¡Colabora!
0
Ocenografía a tiros
PC

Ocenografía a tiros

Nos zambullimos en una serie que no nos visitaba hace casi dos décadas. Basticafos y facciones enemigos para el último shooter subacuático del momento.

Por Juan Emilio Palomino González,
0 0 0

Versión analizada PC. Copia digital proporcionada por Dead Good Media.


Es muy probable que no os suene, pero Aquanox es una serie de videojuegos que tiene ya su tiempo. La cosa arrancó en 2001 con la primera entrega, pero tras varias intentonas un par de años después, la marca se quedó en barbecho... hasta ahora. Con THQ Nordic en pleno aprovechamiento del enorme catálogo de licencias que ha ido acumulando estos años, ha encargado a la novata desarolladora Digital Arrow que le diese nuevos bríos a su retoño. Y de ahí nace este Aquanox Deep Descent, un nuevo intento por poner de moda la exploración del fondo marino y los combates a bordo de pequeños submarinos. El juego llega ahora a PlayStation 4, Xbox One y PC con la incertidumbre de saber si esta nueva encarnación conseguirá poder de moda un nombre tan antiguo como denostado.

Estamos en el futuro. La guerra nuclear ha destrozado toda la faz de la tierra hasta convertirla en inhabitable, un mundo calcinado y devastado por un invierno nuclear que no termina nunca. La humanidad sola ha encontrado refugio en las profundidades marinas, a mucha profundidad donde la radiación no puede llegar. Allí han conseguido establecer bases submarinas para sobrevivir, fortalezas que han provocado que las personas se agrupen por facciones, lo que ha derivado en rivalidad y en luchas fraticidas. Muchos de las habitantes más pudientes de la superficie terminaron crionizados esperando que se encontrara una solución a la devastación nuclear. Nosotros encarnamos a uno de esos cuatro que acaban de despertar, y que se encuentran totalmente descolocados en este nuevo mundo subacuático. Nada más empezar, empezarán a perseguirnos sin saber porqué, momento en el que surgirá un amable anciano llamado Ismael y que nos pedirá que le sigamos. Aquí comienza nuestra aventura, una sucesión de misiones a bordo de nuestro batiscafo en las laberínticas grutas submarinas que pondrán a prueba nuestra orientación, nuestra puntería y el temple de nuestros nervios.



Aquanox Deep Descent nos ha recordado a aquellos shooters claustrofóbicos de mitad de los noventa, como Descent, en los que explorar túneles y disparar a otras naves conformaban la base de la jugabilidad. Claro que en este caso los túneles oscuros dan paso a grutas marinas llenas de enemigos, pero en esencia es prácticamente lo mismo. En nuestro caso, tendremos la opción de pasarnos primero por un escueto tutorial que nos pondrá a los mandos del batiscafo un poquito antes de soltarnos todo el prefacio de la trama, pero en este caso salvo por saber lo que hace cada botón del mando, podremos saltarnos este entrenamiento y pasar directamente a lo bueno. En los combates primará la puntería y ser rápidos para que no nos den los impactos rivales, para ello podremos usar nuestro impulso hacia los lados como si fuera un movimiento de esquiva en un juego de lucha. En el caso de que nos impacten, bajará nuestro escudo, el cual se regenera con el tiempo, pero si nos atacan cuando nuestra barrera protectora está bajo mínimos descenderá nuestra barra de vitalidad, lo que puede provocar que nuestro batiscafo acabe en el desguace.

Casi todo el tiempo seguiremos a un personaje no jugador, dispararemos a naves de facciones rivales, a monstruos marinos y buscaremos recursos en las profundidades, tanto de los surgidos de la chatarra de nuestros enemigos como de contenedores que deberemos escanear para sumar elementos a nuestro inventario. A ver, no es que el juego sea un calco de Minecraft, pero sí que recoger chatarra y elementos de la tabla periódica servirán para fabricar nuestra propia munición o los regeneradores de salud y escudos que tan bien nos hacen. Poco a poco, desbloquearemos nuevas habilidades y mejoras a nuestra nave que podremos desbloquear con todo lo que vayamos acumulando, todo muy lógico y bien explicado en el menú de opciones. Con cada zona que visitemos, cada nueva baja enemiga o cada cosa escaneada se abrirán nuevas entradas en nuestra base de datos con información que darán más empaque a este húmedo universo. Aunque nos instiguen constantemente a visitar el menú de opciones, realmente solo entraremos para mejorar el submarino, hacer munición y escudos o activar y desactivar los poderosos focos de luz que nos ayudan a orientarnos por los túneles.



El apartado técnico cumple sin más. Hace nada hemos visto otras propuestas basadas en el fondo marino como el divertidísimo Maneater y en ella veíamos muchos más elementos decorativos con más variedad en el fondo marino. No es que no esté bien hecho, es que costará bastante ubicarse sin el mapa (menos mal que lo tendremos siempre) porque las grutas y las cuevas son todas prácticamente iguales. Mucha textura de piedra, mucho metal en los túneles y algunos puntos de luz diferentes que bañan toda la pantalla con una misma tonalidad. Musgo, plantas acuáticas, burbujitas subiendo y pececillos que pasan a un palmo de nuestra pantalla se repiten constantemente, una y otra vez, que aunque entendamos que tiene que ser así por el tipo de juego que es y la ambientación que tiene, se podían haber inventado algo más para darle más mordiente. Los enemigos se repiten también, veremos muchas veces las mismas naves a las que acribillaremos una y otra vez. El juego está localizado al castellano, aunque la voces se han quedado en inglés por el camino.

Aquanox Deep Descent no revoluciona en absoluto, nos enclaustra en pasillos oscuros y peligrosos una y otra vez, con el reclamo de recorrer las profundidades marinas. La trama nos lleva de un lado a otro, pero en ningún momento sentiremos que somos ni el elegido de Matrix ni el chico de los recados de cualquier juego de rol genérico. Antes hemos mencionado Descent, y sí, podemos decir que es el mismo planteamiento pero en el ecosistema acuático, con más argumento que la sucesión de niveles que era el juego de Interplay. Sin ser un juegazo, al menos cumple con la premisa de adentrarnos en fosas oscuras mientras acumulamos recursos que potencien nuestro submarino, en ese sentido, el sistema de progresión sí que nos premia y nos incentiva a seguir jugando. Si no fuera por su ambientación, poco podríamos hablar de él, pero tiene lo justo como para que no lo perdamos mucho la pista.

Redactado por Juan Emilio Palomino (Spiderfriki)
Análisis de Aquanox: Deep Descent para PC: Ocenografía a tiros
Análisis de Aquanox: Deep Descent para PC: Ocenografía a tiros
Análisis de Aquanox: Deep Descent para PC: Ocenografía a tiros
Análisis de Aquanox: Deep Descent para PC: Ocenografía a tiros
Surcar las profundidades. El desarrollo del batiscafo.
Repite muchos elementos, le falta variedad y algo de chispa.
Se limita a cumplir en todos los apartados, pero en este caso la suma de las partes no provoca sinergia. Bien, pero no deslumbra en ningún momento.

Información del juego

Fecha de lanzamiento: 16 de octubre de 2020
Desarrollado por: Digital Arrow
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, beto, Doscv, elite, Keyser Soze, MrRafa, NewRandomAge, Ohkouchi.

Actualmente hay conectados 10 usuarios registrados y 30 invitados.

922 ms.

Sortes Ingeniería Informática, S.L. 2002 - 2020 | Diseño web por Juan Palma García y Roberto Nieto

×