¡Colabora!
0
Señores de la velocidad
PlayStation 4

Señores de la velocidad

Ion Driver, lo nuevo de la iniciativa PlayStation Talents, busca recuperar las sensaciones de WipEout a los mandos de una nave.

Por Juan B.,
0 0 0

Hemos jugado a la versión de PS4 en una PlayStation 5. Copia digital proporcionada por PlayStation España.


Una vez más, PlayStation España demuestra lo importante que es el desarrollo de videojuegos en nuestro país y lucha para que los estudios, independientemente de su tamaño, puedan tener la oportunidad de demostrar su talento. A fecha de hoy, más de una veintena de juegos se han lanzado gracias a la existencia de la lanzadera PlayStation Talents, y algunos realmente buenos como Aragami o Summer in Mara. No obstante, no todos los títulos de la iniciativa Talents saben dar con la tecla, y es precisamente esto lo que le sucede al juego que nos ocupa hoy: Ion Driver. Se trata de un juego de carreras futuristas inspirado en las series WipEout y F-Zero, pero sin acercarse al resultado de sus referentes. El juego está disponible ya mismo en PlayStation 4 a un precio de 4,99 €.

Ion Driver está desarrollado por el estudio español Moon Whale Studio con el objetivo de recuperar la sensación de velocidad vertiginosa a los mandos de una nave que teníamos con las mejores entregas de WipEout. No obstante, se queda en un flojo experimento, pero eso es algo que iremos desarrollando. En definitiva, la idea es controlar una nave, de entre las seis del catálogo, cada una de ellas con unas características únicas como la velocidad, manejo o aceleración en carreras para doce participantes. Estas carreras se desarrollan en escenarios repletos de curvas, trampas, loopings del demonio y saltos que tendremos realizar con el turbo activado para no acabar en tierra de nadie. Además, a diferencia de algunos compañeros del género, Ion Driver añade una barra de vida a cada nave, un elemento diferenciador. Esta barra de vida se pierde al golpear contra las barreras, cuando nos estampamos contra las trampas del escenario o al caer al vacío. Si morimos no quiere decir que nuestra carrera se haya acabado, para nada, pero la penalización será enorme incluso si llevamos mucha ventaja respecto al segundo corredor.

Solamente hay dos circuitos den la rotación de Ion Driver, lo que sabe a poco comparado con otros títulos del género.


La barra de salud podría haber quedado bien resuelta si no fuese por lo poco pulido del control de la nave y las altas probabilidades de que nos quedemos atascados en tierra de nadie por culpa del sistema de colisiones. Tampoco ayuda lo elevada que resulta la dificultad en las primeras carreras, resultado de no haber ofrecido un tutorial en el cual se repasen las principales características del juego. No obstante, la dificultad se rebaja rápidamente cuando descubrimos las funciones de la nave a través de unos controles muy sencillos: un botón para acelerar, otro para frenar y un tercero para usar el turbo. Además, podemos utilizar el L2 y R2 para esquivar las trampas y derrapar a base de bandazos rápidos, pero nuestra sensación es que no cumplía con su propósito y solíamos acabar estampados contra los muros. No podemos decir mucho más del control, funciona bien para la experiencia que es Ion Driver. No es complejo, tampoco muy trabajado, pero cumple. Le pesa la falta de un tutorial, que podría evitar la curva de dificultad artificial en sus primeras carreras.

En cuanto a los circuitos, probablemente sea su punto más flojo, ya que solo tenemos dos escenarios para elegir. Ya en la pista podemos apreciar que el detalle de los escenarios, sobre todo en los fondos, es mínimo. No hay un gran alarde, tampoco es lo que esperamos, pero aprovecha para influenciarse de la estética neón con diseños de series de animación japonesa de los 90. La peor parte del apartado técnico de estos circuitos es que tienen errores de diseño que nos harán caer fuera del escenario o que nuestra nave se quede atascada en una de las texturas del mapeado. Por si esto no fuese suficiente, en ocasiones sucede que perdemos completamente el control de la nave en algunos escenarios y pasamos a correr sin rumbo, llevando a que perdamos definitivamente la oportunidad de volver a la carrera y tengamos que reiniciar. Son errores que no nos gusta experimentar, especialmente cuando se trata de un juego de carreras naves a altísima velocidad. Además, la probabilidad de sufrir estos problemas es muy alta, con lo que se trunca la experiencia independientemente de si hacemos la vista gorda al tratarse de un juego con unos valores de producción muy bajos.

En cuanto a los modos de juego, solo está disponible el echar una carrera en los dos circuitos disponibles. Ya está, no hay más. No hay un modo Torneo, tampoco una especie de competición por series. Nada. Eso sí, podemos compartir la experiencia con amigos gracias a su multijugador local para dos o cuatro personas. Desafortunadamente, no tenemos un modo multijugador en el que poder invertir más horas, cosa que acorta tremendamente la duración del juego y reduce sus posibilidades.

Podemos jugarlo en solitario o en compañía de un amigo en local, pero no contamos con funciones online.


En el apartado gráfico encontramos luces y sombras. Por un lado, el acabado cel shading no le queda del todo mal combinado con la estética anime noventera, y por suerte no encontramos problemas de ralentización o cuelgues, al menos así ha sido cuando hemos jugado a la versión de PS4 en una PlayStation 5. El diseño de los corredores es curioso, lo más peculiar de Ion Driver, pero tampoco es que les veamos fuera de la pantalla de selección de personaje. Eso sí, nos reiteramos en que nos hubiese gustado poder haber disputado las carreras sin tantos bugs de por medio. En cuanto al sonido, nos encontramos una vez más ante un apartado totalmente desaprovechado. La música está para acompañar a las velocidades que llegamos, pero más allá de eso no hay ningún tipo de sonido ni efectos para acompañar lo que sucede en la carrera, lo cual queda muy extraño en determinadas ocasiones.

Si lo que queréis es una lista de trofeos muy sencilla, Ion Driver es una opción a tener en cuenta.


CONCLUSIÓN

Ion Driver es un juego arcade de carreras que busca recordarnos lo que fue WipEout, pero que no deja de ser un experimento y falla en lo más básico. Por su aspecto y por el poco contenido que ofrece parecería que estamos ante una demostración de lo que será el juego en su fase final, pero resulta que esto es todo lo que Ion Driver tiene que ofrecer. Pero para ser sinceros, tampoco se le podía pedir mucho más a un título con unos valores de producción muy bajos y cuyo coste es de no más de 4,99 € en la PlayStation Store. No se lo recomendaríamos a nadie que busque carreras vertiginosas a lomos de una nave, para eso hay propuestas mucho mejores, pero si te apetece un juego con un Platino fácil que añadir a tu colección, no tardarás más de una hora en conseguir el de Ion Driver.
Análisis de Ion Driver para PS4: Señores de la velocidad
Análisis de Ion Driver para PS4: Señores de la velocidad
Análisis de Ion Driver para PS4: Señores de la velocidad
Análisis de Ion Driver para PS4: Señores de la velocidad

Alternativas
WipEout Omega Collection
El diseño artístico de algunos personajes. Ideal para cazatrofeos.
Muy, pero que muy poco contenido. Muchos bugs que entorpecen la experiencia.
Si lo que estáis buscando una lista de trofeos asequible, Ion Driver es vuestro juego. Más allá de eso...

Información del juego

Ion Driver

PlayStation 4

Fecha de lanzamiento: 30 de julio de 2021
Desarrollado por: Moonwhale Studio
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, Aceskies, beto, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge, Wuyashen.
×