¡Colabora!
0
Tormento divino
PlayStation 5

Tormento divino

Las plegarias fueron escuchadas y Bluepoint Games actualiza con habitual buen hacer uno de los títulos más demandados por el respetable.

Por Juan Emilio Palomino González,
0 0 0

Versión analizada PlayStation 5. Copia digital proporcionada por Sony.


From Software cambió la industria del videojuego con un planteamiento la mar de simple, fueron fieles a ellos mismos. Siempre hicieron juegos asperos, tan difíciles que requerían una voluntad especial por parte del jugador. Pedían devoción. Alguno no se acordará, pero en los años precedentes a que Demon's Souls se estrenase, los juegos eran cada vez más sencillos. Los tutoriales te enseñaban lo que hacía cada botoncito del mando mientras que los puntos de guardado se sucedían para que el jugador no perdiese el interés a las primeras de cambio. La situación resultaba tan flagrante que hasta un título como Demon's Souls sufrió de lo lindo hasta que consiguió que lo distribuyeran en occidente. Menos mal que el boca a boca le dió tanto reconocimiento como para que Dark Souls, su desvinculada continuación, fuese abrazada tanto por los que conocían el anterior juego como por los que no habían dejando de escuchar maravillas de él. Desde entonces, From Software ha seguido cosechando éxitos y actualmente seguimos a la espera del que será su obra más grande hasta la fecha, Elden Ring.

Ahora, con la tendencia de remasterizar cualquier juego con un mínimo de relevancia, resultaba casi ofensivo que todo un Demon's Souls no tuviese una puesta a punto como otros juegos estaban teniendo ( Dark Souls mismamente). El clamor era tal que era cuestión de tiempo. Afortunadamente, del proyecto se ha encargado Bluepoint Games, expertos en estas lindes y "remakeadores" casi oficiales de Playstation en los últimos años. Tan importante es el proyecto para Sony que ha salido como título de lanzamiento de Playstation 5, todo un reclamo para los que quedaron atrapados con Bloodborne en los primeros años de PS4.

El juego nos lleva a Boletaria, lugar regido por el Rey Allant, que su afán por de hacer su reino más fuerte y más próspero recurrió al oscuro poder de las almas. Esto provocó que una densa niebla rodeara su territorio condenando a no volver a todo aquel que se aventurara dentro de ella. Pero Vallarfax, caballero de la corte, consiguió atravesarla y contar fuera lo que ocurría en Boletaria. El Rey había despertado al Antiguo, peligrosa criatura de gran maldad. Por si fuera poco, la niebla había corrompido a todos los habitantes del reino y había invocado demonios que se fortalecían de las almas que consumían hasta convertir el lugar en un infierno en la tierra. Todo aquel que se adentraba en la niebla con ansias de poder, riquezas o reconocimiento quedaba atrapado en ese limbo entre la vida y la muerte que es el Nexus.



Más que un juego difícil, Demon's Souls y su estirpe de juegos malditos castigan la osadía, la desinformación, la ansiedad y la confianza. La osadía porque debemos ser conscientes ya desde el mismo editor de personajes que podemos morir en cualquier momento y que la única garantía de sobrevivir es ser temerosos en cada paso que demos. La desinformación porque no revisemos atentamente nuestro inventario, no reparemos nuestro equipamiento cuando esté en las últimas o no prestemos atención a las señales que el propio juego nos envía. Y por último, la ansiedad y la confianza, porque esta disciplina jugable hace estragos entre los impacientes y los que por repetir muchas veces la misma sección se creen que no pueden recibir un desafortunado estacazo que trastoque todos nuestros planes. Resultará muy curioso. Muchísimos jugadores las habrán pasado canutas con la serie Dark Souls y toda su corte de propuestas similares, pero no sabrán hasta ahora como era la primera entrega canónica de ese estilo de juego, del que lo empezó todo. Demon's Souls es la versión refinada y ampliada de lo que King's Field prometía, uno de esos títulos de From Software que quedaron solapados por su exigencia y la mejor aceptación de otras series de renombre como Tenchu o Armored Core.

En pantalla, nuestro personaje en tercera persona. Un regio guerrero esculpido a nuestra conveniencia en un solvente editor que sirve de primera toma de contacto: aquí elegiremos nuestra apariencia, la clase que definirá nuestras estadísticas y nuestra ventaja inicial (optativa). Los primero pasos serán timoratos. Probaremos los controles, gastaremos alguna hierba curativa por pulsar el botón equivocado y leeremos los mensajes del suelo que en este arranque hacen las veces de tutorial. Primeros combates, primeras sensaciones. Enemigos flojos que apenas oponen resistencia y esa sensación que mezcla tanto nerviosismo como inquietud mientras miramos con atención cada pared, cada destello y cada cosa que nos encontremos. En cuanto nos envalentonemos, llegará la niebla, un recurso de hace dos generaciones que queda totalmente desubicada en la actualidad. Tras la bruma, Vanguardia, sinónimo de muerte. Y llegaremos al Nexus, un remanso de paz para las almas que han caído en combate víctima de su insolencia. Aquí haremos alianzas, mejoraremos equipamiento y visitaremos las zonas llenas de enemigos mediante el teletransporte que permiten las Archipiedras.



A partir de aquí entraremos en la dinámica, explorar escenarios mientras rebuscamos en todos los recovecos y memorizamos la ubicación de cada uno de los enemigos que nos encontraremos (nos hará falta). Poco a poco nuestro contador de almas, la moneda oficial del juego, irá creciendo. A mayor cantidad, más temerosos seremos y posiblemente, peor jugaremos por miedo a perderlas. Morir significará que todo el escenario se reinicie y nos coloquen en la casilla de salida, con nuestras almas conseguidas hasta perecer acumuladas en el mismo lugar en el que fallecimos. Si llegamos hasta ese punto, las podremos recuperar. Una segunda muerte, significará perderlas para siempre. Demon's Souls no regala nada. Ni checkpoints ni facilidades para los más torpes. La única forma de jugar bien a este juego (y a todos los que vendría después) es aprender de todas nuestras acciones y repetir como Tom Cruise hacía en cada nueva nueva oportunidad en Al filo del mañana. No hay más.

El apartado gráfico es grandilocuente. Ya lo era en PlayStation 3 hace la friolera de once años, pero la tecnología de la época no hacía justicia al resultado final. Tampoco los programadores de From Software han sido nunca expertos en el aprovechamiento de hardware, más preocupados por su idea que por pulir la parte técnica. Ahí es donde Bluepoint Games aporta su experiencia al embellecer cada elemento que vemos en pantalla. Bueno, no solo cada elemento también la fantasmagórica iluminación, las fluidas animaciones y los llamativos efectos. En las opciones nos esperan dos modos de visionado, uno llamado modo cinemático en el que se favorece la resolución a costa de limitar la tasa de las imágenes por segundo (4K nativos y 30 fps). La otra opción, la que recomendamos, sn el modo rendimiento en el que la resolución baja a 1440p, pero los frames suben hasta 60. Bastante cosas tendremos ya en contra en el juego como para que no aprovechemos la suavidad que presenta esta modalidad a nuestro favor. Al igual que vimos en Shadow of the Colossus, el anterior remake de esta gente, el modo foto y la posibilidad de cambiar de fitros gráficos en cualquier momento resultan novedades de peso, sobre todo por el filtro que "asemeja" lo que vemos al estilo que el juego mostraba en su versión original. Texto y voces en castellano, Sony le brinda el tratamiento de juego grande como si hubiere salido de alguna de sus factorías de sueños.



A ver, siempre será más difícil crear que restaurar. O por lo menos deberíamos poner en su justa medida el valor de crear tanto un universo como un estilo de la nada y que se imponga como género. Bluepoint Games es un estudio de artesanos, de meticulosos pulidores de píxeles capaces de coger una obra consolidada y darle el lustre que se merece por jerarquía y renombre. Volver a deslumbrar a los exigentes jugadores con títulos que ya nos dejaron fascinados en su momento no está al alcance de muchos, pero este estudio lo convierte en cotidianidad con cada trabajo que presentan. Ya Demon's Souls inquietaba. Sus monstruosas construcciones de piedra y sus angostos pasillos excavados en roca producían desolación en las almas más aventureras. Ahora no solo intimidan como antaño, también fascinan como un decorado de muerte del que no querremos volver. Preferiremos vivir esta pesadilla una y otra vez que despertarnos en nuestra vacua realidad.

Demon's Souls es el juego para estrenar Playstation 5. Aunque en el fondo todos creemos que en algún momento de 2021 se anunciará la filtrada versión de PS4, la satisfacción de recorrer por primera vez el sórdido reino de Boletaria con toda la magnificencia de este nuevo hardware en indescriptible. Quizás Marvel's Spider-Man: Miles Morales sea más llamativo para la mayoría o Sackboy: una aventura a lo grande más familiar pero sin lugar a dudas Demon's Souls es más "juego". Terminar esos dos títulos mencionados nos dejarán un gran sabor de boca, finalizar el juego de From Software se nos grabará a fuego en nuestras meninges, alterará nuestra vara de medir para siempre y nos hará ser mejor persona. Bueno, esto último es una exageración, pero de lo que es seguro es que calará muy hondo nuestra, tanto por el sufrimiento durante todo el camino como por la satisfacción una vez acabado. Llegarán otros juegos, incluso con la misma ambientación e igual planteamiento (desde hace años es tendencia) que mejoren con creces lo aquí representado con fríos polígonos y detalladas texturas... pero las sensaciones vividas, esas, se quedan para siempre con nosotros.

Redactado por Juan Emilio Palomino (Spiderfriki)
Análisis de Demon's Souls (2020) para PS5: Tormento divino
Análisis de Demon's Souls (2020) para PS5: Tormento divino
Análisis de Demon's Souls (2020) para PS5: Tormento divino
Análisis de Demon's Souls (2020) para PS5: Tormento divino
El nuevo apartado gráfico impresiona. La ambientación es sublime. La dificultad marca de la casa...
... aunque para muchos eso también será lo peor del juego.
La mejor forma de estrenar una PlayStation 5 por calidad, duración y prestaciones. Bluepoint Games, ahora a por el remake de Bloodborne.

Información del juego

Demon's Souls (2020)

PlayStation 5

Fecha de lanzamiento: 2020
Desarrollado por: Bluepoint Games
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, Aceskies, beto, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge, Runa, Wuyashen.
×