¡Colabora!
0
Una hoja en la oscuridad
PC PlayStation 4 PlayStation 5 Xbox Xbox One

Una hoja en la oscuridad

Aragami 2 pule la base del original y ofrece una aventura enfocada al cooperativo, aunque con un rendimiento lejos de lo deseado.

Por Juan B.,
0 0 0

Jugado en PlayStation 5. Copia digital proporcionada por Terminal.


Hace cinco años, el estudio independiente español Lince Works lanzó al mercado Aragami, un juego que comenzó como un trabajo de máster y cuyo potencial forzó a la creación del estudio. Se trataba de un juego de acción y sigilo en el que tomábamos el papel de un Aragami, un espíritu vengativo que debía cumplir cumplir con un propósito. Como decía mi compañero Rodrigo Aliende en su artículo sobre Aragami allá por 2016, lo fácil es realizar la comparativa con Tenchu, por aquello de ser un ninja, pero lo más cercano podría ser Mark of the Ninja. Pero al fin y al cabo, los ninjas y samuráis nos han dejado con títulos de acción (con espadas y objetos arrojadizos) que son fácilmente combinables con el sigilo, como ocurre con Shinobi, Ninja Gaiden o Sekiro: Shadows Die Twice. El éxito de Aragami se traduce en casi un millón de copias vendidas, una precuela de la aventura original y una legión de fans que demandaban más contenido. Y ahora, con Aragami 2, se cumplen las peticiones de muchos. El juego está disponible desde ya mismo en PS4, PS5, Xbox One, Xbox Series X/S y PC, siendo uno de los principales reclamos del Game Pass de este mes.

La historia de Aragami 2 es una continuación directa del primero, pero no es necesario haberlo jugado para entender lo que os vais a encontrar, pues los eventos ocurren 100 años después. Una vez más volvemos a ser un Aragami, un ser incompleto entre dos mundos que anhela volver a unir las piezas de su alma fragmentada. Nuestro protagonista despierta en la aldea Kakurega, el refugio del Clan Kurotsoba, que está conformado por otros Aragamis. La historia profundiza en los orígenes de la Esencia de las Sombras, el poder místico que utilizan estos guerreros para defender su aldea y que les permite tener el control total sobre las sombras. Un poder que, como no podía ser de otra manera, no es del agrado del Clan Akatsuchi (nada que ver con la banda criminal de Naruto), unos invasores que saquean y queman todo a su paso. Nosotros, como un Aragami más, debemos proteger Kakurega del ejército invasor, pero también encontrar la cura de una aflicción sobrenatural que deteriora física y mentalmente al resto de los habitantes. Con esta premisa, Aragami 2 nos deja una historia banal y, por qué no decirlo, aburrida. Todo lo que hacemos es coger una misión en el tablero, cruzar un portal, completar el objetivo y volver a la aldea a por más recados. Hay diálogos que pretenden profundizar en los habitantes y sus preocupaciones, pero que no resulta para nada interesante y dejamos de prestarle atención.

Un espíritu vengativo, una aldea en peligro y un ejército que arrasa con todo. Así arranca Aragami 2.


Antes de profundizar en el título, permitidnos este inciso en el análisis porque creemos que es esencial conocer las condiciones bajo las que hemos jugado a Aragami 2 y cómo afectará en la conclusión del artículo. El título se lanzó el pasado 17 de septiembre en todas las plataformas, y nosotros lo hemos estado jugado en su versión para PlayStation 5 desde el 21 del mismo mes. La versión del juego para consolas de nueva generación como PS5 o Xbox Series X/S está lejos de ser aceptable en cuanto a rendimiento, y por ello no hemos podido probar algunas de las funciones que deberían estar en funcionamiento desde su estreno. El multijugador, por ejemplo, no funciona en consolas de Xbox, y en PS5 somos incapaces de encontrar una partida que funcione y parece que tampoco aparece nuestra sesión a otros jugadores. En PC, por lo que hemos podido leer en Reddit, se vive una situación idéntica. Hemos sufrido errores molestos como cierres inesperados, caídas debajo del mapa que nos han forzado a reiniciar la misión y objetivos que se quedaban atascados y pasaban a ser inaccesibles. En uVeJuegos hemos querido esperar unos días para ver si Lince Works podía tener preparado el parche en estas consolas y así ofrecer un análisis completo y en una versión acorde a la visión del estudio, pero no ha sido posible. Ahora sí, hablemos en profundidad de Aragami 2.

El Valle Rashomon se ha convertido en un campo de guerra tras la irrupción del ejército invasor, pero la aldea Kakurega se alza como el único bastión capaz de frenar su avance. Por ello, la aldea hace la función práctica de nuestro hub o base central de operaciones donde gestionamos nuestro inventario y equipamiento (cosmético en su totalidad), hablamos con otros personajes, accedemos a nuestro árbol de habilidades y a un tablero de misiones en el que nos ofrecen encargos, un poco como Astera en Monster Hunter: World. Además, Aragami 2 ha cogido una función que se incluyó en una actualización del primero, y es que podemos elegir si completar las misiones en solitario o en cooperativo para hasta tres jugadores, una característica que le sienta realmente bien por aquello de que son misiones rápidas, de no más de 20 minutos, y que le sienta a las mil maravillas el poder cooperar con otros jugadores para sincronizar nuestras emboscadas y mejorar nuestra valoración final. Una vez se acepta la misión, nos teletransportamos hasta una zona que parece un sandbox reducido, repleto de estructuras como chabolas y castillos, objetos con los que podemos interactuar, enemigos y objetos a saquear en forma de oro (la divisa que utilizamos en nuestra base) y coleccionables. La tarea es cumplir ciertos objetivos, sin embargo, para fomentar la exploración, estos objetivos no aparecen resaltados hasta que nos hayamos acercado lo suficiente. Ahí sí, ya sabremos su localización.

Aragami 2 ofrece la vía de la acción, pero lo realmente divertido es planificar el ataque en sigilo y que todo salga a la perfección.


Las misiones se pueden afrontar de dos maneras: siendo más agresivo, utilizando el combate cuerpo a cuerpo y las herramientas que nos ofrecen en nuestra base para que podamos acabar con los enemigos; o la otra manera que es tomándonos nuestro tiempo, explorando el escenario, planificando nuestro ataque y emboscando a los enemigos sin hacer saltar las alarmas, escondiendo los cadáveres para evitar ser descubiertos. Como es lógico, la primera opción no se puede tener en cuenta, y es que los enemigos no van a caer fácilmente y pedirán ayuda a los compañeros cercanos para que nos rodeen y nos ataquen en conjunto. Al final, lo divertido es planificar nuestra incursión en el territorio enemigo, utilizar nuestras habilidades con precisión y esfumarnos de la zona sin que nadie se haya avispado de nuestra presencia. El sistema de combate se ha mejorado para que podamos abandonar la senda del sigilo y atacar de forma directa al adversario, por ello ahora se incluye una barra de salud, otra de vigor (la resistencia de toda la vida) y la posibilidad de atacar y bloquear los ataques directos para, después, aniquilar a nuestro enemigo cuando hayamos roto su guardia. El nuevo sistema de combate no está mal, pero está lejos de lo que hemos visto en propuestas similares, y es el propio Aragami 2 es el que nos recomienda tomar la vía del sigilo para no sufrir más de la cuenta.

En cuanto a las sensaciones a los mandos, encontramos un movimiento mucho más logrado que el primero. El personaje se mueve ágilmente por todo tipo de estructuras, ya sea corriendo, agachado, con el doble salto o con el salto sombrío. La verticalidad de los escenarios ayuda a que la experiencia durante las secciones de sigilo sea satisfactoria, ya que nos invita a explorar el terreno y encontrar nuevas vías para emboscar a los adversarios. Para ello, nuestra herrera nos proporciona unas herramientas clásicas de cualquier ninja que se precie como bombas de humo, shurikens, unas cerbatanas con dardos venenosos o pociones que nos suben la defensa y nos sanan las heridas. Aún así, siendo honestos, no es necesario el uso de estos utensilios para completar las misiones. Basta con aprender la ruta de los enemigos para inutilizarlos, ya sea con una muerte instantánea o con un noqueo. Si los matamos, conviene que ocultemos sus cadáveres entre la maleza para evitar que un guardia encuentre el cuerpo, alerte al resto de sus compañeros y nos busquen por el escenario.

Podemos repetir las misiones siempre que queramos, ya sea en solitario o en compañía, y de esta manera desbloquear nuevas habilidades y equipamiento cosmético.


Algunos de los problemas de Aragami 2 se centran en su falta de variedad, tanto de enemigos como de objetivos y escenarios. En cuanto a los adversarios, encontramos a los típicos que patrullan y se mueven por el escenario con una ruta prefijada, otros vigilan estáticos desde su posición y los ninjas que lanzan fuego, los más molestos, patrullan desde las torres vigía desde una perspectiva privilegiada que delatará nuestra posicion rápidamente. Desafortunadamente, la inteligencia artificial es estúpida, los soldados tardan en reaccionar a nuestros movimientos, son incapaces de vernos llegar incluso a pocos metros de su visión y no son muy avispados en tareas de reconocimiento. A poco que seas rápido y meticuloso, completar las misiones será pan comido. El problema, como decíamos, es que Aragami 2 se vuelve monótono y repetitivo en sesiones largas por culpa de su esquema de misiones que consta de repetir los mismos objetivos en los mismos escenarios. A poco que hayamos jugado 20 misiones de las más de 50 disponibles, ya habremos visto todo lo que tiene que ofrecer. Es más, nos queda la sensación de que la aventura se alarga artificialmente a través de una trama que no aporta absolutamente nada y que estropea el conjunto. No se puede negar que es una continuación que mejora lo que había en el primero, pero transmite la sensación de que se ha priorizado la cantidad a la calidad del contenido. En ese sentido, se presta a sesiones cortas y cumple como un título prácticamente enfocado al disfrute de los speedrunners, que ya están realizando auténticas virguerías con el juego.

Visualmente, Aragami 2 mantiene el estilo cartoon que caracterizó a la primera entrega, pero esta vez sin remarcar los bordes de los elementos, lo que le lleva a ser un poco menos original que el primero. Gráficamente está ajustado a sus valores de producción, por lo que no hay un salto gráfico. Los problemas técnicos en la versión de PS5 nos dejan con problemas técnicos en el nivel de detalle de los fondos de escenario y en las texturas a una baja resolución que desentonan con el resto de elementos. Además, y por lo que nos consta es un error que sólo se encuentra en las consolas de nueva generación, el rendimiento es un gran inconveniente para su disfrute. Más allá de eso, se ha hecho un gran trabajo con la banda sonora, inspirada en el folclore japonés, con voces en el mismo idioma y con textos en castellano.

El rendimiento deja mucho que desear. En estas imágenes podéis ver algunos de los fallos más comunes: caídas del escenario y fondos de escenario en baja resolución.


CONCLUSIÓN

Aragami 2 es el ejemplo de cómo debe ser una segunda parte: coge los conceptos que estableció la primera entrega, amplía horizontes y añade nuevo contenido que se traduce en un producto mejor. Lince Works ha creado una base que funciona estupendamente, las mejoras en la exploración y verticalidad son todo un acierto, incluyendo el modo cooperativo que aporta rejugabilidad con la compañía de unos amigos (cuando funcione, claro). Por contra, más en este caso resulta ser menos, y su preocupación por querer ofrecer una mayor duración ha sido detrimento de todo aquello que hizo distinguible al primero.

Nos falla que su rendimiento en PlayStation 5 sea tan irregular. En el momento del análisis, continuamos con cierres inesperados y problemas que nos fuerzan a repetir las misiones. Por ello, y aunque nos gustaría darle más nota porque realmente creemos que la merece, no podemos sino ajustar la valoración a lo que es Aragami 2 actualmente, con todo lo bueno y lo malo, y no por lo que debería haber sido.
Análisis de Aragami 2 para PS5: Una hoja en la oscuridad
Análisis de Aragami 2 para PS5: Una hoja en la oscuridad
Análisis de Aragami 2 para PS5: Una hoja en la oscuridad
Análisis de Aragami 2 para PS5: Una hoja en la oscuridad
Análisis de Aragami 2 para PS5: Una hoja en la oscuridad
Análisis de Aragami 2 para PS5: Una hoja en la oscuridad
Análisis de Aragami 2 para PS5: Una hoja en la oscuridad
Análisis de Aragami 2 para PS5: Una hoja en la oscuridad

Alternativas
Mark of the Ninja
El sigilo es divertido. Las diferentes vías para abordar las emboscadas. La banda sonora.
Le sobran unas cuantas horas. Historia anodina. Inteligencia enemiga errática. El rendimiento.
Aragami 2 es más y mejor, lo cual resulta ser su punto débil, pero sigue siendo disfrutable. Su rendimiento es su asignatura pendiente.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, Aceskies, beto, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge, Wuyashen.
×