¡Colabora!
0
Midgar, año uno
PlayStation 5

Midgar, año uno

Las puertas de PlayStation 5 se abren para recibir a Cloud y compañía, ahora acompañados por Yuffie en una interesante expansión.

Por Juan B.,
0 0 0

Jugado en PlayStation 5. Copia digital proporcionada por Koch Media.


Final Fantasy VII Remake fue, sin lugar a dudas, uno de los mejores juegos de 2020. Y a título personal, mi favorito entre todos ellos. Este remake fue muy esperado por varios motivos, pero el principal es que se trataba no sólo uno de los JRPG más aclamados de la historia de Square Enix (aunque se publicó bajo el sello de Squaresoft), sino que también es una obra de culto que continúa maravillando a muchas generaciones. Nos encantó por su pulido sistema de combate, con el regreso de personajes tan carismáticos como Barret y Aeris, con su música, en los momentos espectaculares como la llegada de Cloud al Reactor Mako nº 1 y por sus impresionantes jefes. Ahora, y para sorpresa de nadie, aprovechando que Sony ha sacado su PlayStation 5, Square Enix ha lanzado Final Fantasy VII Remake Intergrade, una conversión que introduce mejoras de rendimiento y pule su apartado gráfico, incluyendo además un episodio descargable protagonizado por Yuffie que, salvo sorpresa, sólo se podrá jugar en la nueva consola. A continuación os vamos a hablar de todo lo que incluye esta edición Intergrade, aunque como podéis suponer, nos encontramos ante exactamente el mismo juego que pudimos disfrutar hace algo más de un año, así que os recomendamos que le echéis un vistazo a nuestro análisis que le dedicamos en su versión para PlayStation 4, en el cual sí profundizamos en sus puntos fuertes y débiles.

La principal novedad de Final Fantasy VII Remake Intergrade es el añadido del EPISODE INTERmission, un episodio dividido en dos partes protagonizado por Yuffie Kisaragi, la ninja de Wutai. Su presentación no tiene nada que ver con la que recordamos en el Final Fantasy VII original, sino que esta vez hace acto de presencia de forma espectacular y sin rodeos. Yuffie llega a Midgar cargada de materias y con una ilusión que no cabe en su cuerpo. Es, sin lugar a dudas, un reencuentro muy especial para aquellos que la echaban de menos. Yuffie irradia luz propia, es alegre, alocada, tiene una mala leche impresionante, el ego por las nubes, le encanta echarse flores y no piensa antes de actuar. Es justo todo lo que pedíamos del personaje, y no vemos la hora de que llegue el momento de verla haciendo migas con personajes como Barret y Tifa, pero para eso aún queda. Como decíamos, la historia de Yuffie arranca en las afueras de Midgar, concretamente cerca del Sector 7 que tan bien conocemos de nuestro paso por la aventura principal. Nuestro plan es reunirnos con la célula principal de Avalancha, que no es la de Barret, sino la de un grupo que busca hacer daño a Shinra con actos que no pongan en peligro la vida de inocentes. Gracias a nuestros nuevos compañeros nos enteramos de que Shinra está desarrollando la materia suprema, y nuestro objetivo no es otro que infiltrarnos en la base de la compañía y hacernos con ella. No vamos a entrar en detalle de la evolución de esta trama, pero os aseguramos que está cargada de sorpresas.

Yuffie no ha necesitado mucho para ganarse nuestro corazón. Es un personajazo cuya aparición en la segunda parte ya está confirmada.


Yuffie no está sola, sino que en todo momento la acompaña Sonon Kusakabe, un joven guerrero de Wutai que fue instruido por el padre de nuestra protagonista, por lo que hay una conexión importante entre ellos. Sonon es totalmente opuesto a Yuffie en cuanto a personalidad, prefiere pensar antes de actuar, es mucho más serio y no vacila ante el enemigo. Debido a que EPISODE INTERmission es de escasa duración, nos ha costado demasiado conectar con él, daba la sensación de ser un personaje plano, pero tenemos que decir que en la segunda parte del capítulo le hemos conocido más y le hemos cogido cariño. El resto de personajes, que son los de la célula de Avalancha, son muy planos y pasan muy por encima, algunos no aparecen más que para unos instantes o mandarnos de recados, pero Nayo, una chica que nos ayuda a movernos por el Sector 7, se ha ganado nuestro cariño.

Hablando de la historia, y sin incidir en sus giros, EPISODE INTERmission sirve para redescubrir los mismos escenarios pero desde otra perspectiva, además de rellenar algunos huecos argumentales que se dejaron en la aventura principal. No es que sea un contenido obligatorio, no completa la experiencia original, pero sí la expande y es de agradecer vivir algunos de estos momentos. Sin embargo, la propia historia que nos cuenta este episodio nos ha dejado un tanto indiferentes, como si su único propósito fuese presentar a Yuffie. Recuerda, en cierta medida, al contenido descargable de Final Fantasy XV, aquellas historias autoconclusivas que recuperaban escenarios de la aventura principal pero desde otro prisma. En conclusión, su mayor mérito en este apartado es haber expandido el final original, que por supuesto va a dar mucho que hablar entre los fans, y el haber dejado sitio para canonizar algunos elementos de Dirge of Cerberus.

EPISODE INTERmission recupera personajes ya conocidos, aunque también introduce otros nuevos.


En el episodio de Yuffie visitamos dos zonas claramente diferenciadas, una nueva parte del edificio Shinra y los barrios bajos del Sector 7. Sin embargo, el grueso de la historia se desarrolla en el Sector 7, ahora más vivo que nunca gracias a las características de PlayStation 5, que permite tener una mayor cantidad de NPCs que interactúan entre ellos de manera más natural. Visitamos los mismos escenarios, pero a través del estilo de combate y la verticalidad de Yuffie. Hay áreas que cumplen la función de mazmorra y ganan gracias a la capicidad de Yuffie para arrojar su shuriken para mover grandes paneles que sirven de plataformas y en ocasiones también para activar interruptores. El camino a seguir sigue siendo lineal, no hay grandes escenarios que explorar, pero recorrerlo de esta manera lo convierte en algo más interesante. No obstante, algunos de estos niveles se repiten más de la cuenta, o al menos mantienen la idéntica mecánica del original. Debemos buscar un botón que accione una puerta que nos habíamos dejado atrás, activar secciones de plataformeo para alcanzar una materia escondida, o pulsar un interruptor que ponga el ascensor en funcionamiento.

El estilo de combate de Yuffie es mucho más ágil que el de Cloud, que al fin y al cabo es una ninja. Nuestra kunoichi se desenvuelve con maestría a largas y cortas distancias, algo que consigue gracias a arrojar su shuriken a los enemigos y conseguir que se mantenga en el aire dando vueltas mientras los aturde. Tras unos segundos, el shuriken volverá a nuestra mano, aunque lo podemos recoger antes de tiempo si volvemos a pulsar el botón de lanzamiento, ya sea para cambiar de objetivo o para continuar los combos con golpes a melé. Esto abre un abanico de posibilidades en cuanto a la estrategia en combate se refiere, ya que podemos lanzar el shuriken a los enemigos débiles mientras con nuestros puños y magias elementales acabamos con el jefazo de turno. Y hablando de magias, Yuffie es capaz de modificar su afinidad elemental para que el shuriken pueda causar daño mágico del elemento que hayamos elegido. Teniendo presente la posibilidad de analizar al enemigo, podemos aprovechar al máximo la dinámica de la imbuición para mejorar nuestro rendimiento en combate.

En combate podemos imbuir con magia elemental nuestro shuriken, o si lo preferimos podemos sincronizar nuestros ataques con los de Sonon.


EPISODE INTERmission también amplía el sistema de combate gracias a las nuevas habilidades que se introducen en el personaje de Yuffie, como el Arte de la guerra (una sucesión de combos), un Torbellino, el Ninjutsu elemental o Robar (un clásico del personaje). Así como sucedía con Cloud y el resto de héroes, Yuffie también cuenta con un árbol de talentos que elevan nuestras estadísticas, aunque también potencian algunos de nuestros Límites, como el Baño de sangre, un golpe devastador aunque por debajo en potencia de Lamú, una invocación que conseguimos al derrotarle en el simulador de combate de Chadley. Yuffie no lucha sola, sino que Sonon está presente con nosotros también en combate, aunque es un personaje no controlable, como sucedía con XIII en la aventura principal. Sí aparece en el menú de gestión de personajes, podemos modificar sus habilidades, cambiar su arma y accesorios, o aplicarle nuevas materias, pero en combate sólo podemos ejecutar órdenes con R2 para que las cumpla. Algo muy interesante es que podemos realizar ataques combinados sincronizando nuestras habilidades con las del compañero, formando un tándem letal.

Completar EPISODE INTERmission nos ha llevado unas seis horas sin haber alcanzado el 100% de lo que ofrece el contenido del Sector 7, pero hay un buen puñado de misiones secundarias y minijuegos con los que ampliar las horas. Estas actividades se dividen en dos ramas, siendo la primera de ellas la recolección de los folletos del Paraíso de las Tortugas, la nueva fascinación de Yuffie. Esta misión araña, con suerte, algo más de una hora de juego, pero sirve para que podamos explorar en profundidad cada rincón del Sector 7. Además, la recompensa en forma de materia y la obtención de un trofeo. Por otro lado, tenemos el contenido secundario que nos ha fascinado: el Fuerte Cóndor. Se trata de un juego de mesa en el que competimos contra otro NPC al que tendremos que derrotar mediante la disposición estratégica de nuestras unidades. ¿Habéis jugado a Clash Royal? Pues los principios básicos son exactamente los mismos, alterando únicamente la nomenclatura. Tenemos dos líneas por las que avanzar hacia el campo del adversario y nuestro objetivo es hacer que caigan sus tres núcleos -con halcones reposando en ellos-, o que al menos tengamos un núcleo más que el rival cuando el tiempo haya llegado a su fin.

A pesar de que parezca algo caótico y complejo en su inicio, lo cierto es que a poco que sigamos avanzando y derrotando a los rivales que se nos presentan dominaremos con maestría el minijuego. Lo interesante es que podemos conseguir nuevos tableros y unidades para llevar a cabo nuevas estrategias más eficaces y abordar mejor cada partida. El objetivo principal de la tarea asociada a este minijuego es que seamos capaces de escalar posiciones hasta enfrentarnos al campeón, que ofrece como recompensa un objeto muy preciado y un trofeo. Llegar hasta él y derrotarlo no nos va a llevar mucho tiempo, pero sí tenemos que resaltar lo divertidas que son las partidas. Sus mecánicas son entretenidas, la curva de dificultad es equilibrada y funciona de lujo. Y aunque no lo contamos como contenido per se, se recupera el minijuego del Rompecajas, aunque en esta ocasión con una nueva mecánica para elevar la dificultad ya que debemos escoger cuándo es el momento ideal para lanzar el shuriken y destrozar unas cajas que hay detrás de unos obstáculos en movimiento. Mucho más divertido que en su versión para Cloud.

Pese a lo simple que pueda parecer, el minijuego de Fuerte Cóndor es uno de los mejores que jamás hayamos visto en la serie. Adictivo como pocos.


Dando un salto a las principales características de Final Fantasy VII Remake Intergrade, todo el contenido del juego es exactamente el mismo que el que ya exprimimos en su versión para PlayStation 4. Dejando a un lado el contenido de Yuffie, el principal atractivo de esta versión Intergrade es el lavado de cara a nivel audiovisual. Esta nueva generación de consolas está brillando por la reducción en los tiempos de carga, y Final Fantasy VII Remake Intergrade lo demuestra desde el primer instante. Cargar la partida no nos lleva a más de un segundo de espera, situación idéntica cuando saltamos una cinemática o seleccionamos un capítulo al final de nuestra partida. Esto se extiende al resto de áreas del juego, todos los elementos del escenario cargan rápidamente. Gráficamente no estamos ante un salto significativo, no deja de ser un luego lanzado el pasado año, en la última etapa de PS4. Sin embargo, sí se han arreglado los errores gráficos más clamorosos, como aquellas texturas que jamás llegaban a cargar. Sí, ahora la puerta de la habitación de Cloud en el capítulo 3 ya tiene su textura. No podemos decir lo mismo de algunos fondos de escenario, que si bien presentan una mejora evidente, todavía parecen una foto a baja resolución. En líneas generales todas las mejoras han servido para que ganemos una mayor inmersión, como por ejemplo el humo y la niebla volumétrica, un sistema de iluminación mejorado o sombras más detalladas. En los primeros compases de la aventura puede parecer que no haya tanta mejora, pero os aseguramos que sí se nota, y quedan algunas escenas que cambian por completo gracias a la nueva niebla e iluminación (el cementerio de trenes, por ejemplo).

Sin duda, y tal y como ya os habíamos comentado en nuestras impresiones de EPISODE INTERmission, la novedad que más nos ha gustado ha sido el Modo Rendimiento, que nos permite fijar el número de fotogramas por segundo a 60 a cambio de reducir ligeramente la resolución. Por suerte, el resto de valores de vídeo se mantienen exactamente igual que al modo Calidad, que presenta una resolución 4K a cambio de fijar los fotogramas por segundo a 30. A nosotros nos ha encantado la posibilidad de jugarlo a 60 fps, y en contadas ocasiones hemos activado el modo Calidad. Como siempre en estos casos, va a gusto del consumidor, pero el sistema de combate gana muchísimo cuando jugamos a 60 fps. Otra de las características que mejoran esta experiencia visual es el añadido del Modo Foto, al cual podemos acceder en todo momento (incluyendo cinemáticas). Tenemos la opción de cambiar la posición de la cámara, elevar o bajar el ángulo y añadirle algún filtro. No todo es positivo, el movimiento de la cámara es un tanto extraño y el campo de visión muy reducido, con lo que el resultado queda en fotos no tan vistosas como podríamos imaginar.

Por otro lado, la versión deluxe de Final Fantasy VII Remake Intergrade incluye una banda sonora y un libro de arte digitales, aunque al contrario de nuestras expectativas, están centrados únicamente en el capítulo de Yuffie. Esto nos demuestra, una vez más, que el verdadero interés de esta Intergrade decae en el contenido de EPISODE INTERmission, cuyo precio es de 20 euros para los usuarios que actualicen gratuitamente a la versión de PS5 desde PS4. Y ojo al engorro, porque los usuarios que hayan descargado el juego a través de la suscripción de PlayStation Plus deben pasar por caja y pagar el precio completo del juego, unos 79,99 euros. Para quienes no lo sepáis, EPISODE INTERmission es un contenido exclusivo de PS5, y siendo totalmente sinceros, nos cuesta entender por qué no está disponible también en PS4. No hemos visto ningún argumento por parte de Square Enix que nos haga pensar que algo de lo visto en esta aventura es impensable para la anterior generación de consolas. Sí, a una menor resolución y tasa de fotogramas, con texturas de menor calidad, pero sería igualmente viable. Con esta medida abandonan una gran comunidad como es la de PS4, pero deseamos que en un futuro se recapacite la decisión y se lance también en esta consola.

No nos hemos podido resistir a revivir las aventuras de Cloud y el resto de héroes, pero en esta ocasión a 60 fps.


CONCLUSIÓN

Fuera de toda duda, Final Fantasy VII Remake Intergrade es la mejor forma para disfrutar uno de los mejores juegos de 2020. La aventura de Yuffie brilla con luz propia gracias a su protagonista, si bien es cierto que la aventura principal recibe un lavado de cara gráfico, no es un elemento realmente determinante como para hacerse de nuevo con él. Se ve mejor, a 4K o a 60 imágenes por segundo, añade nuevo contenido y además nos deja sin uñas gracias a ese nuevo final extendido. Si ya habéis jugado a la aventura en PS4, EPISODE INTERmission os ofrecerá una buena cantidad de contenido nuevo, un mejorado sistema de combate y un buen puñado de horas completando el minijuego del Fuerte Cóndor, pero si todavía no os habéis introducido al universo de Final Fantasy VII Remake, aquí tenéis la excusa perfecta para acompañar a Cloud y compañía en una aventura increíble.
Análisis de Final Fantasy VII Remake Intergrade para PS5: Midgar, año uno
Análisis de Final Fantasy VII Remake Intergrade para PS5: Midgar, año uno
Análisis de Final Fantasy VII Remake Intergrade para PS5: Midgar, año uno
Análisis de Final Fantasy VII Remake Intergrade para PS5: Midgar, año uno
Análisis de Final Fantasy VII Remake Intergrade para PS5: Midgar, año uno
Análisis de Final Fantasy VII Remake Intergrade para PS5: Midgar, año uno
Análisis de Final Fantasy VII Remake Intergrade para PS5: Midgar, año uno
Análisis de Final Fantasy VII Remake Intergrade para PS5: Midgar, año uno

Alternativas
Si no lo habéis probado, tenéis que echarle un ojo al Final Fantasy VII original
Yuffie es adorable. A 60 fps es una gozada. El Fuerte Cóndor. Más contenido y mejor.
Algunos fondos de escenario. INTERmission no está disponible en PS4. No saca partido al DualSense.
Final Fantasy VII Remake Intergrade es la mejor forma de disfrutar de uno de los mejores juegos de la pasada generación.

Información del juego

Fecha de lanzamiento: 10 de junio de 2021
Desarrollado por: Square Enix
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge, Runa.
×