¡Colabora!
0
Congoja a pequeña escala
Nintendo Switch PC PlayStation 4 Xbox One

Congoja a pequeña escala

Después de la buena acogida del primer título, Mono y Six unen fuerzas en una segunda entrega llena de situaciones incómodas con mucho mensaje.

Por Juan Emilio Palomino González,
0 0 0

Jugado en Xbox Series X, versión Xbox One. Copia digital proporcionada por Bandai Namco.


Han pasado ya tres años desde que Tarsier Studios nos metiese el mal rollo en el cuerpo con su inquietante Little Nightmares, un juego que mezclaba plataformas y puzles dentro de un aterrador mundo de fantasía llamado "Las Fauces". De hecho, creemos que el estudio sueco le cogió el punto a este tipo de juegos, sobre todo a aquellos con entornos enormes en los que controlamos personajes mucho más pequeños, suponemos que le cogieron el truco cuando portaron Tearaway Unfolded a PS4 o la serie Little Big Planet a las portátiles de Sony. El caso es que llevaron esos planteamientos a su propio propuesta, a un juego que ahora se convierte en serie con su segunda parte y de la que seguramente tengamos más noticias en el futuro. El juego se estrena en Xbox One, PlayStation 4, Nintendo Switch y PC, con la promesa de que en el futuro tendremos actualización para aprovechar los nuevos sistemas de Microsoft y Sony (ahora mismo apenas disfrutaremos de mejores tiempos de carga gracias a los discos duros SSD).

Esta nueva entrega tiene a Momo como protagonista, el cual despertará en un tétrico bosque en el que comenzará su lucha por sobrevivir. En su periplo encontrará trampas, obstáculos y enemigos que encarnan lo peor de la condición humana. En los comienzos de esta nueva andadura se encontrará con Six, protagonista del primer título y acompañante de lujo durante casi toda la aventura. El sistema de juego se mantiene inalterado, podremos corretear por el escenario, coger objetos y andar con sigilo mientras progresamos con pies de plomos descubriendo el siguiente peligro que nos aguarda. Porque de nuevo, casi todo lo que nos encontraremos en una amenaza en ciernes que deberemos averiguar cómo solventar. Así, deberemos usar tanto nuestra habilidad como nuestra perspicacia para salir adelante, siempre atentos a cualquier pequeño detalle que podamos percibir de la pantalla, aunque en la mayoría de los casos deberemos tirar del viejo "ensayo-error" para encontrar las soluciones.



Pero recordemos que ahora tendremos dos personajes en pantalla... ¿significa esto que hay modo cooperativo? Lamentablemente no. Seguimos ante un juego para un solo jugador y nuestra acompañante estará regida por una inteligencia artificial que siempre nos dará una respuesta según lo que hagamos nosotros como veremos a continuación. La verdad es que es una pequeña decepción, pero entendemos que resulta más orgánico y sencillo acotar todas las interacciones a un solo personaje. ¿Tendremos un Little Nightmares? Esperemos que sí, y si no con una hipotética tercera entrega al menos como experimento para una expansión o contenido descargable. Al menos el añadido de la pequeña Six abre el abanico de los puzles, ahora hay más variedad al poder contar con dos personajes gracias a la inclusión de la opción de "llamarla" para que venga o realice alguna acción que nos beneficie. Para que nos entendamos, podremos llevar a Six de la mano como hacíamos con Yorda en Ico, solo que aquí podrá empujar objetos, auparnos a zonas altas o darnos pistas de lo que tenemos que hacer, pero todo en consonancia a lo que conocíamos del primer Little Nightmares.

Lo que tampoco cambia es el mal rollo que transmiten "Las fauces", esa ciudad de los horrores en las que identificaremos los pecados de nuestra sociedad. Es más, veremos escenarios normativos propios de una urbe estándar que aquí tienen un diseño inquietante como pueden ser el colegio o el hospital. Más de uno asociará esas ubicaciones de otros juegos de terror como Silent Hill y tendrán razón, pocas cosas hay más inquietantes que recorrer sitios tradicionalmente reconfortantes diseñados para ponernos el corazón en la garganta. Otra de las novedades de esta entrega es que entre los objetos que puede coger y utilizar Momo encontraremos cosas que podremos usar como armas, como pueden ser tuberías, cucharones de cocina o hachas. No, para nada se convierte esto en un beat 'em up, pero veremos a Momo arrastrar estos enormes utensilios de muerte a duras penas y costarle la misma vida levantarlos por encima de su cabeza para usarlos con la fuerza que requieren en diversas situaciones. La lentitud para golpear con estos objetos es intencionada, en el estudio han querido hacer énfasis en lo costoso que resulta para que midamos muy bien el momento justo en el que tenemos que hacer cada acción.



Ya el primer juego fue todo un catálogo de horrores, todo un ejemplo de oscuridad y de sensaciones encontradas. El mérito de Little Nightmare II es que consigue replicar todo eso por segunda vez, con lo difícil que eso es. Cada escenario es un tétrico diorama cuidado al milímetro, una zona de juegos en el que el peor de los finales se encuentra detrás de la cosa más inocente que nos podamos encontrar. Los nuevos enemigos mantienen ese diseño excesivo y repulsivo, siempre con un tamaño desmesurado (si los comparamos con nuestros protagonistas) y ese diseño de maniquís desfigurados sacados del mismísimo infierno. Pocos juegos tienen una ambientación tan definida en un planteamiento de desarrollo de dos dimensiones y media. Este Little Nightmares II es más grande, más largo, más aterrador y más satisfactorio que Little Nightmares. Cinco capítulos que duplican en extensión (nos atreveríamos a decir que incluso más) al primer juego y que intentan paliar la breve duración de aquel. Pero... ¿es mejor juego? No, son igual de buenos, porque esta segunda parte pierde el factor sorpresa. Y no solo porque repita esquemas jugables, también porque a poco que enlacemos un par de ideas sabremos lo que nos deparará el final. Avisamos que hay final secreto si encontramos todos los coleccionables, algo que recomendamos ya que alargan considerablemente la duración del título.

Tarsier Studios nos brinda una nueva entrega tan brillante como su predecesor, pero el gran añadido (además de que el juego es el doble de grande) de que Six nos acompañe durante prácticamente toda la aventura se queda más cerca de ser una vistosa curiosidad que en ser una mecánica de peso que aporte algo realmente nuevo al desarrollo. Está claro que si disfrutaste de Little Nightmares lo vas a pasar genial con esta nueva entrega, en más de una ocasión notaremos que apretamos el mando más de la cuenta debido a la tensión y nerviosismo que el juego nos transmite, señal de que han hecho un gran trabajo de ambientación e inmersión. Veremos cómo sigue la franquicia, si mediante contenido descargable (lo más probable a corto plazo), una tercera entrega que continúe esta línea o si se atreven a probar cambios más radicales. Está claro que siguiendo el éxito marcado por su anterior trabajo han conseguido un trabajo de altura, pero en este sector resulta peligroso estancarse en una zona de confort, veremos en el futuro qué pasa.

Redactado por Juan Emilio Palomino (Spiderfriki)
Análisis de Little Nightmares II para XONE: Congoja a pequeña escala
Análisis de Little Nightmares II para XONE: Congoja a pequeña escala
Análisis de Little Nightmares II para XONE: Congoja a pequeña escala
Análisis de Little Nightmares II para XONE: Congoja a pequeña escala
Más inquietante, siniestro y divertido que el primero. El doble de largo. La pareja protagonista.
Queríamos un cooperativo real. Hay tramos calcados del primer juego.
Después de dejarnos con el cuerpo cortado con la primera entrega, Tarsier Studios ahonda en las mismas malas vibras con esta estupenda segunda parte.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge.
×