¡Colabora!
0
Los vigilantes del valle
PC PlayStation 4 PlayStation 5 Xbox Xbox One

Los vigilantes del valle

Analizamos Dark Alliance, un título plagado de buenas ideas pero que falla en un apartado en el cual no se pueden permitir errores.

Por Juan B.,
0 0 0

Jugado en PlayStation 5. Copia digital proporcionada por ICO Partners.



Publicada su primera edición en 1974, Dungeons and Dragons fue el pionero de los juegos de rol de tablero. Aquella caja roja (que no la de Nestlé) forma parte de la cultura popular que aún a día de hoy la seguimos teniendo presente. Cualquiera podía crear su aventura de fantasía gracias al manual del master, al del aventurero, a unos lápices, papel, y por supuesto al juego de dados. La marca de Dungeons and Dragons goza hoy en día de un gran nivel de popularidad, con muchísimos jugadores reviviendo sus aventuras o descubriendo por primera vez las bondades del juego de rol. Nos es de extrañar que en Twitch, el mayor portal de retransmisiones en directo, se vean a diario partidas de rol bajo la atenta mirada de miles de espectadores. En los videojuegos va por el mismo camino, con un Neverwinter que suma una gran comunidad activa o el acceso anticipado de Baldur's Gate 3, del cual os hablamos hace unos meses. Además, en 2019 Wizards of the Coast se comprometió a nutrir la marca con más de seis juegos que se lanzarán en los próximos años. Uno de estos títulos ha sido Dungeons and Dragons: Dark Alliance, estrenado hace unos días y que recupera la época dorada del rol de la saga de libros de R.A. Salvatore, la misma que introdujo a los héroes de Icewind Dale y Forgotten Realms.

Dark Alliance arranca con Drizzt Do’Urden, el elfo oscuro, como el gran protagonista. Lo cierto es que ya le tocaba al elfo tener algo más de protagonismo tras su paso por Baldur's Gate o Neverwinter Nights, pero no ha sido hasta Dark Alliance cuando ha podido tener la oportunidad. Drizzt no está solo, sino que le acompañan Bruenor, Wulfgar y Catti-Brie, los cuales deberán hacer frente a una amenaza que azota la fría región de Valle del Viento Helado. Para situarnos, estamos ante una muy libre adaptación de La Sucesión de R. A. Salvatore, situándonos un poco después de los sucesos de La piedra de cristal, publicado en 1988 por el mismo autor. A medida que avanzas, ves claramente que los principios básicos del universo D&D están ahí, que todo está muy bien pensado. Se nota el conocimiento de Tuque Games con el universo, así como la mano Wizards of the Coast apoyando al desarrollo. No os vamos a engañar, Dark Alliance nos ha gustado, y después de cada partida nos gustaba un poco más, pero lo ha hecho a medias, con sus cosas buenas y sus no tan buenas, algunas de ellas muy graves para un título de estas características.

El Valle del Viento Helado es nuestro punto de partida, un lugar en el que mejorar nuestro equipamiento o quedar con otros jugadores para realizar incursiones a mazmorras.


Dark Alliance nos ofrece una divertida aventura cooperativa que donde más destaca es en su faceta rolera. Hay un trabajo muy interesante detrás de su ambientación y el diseño de niveles. El Valle del Viento Helado es imponente a la hora de ofrecernos una gran variedad de escenarios repletos de trampas, enemigos con ganas de cazar nuevos aventureros, secretos, caminos alternativos y, por supuesto, tesoros a los que echarle el guante. Cada mazmorra ofrece tanta variedad que es fácil pasárselo en grande mientras exploramos el escenario en busca de manuscritos o tablillas que nos enseñen más lore del universo de Salvatore o simplemente para dar fin a todos los enemigos y hacernos con su interesante botín. Como tantos juegos actuales, Dark Alliance tiene una base de operaciones en uno de los riscos del Valle, que sirve de punto de reunión con otros jugadores, para mejorar nuestro equipo, examinar nuestras nuevas piezas de armadura y para organizar nuestra siguiente aventura en forma de misión. No esperéis una campaña tradicional, sino un entramado de misiones con un hilo argumental tenue pero que convergen en un mismo punto. Las cinemáticas y los diálogos están tratados de tal forma que demuestran cariño al universo de rol, con muchos coleccionables en forma de texto que recogen más información del mundo para aquellos que quieran profundizar.

Tuque Games ha ofrecido una muy buena adaptación de ciertos elementos del juego de tablero llevándolas a Dark Alliance en forma de mecánicas. Como decíamos, antes de acceder a cada mazmorra hay que seleccionar dicha misión en el tablero de aventuras de nuestra base, así que durante nuestra travesía por las mazmorras no tenemos puntos de control o lugares seguros, sino que se implementa la mecánica de descanso rápido que ya existe en D&D, un claro guiño a aquellas hogueras en las que se reúnen los jugadores durante sus partidas. De esta manera, y siempre que hayamos limpiado un área de enemigos, activaremos un campamento que nos permitirá descansar, reestablecer nuestras pociones y tiempos de reutilización y hacer las veces de punto de control para no tener que repetir todo el nivel en caso de fracasar la incursión. Si lo preferimos, podemos rechazar estos beneficios de aventureros y arriesgar, de esta manera el juego nos recompensará con una mejora en todo el botín conseguido, cuyo beneficio es acumulable siempre y cuando no seleccionemos más adelante la opción de descansar.

¿Avanzar con total tranquilidad o arriesgar para ganar un mejor botín? Es una decisión que habrá que tomar en cada mazmorra.


Hasta aquí hemos destacado las bondades de Dark Alliance, pero falla en lo más importante: la jugabilidad. En Tuque Games tienen una asignatura pendiente, porque si el sistema de combate no funciona, la cosa empieza mal. La mecánicas en acción son sencillas y se resume en un sistema de combos compaginando ataques ligeros con otros contundentes, utilizando hasta dos habilidades especiales para cada personaje, una habilidad definitiva y un sistema de esquiva y bloquea que no funciona nada bien. Es cierto que podemos desbloquear nuevas técnicas que añaden más ataques a nuestro repertorio, pero que francamente rara vez utilizaremos al tratarse de combinaciones más complejas que pulsar constantemente R1 y R2 en PlayStation 5, versión que estamos analizando. Las mecánicas son simples, y eso de combinar ataques ligeros y cargados no es una novedad, ya lo hemos visto en el último God of War, pero en Dark Alliance los controles se sienten muy toscos. Las combinaciones de combos son largas, no son de un solo golpe, y tampoco se pueden cancelar las animaciones, por lo que de una forma u otra, nos encontramos muchas veces en situaciones de dar golpes al aire sin ton ni son. La cámara tampoco lo pone fácil, y es que cuando fijamos nuestra mirada en un enemigo, se sitúa prácticamente a nuestros pies, consiguiendo que perdamos la visión de lo que sucede alrededor y llevándonos a que nos golpeen sin que podamos bloquear o esquivar.

Nosotros hemos realizado nuestras impresiones tras haber jugado con Drizzt y Catti-Brie, y en contadas ocasiones nos hemos encontrado cómodos con ellos. Cuando se dan las condiciones óptimas, el sistema de combate es divertido, pero en casi todos los enfrentamientos nos encontramos los mismos problemas. La cámara o el sistema de bloqueo se une a una estúpida inteligencia artificial de los enemigos que nos saca completamente de la partida. Enanos que, por alguna razón, se quedan totalmente estáticos, goblins que reinician sus posiciones ignorándonos o troggs que, lejos de atacarnos cuando nos queda un golpe para besar el suelo, realizan movimientos extraños y se quedan inmóviles. Por si todo esto fuese poco, la iniciativa de los enemigos está bajo mínimos, ninguno de ellos nos atacará salvo que lo hagamos nosotros. Todo lo dicho sería un problema "menor" si no fuese porque la dificultad no está para nada equilibrada. En solitario es muy fácil, mientras que en cooperativo es todo lo contrario, los enemigos hacen muchísimo más daño y tienen muchísima vida, hay muy poco equilibrio entre ambas modalidades.

La ambientación es de lo mejor de Dark Alliance. Visitamos lugares únicos que nos motivan a buscar todos los secretos del escenario.


El sistema de botín es exactamente el mismo que conocemos desde tiempos inmemoriales. Es uno de los mejores puntos de este Dark Alliance, que consigue que sintamos que nuestra progresión avanza correctamente tras cada incursión. La rareza del botín va desde la más básica hasta la épica o legendaria, por lo que no se hace muy infrecuente que desde las primeras misiones ya nos vayamos equipando decentemente. Salvo los objetos más básicos (los de color gris), todos tienen unos bonus que se activan si tenemos otras piezas equipadas del mismo conjunto. Esto quiere decir que, salvo que la suerte te acompañe y te recompensen rápidamente con ítems legendarios, siempre te interesará completar un set que vaya acorde con tus estadísticas y te ofrezca algún bonus que favorezca a a tu personaje. Estos bonus van desde más daño crítico a ganar resistencia con cada golpe o resistir el daño elemental. Además, y esto es un puntazo, en el selector de misiones podemos ver los diferentes conjuntos que se consiguen en cada una de las mazmorras, así de que de esta manera es más sencillo saber cuáles son las que nos interesan hacer una y otra vez. Por supuesto, la dificultad de la misión determinará el rango de botín que consigamos. Desde el rango 1, el más básico, hasta el rango 6, de los más complicados y que nos forzarán a llevar un buen nivel de equipo.

Cerrando nuestras impresiones del sistema de juego, se nos hace extraño la ausencia de algunas características en forma de calidad de vida para el usuario. La sensación es que ha faltado una prueba de juego de cara al usuario que pudiese aportar feedback positivo para Tuque Games y así no tener que lidiar con algunas situaciones frustrantes durante su lanzamiento. Por ejemplo, es imposible seleccionar varios ítems para vender de una tirada, así que debemos ir seleccionándolos uno por uno con el inconveniente de que el cursor se reestablece tras venderlo. Tampoco podemos inspeccionar el equipamiento que conseguimos durante la misión, sino que tenemos que esperar hasta finalizarla para descubrir si el ítem que hemos conseguido nos sirve para algo. En el multijugador también encontramos situaciones muy molestas, como no poder solicitar que el juego busque a otros jugadores con un rango de nivel parecido al nuestro. Si somos de nivel 10, nos puede emparejar con jugadores de nivel 1, que no serán útiles y morirán de un par de golpes de cualquier enemigo. En mazmorra, si nos alejamos del líder del grupo se nos teletransporará automáticamente a su ubicación, haciendo que sea imposible explorar un poco por nuestra cuenta en búsqueda de tesoros. Son pequeños detalles que tienen fácil solución con actualizaciones venideras, pero que en conjunto lastran la experiencia inicial.

No obstante, el combate es lo que peor que tiene este título. La cámara, el sistema de bloqueo o la IA enemiga no funcionan nada bien.


Profundizando en el apartado técnico, Dark Alliance se limita a cumplir con los recursos que tiene. La dirección artística es acertada, cada mazmorra tiene un estilo único y los fondos de escenario están bien trabajos y son impresionantes, pero a cortas distancias flojea en cuanto a la baja calidad de las texturas y sus animaciones toscas que están lejos de ofrecer lo que se espera de un juego de 2021. No obstante, insistimos, la ambientación es su punto fuerte. Es impresionante perdernos por las minas, pasear por los valles dominados por la escarcha o simplemente apreciar la estructura enana que nos rodea. Todo ello acompañado de una muy buena selección de temas que llevan a la épica y nos acompañan en todo momento.

En cuanto al rendimiento, tras haber analizado la versión de PS5 podemos decir que la resolución es 4K y los 60 fotogramas por segundo son constantes en casi todo momento, con alguna leve caída según la cantidad de enemigos y efectos que haya a nuestro alrededor. En cuanto a la experiencia multijugador, nosotros no hemos sufrido problemas de latencia cuando se trataba de jugadores de España o cercanos al país, pero cuando el matchmaking se alejaba sí nos encontrábamos con lag en las partidas, por lo que es probable que deban hacer unos cuantos ajustes para que la experiencia sea mucho más llevadera. Desafortunadamente, el juego cruzado entre plataformas no está disponible en estos momentos, y es algo que Tuque Games ha prometido como característica en una futura actualización de contenido. Aún con todo, nos ha dado la sensación de que, al menos en PS5, la acogida ha sido muy buena porque nos hemos encontrado con jugadores en todas las franjas horarias. Por supuesto, la versión de PS4 cuenta con una actualización gratuita a la de PS5, así como las versiones de Xbox utilizan la función de Smart Delivery.


Si lo que te gusta es el cooperativo, Dark Alliance te ofrecerá un buen puñado de horas junto a tus amigos.



CONCLUSIÓN

Dungeons and Dragons: Dark Alliance nos deja con la sensación de que podría haber sido mucho mejor. Su diseño de niveles es realmente bueno, aprovecha todo lo que tiene para invitarnos a explorar todos los caminos en búsqueda de botín y nuevos secretos, pero que no se termina de disfrutar del todo por culpa de lo mal llevado que está su sistema de combate, de la cámara y de la inteligencia artificial de los enemigos. Pese a todo, en cooperativo con amigos será muy disfrutable para cualquiera que decida iniciar sus aventuras en los Reinos Olvidados. Dark Alliance es una aventura que como tantas otras merecerá la pena revisitar cuando se haya lanzado nuevo contenido, que ya sabemos que hay en desarrollo una expansión y un nuevo personaje, y comprobar si la nota se le ha quedado corta.
Análisis de Dungeons & Dragons: Dark Alliance para PS5: Los vigilantes del valle
Análisis de Dungeons & Dragons: Dark Alliance para PS5: Los vigilantes del valle
Análisis de Dungeons & Dragons: Dark Alliance para PS5: Los vigilantes del valle
Análisis de Dungeons & Dragons: Dark Alliance para PS5: Los vigilantes del valle
Análisis de Dungeons & Dragons: Dark Alliance para PS5: Los vigilantes del valle
Análisis de Dungeons & Dragons: Dark Alliance para PS5: Los vigilantes del valle
Análisis de Dungeons & Dragons: Dark Alliance para PS5: Los vigilantes del valle
Análisis de Dungeons & Dragons: Dark Alliance para PS5: Los vigilantes del valle

Alternativas
Por sus dinámicas, Diablo III es una buena opción.
La dirección artística y el respeto por el universo. El cooperativo. El sistema de progreso.
La cámara es un horror. La IA enemiga es estúpida. La dificultad no está del todo equilibrada.
Dungeons & Dragons: Dark Alliance cumple en cuanto a diversión, pero se queda a medio gas en lo más básico.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

×