¡Colabora!
0
¿Eres tú John Wayne, o soy yo?
Arcade

¿Eres tú John Wayne, o soy yo?

La vida de un cadete en el cuartel es dura, tan dura como para ser representada con elementos de tres o cuatro géneros bien distintos.

Por Gladiator,
0 0 0


Algunas veces ocurre que el concepto de un juego que ha triunfado es llevado a muchos otros títulos modificando tan sólo la temática o el punto de vista de los mismos. La historia de los arcades está llena de ellos, algunos muy claros como el de Dr. Mario y Puyo-Puyo, y otros no tanto como Qix y Pacman. Sin embargo, muy de vez en cuando, no es uno el concepto utilizado sino varios, y eso a pesar del problema que supone integrarlos de una manera coherente e ingeniosa, cosa que ocurre con el juego objeto de este análisis, Combat School.

En efecto, conocido también como Boot Camp dado que fue lanzado bajo ese nombre en Estados Unidos el juego de Konami, aglutina conceptos de juego tan variados como los de Track & Field, Yie Ar Kung-Fu, Green Beret o Gryzor, todos ellos de la propia compañía.

Combat School, cuenta con un total de siete pruebas -a las que habría que sumar la misión final- en las que los protagonistas Nick y Joe deben demostrar su valía si quieren terminar su instrucción como cadetes de la durísima escuela militar a la que pertenecen, y tener el honor de graduarse. El juego, en este sentido, bebe en fuentes recientes, ya que podría estar perfectamente basado en el argumento de dos películas contemporáneas tan diferentes como Oficial y caballero o La chaqueta metálica.

La partidas no eran realmente largas pues la mayoría de pruebas se podían completar en apenas un minuto y en la decisiva misión final era poco probable que se durase más, con lo que sumando las secuencias de transición y el resto de parafernalia entre fases la duración total nunca se iba más allá de los doce o quince minutos. Éste era sin duda su talón de Aquiles, sobre todo si se tenía en cuenta las semejanzas con la saga Track & Field, en lo que a estructura se refiere, por lo que resultaba incomprensible que Konami no hubiera incluido varios ciclos -con mayor dificultad eso sí- que aumentasen el tiempo de la partida, aunque ello hubiese supuesto modificar la opción de jugar la misión final.

Y ya que se habla del conocido juego basado en las olimpiadas, es de resaltar el hecho de que en las pruebas no hubiese la posibilidad de marcar records pues esa ausencia le quitaba gran parte del atractivo que los hizo famoso en su día, con lo que el grado de adictividad era, sencillamente, menor.

Gráficamente el juego no era malo aunque no llegó a alcanzar los niveles de otros grades de la época como Rastan o Ghouls 'n Ghost. El tamaño de los personajes era bastante grande, muy similar a los utilizados por la compañía en Haunted Castle. Estos contaban con un diseño bastante discreto y unos movimientos bien logrados aunque no en todas las pruebas. Lo mejor si cabe eran algunas de las secuencias intermedias, en las que se podía ver a los cadetes echándose tranquilamente un cigarro o al exigente instructor en una actitud amenazante. Los escenarios tampoco resaltaban especialmente, ya que aparecían muy vacíos y sin detalles, quizás el único que se salvaba era el de la misión final, aunque casi más por la obligación de dinamizar el entorno que por otra cosa.

Una de las cosas más sorprendentes era la utilización de las cámaras ya que las había de todo tipo. Las fases de la carrera de obstáculos, la lucha con el instructor y la misión final contaban con una perspectiva lateral, en las del campo de prácticas era horizontal y en el resto, curiosamente, era cenital.

En lo que al apartado de sonido se refiere habría que hablar de unas melodías muy apropiadas para la temática tratada, que variaban de tono según la intensidad de la fase que se estuviese jugando. Entre ellas destacaba la de la secuencia inicial por ser bastante pegadiza, y la de la graduación, ni más ni menos que el himno de los estados unidos, lo que dejaba a la luz las claras influencias sufridas por los programadores con todo el cine bélico que se comercializó en aquella década.

Los efectos de sonido tampoco le andaban a la zaga, y se presentaban muy variados teniendo en cuenta lo corto de su desarrollo. Los había diferentes para las armas utilizadas, para la superficie que se pisaba en la carrera campo a través y también para diferentes acciones como saltar o caer al agua. El juego incluso se permitía el lujo de tener voces, escasas eso sí, que generalmente provenían de las arengas dadas por el instructor a los cadetes cuando no se cumplía con los objetivos marcados o antes del comienzo de la fase.
Combat School está dispuesto en forma de fases que aglutinan diferentes conceptos jugables
Combat School está dispuesto en forma de fases que aglutinan diferentes conceptos jugables
Gráficamente destacan algunas secuencias entre fases
Gráficamente destacan algunas secuencias entre fases
El juego posiblemente estuvo inspirado en algunas películas de la época
El juego posiblemente estuvo inspirado en algunas películas de la época

Información del juego

Fecha de lanzamiento: 1987
Desarrollado por: Konami
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

×