¡Colabora!
0
El club de las cervicales rotas
PlayStation 4

El club de las cervicales rotas

La serie de conducción de PS4 se adapta a la realidad virtual en el estreno de PSVR.

Por Juan Emilio Palomino González,
0 0 0

Versión analizada: Playstation 4. Copia digital proporcionada por Sony.

De la primera hornada, de todos los juegos de la primera tanda, Driveclub VR es uno de los más apetecibles. De esos que se pillan junto al periférico por su nombre y por el buen resultado que ofrece actualmente el mismo título para PlayStation 4. Pero parece ser que la marca Driveclub tiene siempre problemas en los estrenos, porque este VR repite al tropezar en la misma piedra que su predecesor... y en otras nuevas. Con Evolution (la desarrolladora) desmembrada, quedaba alguna duda sobre la viabilidad de llevar la serie a la realidad virtual. El juego sale a la venta por 39,99 euros salvo que tengamos el pase de temporada de Driveclub, en cuyo caso tendremos una rebaja de la mitad.

En esta ocasión empezaremos desde cero, nada del progreso de la versión "normal" se importará a la apellidada VR. La estructura de juego se mantiene con el "Tour mundial" como principal reclamo de nuestra atención y los retos de oro y plata (los niveles de dificultad) según se trate de una carrera, una contrarreloj, derrapaje o campeonato. En total son 36 pruebas, cantidad suficiente si tenemos en cuenta el desembolso realizado. Subir niveles por competir será sinónimo de desbloquear nuevo contenido hasta llegar a los 88 vehículos y los 114 trazados (circuitos, tramos y variantes posibles). De nuevo aparece la opción de crear un "Club" con nuestros amigos y competir con ellos en las pruebas intermedias que aparecen en las pruebas, como marcar la mayor velocidad posible en un sector del recorrido o seguir con mayor fidelidad la trazada propuesta en una serie de curvas.

Hasta aquí las similitudes con el juego original. Este Driveclub VR parece un poco más arcade que la versión de sobremesa, gracias a un manejo ligeramente menos exigente. Tendremos tres cámaras diferentes para competir, la que nos coloca dentro del "cockpit" y que podremos ajustar en altura y cercanía para optimizar la visión, otra en la que vemos el vehículo desde detrás y la última en la que no vemos la carrocería de manera que parecerá que corremos sentados en el aire (con la única referencia del guardabarros delantero dibujado levemente para tomar referencias). Lo suyo es cambiar de unas a otras según la prueba que toque, porque no es lo mismo jugar desde dentro sin referencia que desde detrás como esas en las que tenemos que acumular cierta cantidad de puntos con nuestra pericia a la hora de derrapar.

Se juega como Driveclub, parece Driveclub pero no se ve como Driveclub. Tanto los escenarios como los vehículos están correctamente diseñados, pero la calidad gráfica está muy lejos del título original, sobre todo en cuanto a resolución de texturas, detalles y dientes de sierra. Mirar por encima del hombro y mirar la amplitud de los escenarios es una maravilla, pero ni por asomo consigue recrear la magnificencia que ostenta el título primigenio. Al menos podremos ver los vehículos desde fuera, comprobar los detalles desde dentro de su habitáculo y recorrer los caminos para no perder detalle del trabajo realizado... pero si alguien pensaba disfrutar de la misma calidad a la que estaba acostumbrado, mejor que se vaya olvidando.

El juego es divertido, la sensación de correr entre otros vehículos es fantástica y hay mucho contenido que desbloquear. Pero hay un problema añadido que no hemos tenido con otros títulos de realidad virtual (ni con Until Dawn, ni con Batman VR ni con PlayStation VR Worlds) y es que provoca náuseas. El que suscribe, nunca se ha mareado ni al viajar en barco, ni avión ni en coche. Tampoco con los juegos enumerados hace un momento. Pero después de disputar seis pruebas consecutivas, el estómago quería darse la vuelta y prometo que no tengo sintonizado ningún canal de Mediaset en mi casa. Al parecer es algo muy extendido, por lo que advertimos a los usuarios que descansen después de cada prueba, por lo menos hasta que se habitúen a esta nueva forma de jugar. Por lo demás, un título correcto que no mejora en nada a su predecesor, pero que cumple a la hora de ofrecer un título de carreras más que correcto en el estreno de la realidad virtual de Sony.
Análisis de Driveclub VR para PS4: El club de las cervicales rotas
Análisis de Driveclub VR para PS4: El club de las cervicales rotas
Análisis de Driveclub VR para PS4: El club de las cervicales rotas
Análisis de Driveclub VR para PS4: El club de las cervicales rotas
La cantidad de contenido. Al principio impresiona...
... pero cansa y termina por ser un juego para partidas cortas.
El juego queda lejos de lo que es Driveclub actualmente en PS4, pero además queda muy lejos de ser la mejor experiencia VR.

Información del juego

Driveclub VR

PlayStation 4

Fecha de lanzamiento: 13 de octubre de 2016
Desarrollado por: Evolution Studios
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, CodeRed, Doscv, elite, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi, Rodri.
×