¡Colabora!
0
Un juego de mesa.
Nintendo Switch

Un juego de mesa.

Su atmósfera, su guión y el legado de Lovecraft lo son todo pero su jugabilidad no está a la altura.

Por Keyser Soze,
0 0 0

El género de los Walking Simulator se puso de moda hará unos años pero es relativamente nuevo en lo que a jugabilidad se refiere. Fue con la llegada de la séptima generación de consolas (y por supuesto con el PC, plataforma estrella en este caso) cuando se democratizó su acceso a quien jugaba con un pad desde el sofá. La idea era sencilla, todo aquello que nos proporciona en términos técnicos los shooters se podría aprovechar en términos de jugabilidad con otro enfoque más lento y menos histérico. El resultado fue una horda de propuestas que iban desde la investigación y el survival a otras que simplemente abogaban por desarrollos más estéticos y artísticos. En la cima del hall of fame de los walking simulator tenemos propuestas como Firewatch que hicieron mucho por popularizar el género que tenemos entre manos.

Trasladar a las consolas es una historia de H.P. Lovecraft es una empresa titánica que exige de unos mínimos para que todo el conjunto no desluzca su guión. Call of Cthulhu tiene un objetivo claro: envolvernos en una historia de la misma manera que una buena novela de ficción nos ata a la silla. En su sinopsis está todo lo necesario para ello. Edward Pierce, un detective de Boston de todavía aquel temprano siglo XX, pasa por un declive profesional y vital que le está llevando por el áspero y nada deseable camino del alcohol y las pastillas para dormir. Un día, se presenta en su oficina un caballero bien conocido de la ciudad que le pide que investigue la muerte de la familia Hawkins. Para ello, su única pista es un tenebroso cuadro con tintes, nunca mejor dicho, oscuros y cierta simbología de ocultismo. La pista se pierde en el Almacén 36 de Darkwater, una isla cercana a la costa de Boston. Bajo esta premisa tendremos que ir averiguando todas las aristas de un caso que poco a poco irá sacando a flote una historia mucho más enrevesada.

¿Qué debe tener pues, en términos jugables, alguien que quiera representar en nuestro mundillo una historia de Lovecraft? La respuesta es sencilla, atmósfera, pero ejecutarla bien no es nada sencillo. Call of Cthulhu lo consigue cogiendo toques de survival y aventura de acción, de aventura gráfica y FPS quedándose en algún lugar intermedio en lo jugable entre Resident Evil 7 y Gone Home. Un universo oscuro, una música tensa o a veces simplemente ausente, una corrección de color que mezcle los naranjas cuando aparece el fuego, y esa calidez del despacho de un investigador, o los azules y verdes más cercanos a Matrix, cuando lo esotérico, el ocultismo y los rituales aparecen en escena.



Con esos mimbres hay que construir una jugabilidad que esté a la altura y que sea capaz al mismo tiempo de explotar al jugador o jugadora que llevamos dentro, poniéndonos un reto por delante, sin desmerecer el peso de la literatura en un título que, valga la redundancia, tiene por título el nombre de una historia novelesca. Y no una cualquiera, una de Lovecraft, quizás una de las más famosas. Aquí, ciertamente no se consigue. Es verdad también que hay un cierto intento de trasladar parte de las mecánicas del juego de rol de mesa de mismo nombre, pero que no encajan igual en nuestra consola y un pad dejando una sensación a veces de que todo lo rpg es algo accesorio. Al inicio de la aventura tendremos un mapa de hablidades que se interconectan en el que podremos mejorar ciertos atributos si por ejemplo nuestro tipo de juego queremos que se centre más en la fuerza que la investigación, en la habilidad que en la intuición. Lo cierto es que, aunque dediquemos un rato largo pensando qué balance será el mejor más adelante en la aventura no tendremos demasiadas diferencias elijamos lo que elijamos. Quizás podemos desbloquear algún tipo de respuesta más al hablar con algún personaje, o saltar alguna zona de forma más rápida si somos más habilidosos con la ganzúa pero la amarga realidad es que el juego es muy lineal y estos valores no influyen demasiado.

Es la linealidad uno de sus principales problemas, pues un juego de detectives sea el que fuere debiera permitir llegar a las mismas conclusiones de diferentes maneras y no parece haber implementado ningún tipo de arbol de decisiones o backtracks que nos permitan volver a otras zonas. Además, entre capítulo y capítulo, que es la estructura narrativa elegida para contarnos la historia, se producen elipsis del tamaño de Nebraska y pasamos de estar en el muelle de un puerto de la isla de Darkwater a la entrada de la mansión Hawkins. Quizás para el cine funcione, pero aquí, cuando son tan consecutivos estos saltos, produce una sensación de salto a veces extraña.

En términos técnicos, además, esta versión de Switch que nos ocupa, carece de un trabajo de optimización que se haya hecho con mimo y se notan ralentizaciones fuertes al rotar ciertos objetos en el modo vista del menú, o en algunos momentos clave que no sabemos si responden a alguna sobrecarga de personajes en pantalla o a qué. Lo cierto es que visualmente pierde respecto de las versiones de PS4 o PC. La cámara y su control, con un pad y no un teclado se vuelve tosca y termina a veces por desesperar no pudiendo elegir parámetros de sensibilidad que nos lo faciliten.

No todo es regular en Call of Cthulhu. Es cierto que logra, con bastante ingenio, meternos dentro de la historia y su atmósfera y para amantes tanto de Lovecraft, del propio juego de rol o incluso de otros juegos de mesa como Sherlock Holmes, será una aventura a la que echar su rato, incluso en compañía, tomando decisiones colectivamente y disfrutando de un guión soberbio como el que nos regaló hace casi un siglo Lovecraft. Si estás en esas coordenadas, hazte con él porque lo disfrutarás.
Análisis de Call of Cthulhu para Switch: Un juego de mesa.
Análisis de Call of Cthulhu para Switch: Un juego de mesa.
Análisis de Call of Cthulhu para Switch: Un juego de mesa.
Análisis de Call of Cthulhu para Switch: Un juego de mesa.

Alternativas
Firewatch, What remains of Edith Finch, Gone Home. Ya más en el survival, Resident Evil 7.
Todo lo que nos dejó Lovecraft y en general todo el universo que nos muestra.
Su excesiva linealidad, las constantes ralentizaciones y en general todo el trabajo de optimización.
Si eres amante de los textos de Lovecraft y su atmósfera, es para ti. Como port, tiene mucho que mejorar.

Información del juego

Call of Cthulhu

Nintendo Switch

Fecha de lanzamiento: 8 de octubre de 2019
Desarrollado por: Cyanide
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, CodeRed, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi.
×