¡Colabora!
0
Análisis de Live a Live, la revisión del clásico de Square Enix
Nintendo Switch PC PlayStation 4 PlayStation 5

Análisis de Live a Live, la revisión del clásico de Square Enix

Un año después de su paso por Nintendo Switch, la joya de Square Enix da el salto a PlayStation y Steam

Por Juan B.,
0 0 0

El catálogo de Square Enix es inmenso y está plagado de superproducciones, por lo que no es extrañar que algunas obras se hayan perdido con el paso de tiempo, especialmente para aquellas a las que se les negó la visibilidad fuera de su país de origen. Es el caso del juego que hoy nos ocupa, Live a Live, un JRPG que vio la luz en el año 1994 en exclusiva para la Super Famicom, y que aunque no lo parezca, su influencia ha hecho posible que veamos títulos de la talla de Chrono Trigger o el más reciente Octopath Traveller. El destino le dio una segunda oportunidad en forma de revisión para Nintendo Switch, de la que ya os habló mi compañero Andrés, cuyas impresiones podéis leer haciendo click en el siguiente enlace, mientras que hoy hablaremos de su lanzamiento para PlayStation 4 y PlayStation 5, así como para PC (lo tenéis disponible en Steam). Afortunadamente es una versión idéntica a la del año pasado y ya os adelantamos que se trata de un JRPG imprescindible.



Por si no lo conoces, Live a Live es una aventura dividida en siete historias independientes entre sí que puedes jugar en el orden que desees, que tienen lugar en diferentes periodos a lo largo de la historia y que se distinguen no solo temáticamente, sino también en lo que se refiere al apartado jugable. Todas estas historias no tienen aparente relación, pero sí tienen en común un hilo que en un octavo capítulo que se puede desbloquear una vez hayamos completado los siete anteriores. La prehistoria, la China Imperial, el salvaje oeste o un futuro distante son algunas de las ambientaciones que visitaremos a lo largo de la aventura. Ninguno de ellos oscila las más de tres horas de duración, aunque todo depende de la dificultad de cada capítulo y de lo complejas que sean sus mecánicas, pero en líneas generales es un título de no más de 25 horas.

"Live a Live es un título de corte clásico que se ha adaptado a los tiempos modernos sin renunciar a su esencia"


Estas historias rinden homenaje a varios géneros del medio y cuentan con un enorme abanico de personajes. En la Prehistoria, por ejemplo, tomamos el papel de un chico que vive junto a su mejor amigo en una tribu que todavía no ha aprendido a hablar, por lo que se comunican con gruñidos. El sistema de combate es el que ya conocemos en un JRPG de corte clásico que funciona por turnos en cuadrículas, pero le añade la característica única de tener que encontrar los recursos necesarios por el escenario para crear nuestras armas y equipamiento. Eso sí, sin que sepamos lo que estamos haciendo. Un palo y un poco de heno nos sirve como armadura, pero tal vez nos equivoquemos y no sirva para nada. En el de la China Imperial, uno de mis favoritos, el protagonista es un monje budista que se hace con tres aprendices con el fin de dejar un legado en este mundo con sus enseñazas en combate. El capítulo del Lejano Oeste es, sin lugar a dudas, uno de los más divisorios. Rápidamente se nos presenta como un forajido que debe preparar a su aldea del ataque de una pandilla de vaqueros. El objetivo no es otro que disponer trampas por todo el escenario antes del ataque -hay un temporizador que nos alerta del tiempo que nos queda para preparar la defensa- y acabar con los forajidos antes de que arrasen la aldea.



En líneas generales, Live a Live es un título de corte clásico que se ha adaptado a los tiempos modernos sin renunciar a su esencia. El combate es de la vieja escuela del nicho del género. Una vez la arena se ha preparado, unas cuadrículas aparecen en el escenario para delimitar el límite de acción. Es fácil atacar y defenderse, pero vale la pena tener en consideración nuestra posición y el espacio que ocupa cada uno de nuestros movimientos en las cuadrículas. Cada uno de nuestros ataques está limitado por el alcance, por lo que no podemos atacar como pollo sin cabeza. Sin embargo, siempre podemos optar por hechizos con daño en área o proyectiles para así evitar los límites de la cuadrícula. Lo cierto es que, sin llegar a suponer un desafío, Live a Live sabe como motivar al jugador para descubrir nuevas tácticas y aprovechar todo lo que ofrece el sistema de combate. En cuanto los jefes, tienen sus picos de dificultad. Si los combates contra enemigos básicos son meros trámites, para los jefes hay que ir bien preparados o se nos complicará mucho el alcanzar los créditos. Son combates que exigen no solo una preparación previa, sino además haber aprendido todo lo necesario para moverse por las cuadrículas. Los ataques de estos enemigos consisten en distintos combos o ráfagas de golpes que, en caso de que impacten en uno de nuestros personajes, lo dejarán fuera de combate. Ahí entra en juego todo lo que hemos dicho de mantener las distancias y proteger al curandero del grupo mientras el resto se encarga de bajar la barra de salud del jefe.

"Estas historias rinden homenaje a varios géneros del medio y cuentan con un enorme abanico de personajes"


Para esta revisión, Square Enix le ha dado un buen lavado de cara a Live a Live para actualizar su apartado visual y sonoro sin renunciar a lo que fueron. Se aprecian las diferencias en la comparativa, pero en ningún momento se pierde el encanto y uno mismo puede reconocer al clásico de 1994. La renovación consiste en que la imagen se vea mucho más nítida y que la presentación sea mucho más atractiva para el público moderno. Los entornos impresionan, cuentan con algo más de detalle y el resultado de los sprites 2D, que ahora ofrecen un mejor vistazo a esos detalles más perfilados, son de mención honorífica. No queremos pasar por alto la presencia de Yoko Shimomura en las partituras. Ya la conocéis de otras obras de la compañía como Kingdom Hearts y Final Fantasy XV o por haber trabajado en Street Fighter II y Xenoblade Chronicles, pero ahora regresa al que precisamente fue su primer trabajo para Square Enix (cuando todavía era Squaresoft). Su trabajo es excelente, e incluso ahora tenemos la posibilidad de desbloquear los temas musicales de cada capítulo en una especie de máquina de discos que podemos reproducir desde el menú del propio juego.



CONCLUSIÓN

Live a Live
es, sin lugar a dudas, un título imprescindible. Un JRPG de la vieja escuela con un surtido de historias encantadoras y variadas, con un brillante apartado artístico y una revisión que hace justicia a la obra original. No ha perdido absolutamente nada en su camino a PlayStation y PC, por lo que temáis por la falta de contenido. No será el remake más impresionante que hayas visto, pero sí es una oportunidad única para descubrir un título que inspiró a las grandes franquicias de hoy.

Jugado en PlayStation 5. Copia digital proporcionada por Plaion.


Análisis de Live a Live (2022) para PS5: Análisis de Live a Live, la revisión del clásico de Square Enix
Análisis de Live a Live (2022) para PS5: Análisis de Live a Live, la revisión del clásico de Square Enix
Análisis de Live a Live (2022) para PS5: Análisis de Live a Live, la revisión del clásico de Square Enix
Análisis de Live a Live (2022) para PS5: Análisis de Live a Live, la revisión del clásico de Square Enix
Una preciosa revisión sin perder la esencia de la obra original.
No todos los episodios están al mismo nivel.
Live a Live es una joya oculta del catálogo de Square Enix que de ninguna manera te puedes perder.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

×