¡Colabora!
0
La génesis de Treasure
Mega Drive

La génesis de Treasure

Gunstar Heroes es un juego histórico que supone un broche de oro a una generación de consolas y todavía nos enseña unas cuantas lecciones

Por Andrés JC,
0 0 0

Hace tan solo unos días que Nintendo expuso, en uno de sus populares Nintendo Direct, que un pack de juegos de Sega Mega Drive llegaría a su servicio Switch Online. Esta es, aproximadamente, la enésima vez que alguien intenta que prestemos atención a una colección de juegos de 16 bits con el sello de Sega. No es ningún secreto que la compañía japonesa se haya esmerado en que sus grandes clásicos estén disponibles en todos los dispositivos con pantalla, aunque para ello haya que destrozar por completo la experiencia original añadiendo anuncios cada dos minutos y controles táctiles en nuestro smartphone. Tampoco ayuda que los grandes clásicos te los vendan en un saco de 30 unidades al que poco le falta para incluir "viejas glorias" en el título.

Mirad: lo entiendo. Para muchos seguro que empieza a ser cansino ver los mismos juegos "viejos" una y otra vez lanzados en las mismas colecciones cambiando el envase exterior; Sega, por mucho que admiremos su trabajo en series como Yakuza o Total War, no ha sido la más hábil para despertarnos interés en indagar de verdad sobre su legado. Por eso nadie dio un brinco sobre la silla cuando un juego como Gunstar Heroes aparecía en la recopilación de Mega Drive que llegará a Switch Online, quiero pensar. Por eso, quiero pensar, uno de los mejores juegos de la década de los 90 ya no interesa cuando va a estar disponible para casi 100 millones de jugadores una vez más.



Pero ¡cuidado! si has llegado hasta aquí, te prometo que a continuación vas a encontrar unas cuantas razones para ponerte frente a esta pantalla de tonos rojizos, en caso de que no lo hayas hecho ya. En este análisis, este humilde redactor va a intentar desgranar por qué Gunstar Heroes se mantiene todavía hoy como un soplo de aire fresco en los videojuegos, y por qué su trascendencia es cada vez mayor: desde ser una lección inédita de como introducirse en la industria de los videojuegos, hasta cómo ha servido de referencia para juegos tan aclamados como Cuphead. En definitiva, venimos a rendir pleitesía a Treasure y su ópera prima.

Una obra que se siente actual

Un cubo de color lila gira de forma no muy diferente al logo de GameCube al arrancar; rápidamente se desmonta y aparece el logo de Treasure. Este sería el primer trabajo de estos buenos señores, en colaboración con Sega, para Mega Drive. Rápidamente nos da la bienvenida una introducción que nos deja las cosas claras: estamos ante un juego de última hornada para Sega Mega Drive. Su acabado gráfico y efectos visuales superan con creces el nivel promedio del sistema. Queremos comenzar la partida, pero en vez de encontrar una aséptica pantalla de "Pulsa Start" encontramos un menú para seleccionar personaje, arma favorita y nivel. Este nivel de personalización es toda una rareza en los juegos de esta generación, cuyo desarrollo inequívocamente lineal trataba perseguía la dificultad creciente, como en los salones recreativos.

Cuando se habla de volver a jugar a clásicos de 8 o 16 bits se ha desarrollado el hábito de usar savestates. Este mecanismo consiste en permitir al jugador guardar la partida en cualquier momento mediante un sistema externo, y de esta forma poder continuar si es derrotado. No vamos a entrar aquí en por qué es mala idea permitir un sistema tan alejado del concepto original; si no te parece buena idea jugar a Sekiro: Shadows Die Twice con savestates, tampoco debería parecerte ideal jugar Super Castlevania IV del mismo modo. Resulta que hay un pequeño detalle que a veces sí marca la diferencia: se te acaban las vidas, y hay que empezar desde el principio. En Gunstar Heroes, además de poder seleccionar qué niveles queremos jugar, la dificultad que más nos interesa, y poder equiparnos hasta con 16 armas distintas, tenemos vidas y continuaciones infinitas. La filosofía de Treasure estaba clara: aquí hay diversión para todos.

La presencia que desprende la introducción es aplastante


Nos espera un juego de un frenetismo y espectacularidad que difícilmente encuentran oposición. Todo va rapídisimo, nuestro personaje corre, salta, se agarra, se desliza, agarra y lanza a los enemigos, los patea en el aire, y todo funciona con una naturalidad y precisión insólitas. Cuando nos empezamos a acostumbrar al ritmo ininterrumpido que mantiene un framerate inexplicablemente estable, Gunstar Heroes empieza a darle la vuelta a la tortilla. Llegamos a un final boss, pero ahí no acaba la fase, en seguida llegamos a otro. Y entonces pasamos al segundo nivel, y de repente nos tenemos que enfrentar a cinco jefes consecutivos. ¿Pero esto qué es? Exacto, estamos ante un título que abraza con devoción el patrón del boss rush. Si nos gusta cargarnos a robots gigantes y malos fuertes, aquí tenemos un buen puñado de ellos, cada uno con un diseño especialmente único. Y esto, querido lector, es algo omnipresente en muchos juegos de la actualidad, pero era toda una rareza en 1993, que además los chicos de Treasure perfilaron con inusitada habilidad.

Algunas de las armas que hay a nuestra disposición efectúan un disparo lineal, otras persiguen al enemigo por la pantalla, y otras incluso nos permiten manejar el proyectil por los aires a nuestro antojo. Las formas de superar cada nivel son enormes, y si a eso le sumamos que además podemos jugar en cooperativo, la fiesta está servida. Tres años antes de Metal Slug, Treasure demostró cómo hacer un run&gun a dos jugadores al que no le falta ni le sobra nada, permite una alta rejugabilidad y muchas, muchas explosiones. Porque si algo hay en la pantalla son colores, luces, fuego y cosas saltando por los aires como pocos juegos fabricados en cartucho. Puede que la paleta de colores de Mega Drive sea más limitada que la de Super Nintendo, pero aquí no lo parece, es todo un espectáculo que presenciar... y que escuchar. Porque la banda sonora también lleva al límite al sintetizador incorporado de Mega Drive. Las composiciones de Norio Hanzawa nos llenan los oídos hasta desbordarlos, con unos ritmos aceleradísimos y salvajes, emparejados a la perfección con el ritmo veloz de la jugabilidad.

Gunstar Heroes, ¿un juego sin estructura?

Ya hemos señalado que podemos elegir por qué nivel empezar, pero eso solo altera la primera parte de la partida. Lo realmente impactante es descubrir cómo Treasure orquestó, desde su posición de desarrolladora novata, una estructura de niveles que desafía todo lo establecido. No solo nos esperan muchos enemigos duros y impresionantes que superar, sino que además el esquema de controles cambia sin parar. Tan pronto estamos ante una fase a pie, en la que avanzar y abrirnos paso entre plataformas, torretas y soldados enemigos, como nos subimos a un vehículo sobre raíles y debemos alternar entre los bordes superior e inferior de la pantalla; la locura alcanza el cénit en el "Palacio del Dado", una fase que supone un cambio fundamental sobre la forma de afrontar la partida.

Cuphead tomó buena nota de Gunstar Heroes


Cuando superamos los cuatro primeros niveles llegamos a un misterioso espacio que nos presenta un tablero, una suerte de juego de mesa en el que debemos tirar un dado para avanzar por sus casillas. Los que hayan jugado a Cuphead seguro que saben de qué estamos hablando, porque en efecto, el juego de Studio MDHR sigue al pie de la letra varios elementos de Gunstar Heroes. En este minijuego debemos llegar a la última casilla y por el camino nos encontraremos con un desafío distinto en cada una de las casillas: en su mayoría, combates contra jefes finales, pero también pequeños puzles o si tenemos suerte, una habitación con ítems. Si tenemos muy mala suerte, sin embargo, podemos retroceder al principio y tener que repetir todo otra vez... igual que si nos derrotan. ¿Era necesario? Seguramente no, pero eso no resta originalidad y, por qué no decirlo, supone un grado de desafío poco habitual.

La última etapa de la aventura nos pone de nuevo contra las cuerdas y nos invita a presenciar como los malos toman el control del centro de operaciones de donde salieron nuestros Gunstar, y debemos plantarles cara con aún más giros de tuerca, hasta incorporar una fase de tipo matamarcianos por el espacio. Y cuando parece que hemos terminado siguen saliendo nuevas fases con más enemigos enormes, y nos da un bofetón tras otro, incluyendo absolutas burradas como una habitación en movimiento que simula efecto 3D, lanzando elementos desde el fondo del escenario para esquivarlos, una auténtica brujería técnica vista muy pocas veces en el hardware de 16 bits de Sega.

La capacidad de sorprender es incomparable durante la hora que dura una partida


Conclusiones

Gunstar Heroes es un ejemplo perfecto de juego atemporal. No ha envejecido ni un ápice, no hay excusas para ponerse a jugarlo porque no nos exige hacer ningún esfuerzo para hacerlo: es insoportablemente vistoso, ofrece una inmediatez indiscutible, nos acaricia los oídos como pocos hacen, y además sus ecos todavía se notan en títulos del presente. Es desafortunado que, a menudo, no acompañe en el recuerdo de muchos jugadores junto a otros como Sonic the Hedgehog, Streets of Rage o OutRun; razón que tendríamos que atribuir a su menor popularidad en los 90. Pero eso tiene una parte buena: quien lo descubra en la actualidad quedará estupefacto por su excelencia, podrá descubrir una joya, un fósil en perfecto estado que se puede desenterrar y contemplar su majestuosas fauces como si el tiempo no hubiese pasado.
Análisis de Gunstar Heroes para MD: La génesis de Treasure
Análisis de Gunstar Heroes para MD: La génesis de Treasure
Análisis de Gunstar Heroes para MD: La génesis de Treasure
Análisis de Gunstar Heroes para MD: La génesis de Treasure
Análisis de Gunstar Heroes para MD: La génesis de Treasure
Análisis de Gunstar Heroes para MD: La génesis de Treasure
Análisis de Gunstar Heroes para MD: La génesis de Treasure
Análisis de Gunstar Heroes para MD: La génesis de Treasure

Alternativas
Alien Soldier, Probotector, Mega Turrican
Espectacular en todos los aspectos, representa el refinamiento máximo del género, una obra atemporal
El tablero de los dados es inolvidable, para bien y para mal
La ópera prima de Treasure fue un puñetazo en la mesa que pocas veces hemos presenciado en la industria de los videojuegos.

Información del juego

Gunstar Heroes

Mega Drive

Fecha de lanzamiento: 1993
Desarrollado por: Treasure
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, Aceskies, beto, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge, Wuyashen.
×