¡Colabora!
0
Un alienígena con puño de hierro y malas pulgas
PC PlayStation 4

Un alienígena con puño de hierro y malas pulgas

Destroy All Humans se nos presenta como un RPG de acción alocado y divertido, combinado con un shooter en tercera persona de la mano de THQ Nordic.

Por Wuyashen,
0 0 0

Destroy All Humans se nos presenta como un RPG de acción y aventuras locas donde encarnamos a Crypto 137, y sí hay 136 Cryptos por delante, esto es debido a que la raza con la que vamos a tratar, los “furones”, son incapaces de reproducirse debido a la ausencia de genitales, factor que trae de cabeza toda la trama argumental del videojuego. Esta entrega de la serie se corresponde con el remake de la entrega que apareció por primera vez en 2008 a través de THQ Nordic, y la verdad es que la renovación le ha sentado como un soplo de aire fresco. Después de todo, ¿a quién no le gusta sacarle el cerebro a la gente en alta definición? Bromas aparte la calidad gráfica del juego ha mejorado significativamente, y su característico toque cartoon proporciona al jugador esa sensación única que se busca al jugar un videojuego.

En cuanto al desarrollo de la historia, este será mediante misiones elegidas deliberadamente, es decir, se irán añadiendo misiones a nuestro mapa global e iremos seleccionando la que queramos realizar para desbloquear todos los objetivos y obtener más ADN furón para mejorar todos los aspectos de nuestro arsenal, y lo que a todos nos interesa desbloquear aspectos, y sí el juego tiene un sistemas de aspectos desbloqueables, con los cuales podremos darle aspectos tan curiosos como el de Krampus a Crypto o el fantástico aspecto de Muerte el protagonista de Darksiders 2, aunque su brazo izquierdo le pertenece a Guerra, el protagonista de la primera entrega de este brutal hack and slash. Como puntos a recalcar, no se trata de un juego complicado en lo que al desarrollo de la historia respecta, pero compensa con un personaje muy carismático que realiza muchos chistes de humor negro y racistas con un tono satírico, pero bueno la verdad es que si este juego te enseña algo es que todo es culpa de los comunistas, así que si quieres pasar un rato divertido recreando como sería destruir a tu propia raza, este es el título ideal.



No todo puede ser maravilloso, ya que este juego presenta algunos defectos que impiden que obtenga una puntuación perfecta; uno de los principales inconvenientes en lo que al desarrollo de la historia respecta es que Crypto es el único personaje con un poco de gracia durante la trama, el resto del elenco carece de personalidad, y sinceramente una vez que escuchas el mismo chiste repetido durante más de 10 minutos, las sonrisas que te sacaban ante la inverosimilitud de la situación acaban desapareciendo. La trama de la historia, aunque concisa desde el propio título del juego, deja un poco que desear, puesto que literalmente vamos simplemente a matar humanos todo el rato, y por lo tanto carece de algo más de profundidad. Sí es cierto que podemos camuflarnos y sembrar el caos, pero la forma natural que nos presenta el juego es la mera destrucción, y esto hace que se sienta vacío.

En lo que a la jugabilidad respecta, nos encontramos ante mecánicas sencillas, vaporizar humanos, realizar sondas anales, etc., todo ello mientras completamos misiones y mejoramos nuestro arsenal a medida que avanzamos en la historia y reunimos ADN Furón para realizar mejoras que harán de nuestro arsenal un equipo mortal de destrucción humana. Respecto a la cantidad de armas que podemos manejar, estas se dividen entre las armas que usaremos cuando seamos Crypto, las cuales están limitadas a cuatro armas, y las que usaremos mientras estemos en nuestro platillo volante. Mientras estemos utilizando a Crypto, como ya se ha mencionado, contaremos con armas tan extravagantes como un rayo táser, por llamarlo de alguna manera, y hasta un arma capaz de realizar sondas anales, todas con ellas con mejoras que garantizan la destrucción asegurada de la humanidad, y por supuesto las risas del espectador porque los efectos visuales de las armas son una gozada y los efectos que tienen en los humanos son desternillantes. Por poner un ejemplo, la sonda anal provoca que los humanos se lleven las manos al trasero y corran despavoridas mientras les sacamos el cerebro por... bueno, ya sabéis por dónde. Eso sí cabe destacar que el destructor de iones es un arma de destrucción masiva y ya, no esperes ver un efecto extra más que la desintegración de todo lo que su área de efecto pueda ofrecer.



En cuanto al arsenal y sus mejoras no solo contaremos con armas sino con los propios poderes de Crypto, los cuales una vez más se dividen en cuatro: el Holobob capaz de permitirnos cambiar nuestro aspecto por el de la persona que queramos, eso sí cuidado con las fuerzas armadas que tienen un sexto sentido para detectar este magnífico traje, pero para eso existen otras habilidades. Por un lado, la distracción, con la que conviertes a una persona en un mono de feria que atrae a todos a su alrededor; por otro lado, el borrado temporal de memoria, el cual permite que pasemos inadvertidos frente a la persona que tengamos delante, para ser sinceros es un poder que seguramente muchos hemos querido tener en algún momento de nuestra vida. De igual manera la munición no es infinita, por eso tenemos la transmutación, que podremos ir mejorando para ir convirtiendo cosas cada vez más grandes en esa fuente inagotable de munición como si de las balas de Dante se tratara. Por último tenemos un peculiar y útil “extractor de cerebros” en el cual veremos como a la gente le empezará a doler la cabeza y explotará para poder extraer su raíz neuronal y recoger el ADN furón que estamos buscando. En cuanto al platillo volador que usaremos en prácticamente todas las misiones al menos una vez podremos elegir entre tres armas, desde un rayo láser de la muerte hasta bombas sónicas y una bomba nuclear implosiva que se encargará de destruir todo a su paso.

Pasando a un tema que a muchos jugadores les trae de cabeza, y sí me refiero a esos jefes de pesadilla que nos traen de cabeza en títulos como Dark Souls y Sekiro, podemos afirmar que este juego no se caracteriza por traer jefes excesivamente difíciles, pero sí injustos, con esto quiero decir que te vas a encontrar con jefes con una vida masiva donde tus escudos peligran con cada soplo de aire y mecánicas que te provocarán migrañas. En general, aunque el abanico de jefes es reducido cada uno de ellos trae sus propias mecánicas y si tenéis alguna pregunta del estilo “ ¿cómo acaba de pasar esto?” recordad la maravillosa frase “lo hizo un mago”. Bromas aparte, los jefes de este juego no presentan una gran dificultad más allá de reventarlos con todo tu arsenal, pero sí que poseen ciertas mecánicas injustas que te harán cambiar de humor rápidamente. Uno de los aspectos negativos en un apartado más técnico concierne a la IA del juego, porque en más de una ocasión me hizo repetir alguna que otra misión, puesto que destruían los objetivos de forma instantánea según aparecían los NPC, así que sí, es cierto que el juego presenta fallos de vez en cuando, pero la corta duración de la mayoría de misiones hace que no suponga un problema tener que repetirlas, si la misión o el logro que queramos conseguir se ha visto truncado por la mala fortuna.



Entrando en detalles más técnicos del juego, sobre cómo está estructurado el mundo de Destroy All Humans, nos vamos a encontrar un mundo cerrado donde tendremos un formato de selección de misiones donde serán habilitadas zonas para realizar nuestra matanza indiscriminadas de humanas, es decir, las ciudades que iremos visitando a lo largo de la historia van a estar bloqueadas hasta que completemos todas las misiones pertinentes, pero una vez que realicemos todas las misiones del lugar correspondiente podremos volver a visitar la zona de forma libre, a no ser que la hayamos borrado del mapa por el bien del comunismo. Pasando al contenido artístico que nos ofrece el juego podemos recalcar el ya mencionado estilo cartoon lo cual ofrece esas reacciones desproporcionadas que comentábamos, que a decir verdad entran en sintonía con el mundo que nos presenta THQ Nordic, es decir, si vamos a ser un alienígena destructor de planetas, qué mejor manera que elegir una temática maleable, que te permita proporcionar risas entre los jugadores.

En lo que respecta al tema de las voces por desgracia he de decir que este juego se encuentra subtitulado al español, pero no doblado, así que nos quedaremos con la duda sobre qué actor de doblaje podría haberle dado vida a Crypto, pero bueno quitando ese aspecto que le habría dado un plus al juego, las voces que se nos presentan son de lo más acertadas. Por ejemplo Crypto siempre tiene ese tono sarcástico y psicótico a la hora de hablar, lo cual en cierta manera propicia que el jugador se sienta atraído por su personalidad, esperando a ver qué burrada le va a decir a los humanos esta vez. El apartado musical la verdad no destaca por su complejidad, ni por la profundidad de la sintonía precisamente, puesto que es la típica banda sonora que te encontrarías en una película de serie B donde aparecen tanto ovnis como el ejército norteamericano.



CONCLUSIONES

En resumidas cuentas nos encontramos con un juego, que si bien no nos presenta una historia tremendamente profunda, lo compensa con las risas entre las interacciones con los respectivos personajes, y con el entorno, una jugabilidad bastante aceptable, y para qué engañarnos es muy entretenido chamuscar a la gente sin remordimiento ninguno observando cómo arden. Finalmente el juego cumple con lo que nos propone que es diversión mientras aniquilamos a la raza humana, es un juego muy recomendable para divertirte y pasar un buen rato, mientras desconectas el cerebro y vas destruyendo todo a tu paso.

Versión analizada: PC. Copia digital adquirida por el redactor.

Análisis de Destroy All Humans! para PS4: Un alienígena con puño de hierro y malas pulgas
Análisis de Destroy All Humans! para PS4: Un alienígena con puño de hierro y malas pulgas
Análisis de Destroy All Humans! para PS4: Un alienígena con puño de hierro y malas pulgas
Análisis de Destroy All Humans! para PS4: Un alienígena con puño de hierro y malas pulgas
Análisis de Destroy All Humans! para PS4: Un alienígena con puño de hierro y malas pulgas
Análisis de Destroy All Humans! para PS4: Un alienígena con puño de hierro y malas pulgas
Análisis de Destroy All Humans! para PS4: Un alienígena con puño de hierro y malas pulgas
Análisis de Destroy All Humans! para PS4: Un alienígena con puño de hierro y malas pulgas
Jugabilidad muy divertida, risas aseguradas y la destrucción de la raza humana.
No está doblado al español, mecánicas injustas y repetitivo.
El remake de Destroy All Humans es muy divertido pero no consigue pasar del notable por sus fallos de IA y lo repetitivo de sus mecánicas.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, Aceskies, beto, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge, Wuyashen.
×