¡Colabora!
0
Era un domingo en la tarde...
PlayStation 5

Era un domingo en la tarde...

Coches, destrucción y mucho caos en el primer exclusivo de PS5 en 2021

Por Juan B.,
0 0 0

Jugado en PlayStation 5 gracias a un código de PS Plus facilitado por PlayStation.

Iba a ser parte del catálogo de lanzamiento de PlayStation 5 el pasado mes de noviembre, y también fue uno de los primeros juegos que subirían su precio a los 80 euros. Lo de Destruction AllStars ha sido un caso de muchos altibajos, más bajos que altos, todo hay que decir. No fue positivo para el título la falta de comunicación alrededor del juego, ni tampoco ayudó que fuese incapaz de quitarse la etiqueta de juego señalado. Desde que se anunciara su retraso para formar parte del catálogo de juegos de PlayStation Plus, Destruction AllStars llamó muchísimo más la atención al gran público. Visto lo visto, ha sido una buena decisión, pues la cantidad de jugadores activos es muy falta y generó miles de espectadores en retransmisiones en vivo durante sus primeras horas. Su retraso me hizo arquear las cejas, pero tras haber podido jugar a la versión final he comprobado que es un título más divertido de lo que aparentaba en sus tráilers. Trae consigo algunas decisiones de diseño incomprensibles, así como un intento de emular modelos de negocio que no casan con su propuesta, pero ofrece diversión y es el mejor desestresante que hay en el catálogo de PS5.

La base de Destruction AllStars es sencilla. Contamos con una plantilla de 16 estrellas, cada una de ellas con una habilidad definitiva específica, y un coche propio personalizado con su propia habilidad. En esencia, es lo que ya hemos visto en juegos como Overwatch, un juego del que bebe mucho. En líneas generales la plantilla está bien equilibrada, el diseño no permite que una habilidad pueda desbalancear el juego, pero sí es cierto que hay unos cuantos personajes que están por encima del resto. Ratu es un buen ejemplo de ello, su habilidad hace daño masivo en área y no es nada difícil acertar a varios blancos al mismo tiempo. Nuestro coche puede hacer de todo, como frenar, acelerar, derrapar, pero también embestir frontal y lateralmente haciendo el uso del R3. Es determinante hacerse con la mecánica de la embestida, ya que es la mejor manera de hacer puntos al destrozar los coches del equipo rival.

Destruction AllStars se presta a partidas rápidas como remedio desestresante.

Las mejores sensaciones las tenemos durante la primera toma de contacto, y es que los tiempos de carga son prácticamente inexistentes. Podemos estar jugando a Spider-Man: Miles Morales e iniciar la búsqueda de partida en Destruction AllStars en menos de 10 segundos. Ya en el tutorial comprobamos que se ha hecho un gran uso del DualSense. Los gatillos resisten nuestra pulsación emulando los pedales de un vehículo, y cada lado del mando vibra en sintonía con los golpes que recibimos. Es impensable pasar este detalle por alto, ya que la nueva vibración que ofrece el DualSense sirve como aviso de urgencia para que salgamos disparados de nuestro coche para no explotar con él. Tras Astro's Playroom, Destruction AllStars es el título que mejor uso hace de las características del mando de PS5.

Al empezar la partida nos disputamos con el resto de corredores algunos de los coches que hay repartidos por el escenario. Estos coches pueden ser utilizados por cualquiera, y también se puede optar por robarle al rival el coche mientras lo conduce. Esta mecánica está completamente desbalanceada en el modo multijugador, y no entendemos que funcione de esta manera. Si nos encaramos a un coche, podemos saltar y pulsar Círculo para robarlo, lo que lleva a ambos jugadores (al ladrón y al conductor) a disputar por él. Mientras que el ladrón debe completar una secuencia rítmica de botones, al conductor le basta con pulsar unas cuantas veces el R3 para zafarse del rival. En este punto entra en juego las secciones de plataformeo, ya que debemos saltar por el escenario y deslizarnos por las paredes en busca de los fragmentos irisados que nos permitirán recargar una barra de energia para acceder a nuestro vehículo personal. El problema está en que los escenarios son demasiado grandes y nos fuerzan a ir a pie en más de una ocasión, siendo presa fácil de cualquier vehículo que pretenda embestirnos.

Los derrapes de 180º o la mecánica del robo de coche necesitan una revisión urgente.

Destruction AllStars cuenta con cuatro modos de juego, dos para un único jugador y dos para jugar en equipo. Carnado es la modalidad más divertida, es el modo que más me ha hecho darle a la opción de buscar partida una y otra vez. Dos equipos de 8 jugadores compiten por ver quién consigue más puntos antes de que finalicen los 10 minutos, y los puntos se obtienen a través del caos absoluto, chocando contra los vehículos rivales y ofreciendo nuestros coches a un torbellino situado en el centro del escenario, que cobrará los puntos destrozando nuestro vehículo. La parte "estratégica" es que podemos apurar la salud de nuestro coche para intentar rascar unos puntos más, pero si nos destruyen nuestro vehículo perderemos la puntuación que hayamos acumulado sin cobrar. La mecánica de riesgo-recompensa funciona a las mil maravillas y produce momentos muy satisfactorios, aunque también otros más frustrantes.

Acumulación es el segundo por equipos, y el menos interesante de los cuatro, todo hay que decir. En esta modalidad la apuesta es diferente, y es que los dos equipos deben disputarse tres posiciones que deben controlar ofreciendo engranajes, que se obtienen al destrozar los vehículos rivales. El problema es que nos fuerzan a abandonar el vehículo para recoger los engranajes, y también para entregarlos, lo que rompe un poco la filosofía del título de destruir a los coches rivales. Caída y Caos son los otros dos modos individuales. En el primero se van creando agujeros en el escenario y debemos escapar de la caída. Una suerte de battle royale improvisado que no le sienta nada bien a un título de conducción. Caos es el clásico Deathmatch donde gana el jugador que más puntos ha conseguido chocando con otros vehículos y destruyéndolos. Los cuatro modos son entretenidos en mayor o menor medida, pero se tornan repetitivos con el tiempo. Nos hubiese gustado contar con más modalidades, pero por el momento esto es lo que hay.

El matchmaking no funciona como debería. Me ha sucedido de todo encontrando partidas, algunas funcionaban sin problemas, en otras he tenido que jugar una partida estando mi equipo formado por sólo tres jugadores. La desigualdad numérica es evidente y desde Lucid Games se han comprometido a arreglar esto y no permitir que un jugador pueda abandonar la partida sin penalización. Jugando con conocidos nos ha emparejado en diferentes partidas a pesar de estar ambos en el mismo grupo. He decidido contar mi experiencia al respecto, pero no lo tendré en cuenta de cara a la valoración final. Es un juego servicio y los primeros días siempre son complicados, así que todo está sujeto a cambios.

La polémica de los micropagos está presente. La primera serie de desafíos es gratuita, pero a partir de ahí hay que pasar por caja.

Destruction AllStars dispone de un modo Arcade al que podemos acceder sin conexión a internet. Son partidas de tres niveles de dificultad donde disputamos la victoria contra la IA, aunque en el nivel más alto no opone resistencia. La variedad se incluye en la serie de desafíos, enfocada a superar varios retos de tres requisitos en cada uno de ellos. Además, estos desafíos incluyen pequeñas escenas cinemáticas que exploran la historia de cada uno de los personajes de la plantilla. La parte negativa es que ninguno de los personajes genera algún tipo de interés como para prestar atención a su historia. La plantilla de personajes es un intento fallido de repetir la jugada de Overwatch. El intento de inclusividad no funciona, ni el diseño de los personajes tiene personalidad.

Ahora sí, nos metemos de lleno en el tema controvertido. La primera serie de desafíos está abierta para todos los jugadores, mientras que al resto sólo podemos acceder pasando por caja porque sólo se pueden desbloquear con la moneda del juego. Existe otra divisa virtual que nos permite desbloquear cosméticos para nuestro personaje y su vehículo, pero están desaprovechados, ya que sólo cambia el color del atuento y del coche, no ofrece nada más vistoso. Nos queda la siguiente duda: ¿Destruction AllStars es un juego completo o un free to play? Cuando se anunció el pasado año todo parecía indicar que estábamos ante lo primero, pero las últimas decisiones nos llevan a pensar que es un juego gratuito que se ha estrenado de manera anticipada en PlayStation Plus. Es más, si nada cambia en los próximos meses, no hay posibilidad de comprar el juego. Nos parece atrevido lanzar un contenido de pago en un título que podría alcanzar los 80 euros, pero nunca se sabe. Hay una intención de añadir desafíos diarios y semanales que recompensen con monedas, pero está por ver si la recompensa está acorde con lo que pide el contenido de pago.

El diseño de los personajes busca transmitir lo mismo que los de Overwatch, aunque sin acierto.

Gráficamente estamos ante un juego de nueva generación. Se mueve genial, a unos 60 fotogramas por segundo que únicamente se tambalean cuando coinciden varios accidentes en una misma zona, aunque es satisfactorio que la acción se ralentice ligeramente para apreciar las explosiones y efectos especiales. Podemos quejarnos de los diseños de los personajes y sus vehículos, pero no de la cantidad de detalles y la calidad de las texturas de cada uno de ellos. Del sonido aplaudimos las simpáticas voces en castellano, aunque echamos en falta más música durante las partidas y no escuchar tanto al comentarista, que se hace pesado.

Qué se puede decir del DualSense, una pasada ver la respuesta de las opciones hápticas del mando. La consola se lanzó el pasado mes de noviembre, y ya hemos visto a muchos juegos hacer un buen uso: Bugsnax, Spider-Man: Miles Morales o Astro's Playroom son un buen ejemplo, pero en Destruction AllStars he tenido una sensación totalmente nueva para mí, que es la alerta por vibración. No es una novedad que se utilice la vibración del mando para alertarnos de que algo peligroso va a pasar, pero sí que es la primera vez que se utiliza tan bien. Funciona de una manera tan específica que automáticamente recibimos la señal de que debemos salir propulsados del coche antes de que explote. También responde a las mil maravillas con los gatillos, tensándose los pedales en base al daño que haya recibido el vehículo.

Destruction AllStars saca jugo a las prestaciones del DualSense. La vibración funciona a la perfección y los gatillos adaptativos emulan de manera satisfactoria la sensación del pedal del vehículo.

CONCLUSIÓN

Destruction AllStars no lo ha tenido fácil. Ha habido problemas en la comunicación con el juego, y tampoco ha ayudado su retraso y cambios en la política de negocio, que sirvió para que las masas lo atizasen hasta el hartazgo. La realidad es que es un juego divertido y desestresante. Transmite la sensación de que quiere ser el fenómeno de masas en PS5 que fue Rocket League, aunque se queda falto de gas. Es apreciable que el cambio de ser un juego completo a un juego servicio a través de PlayStation Plus ha hecho que cambien de forma abrupta muchos elementos, pero se podría haber prescindido de las historias y desafíos que quedarán en el olvido y haber trabajado en más modos de juego y mejorar el control del coche. Por suerte, el margen de mejora es enorme y los ingredientes necesarios para alcanzar el pico más alto están al alcance. Hemos visto muchos ejemplos de juegos que se han quedado en el olvido por conformarse con lo justo, veremos si es el caso de Destruction AllStars, o si en unos años le recordamos con tanta añoranza como a Rocket League.
Análisis de Destruction All Stars para PS5: Era un domingo en la tarde...
Análisis de Destruction All Stars para PS5: Era un domingo en la tarde...
Análisis de Destruction All Stars para PS5: Era un domingo en la tarde...
Análisis de Destruction All Stars para PS5: Era un domingo en la tarde...

Alternativas
Lo más cercano que tenemos es Rocket League.
El uso del DualSense. El modo Carnado. Gráficamente de nueva generación.
Los derrapes. La mecánica de robar vehículos. La polémica de los micropagos.
Tiene mucho margen de mejora, pero ahora mismo Destruction AllStars es un producto muy divertido.

Información del juego

Destruction All Stars

PlayStation 5

Fecha de lanzamiento: 2020
Desarrollado por: Lucid Games
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge.
×