¡Colabora!
0
Atraco a las tres - Análisis GTA: The Trilogy
Nintendo Switch PC PlayStation 4 PlayStation 5 Xbox Xbox One

Atraco a las tres - Análisis GTA: The Trilogy

Las tres obras maestras de Rockstar en el sandbox se visten de gala con The Trilogy, una recopilación de remasterizaciones de GTA III, Vice City y San Andreas que deja sensaciones encontradas.

Por Sergi Bosch [@GriffithDidNW],
0 0 0

Es imposible desvincular el nombre de Rockstar de la trayectoria del género sandbox; el estudio neoyorquino, que en la pasada generación recompensó su escasez de lanzamientos con la incuestionable calidad del sensacional Red Dead Redemption, ha sido una pieza fundamental de la industria desde el lanzamiento, en ya difuso 2001, de Grand Theft Auto III, acaso uno de los videojuegos más influyentes de la historia. Ya sabemos que, hoy en día, estamos en la época de los juegos como servicio, de la rentabilidad mantenida en el tiempo, circunstancia fiscal que se refleja claramente en el rendimiento y en la dirección de contenidos del incombustible GTA V, probablemente uno de los títulos que más dinero ha recaudado en nuestro mundillo y, en medio de una serie de rumores que apuntan hacia una reconversión aún más acuciada al servicio, en detrimento de la experiencia para un jugador, lo cierto es que todavía no podemos estar seguros del futuro de la franquicia estrella de Rockstar.

Quizás por eso la remasterización de sus obras maestras sonaba tan bien desde el principio; a fin de cuentas, revivir los grandes momentos de GTA III, Vice City y San Andreas es una idea a la que la comunidad de jugadores lleva dándole vueltas unos cuantos lustros (no hay más que ver la pervivencia del San Andreas original gracias a los modders), así que la decisión siempre estuvo muy clara. En las siguientes líneas voy a tratar de contarte lo mejor que pueda qué tal le ha ido a Rockstar y Grove Street Games con GTA: The Trilogy, antología de sandboxs violentos y descarados que aglutina GTA III, Vice City y San Andreas en versiones recreadas para los tiempos que corren. Hablaremos, por tanto, de las obras originales, sin duda, pero también del rendimiento de los remasters en consolas de pasada generación, en PS5 y en Series y, cómo no, en ordenador y en Switch.



En primer lugar, siempre me ha parecido que hablar de la narrativa de GTA es un poco como entrar en arenas movedizas; cada entrega intenta algo relativamente similar, desde luego, pues permanece esa visión de la marginalidad, la criminalidad y la rebeldía anarquista de los antisistema, los convictos y los genocidas en masa, pero también es indiscutible que GTA IV no expresa sus conflictos de la misma manera que San Andreas, por ejemplo. Voy a evitar hablar mucho de la cuarta entrega porque, bueno, no está en la recopilación que hoy nos ocupa, y porque a veces me da la sensación de que soy el único que piensa que tiene la mejor trama de la franquicia, pero creo que la idea se puede aplicar perfectamente a GTA III y San Andreas, de hecho. Los dos tienen un componente autoparódico en determinados momentos, en parte debido a sus excesos; eso sí, en la tercera parte, las movidas mafiosas de Claude, y cómo se desarrolla la historia a partir de esas premisas, no encaja del todo con el rollito aparentemente desenfadado de San Andreas, que, incluso en los momentos de mayor tensión dramática, tiene un estilo que resuena de manera muy diáfana con la comedia negra (y no, no va con doble sentido). Por su parte, Vice City está un poco en tierra de nadie, salvo cuando se pasa de frenada y comienza a perfilar el humor que tendrían luego las iteraciones posteriores... Lo que no quiere decir que sea peor, en ningún sentido.

"Cada título trabaja la narrativa de distinta manera, a pesar de que las historias tengan puntos en común; es muy gratificante volver a San Andreas y reírte, de nuevo, con sus frases y su habilidad para el humor, o simplemente dejarte llevar por la estética impagable de Vice City"


Sobra decir que tanto los personajes como el tratamiento de la narrativa y la línea argumental se han mantenido exactamente iguales en las versiones remasterizadas, ya que, después de todo, no estamos ante ningún tipo de reimaginación de las aventuras de CJ, Claude y compañía, sino ante una mera puesta a punto visual de las aventuras que ya nos maravillaron en su momento. A este respecto, debo decir que las tres han envejecido con desigual acierto; GTA III, acaso por ser el más antiguo, en la actualidad, no impresiona en exceso, mientras que Vice City y San Andreas de algún modo se las arreglan para mantenerse perfectamente vigentes. Tiene sentido, porque GTA III fue, en esencia, la obra fundacional de la trilogía, y Vice City y San Andreas fueron más bien su sublimación; todo lo que hace, y hacía, la tercera entrega es ampliamente superado en los dos títulos inmediatamente siguientes, a pesar de no contener número alguno junto a su título. En mi segunda visita a estos títulos, apadrinada por esta trilogía remasterizada, no fueron precisamente pocas las veces en las que me hallé completamente inmerso en la estética de vicio y excesos de Vice City, con sus luces de neón refulgiendo en la medianoche, sus avenidas de placer prohibido y sus horteras camisetas hawainas, pero también me cautivó, de nuevo, el guion y las burradas de San Andreas, que atesora algunos de las mejores líneas y diálogos de la historia del género, generalmente gracias al carisma legendario de Ryder. A lo que quiero llegar es que, sí, los tres marcaron un hito en su época, pero es que además Vice City y San Andreas tienen ciertos elementos que hacen que sigan siendo totalmente disfrutables. Siempre es un gustazo ver cómo las obras maestras resisten el inmisericorde paso del tiempo.



A nivel jugable, las sensaciones son parecidas, aunque con algunos claroscuros. El control de los tres videojuegos ha sido adaptado a un esquema más parecido al de GTA V, la última iteración de la franquicia, y, en líneas generales, el resultado es muy convincente, si bien hay áreas que podrían haber sido revisadas con mayor prolijidad. En esencia, la fórmula es la de siempre: un mundo abierto urbano, con algunas áreas más rupestres, y una jugabilidad que te proporciona una libertad mayúscula; disparar a diestro y siniestro, liarte a puñetazos con cualquiera, escapar de la policía, enfrentarte al ejército, conducir superdeportivos por calles peligrosamente estrellas, robar el coche de esa señora tan molesta que se ha saltado un semáforo… Para ello los títulos se apoyan en una cámara en tercera persona, que en su momento fue totalmente revolucionaria, y en un funcionamiento que implementa características de los shooters, de los juegos de carreras y, en algunos casos, de los RPG occidentales (sobre todo San Andreas, con su personalización, sus atributos y su capacidad de roleplay). El tema está en que, a pesar de las mejoras, el sistema de apuntado se siente bastante desfasado y te juega malas pasadas, circunstancia incómoda que se incrementa en los controles del vehículo, donde la puntería es demasiado estática y brilla por su ausencia. Creo que una revisión más profunda de los esquemas jugables, a fin de traerlos correctamente al presente, habría sido una decisión mucho más acertada.

"En general, la jugabilidad ha sido algo adaptada a los estándares del presente, pero hay ciertas cositas que se han quedado muy anticuadas; en efecto, las remasterizaciones podrían haber sido más concienzudas"


Y lo digo, en parte, porque tampoco creo que se pueda decir con plena convicción que The Trilogy tenga demasiado apego a los clásicos. El escenario, por ejemplo, despojado ahora de elementos de profundidad, como la niebla (que en su momento fue un recurso técnico de rendimiento más que un añadido estético), se siente casi de juguete, como si fuera una representación en miniatura de un mundo sin demasiada lógica. Esto se hace especialmente llamativo en San Andreas, que ya no parece tan inmenso e imponente como antes; no obstante, eso no implica que no sea un gustazo perderse por sus paisajes y sus localizaciones, los cuales, al margen de unas labores de retexturización cuestionables, se ven mejor que nunca. Como siempre, es tan especial como divertido dejarse llevar y lanzarse a la exploración desinteresada, a la locura frenética y a la genial representación del viaje en coche, tan propia de la cultura norteamericana, que propone GTA, pero, como decía, esto no se debe al acabado gráfico de las remasterizaciones, sino a la profundidad que traían los juegos originales de base. Por otro lado, los controles de vuelo y la conducción en sí dejan mejores impresiones que en el pasado, así que es fácil saber por dónde han ido los tiros en el desarrollo.



Vamos ahora con el apartado más polémico: el apartado visual y el rendimiento gráfico. Comencemos por lo esencial: en lo que al músculo técnico respecta, las versiones que hoy nos ocupan trabajan únicamente unas cuantas texturas, pues casi todas las mejoras tienen que ver con la iluminación, la resolución y el sombreado (los rostros, por ejemplo, más allá de los personajes principales son terribles). La lluvia, especialmente en San Andreas, está excesivamente definida y llega a resultar molesta, pero los efectos de luces nocturnas y los rayos solares dejan estampas muy bonitas y pintorescas. En consolas de nueva generación, esto es, en Xbox Series y PlayStation 5, los tres títulos presentan dos modos de visualización: uno que prioriza el rendimiento, y otro que hace lo propio con la resolución y los efectos lumínicos. En el modo calidad, PS5 se mueve a unos incomprensibles 30fps con resolución 4K dinámica y no, no tiene un trazado de rayos nativo que justifique esos números; en Series, los resultados, como es lógico, cambian un poco dependiendo del modelo de la consola. Series S, por su parte, presenta una resolución de 1440p (comúnmente denominada 2K) y 30fps en el modo fidelidad, mientras que los guarismos, en Series X, son los mismos que en la nueva sobremesa de Sony. En el modo rendimiento, hablamos de 1800p y 50-60fps en PS5 y Series X, mientras que en Series S ya bajamos a 1080p para poder disfrutar de esa fluidez de fotogramas. Además, las animaciones y el sistema de físicas son exactamente los mismos que los de las versiones originales, por lo que las sensaciones finales son, en el mejor de los casos, agridulces.

En consolas de pasada generación y en Nintendo Switch las cosas están mucho peor. Los tres títulos funcionan en PS4 en una resolución dinámica en torno a los 900-1080p, que muchas veces es sustancialmente inferior, y a 30fps, y en One ni siquiera consiguen pasar de 720p. Es verdad que esto mejora un poquito en sus hermanas mayores, esto es, en el modelo Pro y X, respectivamente, pero tampoco te creas que el resultado es para tirar cohetes. En Switch, más de lo mismo: resoluciones que oscilan entre los 600p y los 30 fps en ambos modos. En ordenador no me atrevo a dar una aproximación; evidentemente, cambia enormemente dependiendo de la configuración de la máquina, pero si, por alguna casualidad, has conseguido sobreponerte a la miserable situación de sobreprecios de los componentes y tienes un PC actual, puedes esperar un rendimiento análogo al de PS5 y Series X. Ten en cuenta también que el título tuvo un lanzamiento muy problemático en el launcher de Rockstar.



CONCLUSIONES

GTA: The Trilogy deja sensaciones encontradas; por un lado, GTA III es una de las obras fundacionales del género y de la filosofía de desarrollo, y San Andreas y Vice City son, en más de un sentido, la sublimación de todas las bases que supuso la tercera entrega, hasta el punto de que, incluso en 2021, se mantienen perfectamente vigentes, disfrutables y adictivos, sea por el sentido de humor de su guion, sea por su ambientación, sea por su historia, o por un compendio de bondades que la desarrolladora americana ha tratado de emular en entregas posteriores con resultados variables; por otro lado, es innegable que la revisión es muy justita en términos gráficos y de rendimiento. No se pueden justificar de ninguna de las manera ni los modos de visualización en consolas de nueva generación, ni su aparente incapacidad de mantener una tasa de imágenes por segundo estable, algo que choca porque, a fin de cuentas, son títulos de principios de los 2000. En definitiva, si quieres revivir los clásicos, o si todavía los tienes pendientes, y posees una PlayStation 5 o una Xbox Series (tanto S como X), GTA: The Trilogy es una opción a tener en cuenta, pero si no… Te recomiendo, honestamente, que medites su compra. Al final la impresión que perdura es que estas tres obras maestras merecían una remasterización mucho más cuidada.

Copia digital proporcionada por Rockstar Games.

Análisis de Grand Theft Auto: The Trilogy - The Definitive Edition para PC: Atraco a las tres - Análisis GTA: The Trilogy
Análisis de Grand Theft Auto: The Trilogy - The Definitive Edition para PC: Atraco a las tres - Análisis GTA: The Trilogy
Análisis de Grand Theft Auto: The Trilogy - The Definitive Edition para PC: Atraco a las tres - Análisis GTA: The Trilogy
Análisis de Grand Theft Auto: The Trilogy - The Definitive Edition para PC: Atraco a las tres - Análisis GTA: The Trilogy
Análisis de Grand Theft Auto: The Trilogy - The Definitive Edition para PC: Atraco a las tres - Análisis GTA: The Trilogy
Análisis de Grand Theft Auto: The Trilogy - The Definitive Edition para PC: Atraco a las tres - Análisis GTA: The Trilogy
Análisis de Grand Theft Auto: The Trilogy - The Definitive Edition para PC: Atraco a las tres - Análisis GTA: The Trilogy
Análisis de Grand Theft Auto: The Trilogy - The Definitive Edition para PC: Atraco a las tres - Análisis GTA: The Trilogy
Los tres juegos son geniales, como siempre. La iluminación. Controles mejorados. Ryder.
El rendimiento es incomprensible. Hay texturas y animaciones que cantan mucho. Poco cuidado general.
Los títulos originales son auténticas leyendas, pero la remasterización es demasiado justita. Está lejos de lo que podría y tendría que haber sido.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, Aceskies, Doscv, elite, Keyser Soze, Mynra, NewRandomAge, Wuyashen.
×