¡Colabora!
0
La esencia del infierno
Mac PC

La esencia del infierno

Doce largos años de espera e incertidumbre llegan a su fin con la tercera parte del RPG más prestigioso de Blizzard.

Por Andrés Jiménez Cuenca,
0 0 0

Diablo es sin duda uno de los nombres con un lugar privilegiado en la industria de los videojuegos. La razón es simple: las primeras dos entregas, y en especial la segunda, afianzaron el referente de lo que es el género RPG para los jugadores de PC. Un éxito atronador e indiscutible a principios de milenio que poco a poco se ha mitificado con el paso de los años, un hecho muchas veces inevitable en estos términos. Pero las cosas cambian cuando Blizzard decide continuar la serie. Aproximadamente cuatro largos años han pasado desde que se oyeron campanas de la tercera entrega de Diablo por primera vez. Una espera que parecía interminable cuyo efecto ha sido, cómo no, el de intensificar el hype sobre Diablo III.

Una estrella ha caído...

"Oh, forastero, bienvenido a Santuario. Hoy te contaré una historia que, confío, apreciarás. Es la historia de la ciudad de Tristán, en otros tiempos un célebre asentamiento. Pocas ciudades fueron tan maltratadas por su propia historia como Tristán y sólo una pervive con el recuerdo aciago, con el destino marcado por el Señor del Terror. Se trata de Nueva Tristán, emplazada en los alrededores de la Catedral donde ocurrió el desastre. La mente de la gente que por allí habita dice de ser desdichada, y más ahora porque se dice que ha caído una estrella del cielo cerca de las ruinas próximas a la ciudad, un lugar del que muchos no quieren oír hablar. El origen de la estrella es incierto; su destino, terrorífico... Pero tengo la certeza de que hay un héroe entre nosotros, el próximo salvador de la civilización de las garras de terror."

Tras esta premisa principal con la que arranca la aventura en Diablo III, se presenta la historia de nuestro héroe en una corta secuencia animada. Tendremos la oportunidad de elegir de entre cinco clases, cada una enfocada claramente hacia un estilo de juego, como ya sucedía en las anteriores entregas de la serie. En esta ocasión encontramos al bárbaro, un musculoso guerrero muy poderoso enfocado al cuerpo a cuerpo; al monje, un erudito del espíritu que también tiene muy buenas capacidades cuerpo a cuerpo, sobre todo la agilidad; al mago, que como no podría ser de otra manera aprovechará sus conocimientos arcanos para realizar terribles hechizos; al médico brujo, un indígena adiestrado en las artes oscuras y las maldiciones; y por último al cazador de demonios, un versátil combatiente experto en ataque a distancia, trampas y explosivos.

Cada clase es completamente diferente de las demás para ofrecer una experiencia única en la batalla. Los jugadores novatos deberían elegir al bárbaro, ya que es el más fácil de jugar, mientras que el cazador de demonios quizá sea el más complejo al permitir más configuraciones de habilidades y equipamiento. La elección del personaje es importante, ya que Diablo III está orientado, entre otras cosas, a jugar muchísimas horas con el mismo personaje para desentrañar todas sus habilidades y secretos del juego, como todo buen RPG occidental.

El modo principal consta de una aventura relativamente lineal en la que se desarrolla la historia sin ningún tipo de bifurcación argumental. Eso no significa, ni mucho menos, que sólo existan las misiones principales. Para triunfar y derrotar a los enemigos con soltura, la exploración y las misiones secundarias son esenciales, si bien no obligatorias. Al contrario de lo que ocurría en Diablo II, la configuración de habilidades y capacidades del personaje es automática, por lo que lo importante no son los números de fuerza o inteligencia, sino la habilidad del jugador para superar los desafíos y los enemigos finales. De esta manera se evita que los jugadores queden atrapados en una misión principal por potenciar erróneamente las capacidades de su personaje, si bien se pierde algo de libertad y personalización. En conclusión, el progreso del personaje, eje principal en torno al que gira el juego, es bastante lineal, pero no deja de ser especialmente atractivo, sobre todo por la consecución de equipamiento eficaz.
Diablo III se sitúa en el mundo de Santuario
Diablo III se sitúa en el mundo de Santuario
El monje
El monje
El cazador de demonios, posiblemente el personaje más complejo
El cazador de demonios, posiblemente el personaje más complejo
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, CodeRed, Doscv, elite, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi, Rodri.
×