¡Colabora!
0
De nuevo en famiglia
PC PlayStation 4 Xbox One

De nuevo en famiglia

Tommy Angelo nos vuelve a contar su vida como criminal, solo que esta vez lo hace con todo lujo de detalles.

Por Juan Emilio Palomino González,
0 0 0

Versión analizada Xbox One X. Copia digital proporcionada por 2K.


Yo jugué a Mafia en PC cuando salió a la venta, en 2002. El año anterior había salido a la venta Grand Theft Auto III y todo el mundo no paraba de hablar del juego que planteaba la misma idea que nos había atrapado sin remedio en PlayStation 2, pero esta vez localizado en el mundillo de hampa durante la década de los años treinta al más puro estilo Los Intocables de Eliot Ness. Illusion Softworks había hecho un gran trabajo en la ambientación, con una trama adulta y un apartado técnico maravilloso en el que destacaban las caras, las cinemáticas, la creación del mundo abierto y la representación de los vehículos... para la época. Comparar aquel juego y el que tenemos hoy entre manos es delirante, como veremos a lo largo del juego. Pocas veces lo de "versión definitiva" estuvo tan bien puesto en el título de un videojuego.

Vamos a situarnos. Después de intentar traer de vuelta la franquicia con Mafia III, la marca entró en barbecho. Las prisas habían provocado que el primer juego creado por el estudio recién formado Hangar 13 no estuviese a la altura. Luego el juego se pulió con actualizaciones, pero la impronta no fue la esperada. Han tenido que pasar cuatro años para que viésemos avanzar de nuevo la serie, esta vez con las versiones definitivas de las tres entregas aparecidas hasta la fecha. La versión definitiva de tanto de Mafia III como de Mafia 2 son prácticamente los juegos originales con los ajustes pertinentes para que se vean mejor en las consolas premium, a lo que añadieron todo el contenido descargable que se publicó en su momento. Ninguna sorpresa hasta el momento. Pero con Mafia, la primera entrega, no podían darle el lavaito de cara y sacarlo tal cual, había que hacer un trabajo mucho más elaborado para hacerlo atractivo tanto visualmente como a la hora de cometer fechoría por la inventada ciudad de Lost Heaven.

No solo han cambiado los gráficos, el juego es totalmente otro.


Tommy Angelo es un taxista que malvive en una ciudad consumida por la crisis económica. Pero por cosas del destino, el bueno de Tommy termina por estar en el lugar inadecuado en el momento más inoportuno cuando dos lugartenientes del Capo Ennio Salieri requieren de sus servicios para escapar de la trifulca con la familia rival. Su pericia al volante y su desparpajo son recompensados cuantiosamente, pero a cambio se gana la antipatía de la gente que trabaja para Don Marco Morello, el jefe de la mafia contraria. Todo esto provoca que Tommy, entre que su taxi no le da para vivir y que Salieri le acoge bajo su manto protector por su lealtad dándole una nueva ocupación, nuestro personaje inicie una nueva vida en la que subirá de escalafón dentro de la organización a lo largo de casi una década. Sí, la trama es la misma que vimos en el juego de 2002, es de lo poco que se han mantenido tal cual como lo conocimos.

Mafia no es un juego de estructura abierta como Grand Theft Auto. O por lo menos no lo es al uso. Mafia sigue una estructura narrativa por capítulos como si hubiesen misiones secundarias o coleccionables por todas las calles. Empezar la campaña es contemplar las fantásticas secuencias mientras nos introducimos suavemente en la ambientación... y empezar a superar los capítulos casi sin darnos cuenta. Habla con este personaje, conduce hasta allí, rescata a este otro... todo ello bien indicado y casi sin darnos opción a que salgamos del camino marcado. En Hangar 13 son conscientes del nivel de inmersión del juego y que es más que probable que acabemos todas las misiones principales de una sola tacada en lugar de perdernos por las calles de Lost Heaven como pueden ocurrir en otros títulos de planteamiento abierto, por eso han habilitado en el menú principal el modo libre, para recordarnos que podemos perdernos por la ciudad como en esos juegos en los que es más divertido montar el caos que seguir la historia que nos plantean. En este sentido, han mantenido la misma esencia que transmitía el juego en 2002, solo que esta vez está aún más potenciado y resulta más gratificante.

Dicho esto, han cambiado mucho del juego. Como buenos mafiosos golpearemos para sacar el dinero de la protección a los tenderos de la zona y acribillaremos a los gallitos que se suban a las barbas de nuestro "Don", pues todo eso está hecho de nuevo. Los combates cuerpo a cuerpo tienen su timing para esquivar los ataques enemigos como si fuese el Batman: Arkham Asylum, hay golpes de diferente intensidad, combos, bates de béisbol, ejecuciones si no somos detectados... nada que ver con los torpes movimientos del juego original. Y en cuanto a las armas de fuego, tres cuartos de los mismo. Si en el título de 2002 daba la sensación que controlábamos un tanque cada vez que Tommy correteaba con su pistola intentando colocar el punto de mira estático encima de los enemigos, ahora podremos escondernos detrás de cualquier cobertura para tener un tiroteo lo más digno posible. A veces, en el fragor de la batalla, no atinaremos bien para cubrirnos o para recoger munición del escenario, pero en lineas generales está a años luz del original. No se queda ahí la cosa, el retroceso de las armas, el impacto de los disparos en el escenario o la sangre salpicando demuestran a cualquier que no lo sepa la diferencia entre hacer un remaster y remangarse para hacer un remake.

El material de la vuelta al cole.

Mención aparta merece el tema de la conducción, el más criticado en el juego original por ser prácticamente impracticable. Aquí hay dos temas a tratar, el primero es que los vehículos de los años treinta ni eran rápidos ni eran manejables (eso es innegable), si a eso le sumamos que a Illusion Softworks se les fue la mano tanto con el motor de físicas de manera que cada roce mandaba a nuestro vehículo a la cuneta, el resultado era realmente frustrante. Para empezar, podremos "saltarnos" las partes de conducción innecesarias o redundantes. Ya Mafia III nos martirizaba recorriendo las mismas calles una y otra para todo, tanto para hablar con un personaje como para cambiarnos de ropa, ahora podremos elegir entre conducir o esperar una carga mínima. Ahora los coches se manejan mejor, respetando la época en la que está ambientada la trama, pero conducir resulta mucho más satisfactorio y apenas querremos reventar la televisión con el mando de control como ocurría antes. Conscientes de que esto se iba a mirar con lupa, se han sumado multitud de mejoras de todo tipo.

Por un lado, tendremos un parque móvil mucho más amplio, que antes a lo que se suma la posibilidad de conducir motocicletas, algo que no ocurría en el primer Mafia. Para facilitar que podamos escapar de las persecuciones (recordemos que los coches iban van a sesenta por hora como máximo por ciudad) se han habilitado puntos estratégicos por la ciudad en forma de obras o mercadillos que al llegar a ellos, automáticamente veremos una escena en la que la habilidad de Tommy al volante deja en la estada a ese perseguidor. Al final es como jugar al Pac-Man, solo que al llegar a la pastilla gorda nos libramos del fantasma que tenemos justo en el cogote. Otro detalle que viene para quedarse es la forma de guiarnos por el mapa. Hemos visto horteradas como flechas gigantes en el cielo o enormes líneas en el suelo que nos marcaban el camino si no queríamos darnos un trompazo por tener un ojo en el mapita de abajo a la derecha y otro en la carretera. Ahora, cada vez que tengamos que llegar al lugar que nos indiquen, no tendremos que mirar al mapa para saber en qué calle girar. En pantalla, en cada cruce, aparecerá una señal de tráfico blanca (desaparece una vez superada) que nos indicará si debemos seguir recto o si debemos torcer en alguna curva. No resulta intrusivo, no desentona con la ambientación y funciona realmente bien. Que no os extrañe verlo en otros juegos a partir de ahora porque es todo un acierto.

En aquellos tiempos, había otra forma de convencer a la gente.


A la hora de mejorar el apartado gráfico, se ha optado por usar el mismo motor gráfico que ya se utilizó en Mafia III, pero la verdad es que de tanto pulirlo y ampliarlo, este remake luce muchísimo mejor que la tercera entrega de la franquicia a nuestro parecer. Las caras de todos los personajes se han hecho de nuevo, se han vuelto a "rodar" las cinemáticas para darle naturalidad a los movimientos, se ha creado un nuevo sistema de iluminación (genial el efecto de estar dentro de un edificio y deslumbrarnos al salir fuera) y se cambiado cada polígono, textura y detallito por otro mucho más elaborado y con mejor calidad. De hecho, ahora las caras de los personajes transmiten diversidad, mientras que las del primer Mafia al compararlas con las de este remake, parecen casi la misma. Cuesta creer que nos sorprendiese tanto en su momento, pero los años no perdonan cuanto se trata de tecnología. Una de las señas de identidad de la marca sigue presente, y no es otra que el detalle. Cada entrega de Mafia destaca por el mimo a la hora de representar los escenarios, las fachadas, los vehículos, los charcos en la calle... hasta veremos variedad y gusto por lo exquisito en los coleccionables, de diferente temática y contenido. El doblaje se ha hecho de nuevo, y desde el principio podremos escoger entre disfrutar de las voces en castellano o en cualquier de los otros idiomas disponibles. En estos juegos la música no solo queda relegada a las emisoras de radio, y aunque en aquella época no había mucha variedad, han cuidado las melodías incluidas para que no pudiéramos poner ni una queja al respecto.

En tiempos en los que casi hay más remasters que juegos nuevos, es de agradecer que un título clásico con solera sea relanzado con un apartado técnico y jugable acorde al nuevo orden imperante en la actualidad. No se han limitado a darle una manita de pintura y de arreglar cuatro cosas para pasar la ITV, ha cambiado por completo casi todo el juego y el resultado es espectacular. Por mérito propio, Mafia: Definitive Edition se convierte en el mejor título de la serie y serio candidato a remake del año. Con esta puesta al día, el estudio Hangar 13 ha conseguido lavar su imagen después de que Mafia III tuviese tantísimos bugs de salida. Vamos a decir la verdad, mejorar un buen juego es complicado, pero mucho más difícil es hacer uno bueno sin un punto de partida tan rotundo como es el primer Mafia. Ahora Hangar 13 tiene que demostrar con su próximo proyecto (¿Mafia 4?) que lo de esta Definitive Edition ha sido talento y que lo de la tercera parte pasó por pagar la novatada. Mientras tanto, nosotros seguiremos recorriendo las calles de Lost Heaven con Tommy Angelo con su taxi, esperando pacientemente a que dos gánsteres en apuros requieran de nuestros servicios una vez más.

Redactado por Juan Emilio Palomino (Spiderfriki)
Análisis de Mafia: Definitive Edition para XONE: De nuevo en famiglia
Análisis de Mafia: Definitive Edition para XONE: De nuevo en famiglia
Análisis de Mafia: Definitive Edition para XONE: De nuevo en famiglia
Análisis de Mafia: Definitive Edition para XONE: De nuevo en famiglia
El apartado técnico, sobre todo las caras y la iluminación. Ahora conducir no es un suplicio...
...aunque se podía mejorar todavía más. Queremos ver Lost Heaven en la próxima generación.
Esta nueva encarnación del primer juego brilla con más luz propia y más flow que las otras entregas de la serie.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi.
×