¡Colabora!
0
Es la hora de las tortas
Nintendo Switch PC PlayStation 4 Xbox One

Es la hora de las tortas

El boxeo es una disciplina abandonada en los videojuegos, pero Rocky y Creed dicen que a falta de pan, buenas son tortas.

Por Juan B.,
0 0 0

Hemos jugado a la versión de PS4 en una PlayStation 5. Copia digital proporcionada por Koch Media.

Rocky Balboa es, sin lugar a dudas, todo un mito de la historia del cine. Pocos personajes pueden presumir de tener hasta seis películas en su haber y participar en otras dos como coprotagonista. Lo curioso de todo esto es que, pese a que la primera película se estrenó hace más de cuarenta años, la licencia sigue dando sus frutos. No obstante, el género de boxeo ha desaparecido por completo en la última década. Tenemos que remontarnos hasta 2011 para encontrar al último gran juego de boxeo: Fight Night Champion, desarrollado por EA Sports para PlayStation 3 y Xbox 360. Sorprendentemente el boxeo sigue siendo tendencia fuera de este mundillo y los juegos de UFC funcionan realmente bien, así que no sería de extrañar si en unos años aparece un juego de boxeo que merezca la pena echarle un ojo. Pero mientras esperamos a ese momento, Survios se ha sacado de la manga Big Rumble Boxing: Creed Champions, un entretenido juego de arcade que revive varios momentos de las películas de Rocky y Creed y que en nuestro país lo edita Koch Media. Nosotros ya hemos estado un buen puñado de horas repartiendo leña a ritmo de Eye of the Tiger, así que estamos preparados para desentrañarlo.

La saga Rocky no ha tenido mucha suerte en los videojuegos. Unas apariciones en ColecoVision y Master System y poco más, aunque en la época de PS2 y Xbox tuvimos hasta dos entregas (siendo Rocky Legends la mejor de todas), pero estaban muy lejos de lo que debería ser un buen juego de boxeo. Poco después, en 2006, se lanzó Rocky Balboa para PSP, cuando se aprovechó el estreno de la sexta película, la cual también tuvo un acuerdo para estrenarse en aquel formato fallido que fue el UMD. El resultado tuvo que ser decepcionante porque desde entonces no hemos sabido más del personaje de Sylvester Stallone. Pero en 2015 se estrenó Creed, que narra la vida de Adonis Johnson, hijo del mítico Apollo Creed. No hay nada más nostálgico que Stallone peinando canas mientras entrena al hijo de su difunto rival, lo que le sirvió para una nominación al Oscar como mejor actor de reparto. El boom de la película llegó hasta Survios, un estudio especializado en juegos de realidad virtual que aprovechó sus conocimientos para lanzar una adaptación de la película: Creed: Rise to Glory VR. Este último título ha abierto las compuertas para Big Rumble Boxing: Creed Champions, dejando a un lado la realidad virtual, reciclando modelos y dotando al sistema de combate de una mayor agilidad.

Rocky y Creed se unen para darse de mamporros contra iconos de los años 70 y 80.


Para celebrar el 45 aniversario de Rocky y el inminente estreno de Creed III (previsto para 2022, si la pandemia lo permite), Big Rumble Boxing: Creed Champions sirve como homenaje a todos los personajes que han formado parte de la vida del Potro Italiano. El propio Rocky, Apolo Creed, su hijo Adonis, Ivan Drago y su hijo Viktor, junto a Conlan y otros personajes que no faltan a la cita, acompañados de otros tantos inventados que sirven como relleno para algunas de las ausencias que no han podido estar en el juego (tal vez por temas de derechos y licencias). Big Rumble Boxing es un juego de corte arcade, lejos del realismo que pueden ofrecer propuestas similares. Dicho de otra forma, no hay un sistema de combos muy complejo, ni tampoco una barra de cansancio para que evitemos golpear sin ton ni son. Contamos con un botón para lanzar una ráfaga de golpes ligeros, otro para encadenarlo con ataques contundentes y otros tres para esquivar, agarrar y bloquear. Un sistema de combate muy fácil de entender que recuerda inevitablemente a Tekken, su claro referente. Podemos combinar golpes ligeros con otros fuertes para desencadenar un ataque crítico. Si además lo hacemos mientras esquivamos, lanzamos un golpe bajo que nos otorga una bonificación súper, que no es otra cosa que un medidor especial que, una vez lo hayamos rellenado al máximo, podremos lanzar un golpe impresionante que dejará tocado al rival.

Lo cierto es que podemos realizar combos de distintas maneras y según el personaje. Por ejemplo, Rocky tiene mucha resistencia y es realmente ágil, así que puede encadenar puñetazos sin perder la compostura mientras le atacan. Otros como Ivan Drago o Clubber Lang, auténticas bestias pero sin tanta versatilidad, sufren para esquivar pero sus golpes son letales para el rival. Por otro lado tenemos los personajes como Adonis Creed, de un estilo de combate más ligero y equilibrado, pero débiles antes las leyendas de la saga. También hay ciertos ataques que empujan al rival contra las cuerdas y lo aturden, ideal para encadenar unas secuencias largas y dejar sin posibilidad al rival. El problema está en que, pese a que es simple y funciona, es un sistema que no da para sacarle más jugo cuando ya llevamos unas cuantas horas. Todo se reduce a golpear y esperar a que el enemigo acabe noqueado, y aunque de eso se trate, la IA enemiga es pobre, repite patrones de movimiento y es fácil saber cuándo tienes que bloquear, contraatacar o encadenarle una sucesión de golpes para dejarle en la lona.

El sistema de combate es simple y no tiene ninguna capa de profundidad, pero es divertido y resiste durante un buen puñado de horas.


Aunque entretiene, el ciclo de vida de Big Rumble Boxing: Creed Champions tiene poco recorrido por sus escasos modos de juego. El modo arcade sirve para acercarnos a las historias de cada personaje, aunque se quedan cortas. Lo normal es empezar con Rocky y y su pupilo Adonis, pero no tardamos en darnos cuenta de que los diálogos son muy simples, predecibles y los personajes totalmente planos. Tampoco hay voces más allá de alguna frase de Stallone, así que no ayuda a estar pendiente de lo que pueda suceder. Al final, todo se reduce a ir combatiendo contra nuestros rivales hasta alcanzar al jefe final (por llamarlo de alguna manera) y desbloquearlo en el propio modo. Por ejemplo, Rocky desbloquea a Apollo Creed, y así sucesivamente con todos. En total, 20 personajes entre los que aparecen en la saga de películas como otros tantos inventados para la ocasión. Algunas de estas historias repiten los sucesos de las películas, mientras que algunas de ellas inventan situaciones y no las resuelven como deberían. Una de las pegas que encontramos es la poca lógica que tienen algunos de estos enfrentamientos, como el cara a cara entre Adonis Creed y un Rocky Balboa treintañero. Lo mejor, darle de tundas a Apollo Creed con los guantes de Rocky Balboa mientras suena Eye of the Tiger de fondo. Lo último que nos queda para rascar un poco del juego es el modo versus, cuyo principal atractivo es que lo podemos jugar en local y darle una buena tunda a un amigo, con lo que Big Rumble Boxing: Creed Champions se presta fácilmente a una tarde de "pachangueo".

A nivel audiovisual, las animaciones están bien resueltas y los personajes están bien emulados bajo el efecto cartoon. No obstante, las reacciones a los golpes, a las caídas contra las cuerdas o los impactos contra el cuadrilatero son mejorables, sobre todo porque hay ciertos movimientos robóticos y se ven situaciones extrañas cuando un personaje cae tendido al suelo. Como decíamos, lo mejor es su banda sonora, que combina a la perfección las tendencias musicales de las épocas de Rocky y de Creed. Por un lado, el clásico tema principal de Rocky y Eye of the Tiger, mientras que por otro tenemos una buena selección de hip-hop urbano.

La historia está ahí para servir de descanso entre tanto combate, pero no aporta nada.


Big Rumble Boxing: Creed Champions es un juego correcto y entretenido que ofrecerá bastantes horas de juego a quienes busquen la esencia del boxeo de corte arcade con un popurrí de personajes de Rocky y Creed de por medio. Convence durante varias horas por ser sencillo de jugar y ofrecer estilos de combate bien diferenciados, pero no va más allá. Echamos de menos más modalidades o la posibilidad de combatir contra otros jugadores de todo el mundo, algo que habría aumentado su duración. Pero lo cierto es que hay pocos juegos de boxeo a los que le podamos echar el guante, así que a falta de pan, buenas son tortas.
Análisis de Big Rumble Boxing: Creed Champions para PS4: Es la hora de las tortas
Análisis de Big Rumble Boxing: Creed Champions para PS4: Es la hora de las tortas
Análisis de Big Rumble Boxing: Creed Champions para PS4: Es la hora de las tortas
Análisis de Big Rumble Boxing: Creed Champions para PS4: Es la hora de las tortas
Análisis de Big Rumble Boxing: Creed Champions para PS4: Es la hora de las tortas
Análisis de Big Rumble Boxing: Creed Champions para PS4: Es la hora de las tortas
Análisis de Big Rumble Boxing: Creed Champions para PS4: Es la hora de las tortas
Análisis de Big Rumble Boxing: Creed Champions para PS4: Es la hora de las tortas

Alternativas
Propuesta similar: WWE Battlegrounds. Algo más realista: cualquier UFC.
Es sencillo y divertido durante gran parte de lo que dura. Mucha variedad de estilos de combate.
Le faltan modalidades. La historia podría haber dado más. Algunas animaciones y colisiones.
La falta de ambición lastra el producto final, pero sigue siendo divertido, especialmente jugándolo con un amigo.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

×