¡Colabora!
0
Humanismo digital
PC Mac

Humanismo digital

Amplitude Studios aparca su serie Endless para ofrecernos su proyecto más ambicioso hasta el momento, ha llegado la era de la humanidad. De toda ella.

Por Juan Emilio Palomino González,
0 0 0

Versión analizada PC. Copia digital proporcionada por Koch Media.


Los juegos de estrategia históricos siempre han estado ahí para que escribiéramos el pasado a nuestro antojo. Bueno no, mejor dicho, nos han puesto en multitud de situaciones peliagudas para sacar adelante imperios y civilizaciones siempre que regulásemos bien los suministros en juego y tomásemos con coherencia las decisiones trascendentales. A nadie se le escapa que series como Age of Empires o Civilization han marcado el camino a seguir en este tipo de juegos hasta el punto que innovar en ellos ha sido complicado: o se optaba por complicar el desarrollo en exceso para hacerlo más realista o se simplifica a la mínima expresión hasta quedarse a la altura de un juego de mesa en el que podía jugar hasta la abuela. Amplitude Studios, estudio parisino adquirido por Sega hace unos años, ha tenido una idea diferente para su juego de estrategia histórico. En lugar de ponernos al frente de una civilización y controlar sus designios a lo largo de la historia... ¿Qué pasaría si pudiéramos crear nuestra propia civilización desde el Neolítico hasta nuestros días según las decisiones que tomemos? Que conste que no hablamos de rescribir la historia, nos referimos a crear la nuestra propia, como cocinar nuestro plato preferido pero con los ingredientes que nos de la gana.

De eso va Humankind, de ir siempre hacia adelante, el destino puede ser muy diferente del que conocemos, pero la civilización que encabecemos será especial simplemente porque nosotros la hemos guiado a lo largo de los años. Nada más empezar a jugar podremos configurar la partida que vamos a disputar como nos venga en gana una vez definamos el emblema y el color que queremos nos represente como avatar. A la hora de definir los parámetros de nuestra partida podremos elegir el tamaño del mundo que vamos a descubrir, el ritmo al que se desarrollará el tiempo o la cantidad de civilizaciones rivales que cohabitarán con la nuestra entre otras cosas. En este sentido, el juego tiene un planteamiento muy a lo Empire of Sin, como si estuviéramos en un gran juego de mesa en el que cada jugador hace la guerra por su parte (algo que termina ocurriendo en ambos juegos) gestionando su territorio durante su turno hasta que sus intereses chocan entre ellos e impera el "diálogo" del más fuerte.



La diferencia entre Humankind y el resto de juegos de este estilo es que la parte de gestión y progreso de nuestra civilización es tan profundo que tengamos otros rivales (humanos o controlados por la IA) puede resultar anecdótico hasta el punto que podamos configurar nuestra partida sin ningún tipo de "competencia" y el juego seguir siendo perfectamente disfrutable y funcional. Puede que sea un juego por turnos en el que hay que imponerse al resto de contendientes, pero en este caso tendremos más interés en acabar con la competencia para que nos dejen seguir lo más lejos posible con nuestra civilización que por "ganarles la partida". Cuando el juego arranca, lo hace en el Neolítico, con nuestra tribu en modo nómada descubriendo todo lo que les rodea. En cada turno tendremos un número de movimientos y acciones posibles, de forma que los primeros compases serán movernos de un lado a otro para acumular conocimiento, nuevos tipos de cultivos, conseguir recursos y practicar un poco con el sistema de combates (también por turnos). Pero no preocuparos mucho por esto, el juego nos da varias opciones, desde que nos den el resultado del ganador del enfrentamiento automáticamente al momento hasta ejercer nosotros como general de campo de nuestras unidades.

Al final todo se reduce a conseguir una serie de "estrellas", que vienen a ser los requisitos que nos piden para superar una época y pasar a la siguiente era. De esta forma, en el Neolítico, para conseguir nuestras estrellas deberemos hacer cosas como aumentar la población de nuestra tribu, acumular ciencia descubriendo curiosidades científicas (moviéndonos por el mapeado) o cazando animales salvajes. Cuando consigamos un número de estrellas determinado en cada apartado saltaremos a otro periodo en el que algunas categorías se mantendrán, otras aumentarán el número de estrellas requeridas y otras serán totalmente nuevas. En nada, haremos construido nuestra primer asentamiento, habremos domesticado caballos para usarlos como monturas y estaremos trabajando el cobre. Con cada límite que superemos deberemos tomar nuevas decisiones que darán personalidad a nuestra tribu, de forma que la tribu de otro jugador (o de la IA) sea completamente diferente por haber aparecido en otro lugar o haberse centrado en la exploración en lugar de cazar todo lo que había a su alrededor (por decir dos de las cosas más básicas que podamos hacer de inicio).



Pero el salto de verdad lo daremos cuando empecemos a leer la palabra "Cultura" en la pantalla. Y esto ocurrirá (más o menos) cuando fundemos nuestra primera ciudad. A partir de aquí se abrirán opciones de expansión para que nuestra urbe comience a crecer con nuevas infraestructuras y los recursos ganarán todavía mayor importancia. Si antes éramos un pueblo nómada que se apuntaba a cualquier escaramuza contra tribus rivales o animales salvajes, el simple hecho de tener una ciudad estado que sirva de capital de nuestro imperio será motivo suficiente para crear un ejército que pueda defenderla... o pueda invadir otras ciudades para sumarlas a la causa. Seguiremos acumulando recursos (repartidos entre comida, industria dinero y ciencia) pero empezaremos a tener que poner un ojo en la estabilidad sobre la que se sostiene nuestra civilización o empezar a decidir los derroteros por los que nos moveremos en el árbol tecnológico (no tiene mucho sentido invertir en navíos si apenas tenemos costas en nuestra región por decir algo realmente obvio).

Humankind tiene ese toque que hace que te quedes atrapado jugando mientras el tiempo pasa inexorable por tu ventana, de forma muy parecida a como lo hace la línea temporal en nuestra propia partida. Lo que más nos ha gustado de este juego es que aquí no gana el que tiene el ejército más grande o logra conquistar más territorios como si de un RISK se tratase, aquí importa dejar un legado, que nuestra civilización deje su recuerdo en generaciones venideras. Y eso de se consigue con lo que llamaremos los "puntos de fama", pero nos equivocaremos si pensamos que la única forma de conseguirlas es mediante las estrellas que comentamos anteriormente, también tendrá su importancia completar hechos históricos, hacer grandes descubrimientos o construyendo maravillas que dejen su impronta en los libros de historia. Todo esto hay que entenderlo dentro del contexto en el que estemos, si nosotros elegimos que nuestra primaria tribu termine por decantarse por fomentar la cultura (elegir el camino de los babilonios por poner un ejemplo), las estrellas que consigamos tendrán un doble valor en los puntos de fama por ser consecuentes con la senda que nos marcamos a lo largo de nuestra recién creada historia. El juego tiene su miga como podéis comprobar.



En cuanto al apartado gráfico, el juego tiene un estilo muy particular de representar la historia, un poco siguiendo la línea de las últimas entregas de la serie Civilization pero intentando encontrar su propio estilo, algo realmente complicado porque en este campo ya está casi todo probado. Las unidades se reconocen perfectamente, el mapa resulta claro y los mensajes están a la que saltan para que no nos perdamos en ningún momento. Nos ha gustado la interfaz, sencilla en apariencia (especialmente al compararla con otros juegos) pero con profundidad. Realmente el juego gana en complejidad conforme evolucionamos, por lo que os recomendamos que no os dejéis llevar por una primera impresión de unas pocas horas. Las melodías acompañan, todos los textos están en castellano y las voces se han quedado en inglés, algo que no afecta prácticamente.

Humankind es un viaje en el tiempo en el que no importa el destino, importa el camino. Una vez que asimilemos que podremos empezar a cosechar trigo con nuestra incipiente tribu nómada a terminar desencadenando una guerra nuclear pasadas muchas horas de juego, seremos conscientes del potencial que tiene este juego. Claro que no es un juego para todo tipo de usuarios, pero al menos todo tipo de usuarios podrá adaptar Humankind a lo que busca (o que necesita en ese momento). Podremos configurar el juego para que nos deje sin oponentes y poder llevar a nuestra tribu de forma tranquila a los albores de una nueva era o acosarnos con numerosas civilizaciones alrededor con el objetivo de intentar ser la que domine a todas las demás. También podremos acelerar el tiempo para que los cambios se sucedan en un visto y no visto o disfrutar de cada decisión que tomemos con la parsimonia del que se recrea con cada acierto que tiene en la vida. No hay una forma correcta de jugar a Humankind (más allá de plantearse conseguir las estrellas que marcan nuestro progreso), solo la que nosotros decidamos.

Redactado por Juan Emilio Palomino (Spiderfriki)
Análisis de Humankind para PC: Humanismo digital
Análisis de Humankind para PC: Humanismo digital
Análisis de Humankind para PC: Humanismo digital
Análisis de Humankind para PC: Humanismo digital
Cada partida puede ser totalmente distinta. El orgullo de ver prosperar a nuestra tribu en el tiempo
No es un juego para partidas rápidas, requiere dedicación y paciencia.
La parte de gestión funciona y la interfaz resulta muy cómodo, pero [i]Humankind[/i] destaca en los pequeños detalles que lo hacen especial.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, Aceskies, Doscv, elite, Keyser Soze, Mynra, NewRandomAge, Wuyashen.
×