¡Colabora!
0
Y un dado para gobernarlos a todos
Nintendo Switch PC

Y un dado para gobernarlos a todos

Un conquistador necesita la suerte de su lado, nunca mejor dicho con el nuevo juego de DESTINYbit que mezcla lo mejor de la estrategia con los juegos de mesa.

Por Juan Emilio Palomino González,
0 0 0

Jugado en Portaltil Gaming AMD Ryzen 7 3750H. Copia digital proporcionada por Koch Media.


Hace unas semanas os hablamos de Dice Legacy, ese extraño juego del grupo de desarrollo italiano DESTINYbit que habíamos probado en su versión beta y que nos había sorprendido por mezclar de forma más que acertada la estrategia más clásica con el saber hacer de los juegos de mesa más tradicionales. Algo así como cruzar un Age of Empires con la jugabilidad de RISK pero en plan a todo trapo, sin que las partidas se conviertan en eternos y tediosos turnos totalmente infumables. Pues bien, esa mezcla tan curiosa acaba de llevarse el premio al "Juego más original" en la reciente Gamescom, el evento europeo sobre videojuegos con más solera del viejo continente. Como decimos, el planteamiento es todo un acierto... ¿pero el desarrollo está a la altura de tan buena idea?

Os adelantamos que sí, la cosa funciona muy bien, aunque como veremos a lo largo de este análisis las particularidades del citado cruce (la estrategia con juegos que podemos considerar de azar) puede que no terminen de gustar a los puristas de ambas disciplinas en solitario. Si tenemos que definir a Dice Legacy de alguna forma diríamos que un título de construcción de pequeños asentamientos medievales que irán evolucionando (según nuestras decisiones y el azar) hasta convertirse en robustas ciudades inexpugnables, todo acompañado de ese puntito de aleatoriedad que hoy en día llamamos "roguelike" que invita a que juguemos muchas veces porque cada partida será (casi) muy diferente a la anterior. Pero las novedades más importantes de este juego y que lo diferencian del resto son dos.



La primera de ellas es la ya comentada, en cada turno haremos una tirada de dados especiales en cuyas caras hay símbolos en lugar de números, en función de lo que consigamos en los dados podremos conseguir unos recursos en lugar de otros (madera, piedra, minerales), construir diferentes edificios, prepararnos para el duro invierno (ahora volveremos a esto) o entrar en combate contra los enemigos que asoman por el horizonte para invadir nuestro territorio. Seremos el constructor, el comerciante y el conquistador que irá garrapiñando más y más terreno para su pueblo, de manera que no solo tendremos que cuidar a los nuestros, también podremos expandirnos territorialmente con un ojo puesto en las facciones hostiles que esperan agazapadas que demos un paso en falso.

Digamos que el escenario tiene sus puntos de extracción de recursos y sus sitios para construir, de manera que habrá un número de huecos (según sea el caso) que deberemos rellenar con los símbolos que aparecen en el dado. Si queremos madera, tocará poner un dado con el símbolo de los engranajes para que podamos conseguir ese recurso, pero si en su lugar lo que necesitamos conseguir son piedras deberemos hacer lo propio pero en el hueco de una cantera. En el caso de que no salga nada aprovechable, podremos volver a tirar, pero los dados no utilizados tienen una vida útil o lo que es lo mismo, un número de tiradas y de usos antes de que desaparezcan completamente. Cada dado que coloquemos necesitará un tiempo de recuperación para que vuelva a nuestra mano, de igual forma que con cada uso/tirada restará una unidad de su vida útil. Pero la gracia está en que podremos conseguir más dados (si construimos el edificio "casa"), restaurar su vida útil (en el "mesón" con comida) o mejorando su categoría (con la construcción "escuela") de manera que con cada ampliación que hagamos (gracias a los recursos conseguidos por los dados) provocará que tengamos dados más saludables y mejores para seguir construyendo. Sobra decir que si nos quedamos sin dados de tanto repetir se acabó la partida aunque no nos invadan o nuestro pueblo no muera de hambre.

La segunda novedad clave es el mismo escenario, mejor dicho su estructura. El escenario tiene un diseño calcado que los "Halo" de la serie Halo, un gigantesco anillo en cuyo interior arrancaremos como si fuéramos un hámster dentro de su rueda. Esto implica que veremos todo lo que ocurre "a lo ancho", sin necesidad de que tengamos que mover la cámara por el escenario de un punto a otro, solamente "atrás" y "adelante" como si el anillo girase. Conforme consigamos avanzar, ganaremos terreno y de igual forma veremos en la lontananza venir nuevas amenazas que surgirán de entre la niebla, desde enemigos que quieren invadir nuestro territorio hasta el frío invierno que ríete tú del que profetizaban en "Invernalia". De hecho, será el primer escollo serio con el que tendremos que prepararnos, proteger bien a nuestra gente y acumular víveres para los momentos de escasez.



Un juego de estrategia tiene que tener o un apartado gráfico espectacular para diferenciarse del resto o una interfaz clara y asequible en la que sea imposible perderse. Si tiene las dos cosas, eso ya es la leche. Dice Legacy va un paso más allá en cuanto al diseño se refiere y enclaustra todo el ancho de su universo en la pantalla del jugador para que todo funcione como una enorme cuesta arriba que siempre tenemos por delante. Todo lo demás funciona sin problemas: las construcciones se identifican fácilmente, nos haremos a los iconos de los dados tras dos partidas y hay el suficiente bullicio en nuestro asentamiento como que queramos protegerlos de las inclemencias que asoman por ese curvilíneo horizonte. Por lo demás, el colorido propio de cualquier jugo de estrategia y los sonidos clásicos de trabajo cuando hemos dado la orden para construir algo, todo resulta tan familiar que asusta.

Dice Legacy entra en ese extraño grupo de juegos en los que por mucho que te cuenten no vas a entender su magnitud hasta jugarlo por ti mismo. De lo que no cabe duda es que el juego es original (de ahí el premio que le han dado), consigue darle una vuelta de tuerca a un género tradicionalmente estanco y engancha más que comer pipas, que al final es de lo que se trata. Quizás se podría haber depurado alguna que otra mecánica o simplificar un poco ciertos aspectos para que el jugador menos acostumbrado a los juegos de mesa no se pierda cuando la cosa se complica (como al aumentar los tipos de dados disponibles por poner un ejemplo), pero sin lugar a dudas estamos ante un título curioso que como entremos en su propuesta volveremos una y otra vez por el simple hecho de ver si en esta nueva partida tenemos ese poquito de fortuna que nos faltó en la anterior vez que jugamos.

Redactado por Juan Emilio Palomino (Spiderfriki)
Análisis de Dice Legacy para PC: Y un dado para gobernarlos a todos
Análisis de Dice Legacy para PC: Y un dado para gobernarlos a todos
Análisis de Dice Legacy para PC: Y un dado para gobernarlos a todos
Análisis de Dice Legacy para PC: Y un dado para gobernarlos a todos
Una vez asimilada la idea, es un no parar haciendo tiradas y colocando los dados en su sitio.
Una mala tirada puede echar por tierra una buena partida... pero así es la vida.
Funciona tanto por separado (estrategia y juego de mesa) como producto híbrido. No extrañaría ver expansiones temáticas de otras IP dado su potencial
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge, Runa.
×