¡Colabora!
0
Análisis de Horror Tales: The Beggar, ideal para ser jugado a cualquier hora del día, literalmente
PC PlayStation 5 Xbox

Análisis de Horror Tales: The Beggar, ideal para ser jugado a cualquier hora del día, literalmente

Terror y ciencia ficción se dan la mano en esta aventura de acción y supervivencia, surgida de la retorcida mente del creador Carlos Coronado.

Por Jordi Marcobal (GamingXTorpes),
0 0 0

De la mano de Jandusoft, este 17 de junio llegó para consolas y también para ordenadores la segunda parte de la trilogía Horror Tales. Detrás de esta saga está el desarrollador y profesor de diseño de videojuegos, experto en Unreal Engine, Carlos Coronado. La experiencia adquirida del autor catalán, en cuanto a desarrollo se refiere, está sobradamente contrastada. Ya desde 2014, con Mind: Path To Thalamus (2014), Coronado dejó claro que tenía mucho que decir en el mundo de los videojuegos, y lo confirmó con una tenacidad realmente reseñable. Con el lanzamiento de Infernum (2018), Koral (2019), Evil Nun: The Broken Mask (2023) y sobre todo Horror Tales: The Wine (2021), demostró que las buenas obras de autor también tienen cabida en el loco mundo comercial videojueguil en el que nos encontramos. ¿Cumplirá su nuevo trabajo las expectativas puestas en él? ¿Conseguirá superar en nivel de calidad a la primera parte de la trilogía? ¿Qué tiene Carlos Coronado en la cabeza? Metámonos de lleno en el postapocalíptico mundo de Horror Tales: The Beggar y busquemos las respuestas.




"¿Quién te ha dicho a ti las copas de vino que yo tengo o no tengo que beber?"

Mítica y polémica frase pronunciada en su día por Jose Maria Aznar. Una frase que no hubiera pronunciado nunca (o si, quien sabe) si el enófilo expresidente español (un enófilo es un amante del vino, malpensados) hubiera conocido la propuesta vinícola de la familia Banydebosc. Y es que la solera de este vino, marca de la casa de la saga Horror Tales y de Coronado, es el nexo claro de unión entre este The Beggar y la primera parte de la trilogía. En concreto son las particularidades de este vino las que sirven de excusa para iniciar esta segunda parte.

En esta ocasión toca ponerse en la piel de un peculiar personaje llamado el mendigo (The Beggar). El personaje en cuestión es rescatado de su celda por un curioso dron robot (mezcla del dron de Portal y el cargante timón parlante de Wall-E, aunque algo más malhablado). Este robot volador ha tardado 31 años en encontrarnos y lo ha hecho, como no podría ser de otra manera, sumidos en la más pútrida de las miserias, encerrado en una celda, rodeado de botellas de vino Banydebosc y en un estado físico más que lamentable. Nos informa que, debido a la ingesta desmesurada de vino tóxico, es más que probable que, en ciertos momentos, nos imaginemos siendo perseguidos por un ente humanoide al que él llama Morvin. ¡Tremenda borrachera! A simple vista no es más que un esqueleto que parece haber ingerido altas dosis de plutonio enriquecido, algo que le dota de un fantasmagórico aspecto de “Gusiluz” fluorescente de las tinieblas, pero en el mundo del alcohol nada es lo que parece a primera vista. El “simpático” robot nos insta a que demos nuevamente con él, empezando de esta manera un viaje plagado de peligros por un mundo postapocalíptico completamente devastado y ruinoso, el cual iremos descubriendo tras nuestros pasos. ¿Qué interés tiene el dron robot para mantenernos a salvo? Eso es algo que va a ser divertido que descubráis, durante las aproximadamente 3 horas de duración de este Horror Tales: The Beggar.


Las dosis de terror están bastante bien medidas, lo que hace que sea disfrutable para todo tipo de público

Nos encontramos ante un videojuego de terror y ciencia ficción de acción y supervivencia en primera persona. Es de recibo advertir a gentes más proclives a sufrir microinfartos con esta clase de productos, que el nivel de miedo y de “jumpscares” que encontraremos aquí es bastante razonable. Con lo cual, si eres de los que no se acercan ni con un crucifijo y una estaca a esta clase de juegos de género, aquí te encontrarás con un ambiente marcado por una cierta calma tensa. ¿Vas a asustarte?, ¡por supuesto! Sin embargo en principio no deberías temer por tu vida.

Las mecánicas son bastante simples: caminamos en cualquier dirección, corremos, nos agachamos, nos levantamos, saltamos... En definitiva, hacemos todo lo que haríamos normalmente en un videojuego de acción en primera persona que se precie. Donde reside la verdadera magia de este título es en el uso de las habilidades adquiridas, y en su aplicación a la resolución de los puzles y de las encrucijadas que encontraremos durante nuestro periplo por estos apocalípticos escenarios. Esta sublime aplicación de las habilidades en las mecánicas jugables va aún más allá de lo que pudimos ver en The Wine, y pone de manifiesto que éste es el verdadero punto fuerte que va a darle una personalidad y un carisma propio como título de género, a este Horror Tales: The Beggar.




“Usa el poder de la Fuerza, mi joven Padawine, que se hace de noche y se está poniendo para llover”

Como decíamos, lo mejor de este título son las habilidades sobrehumanas que adquirirá nuestro mendigo. Cada una de ellas vendrá dada de forma progresiva, una tras otra. La primera de todas ellas será la telequinesis. Habilidad que va a permitirnos acceder, mediante el transporte telequinético de objetos varios, a zonas inaccesibles. Esta habilidad va a derivar en la posibilidad de propulsar estos objetos con fuerza. Esto va a permitirnos, no solo abrir camino a base de fuerza bruta, si no que va a ser de gran utilidad durante los combates contra nuestro amiguito fluorescente, quien en ocasiones va a venir acompañado de algún que otro peludito amiguito. Como si él, por sí solo, no fuera a ponernos las cosas difíciles. Hablaremos más adelante de como de ¡AAAAAARRGHHHH! son los combates.

A la telequinesis se le añade, en un momento puntual de nuestra partida, la posibilidad de iluminar nuestro camino. Algo que no sólo va a venirnos de perlas para no caernos por el primer precipicio con el que nos crucemos, sino que es la excusa ideal para poder apreciar de forma clara el tratamiento lumínico del videojuego. ¡Impresionante!

Llegados a cierto punto de nuestra partida se nos dotará con la que, a nuestro criterio, es la habilidad con la que más vamos a poder disfrutar visualmente de este título. En nuestras manos tendremos el control total del movimiento de la esfera terrestre o, lo que es lo mismo, podremos modificar a nuestro antojo y a nuestras necesidades la franja del día en la que nos encontremos. El ciclo diario estará a nuestra voluntad, de la mañana a la noche, de la noche al atardecer, o del atardecer a la mañana (¡cuando pica el sol que no veas!). Es de recibo mencionar, para complementar la explicación de esta habilidad concreta, lo bien hechas que están las transiciones entre diferentes franjas diurnas y cómo podemos disfrutar de nuevo con ello, de todo el estupendo trabajo que Carlos Coronado ha hecho con los efectos de iluminación en este Horror Tales: The Beggar. Por si no fuera poco, el desarrollador también nos brinda la posibilidad de cambiar las condiciones meteorológicas de cada momento. Algo que está aplicado en los combates de manera muy original. No decimos más.

¡Un, dos, tres! ¡Ahora me ves, pero hago ¡Chas! y aparezco a tu lado! ¿Cómo lo ves?

Pues mal, lo vemos mal. ¡¿Cómo vamos a verlo sino?! Y es que otro de los puntos fuertes, frustrantemente divertidos, son los combates. Cuando nos encontremos inmersos en un combate, nuestra tarea se reducirá (explicado de una manera muy resumida) a escapar, recoger objeto, localizar al enemigo, cargar objeto, lanzar objeto, escapar. Dicho así puede sonar sencillo ¿Verdad? ¡Pues no! Porque debéis saber que, aunque nuestro mendigo tiene un aguante fuera de lo común (debido a la exagerada ingesta de vino, por supuesto), hay ciertos aspectos del combate en sí que lo hacen bastante desquiciante. Como desde uVeJuegos queremos que viváis en vuestras propias carnes la experiencia de como de desternillantes son los combates, sólo os avanzaremos que, aunque pueden llegar a frustrar, los combates son altamente exigentes a la par que satisfactorios. ¡Queda dicho!




Su apartado gráfico, visualmente maravilloso, deja por los suelos al de proyectos de bastante más envergadura

Es inevitable no darse cuenta, al vislumbrar todo el aspecto gráfico del que derrocha Horror Tales: The Beggar, que quien pilota el motor Unreal Engine 5 sabe muy bien lo que tiene entre manos. Como hemos comentado, la iluminación está más que bien trabajada, así como las transiciones entre franjas diurnas que se suceden de forma increíblemente fluida. No obstante, no hemos podido evitar fijarnos en ciertos fallos.

En algunas partes, ya pasada la mitad de la aventura, hemos detectado ciertos fallos en la carga de texturas. En algunos árboles, por poner un ejemplo sobre la mesa, detectamos que según nos movíamos por el escenario, las texturas desaparecían y volvían a aparecer. De igual modo, y mientras avanzábamos camino, percibimos cierto efecto de popping en los fondos. En cualquier caso, ninguno de estas fallas ensombreció la experiencia jugable que este título ofrece. Es de recibo mencionar que, mientras que el diseño y desarrollo del videojuego ha sido íntegramente realizado por Carlos Coronado, Jandusoft se ha encargado de realizar los ports para consolas. ¿Todas estas fallas son fruto de una mala optimización para consolas? Esperemos que podamos despejar las dudas después de la aplicación del primer parche.

En cuanto al apartado sonoro, nos encontramos con melodías integradas perfectamente tanto en la acción como en la ambientación. Nos encontraremos con un doblaje en inglés, compuesto solamente por los diálogos y frases pronunciadas por nuestro dron robot. No se encuentra doblado en ningún otro idioma. Podremos, eso sí, escoger tanto el idioma de los subtítulos como el de los menús de entre los seis disponibles: ingles, chino, japonés, ruso, castellano y catalán. Siendo este último obra de la gente de “Projecte Ce Trencada”, especialistas en traducir e integrar el catalán a algunos de los videojuegos, tanto nuevos como retro, que podemos encontrar en el mercado.




Conclusiones

Lo primero que debemos tener claro es que estamos ante un producto de entretenimiento digital claramente de autor. Esta particularidad, brinda al desarrollador, Carlos Coronado, de cierto margen en todos los aspectos. Si bien es cierto que, sobre todo a partir de la segunda mitad, nos encontramos con fallos gráficos en las cargas de texturas y algo de "popping", ya le gustaría a más de una mediana o gran empresa desarrolladora llegar a disponer de un producto final como el que hoy se nos presenta para analizar.

Espectacular a nivel gráfico. Inmaculado en la aplicación de las mecánicas jugables. La accesibilidad en cuanto a la cantidad de idiomas de los que dispone traducción. La enorme cantidad de puntos positivos que posee, que superan ampliamente los negativos, nos llevan a recomendar encarecidamente al público en general, que disfruten de esta experiencia sin ningún tapujo. Aquellos que estéis interesados en jugarlo, sabed que desde el día 17 de junio lo tenéis disponible de forma digital tanto para PC, Steam, PlayStation 4/5 y Xbox, a un precio en promoción que va de los 10 a los 15 euros. A partir del 12 de julio, Tesura Games lanzará una edición especial en exclusiva para PlayStation 5, a 34,90 euros.

Después de terminarlo, nos hemos quedado con ganas de saber aquello que vamos a poder encontrarnos en el cierre de la trilogía, Horror Tales: Iron Reich. Si nos fiamos de lo que podemos llegar a intuir de lo leído en las redes sociales de Carlos Coronado, apostaríamos a que este nuevo título estaría más centrado en la ciencia ficción que en el terror. Es más, doblamos la apuesta a que su argumento y narrativa se acercarían a la experiencia que nos brindó en su día, por ejemplo, Half-Life. Palabras mayores. En cualquier caso, y visto lo visto, el desarrollador se ha ganado con creces nuestra confianza total, y estamos dispuestos y ansiosos a degustar lo que nos sirva. Si es acompañado de un buen vino Banydebosc, mejor que mejor.

Jugado en PlayStation 5. Copia digital proporcionada por Tesura Games


Análisis de Horror Tales: The Beggar para PS5: Análisis de Horror Tales: The Beggar, ideal para ser jugado a cualquier hora del día, literalmente
Análisis de Horror Tales: The Beggar para PS5: Análisis de Horror Tales: The Beggar, ideal para ser jugado a cualquier hora del día, literalmente
Análisis de Horror Tales: The Beggar para PS5: Análisis de Horror Tales: The Beggar, ideal para ser jugado a cualquier hora del día, literalmente
Análisis de Horror Tales: The Beggar para PS5: Análisis de Horror Tales: The Beggar, ideal para ser jugado a cualquier hora del día, literalmente
Análisis de Horror Tales: The Beggar para PS5: Análisis de Horror Tales: The Beggar, ideal para ser jugado a cualquier hora del día, literalmente
Análisis de Horror Tales: The Beggar para PS5: Análisis de Horror Tales: The Beggar, ideal para ser jugado a cualquier hora del día, literalmente
Análisis de Horror Tales: The Beggar para PS5: Análisis de Horror Tales: The Beggar, ideal para ser jugado a cualquier hora del día, literalmente
Análisis de Horror Tales: The Beggar para PS5: Análisis de Horror Tales: The Beggar, ideal para ser jugado a cualquier hora del día, literalmente
Análisis de Horror Tales: The Beggar para PS5: Análisis de Horror Tales: The Beggar, ideal para ser jugado a cualquier hora del día, literalmente
Análisis de Horror Tales: The Beggar para PS5: Análisis de Horror Tales: The Beggar, ideal para ser jugado a cualquier hora del día, literalmente

Alternativas
Visage, Amnesia, Outlast, Layers of Fear.
Su aspecto gráfico. La iluminación. La integración de las habilidades adquiridas en el juego.
Algún que otro fallo puntual en los gráficos (popping, cargas de texturas).
Terror, acción y supervivencia en unas cantidades más que bien medidas y un aspecto gráfico digno de alguien que sabe bien lo que se hace.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

×