¡Colabora!
0
No es un furón invasor, ¡es un comunista vengador!
PC PlayStation 4 Xbox One

No es un furón invasor, ¡es un comunista vengador!

El extraterrestre más famoso de 2005 regresa más lozano y malévolo que nunca, dispuesto a robarnos el corazón y el cerebro.

Por David Vigón Rodríguez,
0 0 0

A lo largo de las misiones recurrimos al sigilo y a la destrucción a partes iguales, ambas igualmente emocionantes. En más de una ocasión tomaremos la apariencia de un humano para examinar el terreno sin causar miedo, y gracias a la lectura de pensamientos reforzamos nuestra concentración para mantener el disfraz. Sobra decir que debemos disfrazarnos sin nadie delante para no reventar el engaño, y en caso de pillar algún entrometido le debemos borrar la memoria o liquidarlo antes de que avise a sus amigos cabreados o a las autoridades. Existe un termómetro del miedo de la población que nos avisa de la llegada de las fuerzas del orden. Al principio sólo atraemos la atención de los civiles armados y de los policías, pero si seguimos creando caos y dejándonos ver también se apuntarán a la fiesta el ejercito y los agentes de Majestic. Es importante conocer las cualidades del enemigo, porque dos policías con pistolas son una bagatela pero un carro de combate y agentes armados con armas anti-furón ya no lo es tanto.

Ciertamente infiltrarse en la sociedad humana con el traje holográfico marca HoloBob es muy estimulante porque permite un momento de calma para apreciar a los humanos durante sus actividades y completar algunas misiones sin matar a nadie. Esta argucia es ideal para interactuar y dialogar con algunos enemigos si llevamos la forma human adecuada, también sirve para adentrarse en zonas restringidas a los civiles y para ofrecer discursos anti-comunistas al populacho. Aún mejor es leer mentes, útil tanto para regenerar el disfraz como para escuchar los desternillantes pensamientos de la gente, que van desde ideas absurdas, frustraciones, quejas sobre la sociedad recatada, deseos ocultos y pistas importante para la misión. Además el menú de desvaríos psicológicos es rico, variado y selecto, pues a nuestra disposición tenemos universitarios, granjeros, amas de casa, políticos y científicos alemanes, entre otros. Eso sí, el disfraz tampoco es infalible porque se echa a perder si realizamos alguna acción hostil o si rondan cerca agentes de Majestic, los únicos capaces de descubrir nuestro engaños gracias a su entrenamiento y a sus modernos sensores mecánicos esparcidos por algunas zonas.

Pox es científico (100tifiko), tu superior, tu amigo y detestable maestro. Se pasa todo el día sentado en la nave nodriza mientras te manda misiones... ¡eso sí es un jefe!

Como siempre ocurre con estos temas, es fácil liarse con un remaster y un remake, y con este juego no quedaba claro que era exactamente antes de jugarlo. Ahora que hemos liquidado a un alto porcentaje de humanos podemos afirmar que es un remake. A simple vista parece una simple remodelación de los gráficos de 2005 pero realmente se ha añadido varias novedades, realizado cambios y reajustado controles y mecánicas jugables. No son cambios drásticos que distorsionan el recuerdo primigenio, excepto los poderes telekinéticos antes mencionados, porque ya en su día el juego estaba muy bien diseñado y no es necesario modificar mucho. Quizá el mayor cambio sea el cambio de mentalidad al ofrecer una experiencia más jugable, cómoda y videojueguil en detrimento del realismo y de las propias reglas de este micromundo. Dicho de otro modo, en el juego original, tras completar una misión debíamos regresar personalmente a nuestro platillo para escapar hacia la nave nodriza, lo que tenía sentido pero era incomodo porque las alarmas de seguridad estaban activadas (con sus correspondientes enemigos) y suponía una caminata casi siempre innecesaria. Ahora es completar la misión y automáticamente nos encontramos en la nave nodriza evitando el caos y la huida a pie. Es un buen recurso económico, sinceramente. No obstante hay otro cambio sin mucho sentido y que elimina un aspecto irreverente: las clonaciones. Antes si moríamos Pox creaba un nuevo clon a nuestra imagen y semejanza con su respectiva enumeración consecutiva. Era un detalle más bien simpático pero servía para recordarnos nuestros fracasos, la finitud de la vida y de la inutilidad de nuestros actos, de ser Crypto-147 a Crypto-152 (en nuestra antigua partida llegamos a ser Crypto-180), cuyo rastro de Cryptos muertos a lo largo de Estados Unidos servía como chiste. Ahora ni eso, si morimos regresamos a la partida y listo, sin mención a la clonación, algo fundamental en el propio argumento.

Quien haya jugado en su día a Destroy All Humans! 2: Make War Not Peace reconocerá las acertadas mecánicas que introdujo en la saga, como el “sprint” al andar o el orden hipnótico de hacer bailar a los humanos, y que ya están integrados aquí. Esto afecta sobre todo al dinamismo, ritmo y mayor facilidad para completar las misiones, pues si fracasamos en mitad de una no necesitamos empezar desde el principio sino desde el ultimo punto de control. Igual de ágil y cómodo como salir del mapa automáticamente tras completar una misión, como antes comentamos. No obstante no debemos preocuparnos porque la dificultad no se ha rebajado más así que igualmente debemos mejorar nuestro personaje y platillo en el laboratorio de Pox para demostrar todo nuestro arte furón de la destrucción.

¡Montado en el platillo, loco como una moto, lo rompo todo, con rayo calorífico y un destructor cuántico, reviento un pollo y al madero, al soldado y al cartero, a tomar por saco!

Durante las misiones principales se nos reta a completar tareas secundarias que añaden más emoción al asunto, como destruir un edifico lanzando un objeto pesado, matar un agente de Majestic arrojandole encima un policía o infiltrarse en una base secreta sin ser visto, cosillas de ese estilo. Si las cumplimos desbloqueamos trajes para Crypto realmente graciosos, como la vaca-alien, el payaso, el inspirado en el Motorista Fantasma e incluso el uniforme original de 2005. Cuando no estemos con las misiones de historia tenemos libertad para recorrer los escenarios para conocer sus secretos y su gente, además de buscar coleccionables (las sondas furón) y superar desafíos de “Abducción” (atrapar gente para que sea abducida por un haz succionador en movimiento), “Aniquilación” (matar a muchos enemigos), “Carrera” (atrapar una sonda furón en movimiento mientras recogemos las muestras de ADN que se le cae) y “Apocalipsis” (arrasar todo con la nave). Todos estos desafíos ofrecen recompensas extras de ADN si cumplen algunos requisitos (por ejemplo ahogar grajeros en “Aniquilación” o secuestrar vacas vivas en “Abducir”) y una clasificación de una a tres estrellas. En el juego original también había coleccionables y desafíos bastante parecidos, así que la rejugabilidad esta asegurada.

Aparte de los disfraces desbloquearemos diseños, bocetos y texturas que muestran el detallismo de los edificios y personajes (bastante educativo, por cierto) incluso la comparación con los elementos del juego de 2005. Lo que no tenemos en esta ocasión son esas películas de Serie B desbloqueables, un detalle cinéfilo que encajaba muy bien con el espíritu del juego pero que es posible que nadie las viese enteras. Eso sí, el completo anexo de estadísticas de muerte y destrucción (desde soldados muertos hasta vacas abducidas) permanece intacto para deleite de los meticulosos de sus progresos.
Análisis de Destroy All Humans! para XONE: No es un furón invasor, ¡es un comunista vengador!
Análisis de Destroy All Humans! para XONE: No es un furón invasor, ¡es un comunista vengador!
Análisis de Destroy All Humans! para XONE: No es un furón invasor, ¡es un comunista vengador!
Análisis de Destroy All Humans! para XONE: No es un furón invasor, ¡es un comunista vengador!
Análisis de Destroy All Humans! para XONE: No es un furón invasor, ¡es un comunista vengador!
Análisis de Destroy All Humans! para XONE: No es un furón invasor, ¡es un comunista vengador!
Análisis de Destroy All Humans! para XONE: No es un furón invasor, ¡es un comunista vengador!
Análisis de Destroy All Humans! para XONE: No es un furón invasor, ¡es un comunista vengador!
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi.

Actualmente hay conectados 15 usuarios registrados y 36 invitados.

312 ms.

Sortes Ingeniería Informática, S.L. 2002 - 2020 | Diseño web por Juan Palma García y Roberto Nieto

×