¡Colabora!
0
La ascensión al cielo no es una opción
Nintendo Switch PC PlayStation 4 Xbox One

La ascensión al cielo no es una opción

Aventura narrativa ambientada en una sociedad distópica... ¡conozcamos a sus habitantes, pues!

Por David Vigón Rodríguez,
0 0 0

Versión analizada Xbox One S.

Las sociedades cyberpunks son un espejismo invertido. Los observamos desde la lejanía y anhelamos vivir en su realidad, como si fuesen bonitos y esperanzadores, o al menos mejores que nuestro mundo. Nos fascina sus inventos futuristas, ciudades colosales, vehículos voladores, refrescante lluvia constante, personajes atormentados y bebedores. Así como sus roboces... muchos roboces y algún cyborg. ¿Por qué suspiramos por una posibilidad cada día más posible, un destino inevitable? ¿Realmente queremos vivir en un mundo sin arboles, con castas generacionales en el poder, megacorporaciones chinas que manejan todo el sistema en las sombras, desigualdad, tristeza, sin animales de verdad? ¿Somos unos locos o el mundo os ha hecho así? En el fondo no dejamos de ser unas polillas atraídas por las luces de neón y que revolotean al ritmo de Vangelis y Scandroid minutos antes de morir. Unas luciérnagas que quieren brillar como nunca antes lo hicieron en las alturas de los cielos de azufre y ácido. Cucarachas moradoras con su propio hogar dentro de implantes cibernéticos abandonados, a la espera de un servicio de limpieza que nunca llegará a ese barrio abandonado de la ciudad. Somos inconformistas y exigentes, sólo queremos lo imposible, lo que nunca tendremos. Aun así queremos vivir en la imperfección... queremos vivir dentro de Cloudpunk.

Cloudpunk hubiese encajado perfectamente dentro de nuestro Top 10 juegos cyberpunk que elaboramos en uVeJuegos hace un tiempo puesto que cumple todos sus requisitos. Ciudades enormes y luminosos como una luna ya extinta, personas peculiaridades y felices dentro de su particular miseria, inventos estrafalarios y grandes empresas que abarcan todos los aspectos de nuestra vida. Lo que deseemos la economía proveerá, aun sin desearlo igualmente lo ofrecerá. Cloudpunk fue desarrollado por ION Lands, una sola persona humana (quizá colaboren sus androides de confianza), durante tres años y fue estrenado en abril de 2020, ahora llega a Xbox One, PlayStation 4 y Switch gracias a la madrileña Stage Clear Studios y Merge Games. Unas inimaginables consolas que pertenecían hasta hace poco a una generación perfecta que llega a su fin, su ciclo de vida ha entrado en la extinción paulatina ante la sucesión de sus vástagos de microchip.


Esta obra se sustenta en su historia, sus personajes y sus escenarios, sería descortés no conocerlos primero. Rania es nuestra heroína mundana y urbana, una música que abandonó su flauta y su hogar en la Península Oriental para buscarse la vida en Nivalis, la gran urbe. Parece que se mudó sola a la gran ciudad pero nada más lejos de la realidad, porque su fiel escudero Camus la acompaña siempre a todas partes. Un androide, cuyo cuerpo está fuera de servicio ante las circunstancias, con aspecto de perro Border Collie y realmente parlanchín, inocente, bondadoso y curioso. Una inteligencia artificial que habita dentro de cualquier dispositivo de memoria, apto para su uso en vehículos voladores HOVA, la casa o aparatos portátiles. Rania encuentra trabajo en Cloudpunk, una empresa no-del-todo-legal de reparto, que envía lo que sea, a quien sea, cuando sea y sin hacer preguntas. Un trabajo más peligroso y estresante de lo que parece cuyos empleados suelen abandonar, o desaparecer, tras unos días de trabajo, a excepción del antecesor de Raina, que permaneció diez años. El enlace directo de Rania con la empresa es Control, un anciano atormentado que a veces es cálido y a veces es seco, a veces hablador y a veces enigmático. A pesar de ser humano le obligan a trabajar como un androide, muchas horas, muchos años, con excesiva profesionalidad y secretismo.

Comienza la noche y con ella nuestro turno en la primera jornada en Cloudpunk, ¡esperemos que sea una experiencia tranquilo y que nos paguen bien! La libertad de movimiento a bordo del HOVA es total y podemos volar libremente en cualquier dirección y altura. Eso sí, si vamos por las carreteras nuestra velocidad será mayor que si vamos por zonas suspendidas en el vacío, algo que nos beneficiará durante las misiones. Recogemos el paquete en la oficina y el radar nos indica el primer destino: La Médula. Mientras conducimos Control nos explica un poco como se divide la ciudad por áreas acorde su prestigio y sus niveles de peligrosidad, como funcionan las carreteras, sus propulsores y los ascensores, ideados para dividir metafóricamente y literalmente a los ciudadanos. Llegamos a nuestro destino sin incidentes, aparcamos en un aparcamiento (sólo podemos aterrizar en estos sitios) y les entregamos un paquete a Erwin Karva, quien creía que era la herencia monetaria de sus padres fallecidos, con la cual implantarse dos aumentos para mejorar su vista, pero resultó ser una herencia sentimental con sus juguetes, maquetas y objetos personales de niño. Su decepción no es nuestro problema, aunque Rania le ofrece ánimos, pues igualmente recibimos el cobro. Tras esto recibimos otro encargo y lo cumplimos sin dramas, después de ese nos encargan otra tarea, así hasta reunir un buen sueldo. ¿Y la acción? Aquí no se estila la adrenalina.


No, no hay acción, peligro ni carreras frenéticas de coches voladores pero no los necesitamos, de verdad que no. Lo más parecido son unas pocas misiones con cuenta atrás en momento muy puntuales. Cloudpunk apuesta por la exploración en un gran mundo abierto, los fascinantes diálogos y la inmersión total de vida cyberpunk. Es un juego narrativo con conducción libre y elementos jugables como la recolección de objetos. Los desdeñosos dirán que es un simulador de paseos pero es más que eso, roza el simulador de vida futurista. Por supuesto que no llega a tanto pero sí transmite esa sensación de que eres un forastero recién llegado a un lugar nuevo que no conoces, tan increíble como hostil. El objetivo principal es cumplir las misiones principales que nos encarga la empresa de reparto y algún que otro personaje puntual, de esta manera avanzamos en la historia y recaudamos mucho dinero. Esto es lo fundamental pero no lo único.

En ocasiones se nos plantean dos alternativas para la resolución de algunos pedidos conflictivos, porque aunque nuestro cometido es entregar paquetes más de una vez surgirán dudas y asuntos espinosos, incluso cuestionables. En estas situaciones Rania se debate si hace lo correcto, si debe seguir su código moral y su intuición o al contrario obedecer las indicaciones de la compañía sin cuestionarse nada, limitarse a cumplir su tarea. Después de todo sólo es una repartidora, no una heroína, ¿verdad? ¿Qué haríamos si transportamos una caja que hace sonidos de tic-tac? ¿si un suicida entrega sus pertenencias pero no ha pagado el servicio, entregarlo a su familia o llevarlo a la empresa como forma de pago? Tomemos la opción que tomemos la reacción de los personajes será diferente, quizá ganemos dinero o quizá no, quizá estas decisiones afecten a la ciudad y a la gente a largo o corto plazo, pero por el momento no existe “barra de moralidad” que nos indique si hemos hecho algo bueno o algo malo. Eso debemos juzgarlo nosotros mismos.

[b

La trama principal es fascinante, absorbente, variada y divertida. En un principio parece una historia sencilla pero poco a poco abarcará diversos temas sociales, arcos argumentales y se profundizará en el funcionamiento de la ciudad con su propia policía-empresarial de CorpSec o sus creencias rocambolescas. Conoceremos tanto a jefes mafiosos y matrimonios pudientes como a detectives androides o androides que han vendido su cuerpo para ser aceptados en la alta sociedad. La extensa galería de personajes está muy nutrida de excéntricos habitantes de Nivalis, todos ellos con problemas, por lo que nos patearemos sus futuristas calles para cumplir misiones secundarias. Algunas secundarias nos recompensan con dinero y otras en cambio con una interesante experiencia vivida y la agradable sensación de expandir nuestros conocimientos de la ciudad a la vez que se ayuda al prójimo. No todo en esta vida son estadísticas ni recompensas.

Las misiones secundarias no están indicadas específicamente en el mapa sino que las descubrimos por casualidad hablando con todos los personajes de interés de la zona. De hecho algunas misiones no están marcadas como tal hasta completarlas. Conoceremos algunos personajes recurrentes a lo largo de la historia y si hablamos con ellos puede que pase algo interesante a largo plazo o profundicemos más en su vida. Cada personaje es un mundo, quizá un universo, y no debemos dar por hecho que tras una conversación ya no volveremos a verlos. Desde el principio tenemos ante nosotros un mundo abierto donde pasear acorde a nuestros antojos, excepto algunas zonas muy concretas de difícil acceso. Incluso podemos recorrer el mapa entero, conocer a los personajes disponibles y recoger los objetos de interés antes de continuar con la historia principal. A medida que avancemos la trama aparecerán más personajes y más misiones secundarias por lo que siempre habrá algo que hacer, puesto que muchos son consecuencia directa de las misiones principales ¿Que deberíamos hacer, lector, visitar todo el enorme mapa nada más subirnos al HOVA o de manera paulatina a medida que avancemos en la trama?


Navegar por Nivalis es fácil pero requiere tener memoria de taxista. En todo momento contamos con el apoyo de un minimapa en pantalla y de un mapa a tamaño completo de la zona en la que estemos (pulsando un simple botón) pero no gozamos de un mapa global de toda Nivalis. Nunca tendremos problemas para encontrar la ruta hacia el próximo objetivo o localizar personajes y objetos gracias a los iconos y al contador de kilómetros, no obstante si deseamos acercarnos a un distrito concreto debemos recurrir a nuestra memoria o a deambular por la carretera hasta localizarlo. Esto se nota especialmente cuando buscamos a un personaje secundario en cuestión o nuestra casa, localizada en la Zona antigua. Otro inconveniente menor es lo mal indicado que está el sistema de guardado, porque no se explica ni indica en pantalla en ningún momento. Resulta que se guarda automáticamente al subir y bajar del HOVA o al entrar y salir de un edificio, un dato informativo que desconocemos durante nuestra primera partida. Tampoco existe un botón para salir al menú principal así que toca cerrar directamente desde la interfaz de la consola.

Existen dos tipos de objetos coleccionables: los normales de usar y tirar y los específicos de la historia. Los primero son baterías gastadas, chips de memoria, circuitos electrónicos o revistas, trastos que sirven para reparar ascensores averiados, para ser vendidos y sacarse algunas monedas, regalarlos a la gente y para descifrara su correcto uso, ya que no se indica muy bien. Los objetos de historia son importantes y nunca deberíamos venderlas puesto que desbloquean conversaciones nuevas, amplían la historia o completan misiones secundarias. Objetos como las tarjetas perforadas, videojuegos antiguos, instrumentos musicales, manos amputadas o discos duros con recuerdos humanos sirven para ayudar a los habitantes de Nivales, sean humanos o androides. A veces sin pretenderlo ayudamos a mantener viva la historia de la humanidad y los recuerdos individuales.
Análisis de Cloudpunk para XONE: La ascensión al cielo no es una opción
Análisis de Cloudpunk para XONE: La ascensión al cielo no es una opción
Análisis de Cloudpunk para XONE: La ascensión al cielo no es una opción
Análisis de Cloudpunk para XONE: La ascensión al cielo no es una opción
Análisis de Cloudpunk para XONE: La ascensión al cielo no es una opción
Análisis de Cloudpunk para XONE: La ascensión al cielo no es una opción
Análisis de Cloudpunk para XONE: La ascensión al cielo no es una opción
Análisis de Cloudpunk para XONE: La ascensión al cielo no es una opción
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi.

Actualmente hay conectados 5 usuarios registrados y 89 invitados.

125 ms.

Sortes Ingeniería Informática, S.L. 2002 - 2020 | Diseño web por Juan Palma García y Roberto Nieto

×