¡Colabora!
0
La armadura ha perdido lustre
PlayStation 4 Xbox One

La armadura ha perdido lustre

El revienta gráficas por excelencia regresa con la responsabilidad de marcar otro hito con su apartado técnico.

Por Juan Emilio Palomino González,
0 0 0

Versión analizada Xbox One X. Copia digital proporcionada por Crytek.


Hay títulos que trascienden más allá de su legado, se habla de ellos durante años. A unos les pasa por aportar por primera vez alguna mecánica de juego revolucionaria, a otros simplemente por lo reputado y relevantes que pueden llegar a ser sus autores y los menos, por ser un fiasco del que es difícil olvidarse. A Crysis le pasó algo así, solo que en lugar de perdurar en nuestra memoria por su planteamiento jugable o por la belleza de sus gráficos, se quedó para siempre con nosotros como medida para probar el potencial de las tarjetas gráficas de PC. ¿Puede correr Crysis? Esa pregunta se ha repetido desde 2007 hasta ahora cada vez que alguien se compraba un ordenador por jugar o se planteaba actualizar el que ya tenía. Crysis es la medida de medición más aceptada para calibrar el potencial de un hardware muy por encima de los teraflops, la resolución o la tasa de imágenes por segundo.

Crytek, el estudio alemán fundado por tres hermanos turcos, cambiaron la concepción de los shooters en primera persona con su Far Cry, pero en donde sentaron cátedra es cuando decidieron sacar un juego a la venta que apenas podía funcionar correctamente en los ordenadores de su época. Crearon un juego para ser disfrutado por generaciones de jugadores venideras. Una vez pasada la fiebre, se optó por versionar el juego a sistemas más comerciales para llegar a un mayor número de usuarios. Incluso la segunda y la tercera entrega pasaron de tirar por lo estratosférico a la hora de pedir recursos, sin dejar de lado una puesta en escena más que llamativa. Resumiendo que nos está quedando esto un poquito largo, han hecho hasta versiones de Crysis hasta para PlayStation 3 y Xbox 360, bajando las especificaciones lo indecible para poder pasar del menú principal. Esas versiones... ¿eran Crysis? Sí. ¿Pero Crysis, Crysis? No. Ahora llega Crysis Remastered, bajo el sello de la desarrolladora Saber Interactive y todo aquel revuelo que se formó en 2007 vuelve a retomarse.



Algo está pasando en las islas Lingshan, en el mar de Filipinas. Estamos en 2020 (en el juego también) y el Ejército Popular de Corea ha tomado el control de todo el archipiélago. En la zona se encuentra un grupo de arqueólogos civiles estadounidenses que han emitido una señal de auxilio, han encontrado algo. Algo gordo. La ayuda va de camino, nada menos que el equipo Raptor, una unidad especial equipada con nano-armaduras que son el último grito en tecnología. Con ellas equipadas puedes desde soportar una ráfaga de un AK47 en los riñones a quemarropa sin despeinarte a pasar por delante del segurata de la disco de moda gracias a su camuflaje óptico. El futuro. La escuadra la dirige Prophet y la conforman Psycho, Aztec, Jester y Nomad, a quien encarnamos. Como ya veríamos en Depredador, hay algo en la jungla a lo que no esperan enfrentarse nuestros muchachos. Algo muy peligroso que va a cambiar nuestra vida para siempre. Así arranca Crysis, un juego de acción brutal que tiene en sus enormes escenarios (no es de estructura abierta pero casi como si lo fuera) en los que superaremos niveles de forma linear como si de un Call of Duty al uso se tratase... solo que en vez de pasillos por el que va el jugador, en el juego de Crytek son avenidas de seis carriles con sus correspondientes aceras y carriles bicis. Acción de la buena salpicada por las habilidades especiales de nuestra armadura (blindaje, camulfaje, supersalto o velocidad) que están reguladas por una barra de energía que se rellena al ratito para que no abusemos de ella.

Ya analizamos el juego en su momento Crysis en PC, incluso dimos nuestra opinión sobre la versión de Xbox 360 y de PlayStation 3, por lo que si queréis saber más del juego, en los enlaces tenéis nuestra impresiones de entonces. Nosotros ahora vamos a centrarnos en este Remastered. Y vamos a contestar a la "pregunta" ya mismo. ¿Es Remastered mejor que Crysis? El juego es igual de bueno porque en esencia no hay ningún cambio, en cuanto al apartado técnico, por lo que Crysis ha sido lo que ha sido, para nosotros no ha cumplido con lo que se esperaba. Y esto ha pasado por un estreno lleno de fallos y bugs que podían haberse solucionado con un testeo mínimo y por la obcecación de sacar versiones del juego para todos los sistemas actuales. Que sí, que luce mucho sacar una versión para Nintendo Switch que aproveche el hardware como pocos, pero no si ha cambio una de las tres opciones de visionado en Xbox One X está totalmente roto. Al final, con paciencia y parches, todo mejora, pero esa sabor agridulce no termina de irse nunca.

Empecemos por lo bueno. Como era de esperar, el juego tenía dos objetivos claros, mostrar las texturas a 4K de resolución e implementar el famosísimo Ray Tracing tan en boca en los últimos meses. Ambas cosas se cumplen. La arena y las piedras tienen más definición, la vegetación luce más frondoso, los personajes tienen más polígonos (no muchos más la verdad) y la iluminación es mejor en líneas generales, sobre todo en espacios interiores. Y poco más. Recordemos que estamos ante una remasterización, lo que viene siendo un lavaito de cara para lucir más actual y ajustar las cositas para adaptarse a los nuevos tiempos, pero cuando comparamos el juego con su versión original no hay un salto gráfico que nos deje con los ojos como huevos de gallina. Para lucir palmito, se ofrecen al jugador tres modos gráficos que podremos escoger en el menú de opciones. Uno en el que impera la calidad y la resolución sobre la tasa de imágenes por segundo (por debajo de los 30fps), otro en el que el rendimiento y la suavidad es prioritario (entre 34 y 50fps) a cambio de bajar la resolución para que no rasque y el más revolucionario de todos en el que se ofrece la técnica Ray Tracing mediante software.



Lo del Ray Tracing es una nueva forma de mostrar los reflejos y las sombras generadas en tiempo real por las iluminaciones del entorno. Esto supone un enorme coste de los recursos, cosa que termina por afectar al resto de apartados de forma drástica (de ahí que las nuevas consolas vayan a tener ayuda por hardware para mostrarlo con soltura). En nuestro caso, Crysis Remastered hace todos esos cálculos por software, lo que supone un tajo importante a los guarismos. Con el trazado de rayos activado, el juego no llega a mostrar la treintena de imágenes por segundo en ningún momentos, llegando a momentos en los que baja casi hasta la mitad. Pero lo peor, es que conforme avancemos en un nivel la cosa irá a peor, como si sumar tiempo con el RT activado fuera ralentizando la consola de forma progresiva. Todo esto con una resolución de 1080p en este modo RT, que no se nos olvide. Además, los que gusten de ponerse en una zona elevada con todo el escenario delante suya y pausen el juego para cambiar entre un modo y otro para ver las diferencias van apañados, para habilitar el Ray Tracing deberemos reiniciar el nivel desde el comienzo para que ve el efecto. Consejo, el mondo rendimiento es la única opción viable si queremos "jugar" a Crysis. Lo demás, es postureo. Y no acaba bien.

Crysis Remastered es Crysis remasterizado. Ni más ni menos. Puestos a pedir, nos faltan varias cosas que vamos a comentar ahora. Por un lado, le falta tiempo de cocción, parece que todo el empeño se puso en lanzar la versión de Nintendo Switch (la más meritoria sin lugar a dudas) pero a las otras versiones de consolas les ha faltado tiempo y ambición (hablamos siempre de consolas premium) para lograr un trabajo acorde a lo que se esperaba. Por otro, no tenemos Crysis Warhead, la expansión que salió en PC y que nunca hemos disfrutado en consola. Tampoco tenemos noticia de una versión para Xbox Series X y para PlayStation 5 que aprovechase como queremos el despliegue técnico que Crytek logró en 2007 y llevar el juego a un nivel superior. Ahora mismo la sensación es de que estamos ante una oportunidad perdida. Si el juego original quedo en nuestra memoria por su exigencia a la hora de pedir recursos, su versión remasterizada lo hará por no superar ampliamente a la versión primaria. Claro que lucir la armadura de Nomad y recorrer la isla de cabo a rabo mientras disparamos a enormes máquinas alienígenas es muy divertido, pero es que Crysis no va de eso, va de mostrar músculo gráfico. Y ahí, hasta ahora, se muestra enclenque.

Redactado por Juan Emilio Palomino (Spiderfriki)
Análisis de Crysis Remastered para XONE: La armadura ha perdido lustre
Análisis de Crysis Remastered para XONE: La armadura ha perdido lustre
Análisis de Crysis Remastered para XONE: La armadura ha perdido lustre
Análisis de Crysis Remastered para XONE: La armadura ha perdido lustre
Las novedades técnicas son bien recibidas. La voluntad por añadir RT a estos sistemas.
Le faltan dos actualizaciones gordas para el juego que queremos.
Como juego, tan bueno como siempre. Como versión mejorada del mito que marcó un hito, la mejora es cuestionable en consolas.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi.

Actualmente hay conectados 8 usuarios registrados y 21 invitados.

125 ms.

Sortes Ingeniería Informática, S.L. 2002 - 2020 | Diseño web por Juan Palma García y Roberto Nieto

×