¡Colabora!
0
Análisis de Ghostrunner 2, una continuación que llega mejorando en todo al primer juego
PC PlayStation 5 Xbox

Análisis de Ghostrunner 2, una continuación que llega mejorando en todo al primer juego

One More Level aplica la regla del más y mejor con Ghostrunner 2, un título tan adictivo como frenético.

Por Juan B.,
0 0 0

A Ghostrunner lo considero una barbaridad de juego que nos regaló One More Level de una forma inesperada. Para mí, uno de los mejores juegos de 2020 que entran dentro de la categoría sleeper, sin hacer mucho ruido pero, ya una vez en las tiendas, causando sensación. Esta aventura de acción frenética tenía una premisa muy sencilla: nunca estés quieto. Fue una sorpresa por distintos motivos, pero esa fácil comparativa con Hotline Miami y Mirror's Edge, dos juegos que me fascinaron cuando los jugué, fue el elemento clave que me hizo enamorarme de su propuesta. Las piezas musicales como elementos principales de la acción, lo visceran que resulta cada enfrentamiento o el portento trabajo visual que se ha hecho desde la dirección de arte son algunas de las características que siempre resalto de Ghostrunner.

El tiempo le ha dado la razón al equipo polaco de One More Level, que a falta de una revisión de las cifras, más de 2.5 millones de copias vendidas y un paso exitoso por los distintos servicios de suscripción han logrado que Ghostrunner tenga una continuación y, visto lo visto, ya se puede decir que se ha creado un universo con mucho futuro por delante. En las últimas semanas he dejado que corra la sangre en Ghostrunner 2 y ya os puedo decir que se trata de uno de los juegos más destacados de lo que queda de 2023. La demo de la Gamescom 2023 despejó todas las dudas que podía tener sobre esta continuación, pero la aventura en su totalidad me ha ganado por seguir al pie de la letra de aquello de ser más y mejor. No puedo estar más contento de lo que ha logrado One More Level, y os explico el por qué.



El ascenso del Ghostrunner

Antes de dar pie al texto, creo que es importante despejar la principal duda, ¿se puede adentrar a Ghostrunner 2 sin haber jugado al primero? La respuesta corta es que sí, no es necesario haber jugado a Ghostrunner para disfrutar de esta experiencia. Es más, One More Level es totalmente consciente de ello y con el fin de ganarse un nuevo público, en el menú de Extras hay un breve resumen de los hechos de la primera entrega. Sin embargo, pienso que la experiencia se ve reforzada si ya habéis jugado a Ghostrunner y a Project_Hel, su expansión de contenido que narra los orígenes de una de las villanas de la historia. No es tanto por la trama, ya que el primer Ghostrunner flojea en ocasiones en ese aspecto y hay momentos en los que el interés decae, pero sí por la experiencia de juego, por disfrutar de su apartado jugable y de cómo se plantean ciertos enfrentamientos o secciones de plataformeo.

En cualquier caso, Ghostrunner 2 arranca un año después de lo sucedido en la escena postcréditos de Ghostrunner. Tras la caída de la villana por excelencia, la Torre Dharma ha quedado desprotegida y varias pandillas han surgido de la nada para intentar hacerse con el control de algunas secciones de la ciudad. Además, en el exterior se está cociendo algo grande con una secta religiosa controlada por una inteligencia artificial avanzada. Por si fuera poco, Jack, nuestro protagonista, ya no es el único ghostrunner: hay varios de ellos y, como no podía ser de otro modo, no vienen en son de paz.


En líneas generales, One More Level ha aprendido de aquellos errores que cometieron con el trato a la narrativa del primer Ghostrunner. En primer lugar, nuevos personajes se involucran en la historia, por lo que ya no se trata solo de Jack teniendo conversaciones con El Arquitecto. Algunos de ellos, como Kira, Zoe o Saul forman parte de una organización que ha rescatado a Jack para que les eche un cable. Gracias a eso, descubrimos un poco más de los orígenes de la Torre Dharma, del Vacío Cibernético y de sus leyes, e incluso de la mitología que rodea a los Ghostrunner. La trama cumple y engancha en todo momento, así ha sido mi experiencia en las poco más de 8 horas que me ha llevado alcanzar los créditos. Siento que todavía tienen que pulir aquello de colocar conversaciones en secciones de parkour que requieren de una precisión de cirujano, pero el tono de la historia, el interés y el trato que ha recibido el trasfondo del universo ha mejorado considerable.



Correrá la sangre

En cuanto al apartado jugable, Ghostrunner 2 mantiene la base que ya se había creado en la primera entrega y refinado más tarde en Project_Hel, por lo que os podéis esperar exactamente lo mismo, con alguna leve diferencia debido a las mejoras en forma de calidad de vida. Matamos de un golpe, morimos de un golpe. Tan sencillo como eso. La aventura arranca fuerte, se da por sentado que el jugador se conoce por experiencia los patrones del enemigo. Y aunque sí es cierto que se echa en falta una mayor variedad de enemigos, dado que se tienden a repetir los mismos a pesar de que cada uno de ellos tiene un patrón de movimientos totalmente distinto, el salto sustancial se aprecia en la forma de plantear los distintos enfrentamientos, empezando por el diseño de niveles. Ya no ocurre aquello de que solo haya una única solución para salir airosos del enfrentamiento, sino que ahora podemos acometer la emboscada del modo que prefiramos. La estructura del desarrollo se mantiene lineal, pero al llegar a la arena de combate, podemos acceder desde distintos puntos, ya sea para atacar con todo de frente o para hacerlo desde las alturas, pillando completamente desprevenidos a los enemigos. Además, ahora que disponemos de un buen puñado de herramientas para acabar con todos ellos, el conjunto se siente más satisfactorio.

"Ghostrunner 2 es una continuación directa, aunque no es necesario haber jugado al primero para disfrutarlo."


De entrada, contamos con nuestra katana y el impulso en el aire que ralentiza la acción, que ahora consume una pequeña barra de energía y que solo se recupera cuando nos ponemos en movimiento. A esto se le suma el bloqueo, ya sea con un leve toque al botón (L1 en el caso de PlayStation 5) o manteniéndolo pulsado, aunque de esta manera no podremos reflectar el ataque y consumiremos barra de energía. A ello hay que sumar los shuriken, que en esencia son idénticos en cuanto a funcionamiento que en Ghostrunner, pero ahora también sirven como anclaje, ya sea para según qué tipo de plataformas o para lanzárselo a un enemigo para así engancharnos a él y cercenarlo de una con una animación de muerte vistosa. Tampoco puede faltar la Tempestad, una habilidad útil para empujar al enemigo o reflectar proyectiles, así como un nueva habilidad que nos coloca una capa de invisibilidad al tiempo que deja un holograma en nuestra posición. Útil para crear una breve distracción o para salir airosos de una situación de puntual. Del mismo modo, contamos con una serie de habilidades definitivas que se desbloquean con el progreso de nuestro personaje. Son habilidades muy útiles y con un tiempo de reutilización alto, por aquello de su efectividad. Al mismo tiempo, hacen las veces de opciones de accesibilidad para aquellos que se queden atascados y puedan resolver un enfrentamiento fácilmente. Estos poderes van desde activar un tiempo bala a lanzar un rayo que acabe con cualquier enemigo o cercenar a dos enemigos al instante con una ejecución.




Uno de los puntos fuertes de este Ghostrunner 2 y que ya pudimos probar en la demostración es la moto, que regala algunos de los momentos más espectaculares de la aventura. Su presencia en la aventura sirve para dotar de tensión las secciones en las que la adrenalina se dispara. Ya sea porque estamos siendo perseguidos por un gusano de tamaño colosal o porque debemos alcanzar al objetivo antes de que lo perdamos de vista. Nos obliga a utilizar el turbo constantemente y maniobrar rápidamente, ya sea por el asfalto o en las paredes. Frenar no es una opción, y es que perderemos la inercia y fracasaremos. También se puede utilizar la katana mientras conducimos la moto, o activar las armas a distancia para acabar con barriles explosivos y otros enemigos en moto. El funcionamiento es increíble y los momentos que regala son impresionantes. Hay un jefe que involucra una persecución en moto por las dunas del exterior y fácilmente es de lo mejor que ha firmado One More Level en el universo Ghostrunner.

"La moto es uno de los mejores añadidos de Ghostrunner 2."


El exterior es otra de las novedades, su inclusión sirve para dotar de una mayor magnitud a su universo y acercarnos a algunas de las cuestiones que quedaron colgadas en la conclusión de la primera entrega. Son apenas cuatro momentos puntuales que pasamos en las afueras, que equivalen a tres horas de juego, o un 35% de la aventura. No es un mundo abierto como tal, sino que nos movemos por un hub que está dividido en tres sectores, cada uno de ellos con un objetivo que debemos alcanzar para superar el nivel. Podemos ir andando, aunque está pensado para que utilicemos la moto. Por lo general, son secciones muy poco inspiradas que me han dejado un sabor agridulce. En parte porque hay mucho trayecto vacío en moto de un lugar a otro, sin persecuciones ni enfrentamientos, y cuando llegamos a la zona, es completar dos pequeñas arenas y una sección de plataformeo muy básica (aunque visualmente impresionante) para activar una maquinaria que mueva los escombros que tapan el puente principal. Entiendo la idea de One More Level de presentar algo totalmente nuevo para Ghostrunner 2, pero esta sección rompe por completo el ritmo de acción trepidante que tanto nos engancha.



Más estilos de juego que nunca

Sí me ha gustado mucho más el renovado árbol de habilidades, que se aleja de aquella versión de encajar piezas como el Tetris que intentó el primer Ghostrunner y que fue un tiro por la culata. Ahora disponemos de un sinfín de habilidades para desbloquear, pero el método para obtenerlas consiste en acabar con los enemigos para recibir puntos de experiencia. Todos ellos otorgan los mismos puntos, pero si conseguimos encadenar las muertes en un breve espacio de tiempo, sumaremos puntos de combo que duplicarán las ganancias de experiencia. Estas habilidades se colocan en la placa base de Jack, que parte del nivel 1, pero que podemos mejorar su capacidad hasta el nivel 8 y así poder engarzar nuevas mejoras en las ranuras. Las mejoras se obtienen explorando el escenario, uno de los puntos que más se ha potenciado en Ghostrunner 2. Los coleccionables aparecerán en el minimapa, pero será tarea nuestra encontrar el modo de llegar hasta ellas, lo que nos lleva a un pequeño puzle en forma de plataformeo o activar unos mecanismos que abrirán una puerta durante unos segundos. Hay coleccionables de todo tipo, como registros de audio o de texto que refuerzan la narrativa, los cosméticos que se colocan automáticamente tras ser obtenidos en el cuarto de Jack, o los que aumentan el nivel de la placa base.

La placa base permite distintas builds en función de nuestro modo de jugar y de cuáles sean nuestras herramientas predilectas. Podemos aumentar el tiempo en el que se mantiene el combo activo, la duración de nuestro impulso, abrir todavía más la ventana de tiempo para realizar un bloqueo perfecto y potenciar todas las herramientas y poderes como los shuriken, la Tempestad o la capa de invisibilidad. Como habéis podido observar, funciona también como opciones extra de accesibilidad para aquellos a los que se les atragante algún enfrentamiento. Son opciones limitadas, eso sí. Aquel que se sienta agusto con los shuriken podrá mejorar sus posibilidades con estas armas, pero a cambio perderá otros potenciadores al haber un número limitado de incrementos. Hay muchas builds para probar y en todo momento logra motivar al jugador para que pruebe todo tipo de formas de jugar y no se limite a seguir los mismos patrones.



La duración de Ghostrunner 2 oscila las ocho horas, aunque puede variar en función de la habilidad de cada jugador. No obstante, creo que es más desafiante que la primera entrega, pero mucho más benevolente a la hora de disponer de ciertos puntos de control muy sabiamente para que la experiencia no llegue a ser frustrante en ningún momento. Esto, por otra parte, ha tenido un cierto impacto negativo en los enfrentamientos contra los jefes finales. No llegan a ser más de cinco, y son más interactivos de lo que fueron en la primera entrega. Se interactúa más con el entorno para acabar con ellos, ya sea mediante secciones de plataformeo para alcanzar al enemigo mientras nos lanza proyectiles o porque hay que acabar con elementos del escenario que lo protegen con un escudo. Al mismo tiempo, son enfrentamientos más cinematográficos, y en detrimento, nuestra habilidad a los mandos influye menos. Esto queda palpable con el enfrentamiento contra el jefe final, por ejemplo. Visualmente es resultón, pero muy fácil y, por si fuera poco, plagado de puntos de control.

Visualmente es increíble, resalta en su puesta de escena. Por un lado, el trabajo en la dirección de arte es impecable, sobre todo en los niveles ambientados en la Torre Dharma en los que nos bañan las luces de neón y los reflejos de los charcos. Podemos jugar en tres modos gráficos a elección de las preferencias del jugador: uno para priorizar la resolución a 4K, otro para mantener la tasa de fotogramas en 60, y un tercero para alcanzar los 120 fps para aquellos monitores compatibles. Para la banda sonora se repite con la presencia de Daniel Deluxe, que ya firmó algunos de los mejores temas musicales del primer Ghostrunner. Nuevamente predomina el synthwave, con la inclusión de nuevos artistas como Gost, We Are Magonia y Dan Terminus. Cumple sobradamente en este apartado. El juego nos llega con textos en español y voces en inglés.



CONCLUSIÓN

Ghostrunner 2 me ha fascinado de principio a fin por ser todo aquello que esperaba en una continuación: el clásico más y mejor seguido al pie de la letra. Si algo queda palpable es que One More Level ha aprendido de sus errores ofreciendo así una aventura mucho más completa que mantiene el tipo en todo momento. No es sólo mucho mejor que su predecesor, es que es un buen ejemplo de que por qué cuando algo funciona, para qué tocarlo. Lo tiene difícil para sobrevivir entre tanto lanzamiento de otoño, pero One More Level ha hecho méritos para que su título se coloque como uno de los juegos más divertidos de estos últimos meses de 2023. Un imprescindible para aquellos que ya quedaron prendidos por la primera entrega y un título que no te puedes perder si todavía no te has dejado empapar por las bondades del universo de Ghostrunner.

Jugado en PlayStation 5. Copia digital proporcionada por 505 Games.


Análisis de Ghostrunner 2 para Xbox: Análisis de Ghostrunner 2, una continuación que llega mejorando en todo al primer juego
Análisis de Ghostrunner 2 para Xbox: Análisis de Ghostrunner 2, una continuación que llega mejorando en todo al primer juego
Análisis de Ghostrunner 2 para Xbox: Análisis de Ghostrunner 2, una continuación que llega mejorando en todo al primer juego
Análisis de Ghostrunner 2 para Xbox: Análisis de Ghostrunner 2, una continuación que llega mejorando en todo al primer juego
Análisis de Ghostrunner 2 para Xbox: Análisis de Ghostrunner 2, una continuación que llega mejorando en todo al primer juego
Análisis de Ghostrunner 2 para Xbox: Análisis de Ghostrunner 2, una continuación que llega mejorando en todo al primer juego
Análisis de Ghostrunner 2 para Xbox: Análisis de Ghostrunner 2, una continuación que llega mejorando en todo al primer juego
Análisis de Ghostrunner 2 para Xbox: Análisis de Ghostrunner 2, una continuación que llega mejorando en todo al primer juego
El añadido de la moto. Audiovisualmente espectacular. La trama cumple.
Algunas secciones y jefes menos inspirados que otros.
Ghostrunner 2 es un gran juego que, a pesar de flaquear en algunos aspectos, cumple con nota en todos sus apartados. Imprescindible.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

×