¡Colabora!
0
Hail to the King - Análisis Evil Dead
Nintendo Switch PC PlayStation 4 PlayStation 5 Xbox Xbox One

Hail to the King - Análisis Evil Dead

Jugamos y lo pasamos en grande con Evil Dead, el nuevo multijugador asimétrico de Saber Interactive que apunta maneras.

Por Juan B.,
0 0 0

Anunciado en 2018 durante la gala de los premios de The Game Awards, Evil Dead: The Game no levantaba pasiones. No es por desmerecer al equipo de Saber Interactive, pero con el paso de los años el género del multijugador asimétrico ha visto muchas propuestas que han terminado cancelándose por ser incapaces de dar con el clic y conectar con una comunidad que hasta ahora solo había encontrado cobijo en Dead by Daylight. Ahora, poco más de un año después, y dos semanas después de su lanzamiento, podemos decir que Evil Dead: The Game es de lo más divertido y cachondo que hemos jugado en lo que va de año. Lo que ha hecho Saber Interactive es una carta de amor a los amantes de Posesión Infernal (así se llamó en nuestro país), pero incluso si no simpatizas en nada con una de las obras de culto del cine, puedes encontrarte con un juego muy divertido y disfrutable, mucho más si vas en compañía.

Saber Interactive es un estudio todoterreno, es capaz de trabajar con cualquier género o licencia sin despeinarse, y tampoco le preocupa si se tratan de remasterizaciones o remakes de clásicos. En su historial encontramos las nuevas versiones de la trilogía Crysis, el titánico proyecto que fue llevar The Witcher 3 a Nintendo Switch o hacer lo mismo con Halo: The Master Chief Collection en Xbox One y PC. Por supuesto, tienen sus producciones propias, como su exitoso World War Z, NBA 2K Playgrounds 2 o la remasterización de Ghostbusters The Videogame. En definitiva, un equipo polivalente con mucha experiencia a sus espaldas. En el caso de Evil Dead: The Game, podríamos decir que es un juego de sabor español, ya que se ha encargado del proyecto la división española, con más de 200 miembros en el equipo. No hay más que ver las reacciones del equipo de desarrollo en redes sociales para comprobar que son auténticos fanáticos de la obra de Sam Raimi, por lo que hay motivos para alegrarse de este éxito.



¿Y qué es Evil Dead: The Game? Pues un multijugador asimétrico, un género de moda en el que dos bandos de jugadores deben enfrentarse entre sí para hacerse con la victoria cumpliendo con objetivos totalmente distintos. No existe un modo campaña como tal o una historia que seguir, sino que tenemos una experiencia completamente multijugador PvP con personajes carismáticos de Evil Dead, un mapa con la mítica cabaña como zona principal, cuatro clases de personajes supervivientes para elegir y tres facciones de demonios con los que dar caza al resto de jugadores. Esto es todo lo que está disponible en el paquete básico de contenido para el juego, aunque Saber ya ha anunciado el primer pase de temporada con nuevos personajes, así que es de esperar que la experiencia se vaya ampliando con el paso del tiempo.


Entrando en materia, Evil Dead combina sabiamente los elementos asimétricos de Dead by Daylight y la acción frenética de Left 4 Dead. El modo principal es Supervivientes contra Demonio, en el que el primer bando consta de cuatro jugadores, mientras que el demonio va como alma en pena en solitario cazando a sus víctimas. Este modo se puede jugar tanto con jugadores reales en ambos bandos como acompañados de un equipo de supervivientes y un asesino controlados por la IA. No obstante, siempre va a ser necesario que tengamos conexión en línea para acceder al juego. Dentro de la categoría de supervivientes hay cuatro clases para escoger: Líder, que hace las veces de tanque mientras mejora los atributos de sus aliados; Guerrero, enfocado en el daño cuerpo a cuerpo; Cazador, una clase versátil que se adapta a todos los estilos de juego; y por último Apoyo, centrado en poder sanar a sus aliados y eliminar su miedo. Cada clase está representada por distintos personajes de la saga Evil Dead, aunque los más relevantes son, como no podía ser de otro modo, las cuatro versiones de Ash Williams: la de la serie de televisión, la de Army of Darkness, la de Evil Dead 2 y la de Evil Dead respectivamente.

El modo multijugador permite seleccionar a personajes que han aparecido a lo largo de la saga Evil Dead.


Como supervivientes, el objetivo es atravesar uno de los dos mapeados del juego (llegarán más en futuras actualizaciones) y encontrar las piezas desperdigadas de un mapa mientras nos hacemos con botín útil y nos hacemos con armas. Después de encontrar estas piezas, que hacen un total de tres, debemos capturas las últimas páginas del Necronomicón y la daga Kandarian a través de dos actividades que hacen las veces del Rey de la colina, donde debemos proteger estos artefactos de las hordas de demonios. Y por último, queda proteger una vez más el Necronomicón de las garras de los demonios, momento donde tendrá resolución la partida. Las partidas consisten en utilizar el mapa constantemente (explorar es divertido, aunque cansa rápidamente) y comunicarnos con el resto del equipo para asegurarnos que ninguno caiga en manos del enemigo. La mecánica del miedo es calcada a la que se diseñó para Phasmophobia, por lo que los jugadores que estén solos o en la oscuridad serán más vulnerables a las habilidades demoníacas, lo que fomenta (aún más) el juego en equipo.

«La realidad es que se trata de una experiencia que gana muchísimo más cuando estamos con otros amigos en llamada»


La experiencia de superviviente es muy distinta a la que hemos visto en otros títulos del género, como Dead by Daylight. Por un lado, podemos protegernos del jugador enemigo atacando con armas cuerpo a cuerpo o a distancia, por lo que podemos contraatacar y presionar la partida para alzarnos con la victoria. La gracia de este Evil Dead: The Game es que no escapamos de un enemigo invulnerable. Es aquí donde encontramos elementos que nos han recordado a Left 4 Dead, por aquello de ir en equipo, suministrar bien los recursos, cubrirnos las espaldas y hacer frente a hordas de enemigos en un combate un tanto caótico por aquello de ir sumando miles de enemigos en pantalla. La realidad es que se trata de una experiencia que gana muchísimo más cuando estamos con otros amigos en llamada, porque a veces es un problema tener que confiar y comunicarse con otras personas. Es cierto que el juego tiene chat de voz y juego cruzado en todas las plataformas, pero nadie utiliza el micro. No obstante, sí hemos visto con frecuencia a jugadores usar el sistema de ping para marcar zonas de interés en el mapa, lo que facilita la cooperación entre desconocidos.

El bando superviviente goza de partidas frenéticas y divertidísimas. Y si lo jugáis con amigos, gana todavía más.


Como demonio la experiencia es bien distinta, pero simple: hay que matar a todos los supervivientes antes de que completen todos sus objetivos, o destruir el Necronomicón en caso de que logren encontrarlo. Para ello podemos usar hasta tres tipos de demonios Kandarian distintos: los Señores de la Guerra, los Marionetistas y los Nigromantes. Cada uno de ellos tienen distintas habilidades e invocan a diferentes tipos de Deadites (los demonios básicos, vaya), pero a fin de cuentas todas cumplen la misma función. En partida nuestro Kandarian no tiene forma física, sino que controlamos a su forma astral, cuyos movimientos de cámara recuerdan indudablemente a la forma que tuvo Sam Raimi de dirigir la magnífica Evil Dead. Nuestro objetivo no es otro que encontrar a los supervivientes y tenderles emboscadas en forma de trampas en árboles que les atacarán al acercarse a ellos o colocando trampas en cofres para ralentizar su progresión. Por supuesto también podemos generar portales demoníacos que traigan a la vida a nuevos Deadites, que además podemos dominarlos y utilizar sus poderes. No obstante, la dominación gasta puntos de recurso, que son unas esferas que aparecen por toda la zona y que al pasar encima de ellas las recogeremos automáticamente.

« Evil Dead: The Game ha aprendido de los errores de otros títulos del género [asimétrico].»


Admito que esperaba entre poco y nada, pero reconozco que Evil Dead: The Game ha aprendido de los errores de otros títulos del género. Por supuesto, no es necesario conocer la historia tras las películas para disfrutar de este juego, pero siempre es un valor extra cuando descubrimos pequeños guiños que de otro modo no se entenderían. Me preocupaba que tuviese que hacerme a muchas dinámicas al entrar en partida, pero parece que Saber Interactive ha encontrado el equilibrio en términos de ofrecer partidas divertidas con mucho contenido sin llegar a abrumar al jugador. Como superviviente hay mucho que hacer; no solo estamos completando los objetivos principales para avanzar en la partida, también progresamos con las habilidades de nuestro personaje, nos equipamos y exploramos cada rincón del mapa. Como demonio Kandarian recorremos el mapa en busca de más energía al tiempo que gestionamos nuestros recursos colocando trampas y portales demoníacos. Hay mucho por hacer y no se siente repetitivo o abrumador.

Jugar como demonio nos ha resultado desesperante en muchas ocasiones. Existe un claro desequilibrio entre ambos bandos y no incentiva jugar en este bando.


Evil Dead: The Game no está exento de defectos, y el desequilibrio es el principal de todos ellos. Los juegos multijugador asimétricos son, por naturaleza, desiguales, y cada bando ofrece una perspectiva y estilos de juego totalmente distintos. Esto hace que la balanza se incline hacia un bando y le favorezca enormemente, cosa que sucede en este juego con los supervivientes. Por lo general, jugar de superviviente es mucho más divertido, hay mucho más que hacer y el ciclo de acción e intensidad no cesa, por lo que el tiempo que dure la partida siempre habrá algo que hacer. Sin embargo, como demonio Kandarian la experiencia es muy monótona. Nos dedicamos a coger orbes de energía constantemente, lo que implica que gran parte de la partida no estaremos haciendo nada. Las trampas y los portales pueden no activarse y consumen muchos recursos. Por si fuera poco, los enemigos que invocamos a través de los portales duran pocos golpes y nuestros tiempos de reutilización son muy altos. Esto se puede modificar ligeramente mejorando las habilidades de nuestro personaje tanto fuera como dentro de la partida, pero el sistema de progresión es muy lento y no favorece a la experiencia que sea así de tedioso durante las primeras horas de juego.

« Por lo general, jugar de superviviente es mucho más divertido [...] Sin embargo, como demonio Kandarian la experiencia es muy monótona »


Para cuatro supervivientes, enfrentarse a unos cuantos demonios puede ser fácil con un mínimo de coordinación. Como demonio tuve la oportunidad de ganar durante los primeros días de lanzamiento, cuando aún no había experiencia ni un metajuego, pero ahora cualquier superviviente puede ganarme sin mucho esfuerzo. Como demonio, debo generar mucha presión desde el inicio de la partida, y eso no es siempre posible, especialmente si no hemos dedicado muchísimas horas a mejorar nuestro personaje. Siento que ahora mismo el resultado de la partida se decide en la última fase, y ahí como demonio hay poco que hacer. Puedo invocar a mi demonio élite e intentar destruir el Necronomicón, pero es realmente complicando cuando todos los supervivientes están muy bien equipados y han conseguido mejorar sus atributos. En definitiva, jugar como demonio es difícil, requiere de un mayor conocimiento y de unas habilidades que el bando superviviente no tiene que sufrir. En el momento de escribir estas líneas se ha lanzado una actualización para equilibrar el daño y la sanación de algunos de los supervivientes, pero aún queda mucho trabajo por hacer.

Evil Dead: The Game está repleto de guiños a la obra de Sam Raimi.


Para aquellos jugadores que no quieran pasar por el multijugador (cosa que nos extraña) hay un conjunto de misiones complementarias para un jugador que revive algunos de los sucesos de las películas de Evil Dead. El contenido de estas misiones no da para llamarlo modo historia, por lo que se reduce a unos cuantos desafíos realmente complicados. No podemos pedir ayuda, no hay puntos de control y las segundas oportunidades están desactivadas. Aparecerán una serie de objetivos a completar y listo. El funcionamiento es idéntico al del multijugador, pero mucho más exigente. Los recursos escasean, los enemigos son muy poderosos y no siempre será fácil equiparse o conseguir frascos Shemps para mejorar nuestras habilidades. ¿La justificación de estas misiones? Conocer un poco más sobre la historia de las películas de Evil Dead. No hay diálogos ni cinemáticas, pero sí muchas piezas de arte que simulan un cómic y que ayudan a ponerse en situación. Sin duda esto aumentará la vida útil para algunos jugadores, y además la recompensa llega en forma de nuevos personajes para el bando de superviviente.

A nivel gráfico funciona a las mil maravillas, al menos en PlayStation 5 (versión donde se ha probado el juego). Funciona a una tasa de 60 frames estables, el modelado de los personajes es estupendo y su ambientación una maravilla. Mención especial para la enorme cantidad de guiños y referencias que hay en cada partida. No nos cansamos de escuchar a Bruce Campbell o recrear algunos de los momentos más icónicos de las películas y de la serie de televisión. En ese aspecto, Saber Interactive ha cuidado hasta el más mínimo de detalle, desde las situaciones hasta los lugares (como la mítica cabaña de la primera película), las armas o el vestuario de los personajes. No nos cabe la menor duda de que Evil Dead: The Game es todo lo que los fans de la obra de Sam Raimi podían esperar.



CONCLUSIÓN

Evil Dead: The Game funciona a las mil maravillas como adaptación de la saga, pero también como un divertido y novedoso multijugador asimétrico. Faltan algunos detalles por pulir en sus mecánicas y la llegada de ajustes de equilibrio que haga la vida más fácil a aquellos que decidan jugar como demonio Kandarian, así como de una ruta fija de nuevo contenido con el que nutrir al juego (ya hay confirmada la primera hoja de ruta y su primer pase de temporada), para que siga gozando de una buena salud y más jugadores se animen a probar esta experiencia. El resultado final es mucho mejor de lo que podíamos esperar, y Saber Interactive ha estado a la altura de sus promesas. Veremos si funciona igual de bien en los próximos meses.

Jugado en PlayStation 5. Copia digital proporcionada por Best Vision PR.
Análisis de Evil Dead: The Game para PC: Hail to the King - Análisis Evil Dead
Análisis de Evil Dead: The Game para PC: Hail to the King - Análisis Evil Dead
Análisis de Evil Dead: The Game para PC: Hail to the King - Análisis Evil Dead
Análisis de Evil Dead: The Game para PC: Hail to the King - Análisis Evil Dead
Análisis de Evil Dead: The Game para PC: Hail to the King - Análisis Evil Dead
Análisis de Evil Dead: The Game para PC: Hail to the King - Análisis Evil Dead
Análisis de Evil Dead: The Game para PC: Hail to the King - Análisis Evil Dead
Análisis de Evil Dead: The Game para PC: Hail to the King - Análisis Evil Dead

Alternativas
Dead by Daylight
Supone un soplo de aire fresco para el género. Repleto de guiños. Divertidísimo.
Existe un claro desequilibrio entre bandos. Hemos sufrido lag en varias partidas.
Evil Dead: The Game es muy divertido y supone un soplo de aire fresco para un género que necesitaba más propuestas de este estilo
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, Aceskies, Doscv, elite, Keyser Soze, Mynra, NewRandomAge, Wuyashen.
×