¡Colabora!
0
El silencio de los corderos
PC

El silencio de los corderos

Catherine, uno de los títulos más extravagantes, oníricos y memorables de la pasada generación, aterriza por fin en nuestros ordenadores en su versión clásica.

0 0 0

Versión analizada: PC. Copia digital proporcionada por Cosmocover.

Y, después de tantos años, de tantos ruegos noctívagos, de tantos anhelos mudos y de tantas esperas silenciosas, por fin, un juego de Atlus ha desembarcado en Steam; está bien, lo admitimos, quizás nos estamos excediendo con el dramatismo, pero es innegable que ya iba siendo hora. En definitiva, se trata nada más y nada menos que de Catherine, un título cautivador, atrevido e indescriptible que se ganó un hueco muy especial en el selecto grupo de juegos de culto de la pasada generación. ¿La fórmula de su éxito? Muy sencillo: mezclamos en una buena coctelera una animación de alta factura, la juntamos con los acezantes temores intrínsecos que conllevan el paso a la madurez, con un sistema de puzles adictivo y brillante, y con un guion excepcional y profundo, y servimos una de esas obras capaces de encandilar a todo aquel con el valor y la paciencia necesarias para descubrirla. ¿Quieres saber más? Pues continúa leyendo, que aquí viene nuestro análisis de Catherine.

La vida en un segundo

A nivel argumental, Catherine nos sitúa en el papel de Vincent Brooks, un hombre de treinta y dos años que está involucrado en una relación sentimental de larga duración con una joven llamada Katherine; es precisamente en este último personaje en el que recae el detonante de la trama, ya que sus insistencias por formalizar su vínculo amoroso con Vincent y por llevarlo al siguiente nivel terminan prendiendo en el protagonista el cabrilleante temor de las vidas que cambian y de las etapas de la juventud que, sencillamente, se desvanecen. Esta apremiante situación genera un grave episodio de confusión y de estrés en nuestro indeciso Vincent, que terminará viéndose envuelto en una extraña y misteriosa infidelidad -con una chica que responde al nombre de Catherine... sí, paradójicamente delicioso-, en una maldición milenaria y onírica que le acosa por las noches en forma de extravagantes pesadillas, y en una serie de escabrosas muertes que parecen ser el destino inevitable de todo hombre en su situación. No parece el mejor de los escenarios.

No obstante, consideramos que la trama y el guion son dos de los platos fuertes de Catherine, por lo que evitaremos entrar en más detalles; aclaramos, eso, sí, que el título de Atlus no duda a la hora de sumergirse en cuestiones profundas que van más allá de lo que tradicionalmente encontraríamos en el "videojuego medio". Motivos religiosos, exégesis bíblicas incluidas, así como aspectos sentimentales, esotéricos y, por supuesto, eróticos, tienen cabida en esta cruel odisea onírica, que más de una vez nos sumirá en una reflexión sobre nuestro pasado o futuro, lo que se debe a un sistema de preguntas preguntas fundamentales que aparecen en determinados momentos de la historia y que, además de proponernos un ejercicio de introspección, nos servirán para moldear el carácter de Vincent y desbloquear uno de los ocho finales que posee la aventura. Y es que, como en la vida misma, al final todo puede reducirse a una mera decisión.

El mundo de los sueños

Los senderos de Morfeo son inescrutables, y es que el deleite renovador de los descansos apacibles y sosegados puede dar paso, rápidamente, a una de esas pesadillas que se quedan grabadas en tu memoria. Catherine se centra, principalmente, en la vertiente más perturbadora e inconexa de los sueños, ya que nos presenta gran cantidad de escenas explícitas que golpean los sentidos con la fuerza de un tabú; desde cuestiones de la paternidad, pasando por la fidelidad y el matrimonio, a las mismísimas relaciones sociales, los mundos interiores que exploraremos en esta esotérica aventura están todos marcados por un tono grotesco, transgresor y muy honesto con sus auténticas intenciones, que son las de sorprender e inquietar al jugador, haciéndole pensar sobre un amplio espectro de cuestiones morales, cometido que cumple a la perfección.

En cualquier caso, y como decíamos anteriormente, Vincent cae presa de una terrible maldición después de echar una canita al aire; esta consiste, dicho brevemente, en que nuestro protagonista se verá inmerso, noche tras noche, en un cúmulo de pesadillas que le obligarán a escalar desde las profundidades de esos mundos de sueños hasta la cima, donde le espera la salvación. A nivel jugable, esta premisa se traduce en una serie de escenarios verticales conformados por bloques que habremos de mover, manipular o tirar al vacío con el objetivo de formar escaleras por las que subir; técnicas hay innumerables, y es una delicia ver cómo se pueden combinar unas y otras para salir airosos de las situaciones más enrevesadas, las cuales suelen involucrar enfrentamientos contra morbosos y complicados jefes finales o distintos tipos de bloques con efectos indeseables. Sin embargo, eso no es todo; el escenario se cae rápidamente con el tiempo, así que tienes que escalar rápido o... te mueres. Sí.

No obstante, no todo lo que haremos en Catherine será crear puentes de bloques imaginarios, ya que el título también posee una vertiente mucho más dialogada que lo acerca al nicho de las novelas visuales. Las conversaciones con nuestros amigos de toda la vida en el bar, o con otros hombres que, al igual que Vincent, de día sufren amnesia y son incapaces de recordar con claridad lo que sucede cuando se van a dormir -sí, que se convierten en corderos y sufren una tortura horrible-, son una constante y nos permiten disfrutar de un guion maduro y cruel que no deja títere con cabeza. Toda una delicia.

Conclusiones

Catherine tiene el maravilloso don de combinar el razonamiento intrínseco de su género con las tensiones psicológicas y esotéricas, creando así una atmósfera opresiva que demanda cierta reflexión del jugador, así como resoluciones óptimas en sus distintos escenarios de pesadilla. La adaptación a PC arrastra algunos problemas de estabilidad gráfica o del rendimiento de una cámara que a veces es demasiado lenta, pero en líneas generales la extravagante obra de Atlus no envejece y conserva incólumes sus profundas y maravillosas virtudes, erigiéndose, una vez más, como un título único. Esperemos, además, que sea el comienzo de la adaptación al ordenador de grandes franquicias de la desarrolladora; solo el tiempo dirá.

Análisis de Catherine: Classic para PC: El silencio de los corderos
Análisis de Catherine: Classic para PC: El silencio de los corderos
Análisis de Catherine: Classic para PC: El silencio de los corderos
Análisis de Catherine: Classic para PC: El silencio de los corderos
Análisis de Catherine: Classic para PC: El silencio de los corderos
Análisis de Catherine: Classic para PC: El silencio de los corderos
Análisis de Catherine: Classic para PC: El silencio de los corderos
Análisis de Catherine: Classic para PC: El silencio de los corderos

Alternativas
Otros títulos del estudio participan de elementos esotéricos y religiosos, pero no son del mismo género.
La historia y su madurez. La tensión de la jugabilidad. Banda sonora del maestro Shoji Meguro.
Arrastra algunos problemas de estabilidad gráfica. Puede pecar de aleatorio en su dificultad.
Catherine es una de esas obras por las que no pasa el tiempo. Demencial, profundo y surrealista a partes iguales; tan recomendable como único.

Información del juego

Fecha de lanzamiento: 10 de enero de 2019
Desarrollado por: Atlus
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, CodeRed, Doscv, elite, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi, Rodri.
×