¡Colabora!
0
Almas en pena
PlayStation 4 Xbox One

Almas en pena

From Software insiste con la serie con la que ha conseguido el reconocimiento de prensa y público.

Por Juan Emilio Palomino González,
0 0 0

Versión analizada: Xbox One. Copia digital facilitada por Bandai Namco.

La tendencia era ridícula. Los videojuegos cada vez eran más sencillos, con ayudas a la hora de apuntar y guardados automáticos para que no volviéramos a repetir las zonas más complicadas una vez superadas. "Difícil" se convirtió en "Normal" y "Normal" se convirtió en "Para mancos". De eso no hace mucho. Los tutoriales duraban más que el propio videojuego y en muchos títulos podíamos rebobinar sobre la marcha para corregir errores. Menos más que llegó From Software y nos dió una patada en la boca con Demon's Souls. Y contra todo pronóstico, resultó un éxito. Lo mismo ha pasado con las dos entregas de Dark Souls y Bloodborne, juegos ásperos, oscuros y complicados hasta la médula que han conseguido despertar del letargo tanto al jugador más clásico como al ávido de retos y emociones fuertes.

Para el que no lo sepa, Dark Souls es un juego de acción en tercera persona, un hack and slash con componentes roleros ubicado en un deprimente y macabro mundo de fantasía medieval. Digamos que todo los bichos y enemigos que aparecen están influenciados por los Nazgûl de las películas de El señor de los anillos. Criaturas oscuras, casi vaporosas, sacadas de nuestras peores pesadillas. Y esas al menos las que se pueden definir con palabras, porque de otras necesitaríamos al mismísimo H.P. Lovecraft para poder describir su apariencia. Cada nuevo enemigo final es una tirada de cordura, para que nos entendamos.

Tendremos un falso mundo abierto, de esos en los que parece que cualquier camino es viable hasta que nos atrevemos a dar el primer paso y nos damos cuenta que mejor ya iremos por ahí más adelante, cuando nuestro equipamiento y nuestro nivel no provoque una carcajada entre los bichos que pululan en esa zona. Aunque From Software es una desarrolladora muy japonesa, pero que muy japonesa, lo cierto es que todo Dark Souls respira a europeo, con construcciones enormes de torreones y portones de reminiscencias góticas que coronan los desfiladeros más inaccesibles. Nuestro protagonista, al que podemos elegir entre varias categorías con sus ventajas e inconvenientes, rezuman ese clasicismo con armaduras de batalla completas para los caballeros o las amplias túnicas que suelen portar los clérigos y los magos. La ambientación es sublime, y resulta inquietante contemplar el horizonte mientras por nuestra imaginación pasan los peores horrores que anticipan lo que nos podemos encontrar más adelante. Sarna con gusto no pica, dicen.
Análisis de Dark Souls III para XONE: Almas en pena
Análisis de Dark Souls III para XONE: Almas en pena
Análisis de Dark Souls III para XONE: Almas en pena
Análisis de Dark Souls III para XONE: Almas en pena
Análisis de Dark Souls III para XONE: Almas en pena
Análisis de Dark Souls III para XONE: Almas en pena
Análisis de Dark Souls III para XONE: Almas en pena
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, CodeRed, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi.
×