¡Colabora!
0
El caballero del Petaco
Nintendo Switch PlayStation 4 Xbox One PC

El caballero del Petaco

Un androide se postula como héroe en un mundo de fantasía en el que la energía es un bien tan limitado como necesario.

Por Juan Emilio Palomino González,
0 0 0

Versión analizada Xbox One X. Copia digital proporcionada por Dead Good Media.


Creature in the Well es el nuevo juego de Flight School Studio para Nintendo Switch, Xbox One y PC que ya está disponible. Y desde hace mucho tiempo no veíamos un título tan original en su estética como acertado en su jugabilidad. Desde el mismo estudio aseguran que es la mezcla definitiva entre un action rpg y las mesas de pinball (o Petaco como las conocíamos hace años por estos lares), pero creemos que es algo más como os vamos a contar a continuación. Además, el juego se estrena directamente en la suscripción Gamepass de Microsoft, por lo que está accesible para los usuarios de consola y de PC.

La historia se suelta con cuentagotas, desde ese arranque en el que nuestro androide protagonista se pierde dentro de una horrible tormenta de arena, hasta las pocas conversaciones que puede tener con los habitantes que salen a su paso. "Algo" acabo con los núcleos de energía de las principales zonas de abastecimiento, los androides desaparecieron y la arena comenzó a sepultarlo todo. Y en aquella desolación la "Criatura" se sitió fuerte, un ser que vive en los abismos y que vigila cualquier movimiento en sus dominios. No solo será la causante de todas nuestras desdichas, también nos acompañará durante toda la aventura como némesis... y como compañera de viaje. Porque será difícil cruzar un puente y no ver sus brillantes ojos vigilarnos desde la oscuridad, lanzando mensajes amenazantes y dejándose ver en los momentos finales de las mazmorras como esa amenaza constante e imperturbable. Por eso su nombre está en el título, porque su peso en el juego es determinante.

Ahí, desde la oscuridad, nos observa a cada paso.


Ya estamos metidos en ambiente... ¿y a esto cómo se juega? Pues de entrada se juega como un action rpg clásico, nos moveremos por el escenario con el stick, correremos con el botón de dash y utilizaremos los dos tipos de objetos que iremos consiguiendo. Porque hay mucha variedad de herramientas para utilizar, pero todas ellas están divididas en solo dos categorías: las que retienen las bolas de energía y las que usamos para golpearlas y lanzarlas. Imagina que nuestro androide protagonista retiene las bolas de un pinball como si fuera un imán con un arma... y una vez que tiene decidido hacia dónde lanzarla la golpea para que se dirija en esa dirección. Ahí está la clave, blocar-lanzar continuamente. Ésa es la mecánica de juego principal, y a ella se sumarán matices y variaciones. En unos casos, al golpear unas torretas nos devolverán las bolas cargadas de una energía que nos restará vida si no la blocamos correctamente, mientras que otros dispositivos irradiarán una zona electrificada si las rozamos mientras jugamos.

Después de un enigmático prólogo, llegaremos a la base que servirá de nexo con las mazmorras. Conforme superemos cada una de ellas, se abrirán más, pero también hay zonas para explorar en la parte colindante a nuestro refugio. Las mazmorras están compuestas por salas unidas por pasillos, cada vez que queramos abrir una puerta para pasar a la siguiente sala, deberemos energizarla para que se active con la energía acumulada hasta el momento. Tranquilos, a poco que vayamos superando los retos y repitamos los más sencillos cuando exploremos iremos con cantidad de sobra en nuestras reservas. Lo curioso del mapa es que veremos indicado las estancias que hemos superado completamente y las que no, de manera que podemos volver posteriormente con mejor equipamiento si se nos atraganta alguna para acceder a todos los caminos secretos que esconden.

De esta forma, tenemos un juego que puede parecer un Zelda la mar esquemático en cuanto a estructura de la disposición de las salas en los niveles, pero que gana en complicación a la hora de solventar los puzles de cada una de esas salas. Unas veces será por las respuestas de los enemigos, otras por la precisión a la hora de enviar la bola y otras por el tiempo disponible... y las peores será por la combinación de los tres factores, pero Creature in the Well ofrece un sistema de juego realmente atractivo y divertido que engancha desde los primeros compases. Y luego está la Criatura, claro, esa entidad que nos acecha continuamente desde las profundidades oscuras de sus dominios y que ejerce su papel de enemigo final en cada una de las mazmorras con una sucesión de pruebas de dificultad creciente.

La energia ni se crea ni se destruye, sale rebota tras un espadazo.


Así, de entrada, a alguno le puede recordar la estética a la vista en Hyper Light Drifter, pero mientras que el juego de Alex Preston abusa de la estridencia de los colores para mostrarnos su sufrimiento, en Creature in the Well esos tonos apagados nos transmiten desolación, tristeza y soledad. Es un mundo triste, sin alma, abandonado. La elección de colores para cada mazmorra juega en consonancia al uso del negro para crear inquietantes sombras de las que puede surgir cualquier amenaza. Nunca un mundo tan polvoriento y antiguo pareció tan futurista. Nunca unas garras dieron tanto juego como las de la "Criatura". Lástima que el apartado sonoro no impacte tanto como el visual, los efectos de sonido a la hora golpear las bolas de energía se llevan toda la atención y puede resultar molesto si tenemos a alguien cerca ajeno al videojuego. En esos estruendosos detalles, caemos en la cuenta de su herencia "pinball".

Creature in the Well nos ha encantado. Puede que al principio estemos desorientados, los primeros minutos, pero antes de cumplir la primera hora estaremos enganchados sin remedio. "Una sala más y lo dejo" es el nuevo "una más y nos vamos". Porque el juego llama la atención por su desolador argumento, por su impactante diseño gráfico y por una jugabilidad tan medida y divertida que nos parecerá que el tiempo se acelera en cuanto pasamos de la pantalla del menú principal. Consejo: en los picos de dificultad, experimentad con las herramientas encontradas, hay combinaciones bestiales. No nos extrañaría que estuviera en desarrollo ya una segunda entrega, incluso antes de conocer las primeras cifras de venta, porque la fórmula funciona y el mundo tiene muchas posibilidades, de manera que tiene todo el sentido del mundo crear más objetos que usar (en lugar de los dos tipos que hay) y así ofrecer un título mucho más grande, más Zelda, con más posibilidad en lugar de tener varias mazmorras unidas entre sí por el portal de una misma estancia. Esperamos que así sea.
Análisis de Creature in the Well para XONE: El caballero del Petaco
Análisis de Creature in the Well para XONE: El caballero del Petaco
Análisis de Creature in the Well para XONE: El caballero del Petaco
Análisis de Creature in the Well para XONE: El caballero del Petaco
El apartado artístico. Los puzles. Las mecánicas de juego. Muy buena relación calidad-precio.
Algunas pantallas se repiten de una mazmorra a otra.
Caerás rendido a poco que te gusten los pinballs, las mazmorras y los puzles. Engancha más que las pipas barbacoa.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, CodeRed, Doscv, elite, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi, Rodri.
×