¡Colabora!
0
Theatrhythm Kingdom Hearts
Nintendo Switch PlayStation 4 Xbox One

Theatrhythm Kingdom Hearts

Un nuevo Kingdom Hearts llega al mercado, aunque en esta ocasión se trata de un videojuego musical repleto de los temas más famosos de la serie.

Por Alberto Hernanz (@AlbeerBeto),
0 0 0

Versión analizada PlayStation 4. Copia digital proporcionada por Koch Media.

Parece que fue ayer cuando los fans de Kingdom Hearts pasaban años esperando una tercera entrega numérica de la serie que nunca acababa de llegar, pero Kingdom Hearts III, e incluso su DLC, ya son una realidad desde hace algún tiempo. Ahora bien, la última parada con la licencia de Square Enix ha llegado recientemente a las tiendas, y lo ha hecho de una manera totalmente diferente a lo que el estudio japonés nos tiene acostumbrados. Kingdom Hearts: Melody of Memory es la propuesta musical que ya podemos jugar en PlayStation 4, Xbox One y Nintendo Switch.

El modo Gira Mundial hace de modo historia, y en él vamos repasando los temas musicales de los videojuegos de la serie, a la par que las escenas de vídeo de los mismos. Es por esto que el videojuego sirve para rememorar la saga al completo, tanto en el sentido musical como argumental. Lo que hace especial a la parte de la historia es que la narración viene a cargo de Kairi. Así mismo el juego cuenta con nuevas escenas de vídeo que amplian la historia de Kingdom Hearts, aunque estas deben ser descubiertas por el propio jugador y preferimos no hablar de ellas para evitar spoilers. En cualquier caso nos encontramos ante un título que puede ser disfrutado tanto por aquellos que conozcan la serie o jugadores que vengan por el ámbito musical que presenta el vieojuego.

La propuesta jugable bebe bastante de lo visto en Theatrhythm Final Fantasy, aunque con matices, además de que cuenta con elementos sacados propiamente dichos de los combates de Kingdom Hearts. Nuestra misión durante las partidas, o canciones, es seguir el ritmo de las melodías que suenan y para ello tenemos que realizar acciones como golpear, saltar, desplazarnos o utilizar magias. Cada una de estas acciones tiene un botón asignado, a excepción de los golpes básicos que cuentan con tres diferentes. Esto es así, ya que durante las partidas son tres los personajes que aparecen sobre el pentagrama, y podemos golpear con uno de ellos o bien con dos e incluso los tres al mismo tiempo. Sobre el pentagrama vemos cómo los enemigos se acercan sobre nosotros, a la vez que aparece un círculo que marca el compás de la canción, lo que nos ayuda a marcar el ritmo aún con más precisión. Es cierto que explicar las mecánicas de algunos juegos musicales es algo complejo, y lo mejor es poder probarlo por uno mismo, por lo que os recomendamos probar la demo que hay disponible en las tiendas digitales de las plataformas en las que está disponible el videojuego.

La nave Gumi nos lleva por los diferentes mundos de los juegos de la serie para jugar los niveles musicales de los mismos.

Tal y como hemos avanzado antes, el título nos invita a revivir los temas musicales de los diferentes capítulos de Kingdom Hearts y para ello vamos a bordo de la nave Gumi viajando por los diferentes mundos que nos han presentado los juegos. Eso sí, para poder avanzar y seguir adelante debemos tener en cuenta los diferentes retos que nos presentan las canciones, los cuales nos premian con estrellas cuando son completados. Gracias a estas estrellas podemos abrir las puertas que se topan en nuestro camino, para así desbloquear los siguientes niveles. Estos retos pueden ser terminar los temas musicales con un porcentaje de acierto mínimo, hacerlo sin fallar notas, sin utilizar objetos, derrotando un mínimo de enemigos, logrando una puntuación mínima, etc. Un punto importante en a destacar en las partidas es el uso de los objetos, ya que en este caso debemos hacerlo antes de comenzar a jugar, de manera que los efectos de estos tienen lugar durante las propias partidas únicamente si antes los hemos utilizado.

Respecto a los personajes, Goofy y Donald son los acompañantes de Sora en la aventura, pero además de estos algunos niveles nos permites jugar con otros personajes aliados. Cabe recalcar que al finalizar cada canción nuestros personajes obtienen experiencia, por lo que es posible aumentar su nivel y sus estadísticas. De esta manera hacemos por ejemplo que nuestra barra de VIT sea mayor y que podamos cometer más errores sin caer eliminados a la primera de cambio. Como es de esperar, existen diferentes niveles de dificultad, y en los más elevados vemos como se requiere de una mayor habilidad. Sin lugar a dudas nos encontramos ante una curva de aprendizaje interesante, con la que especialmente van a disfrutar los jugadores que busquen un reto mayor en cada partida.

Además del modo Gira Mundial también encontramos la modalidad de Selección de temas donde poder seleccionar a nuestro antojo qué canciones deseamos jugar, así como el nivel y otros parámetros, eso sí, previamente hay que haber desbloqueado las canciones en el modo principal. Si lo que buscamos es jugar contra otros jugadores, podemos hacerlo en los Duelos, y aquí podemos combatir contra jugadores de la CPU para aumentar nuestro rango y acceder a duelos más difíciles, o bien en la vertiente online donde nos vemos las caras contra otros jugadores aleatorios. Tampoco hay que pasar desapercibido el modo Cooperativo, ya que este nos permite que dos personas jueguen a la vez en una misma consola. Por desgracia no encontramos la posibilidad de jugar con nuestros amigos online (las partidas son con jugadores aleatorios), así como el cooperativo es únicamente local.

El cooperatio local, así como el multijugador contra la cpu y online forman la oferta multijugador.

Por último, en cuanto a modos de juego se refiere, queremos hacer mención al modo Museo. En esta opción encontramos la colección de naipes que vamos coleccionando a medida que jugamos, un archivo de historias con las secuencias cinemáticas de la Gira Mundial, una gramola donde escuchar los temas musicales que hemos jugado, así como una lista de récords y méritos donde se registran todos nuestros números y estadísticas.

En lo artístico lo más destacable es el apartado sonoro, como era de esperar, y el enorme listado de canciones que se encuentran disponibles son una garantía con la que atraer al público fan de Kingdom Hearts. Era imposible que estuviesen todos los temas musicales de todos los juegos de la serie, pero la selección es difícil de superar. En materia gráfica nos topamos con un juego muy bonito, en el que el diseño de los personajes y las pistas musicales muestran un gran encanto, así como las escenas de vídeo ponen la guinda en este sentido.

Conclusiones

Con el anuncio de Kingdom Hearts: Melody of Memory muchos tacharon a este título como "un sacacuartos", pero lejos de todo eso, el juego ha demostrado ser una gran propuesta que cumple con creces en el género musical. El título ofrece una gran oferta de temas musicales, así como una rejugabilidad increíble con la que disfrutar durante decenas de horas. Es cierto que para los fans más acérrimos de Kingdom Hearts puede ser un producto que dista bastante de todo lo visto hasta el momento, pero aun así merece la pena darle una oportunidad.

Alberto Hernanz (Beto)
Análisis de Kingdom Hearts: Melody of Memory para PS4: Theatrhythm Kingdom Hearts
Análisis de Kingdom Hearts: Melody of Memory para PS4: Theatrhythm Kingdom Hearts
Análisis de Kingdom Hearts: Melody of Memory para PS4: Theatrhythm Kingdom Hearts
Análisis de Kingdom Hearts: Melody of Memory para PS4: Theatrhythm Kingdom Hearts
El enorme repertorio musical. Muy divertido y entretenido.
No a todos los fans de Kingdom Hearts les convencerá la propuesta musical. Sin cooperativo online.
El videojuego musical de Kingdom Hearts cumple dentro del género musical, aunque puede que no sea del gusto de todos los fans de Kingdom Hearts.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi.
×