¡Colabora!
0
Hacer el gamberro en común
PC PlayStation 4 Xbox One Mac

Hacer el gamberro en común

Proporcionará risas sin fin en el multiplayer en local. Hace justo lo que se propone, divertir.

Por Keyser Soze,
0 0 0

En medio de tanto triple A y de tanto FPS online a veces queda poco hueco para volver a disfrutar los videojuegos de esa manera que le dedicábamos antaño. Que no es vieja ni reaccionaria pero que por lo que sea hemos dejado de hacer: jugar en compañía. Boneloaf es un pequeño estudio indie que ha entendido bien varias de las dinámicas que todavía faltaban por juntar (de alguna manera, está todo inventado, tampoco les vamos a dar tanta épica) y traer al mainstream. Un juego que sea capaz de generar contenido en internet a través de Twitch o Youtube, que al mismo tiempo tenga un ese toque indie en la jugabilidad que nos deje salir de la monotonía de los grandes géneros que dominan el mundo de los videojuegos como los sandbox, los FPS, los metroidvania o las aventuras tipo Uncharted.

La mecánica del juego varía en función de los diferentes modos. En el modo más "clásico" por llamarlo de alguna manera, el de lucha, el objetivo es algo contraintuitivo. No es eliminar al resto de jugadores, no. Es sobrevivir. Es un pequeño matiz pero que tiene mucha importancia. Pese a que podemos arrear golpes, agarres y lanzar a jugadores de un lado para otro, no existe una barra de vida como tal que vaya decreciendo. Así, entonces la manera de eliminar a los jugadores siempre es a través de un factor externo que nos proporciona el propio mapeado. Lanzar jugadores desde un quinto piso, hacia un tren que les arrolle, descolgarles de un ascensor son algunos ejemplos de cómo hacer desaparecer a alguno de los monigotes presentes.

Si no se ha jugado antes parece una propuesta sencilla dónde incluso puede haber algún tipo de técnica o estrategia. Nada más lejos de la realidad. En esta especie de Smash Bros no existe eso. Todo es caótico, rándom, aleatorio, sin sentido, loco y, en definitiva, deliberadamente imprevisible. ¿Por qué? Pues porque los controles y el manejo de los personajes son algo lánguido, viscoso, incontrolable por momentos, y hacen imposible cualquier tipo de plan maquiavélico para hacerse con la victoria. Esto, que es una licencia jugable muy concreta puede no gustar a aquellos jugadores que buscan algo más "pro" y encantar a quienes buscan algo para pasar el rato entre amigos (u online). Lo cierto es que la manera en que esto afecta a la jugabilidad no es otra que aplanar el nivel de los jugadores y no habrá nadie muy bueno ni muy malo. Democratiza las victorias y las hace accesible a todo el mundo, lo cual, permite que sea un juego intergeneracional y puedan compartir pantalla gente de todas las edades a los mandos. Sí, al final puede convertirse en un tremendo machacabotones donde apretaremos los dientes y estaremos en tensión esperando que termine por suceder algo en nuestro favor.

Ven aquí, mira, que te voy a contar un secreto que me sé.


Los otros modos de juego son el de 'Olas' y el de fútbol. Respecto al primero de ellos es similar al de lucha salvo que cobra mucha más importancia el factor externo y centralidad el objetivo de ser el último en pie. Imaginad un tren en marcha. Ocho jugadores encima de él mientras va a toda máquina. Quien quede el último de pie será el vencedor. Y a partir de ahí, sí, otra vez, la locura. En lo que tiene que ver con el modo fútbol es, bueno, lo que su propio nombre indica. Dos porterías, dos equipos, los mismos controles lánguidos y escurridizos de blandiblu que hacen literalmente imposible comparar esto con cualquier otro juego de fútbol, ya sea simulación o arcade. Te pegas, te quitas de en medio y tratas de empujar la pelota al fondo de la portería. Puedes usar el pie para disparar o puedes coger a un jugador y lanzarlo contra la pelota que a su vez sea desviada hacia su portería. Aquí pues lo que dé la imaginación. Igual de divertido que los anteriores con el añadido de que si te apetece fliparte en familia puedes celebrar los goles como si fuese la final de un mundial. Y no, no eres ni Messi ni Cristiano Ronaldo. No lo eres ni lo vas a ser, pero oye, las risas ahí quedan.

Técnicamente es un juego ramplón en sus gráficos y bastante resultón en su banda sonora. Gráficamente nada del otro mundo, un motor gráfico plano pillado del engine Unity que no hace más que cumplir su función. No, no es un juego que necesite buenos gráficos. Su banda sonora sí que cabe destacarla con melodías de acompañamiento de tonos techno que, por qué no decirlo, le quedan genial. Cabe destacar que el humor también está presente en los efectos de sonido. Cada mamporro sonará muy parecido a aquellos capones de El gordo y el flaco o a los de cualquier película de Jan Claude Van Damme o Steven Seagal.

En definitiva, un juego para los momentos familiares, perfecto para las navidades, y que, si no cuentas con todos los mandos necesarios siempre puedes divertirte en el online con algún amigo o gente desconocida pero, a ojos de quien escribe esto, pierde parte de su esencia. Aunque sus 24,99 son un precio ya ajustado quizás los 20€ serían un lugar más adecuado económicamente para lo que ofrece.
Análisis de Gang Beasts para PS4: Hacer el gamberro en común
Análisis de Gang Beasts para PS4: Hacer el gamberro en común
Análisis de Gang Beasts para PS4: Hacer el gamberro en común
Análisis de Gang Beasts para PS4: Hacer el gamberro en común

Alternativas
Crash Team Racing Nitro Fueled, JUMP Forces y en general cualquiera de los multiplayer familiares de hoy día.
Es infinito en tanto que juegues acompañado. Desternillante.
Quizás algunos modos de juego más harían de él algo más redondo.
Un juego que destaca por quien lo juegas no por lo que juegas. No exige nada, solo te da diversión.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, CodeRed, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi.
×