¡Colabora!
0
La luna nos conoce mejor que nosotros a ella
PC Mac

La luna nos conoce mejor que nosotros a ella

Un niño caído del cielo se adentra en una misteriosa torre repleta de habitaciones con puzles mágicos. Su fiel acompañante es un animal peludo que traspasa los límites de la realidad.

Por David Vigón Rodríguez,
0 0 0

Al principio sólo controlamos al niño pero al poco tiempo se le une un simpático peludo, un animal esférico de rostro plano, orejas y rabo que se comporta como una criatura de compañía, a veces perro a veces gato. Ambos forman un gran equipo y se ayudan en lo práctico y en lo moral. El niño acciona mecanismos, pulsa botones, cierra cajones (todo lo que hace un humano con dedos prensiles) y el animal escala por zonas elevadas, asusta a otros animales, se adentra en el mundo de las sombras o en la dimensión astral (lo habitual en los animales). Se les controla alternamente de manera practica y rápida con sólo apretando una tecla o pulsándoles con el puntero. Además este sistema esta bien pensado porque ambos personajes pueden realizar acciones al mismo tiempo si manejamos bien los tiempos durante los intercambios.

Sea en la noche sea en el espacio... la soledad nos acecha en todo momento

El apartado artístico es excelso y sensacional en todos sus sentidos. Las ilustraciones, diseños de personajes y de escenarios son obra de la dibujante Beidi Guo, habilidosa a la hora de impregnar encanto, misterio y elegancia en cada habitación. Sus personajes, de rasgos sencillos, casi mínimos, contrastan con escenarios profusamente detallistas, repletos de información argumental a la par de elementos irrelevantes pero siempre intrigantes. Auditorios para conciertos con animales clonados, trasteros con trastos amontonados, cuarto de calderas viejas, almacenes de objetos antiguos, capillas interdimensionales, estudios exuberantes en datos arcanos, pasillos con murales o vidrieras, cocinas habitadas por ratas, cúpulas rodeadas por un cielo nocturno cada vez más negro, campanarios colosales e incluso bibliotecas infinitas como la de la Universidad Invisible de Mundodisco.

Las maravillas no acaban aquí, pues todo está dibujado a mano y se aprecia en las fluidas animaciones, trazos, coloreado, expresividad de los personajes y en la sinergia de iluminación y sombras. Las escenas cinemáticas también gozan de esta calidad artesanal y ayudan mucho a desentrañar la historia de esta realidad y del niño protagonista. No en vano son pequeños cortometrajes de gran duración, cargados de emoción, magia y melancolía, ideal para conocer personajes interesantes que no aparecen durante la partida. Es de agradecer que exista un selector de escenas en el menú principal para volver a verlas en cualquier momento y disfrutarlas tranquilamente.

La banda sonora de Wang Quian es literalmente una obra de dioses y duendes. Realmente absorbente e hipnótica, relajante y variada. Se abarca la majestuosidad de las teclas, emociones y estilos, desde melodías ligeras, semejantes a danzas de sombras en el anochecer hasta piezas fastuosas iguales a espíritus sagrados imbuyendo a nuestra alma de conocimientos esenciales sobre la existencia. Se ofrece un épico uso al piano e incluso cantos gregorianos en algunas ocasiones. Journey y Ori and the Blind Forest son sus mayores influencias, algo comprensible pues aquí la música también es el hilo conductor de los acontecimientos y sentimientos, ya que no hay diálogos de ningún tipo. Sí que los hubo en una fase temprana del desarrollo pero acertadamente se eliminaron.

Mundano y divino. Trabajo y estudio. Cuerpo y mente. Real y abstracto. En cualquier usaremos la imaginación y la lógica.

Conclusión

Los integrantes de Lantern Studio pueden presumir de su gesta creadora y respirar tranquilos tras finalizar su obra tras unos cinco años de gestación. O quizá más, pues como se aprecia en los diarios de Beidi Guo, la luna ya estaba presente en su vida de artista, demostrado en su corto animado The Plenilune, su proyecto final de carrera en 2006, sobre un hombre que pilota al astro como una nave y cada noche se acerca a su casa a saludar a su familia. Además de la influencia lunar, Guo destaca aventuras gráficas y de puzles imperecederas como Machinarium, Limbo, Year Walk, Gorogoa o The Neverhood.

Al igual que sucede con algunos de los clásicos mencionados a lo largo del análisis es mejor jugar personalmente que limitarse a ver imágenes o vídeos. Como jugadores debemos permitir que la idea del infinito, de la vida, de la humanidad y del cosmos insemine nuestra mente. Ser pequeños exploradores de una realidad tan inmersa como incalculable. La sacra sensación de misticismo inusitado y relevancia vital se acomoda perfectamente en la desconcertante misión de un niño con orejas de conejo y un pequeño animal que desafía las leyes de la física. Una torre que aparece de la nada y que alberga multitud de habitaciones y salas maravillosas. La labor artística es fundamental para mostrarnos este lugar extraño, con diseños agradables de contemplar y música sublime.

Luna: Shadow Dust es un juego chino pero universal. Todos somos humanos distintos que nunca nos conoceremos de verdad pero todos conocemos a la luna y su aura de divinidad. El buen diseño jugable y la accesible interfaz permiten que cualquier persona del planeta y de cualquier edad se sienta cómodo jugando. Ahora está en PC pero próximamente llegará a los móviles, lo que permitirá a llegar a todas las personas existentes. ¡Ojalá salga algún día para consolas! La única pega posible al juego es su escasa duración de dos o tres horas, pero con lo se disfruta se siente mucho más largo e intenso. En definitiva, es un título muy recomendable y uno de los más bonitos de este recién estrenado 2020.
Análisis de Luna: The Shadow Dust para PC: La luna nos conoce mejor que nosotros a ella
Análisis de Luna: The Shadow Dust para PC: La luna nos conoce mejor que nosotros a ella
Análisis de Luna: The Shadow Dust para PC: La luna nos conoce mejor que nosotros a ella
Análisis de Luna: The Shadow Dust para PC: La luna nos conoce mejor que nosotros a ella

Alternativas
Machinarium, más parecido a Luna: Shadow Dust de lo que parece.
Sencillo de jugar y apto para todos. Su esencia es muy creativa y bonita, es un cuento bonito.
Es corto.
Una aventura gráfica adecuada para todo el mundo, imaginativa y divertida. Su apartado artístico, argumento y simbólico son esenciales.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, CodeRed, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi.
×