complejo de dominar de lo que parece al principio. La acción va bastante rápido, y a veces se juntan muchos personajes en espacios muy reducidos, lo que crea bastante caos, especialmente ante despejes del portero. Además, debemos tener en cuenta las características de cada jugador, algo que también es nuevo en esta entrega. Configurar el equipo con Mario, Luigi, Yoshi, Waluigi, Bowser... es una elección importante, y lo mismo ocurre con el equipo contrario. Las características de cada personaje marcan una diferencia notable en términos de velocidad, habilidad para chutar la pelota o realizar asistencias. Además, es posible equipar con distinta indumentaria para potenciar estas capacidades. Así, por ejemplo, en mi equipo llevo a Yoshi como delantero, con una equipación que aumenta su habilidad para disparar al máximo, al mismo tiempo que reduce el resto; pasarle la pelota para chutar a puerta es a menudo una gran opción táctica. En la parte de atrás del campo elijo normalmente a Donkey Kong o Wario, que puede derribar con facilidad al contrario, además de resistir sus entradas.

En general es evidente que Next Level Games ha hecho un trabajo soberbio profundizando en la jugabilidad de Mario Strikers. Ha modificado elementos que eran problemáticos, ha añadido más complejidad en todos los aspectos y en definitiva, ha confeccionado un juego arcade fantástico. El refinamiento del sistema de juego se nota cuando jugamos online, una opción que ha recibido una gran importancia en esta entrega. Es muy poco habitual, pero Mario Strikers: Battle League Football es de los pocos juegos de Nintendo cuya experiencia está casi totalmente comprometida al multijugador, y particularmente al online. Dicho de otro modo: el contenido offline es muy escaso. Este es un problema que ya sucedía en entregas previas y se mantiene, y también se ha extendido a otros títulos como Mario Golf Super Rush o Mario Tennis Aces. No sabemos por qué, pero desde hace años todas las entregas de estas franquicias son criticadas por no tener contenido, y siguen persistiendo en el mismo error.

«Echamos en falta un modo carrera, habitual en juegos de deportes, o incluso un modo historia, como el que tuvieron sus hermanos de tenis y golf»


En el offline tenemos una serie de copas por ganar en dos dificultades, algo que no es demasiado emocionante porque solo son cuatro partidos con la única distinción de que los adversarios son especialistas en un modo de juego concreto. Pero siempre jugamos en los mismos cuatro campos, con los mismos objetivos, y en la misma tabla clasificatoria. Echamos en falta un modo carrera, habitual en juegos de deportes, o incluso un modo historia, como el que tuvieron sus hermanos de tenis y golf, pero nada de eso ha llegado aquí. Lo más normal es que, si no acudimos al online, en apenas tres horas de juego ya hayamos visto todo lo que nos puede ofrecer, una vida útil especialmente escasa. Tampoco hay personajes ni modos desbloqueables, ni desafíos, ni nada que motive a jugar en general más allá de echar pachangas con amigos en el medio y largo plazo.



Si nos metemos en territorio online las cosas cambian, pero tampoco hay nada a la altura de los juegos deportivos de la competencia. Podemos jugar partidos amistosos y competitivos. Estos encuentros pueden llegar a ser muy divertidos, y por lo que hemos probado, su rendimiento es bastante bueno. No hay duda de que el genial sistema arcade de Mario Strikers: Battle League Football alcanza la cima de diversión cuando jugamos con otros (sea online o multijugador local). El modo competitivo ofrece la opción de fundar un club o unirnos a uno existente con hasta 20 jugadores, y escalar posiciones en cada temporada. La idea es buena, porque da la opción de compartir los éxitos con amigos o conocidos, y luchar por ascender en la tabla cada semana. Por desgracia, la ejecución no es muy efectiva. El juego no permite jugar a 8 jugadores a la vez, a menos que jueguen en parejas en cuatro consolas; además, el arcaico ecosistema online de Nintendo no favorece ni facilita la competición, por la ausencia de chat de voz y, todavía, la existencia de códigos para agregar a amigos o dar acceso al club. Demasiadas trabas y obstáculos para jugar a algo que hace años debería estar superado.

Conclusiones

En retrospectiva, Mario Strikers: Battle League Football se encuentra en la misma situación que otros títulos multijugador de Nintendo. El sistema de juego es brillante, efectivo y único en su especie. Pero eso, por sí solo, no compensa su incapacidad para articular el contenido que puede ofrecer. La oferta para el jugador solitario es escasa y anodina, mientras que el enfoque del modo online se queda a medias. Siempre va a ser divertido jugar con amigos en modo local, o en modo online (mientras haya jugadores disponibles...) pero a todas luces se ha quedado muy corto. Nintendo ha confirmado que habrá más contenido en el futuro, al igual que hizo con Mario Tennis Aces o Mario Golf Super Rush. Un parche que será bienvenido, pero debería haber estar de lanzamiento. Da bastante pena que un concepto tan divertido y con tanto potencial, no alcance el nivel que debería y se quede a medio camino, por tercera vez en 20 años.

Copia digital facilitada por Nintendo


Análisis de Mario Strikers: Battle League Football para Switch: Gol de penalti
Análisis de Mario Strikers: Battle League Football para Switch: Gol de penalti
Análisis de Mario Strikers: Battle League Football para Switch: Gol de penalti
Análisis de Mario Strikers: Battle League Football para Switch: Gol de penalti
Análisis de Mario Strikers: Battle League Football para Switch: Gol de penalti
Análisis de Mario Strikers: Battle League Football para Switch: Gol de penalti

Alternativas
Captain Tsubasa: Rise Of New Champions, Mario Tennis Aces
Mecánicas de juego magníficas, pachangas online divertidas
La diversión se acaba muy rápido si juegas solo. El juego online tiene limitaciones
Fútbol arcade de refinamiento exquisito al que le pone la zancadilla su escaso contenido jugable

Información del juego

Fecha de lanzamiento: 10 de junio de 2022
Desarrollado por: Nintendo
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, Aceskies, Doscv, elite, Keyser Soze, Mynra, NewRandomAge, Wuyashen.
×