¡Colabora!
0
A bocaos por la vida
PlayStation 4 Xbox One

A bocaos por la vida

Baby shark, da, da, da, da, da, da... Baby shark, da, da, da, da, da, da... Baby shark, da, da, da, da, da, da... ¡Baby shark!

0 0 0

Versión analizada Xbox One X. Copia digital proporcionada por Koch Media.


Uno de los problemas de los juegos de rol de acción, es que la mayoría repiten los mismos planteamientos, tanto en la estructura de juego como en su ambientación. Lo primero es de cajón, normalmente empezaremos con un personaje básico que irá ganando prestancia y poder conforme supere misiones y encargos. Como la vida misma. En lo segundo, en la ambientación, sí que hay más posibilidades para proponer cosas frescas. Siempre nos llegarán Action RPGs en mundos de fantasía medieval, que es lo que se estila, pero aunque llevar esta fórmula a otros planteamientos pueda resultar complicado, cada vez vemos cosas más locas por parte de las desarrolladoras. Justamente en eso ha estado pensando el equipo creativo de Tripwire Interactive, los mismos que no hace mucho nos metieron en oleadas de supervivencia con el divertido Killing Floor 2. Y decimos esto porque su nueva propuesta es Maneater, un juego de rol en el que el protagonista es un tiburón. Pero no un engominado de Wall Street (cosa que daría para otro juego desde luego) si no un selaquimorfo de los que reinan los océanos como depredadores naturales. Si echamos la vista atrás, se nos viene a la cabeza Ecco the Dolphin en Megadrive, pero ya os adelantamos que aquel gracioso delfín no tienen nada que ver con lo que tenemos entre manos, aquí hay más sangre y más gore que una película de Rob Zombie. Ya con eso han conseguido nuestra atención.

La trama de Maneater gira en torno a la supervivencia y la venganza. Se nota que la gente del estudio se ha visto todas las entregas de Jaws, Piranha y posiblemente alguna cosita suelta de la productora de cine The Asylum, los que perpetran cada año una nueva entrega de Sharknado. Tras el prólogo, empezaremos con nuestro pequeño escualo recién nacido en un pantano calcado a los de Luisiana atestado de caimanes. La verdad es que no parece un lugar muy prometedor para nuestra cría recién nacida, pero enseguida nos sentiremos como pez en el agua y empezaremos a dar dentelladas a las tortugas y a los meros de la zona mientras evitamos los depredadores que nos superen en tamaño. A partir de aquí comenzará una escalada en la pirámide alimenticia, siempre en consonancia a nuestro crecimiento (subida de nivel) y a la exploración del entorno marítimo. El problema vendrá por nuestra dieta rica en bañistas cuando nuestro tamaño nos lo permita, hecho que provocará que un nutrido grupo de cazadores y agentes del orden intenten hacer con nosotros comida para peces como cuando la policía nos buscaba en Grand Theft Auto. Lo de la venganza que hablamos antes, tiene nombre y apellidos, basta con superar el tutorial para conocer a nuestro acérrimo rival sobre el que girará toda la trama.

No es Willy por mucho que el bucólico atardecer nos predisponga.


Vale, un juego sobre un tiburón, de acuerdo. Ya tuvimos en Spectrum uno sobre la película de Spielberg, claro que no tenía nada que ver en absoluto con el argumento al colocarnos dentro de un batiscafo en el fondo del mar. Lo grande de este Maneater no es su temática (que también), es su género. Estamos ante un juego de rol de acción en tercera persona, con sus misiones secundarias, su árbol de habilidades, sus subidas de nivel y su crafteo para mejorar en la partida. Así, en líneas generales, “haremos” casi lo mismo que en Diablo III o The Witcher 3, solo que la parte de la historia la contará un narrador como si de un documental de National Geographic se tratase y los vídeos de la trama estarán centrados en los cazadores de tiburones que intentarán acabar con nosotros en cada uno de los capítulos del juego. Partiremos de un tutorial que nos enseñará lo básico... hasta que realmente comience el juego, porque aunque ese preámbulo es parte de la historia, los hechos que juguemos no son más que un aperitivo de lo que vivirá nuestro escualo protagonista.

Una vez métodos en harina, se abrirá ante nosotros un enorme mapa dividido por zonas, todas ellas reguladas por sus misiones principales, tareas secundarias, coleccionables de varios tipos y una abundante fauna marina con la que llenar la panza y de paso, la barra de crecimiento del tiburón que es el equivalente a subidas de nivel. La jugabilidad pasará por explorar los escenarios, comernos todos los animales que podamos para incrementar los valores de los elementos básicos del juego (para el looteo principalmente) y hacer frente a los enemigos tanto de otras especies (depredador alfa de cada zona) como cazadores de la superficie (que nos acecharán con más ahínco en función de nuestro nivel de "infamia"). La idea de que estamos en un mundo hostil se refuerza con la premisa de que las otras especies también tienen su nivel asociado, de forma que si intentamos merendarnos un caimán de nivel 15 en un pantano siendo nosotros un tiburón adolescente, lo más probable es que haga con nosotros sushi en un santiamén. Enfrentarnos a enemigos más asequibles, buscar contenedores que facilitan el crecimiento y realizar misiones secundarias permitirán que demos el estirón suficiente (además de mejorar nuestras estadísticas y habilidades) para que demos buena cuenta de los enemigos a los que antes no podíamos ni acercarnos.
Análisis de Maneater para XONE: A bocaos por la vida
Análisis de Maneater para XONE: A bocaos por la vida
Análisis de Maneater para XONE: A bocaos por la vida
Análisis de Maneater para XONE: A bocaos por la vida
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, CodeRed, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi.
×