¡Colabora!
0
Intentando matar a un puñado de bichos
PC PlayStation 4 PlayStation 5 Xbox Xbox One

Intentando matar a un puñado de bichos

Reúne a tus compañeros y prepárate para devolver a los xenomorfos a sus tumbas.

Por Juan B.,
0 0 0

Jugado en PlayStation 5. Copia digital proporcionada por Tara Bruno PR.


Puede que la saga Alien no brille por la calidad de todas y cada una de sus películas, pero nos ha dejado en el recuerdo dos cintas únicas que revolucionaron el género de la ciencia ficción y que aún a día de hoy siguen siendo influyentes para muchas obras. Si Alien: El octavo pasajero de Ridley Scott revolucionó el género de terror, James Cameron hizo lo propio con Aliens: El regreso en cuanto acción. Dos obras completamente diferentes, pero auténticas obras maestras que merece la pena recordar. Esto mismo ha dado pie a que existan dos visiones distintas de cómo entender y adaptar Alien al videojuego. Por un lado, aquellos que prefieren centrarse en la acción mientras el jugador sobrevive a hordas de incontables xenomorfos, mientras que por otro tenemos los del juego del gato y el ratón. Por lo general siempre se ha apostado por propuestas centradas en la acción basadas en la película de Cameron, con la excepción de Alien: Isolation, al que consideramos el mejor juego basado en la licencia. Hoy os traemos un artículo centrado en lo primero: marines coloniales, xenomorfos y multijugador. Lo sabemos, suena mal porque todavía queda en la consciencia colectiva el recuerdo de aquel Aliens: Colonial Marines, que aún a día de hoy se presenta en nuestras peores pesadillas. Sin embargo, Aliens: Fireteam Elite del estudio californiano Cold Iron Studios es mucho, pero mucho mejor pese a tener muchos puntos en común.

Gran parte de lo que rodea a Aliens: Fireteam Elite es toda una carta de amor a la saga Alien. Se aprecia que, ya no solo en la historia sino también en el universo que lo rodea, hay detrás un equipo de desarrolladores con mucho cariño a la saga. La aventura arranca en el año 2033, unos 23 años después de la conclusión de la trilogía Alien. En este punto, la civilización ha dejado de recibir reportes de nuevos brotes de xenomorfos, pero rápidamente se extiende el rumor de que han aparecido indicios de su existencia en puntos remotos de la galaxia. Debido a esto, nosotros somos el grupo de idiotas que ha mandado la Ley de Protección Colonial de 2187 para inspeccionar el lugar y, en caso de que se requiera, acabar con toda amenaza xenomorfa. Como marines coloniales, nuestra misión arranca a bordo del USS Endeavour en dirección a Katanga, lugar de avistamiento de criaturas. La historia es completamente original y se desarrolla a través de cuatro campañas distintas protagonizadas por el personaje que hayamos creado, pudiendo elegir entre cinco clases distintas de marine colonial diferenciadas por sus habilidades. Es fácil darse cuenta de que no se trata de una trama muy compleja ni personajes muy profundos, sin embargo, es el mimo y respeto con el que trata al universo lo que nos ha gustado.

La historia de Aliens: Fireteam Elite no es nada del otro mundo, pero sabe satisfacer las necesidades de los fans.


Por ejemplo, me llamaba la atención que se haya utilizado a Alien: Covenant como inspiración para el diseño de las ruinas, con esas caras enormes adornando las estructuras. Decir que una de las clases, el demoledor, sostiene su arma pesada con una pose idéntica a Vasquez en Aliens: El regreso, y que el rifle de pulsos suena igual que en las películas. También se le dedica tiempo a expandir el universo con la introducción de MU/TH/UR o la corrupta Weyland-Yutani y sus problemas con los marines... en definitiva, la idea es profundizar en el contexto que ya conocemos por las películas y no tanto en desarrollar una historia original. Decimos esto porque prácticamente en las 12 misiones que componen la campaña, todo se reduce a "matar bichos". Lo que se espera de nosotros desde los primeros compases es que sepamos de antemano los conceptos básicos para sobrevivir a las incursiones, pero un tutorial no habría estado de más.

Dejando a un lado el legado de las películas, lo que podéis esperar de Aliens: Fireteam Elite es un shooter en tercera persona cooperativo, muy al estilo del reciente World War Z o del clásico Left 4 Dead, en el que deberemos cooperar con otros dos jugadores (o dos sintéticos si lo hacemos en solitario) parar superar las misiones mientras despachamos a todo un enjambre de xenomorfos. En pocas palabras, es un modo horda, pero en vez de resguardarte tras unas coberturas, tienes que atravesar todo un nivel mientras cumples una serie de objetivos, que suelen ir desde limpiar la zona de enemigos, encontrar un objeto requerido para avanzar o activar un ascensor. En ese sentido, es una experiencia bastante unidimensional en la que hemos echado en falta más elementos para interactuar y más objetivos que no sean solamente aguantar las acometidas de los monstruos, pero tenemos que admitir que engancha. Despachar a los aliens y a los sintéticos es divertido. Todo ello es fruto de un arsenal repleto de opciones, que aunque en las primeras horas de juego parezca limitado y los enemigos a los que nos enfrentemos siempre sean los mismos, la cosa cambia para bien. Los tiroteos tienen su identidad propia gracias a la alta movilidad y versatilidad con la que cuentan los xenomorfos. Pueden trepar por los techos, lanzarse en picado a por nosotros o desplazarse por los conductos de ventilación. Y, por supuesto, su sangre es ácida, así que más nos vale tener bien lejos a los insectos vomitivos antes de que nos llenen de vísceras. Lo cierto es que avanzar lentamenta mientras toda una horda de enemigos cae a nuestros pies es enormemente satisfactorio.

No cuenta con las mecánicas más complejas, pero despachar a los aliens es divertido.


Esto se debe gracias al avance frenético e intenso, impidiendo que nos podamos relajar lo más mínimo. Siempre hay xenomorfos acechándonos en las esquinas, y cuando las cosas se complican es porque han llegado al campo de batalla las criaturas en su última forma evolutiva. Algunos de ellos nos agarran y debemos ejecutar a la perfección un QTE si queremos escapar de sus garras, otros explotan en mil pedazos al morir y esparcen su ácido, mientras que los más pesados son aquellos que utilizan su piel como armadura y son prácticamente impenetrables. Más adelante en la campaña aparecerán los sintéticos para aportar algo de frescura a los enfrentamientos, aunque no está del todo bien resuelto. Disparan como nosotros pero el gunplay no funciona como debería con estos objetivos y el sistema de cobertura deja muchísimo que desear, así que se limitan a cumplir con lo mínimo mientras que los enfrentamientos contra los aliens son los que ofrecen la diversión.

Dado que enfrentarse a los xenomorfos no es tarea sencilla, a nuestro alcance tenemos hasta cinco clases únicas: Asalto, Demoledor, Técnico, Médico y Reconocimiento. Sabiendo que solamente puede haber tres jugadores en una partida (o un jugador y dos bots), más nos vale prepararnos a conciencia antes de empezar la incursión. Toda esta preparación tiene lugar en nuestra nave, un lugar seguro repleto de personajes que nos ponen en contexto de lo que sucede en la galaxia cuando les traemos documentos que hemos ido encontrando, pero también nos ofrecen nuevos "juguetes" para nuestro arsenal a cambio de un puñado de créditos, que son una de las tantas recompensas que ofrecen las misiones. Profundizando en las clases, Asalto puede hacer frente a numerosas oleadas gracias a sus dos habilidades, que le permiten arrojar granadas y lanzar un bonus en área para que tanto él como los compañeros disparen y recarguen a una mayor velocidad durante unos segundos. El Demoledor es, sencillamente, la clase más divertida de todas. Cuenta con una especie de gatling que apunta automáticamente a cualquier enemigo que se mueva, pero además una de sus habilidades lanza una andanada de misiles que acaba todo lo que esté en su radio. El Técnico se especializa en el control de zona, distribuyendo torretas por el escenario y aturdiendo a los enemigos con sus granadas de pulsos electromagnéticos. El Médico, como su propio nombre indica, se encarga de curar a sus aliados colocando balizas en la zona y mejorando la cadencia de disparo de las armas de mano. Por último, el Reconocimiento no se desbloquea hasta que se completa la campaña por primera vez (independientemente de la dificultad que hayamos seleccionado) y viene a ser bastante útil, pues sus drones resaltan a los enemigos cercanos y reducen el daño que inflingen.

Cada clase tiene un sistema de progresión independiente. Lo mismo sucede para las armas.


Todas las clases arrancan desde el primer rango, que hacen las veces de niveles, y cuanta más experiencia ganemos, más nodos de habilidad podremos rellenar. Estos nodos son únicos para todos los personajes, así que el progreso realizado con uno de ellos no se compartirá con el resto. Encontraremos mejoras universales y de clase, y la forma de desbloquearlas va desde encontrar el botín en los cofres ocultos de las misiones o comprándolas en el mercader de la estación. Algunas de estas mejoras permiten mejorar la estabilidad de nuestras armas, su precisión o el daño efectuado, pero también podemos cambiar la utilidad de nuestras habilidades únicas. Por ejemplo, con el Demoledor podemos reducir el daño que realizamos con nuestros misiles, pero a cambio el área en el que caerán será mucho más amplia. Además, cada arma tiene también un sistema de subida de nivel que mejora sus estadísticas y sus bonus pasivos. Tanto las armas como las clases ganan experiencia de la misma forma: haciendo misiones y utilizando las tarjetas de desafío. ¿Y para qué sirven estas tarjetas? Pues nos aplican un perjuicio en la próxima misión, pero a cambio ganamos un multiplicador de experiencia y de créditos. Podemos asignar una carta que nos impida curarnos y ganaremos más puntos, o una que nos fuerce a realizar más de un millón de puntos de daño entre todos los jugadores de la partida. Y si las cosas se complican, podemos utilizar cartas de desafío que, si bien no aplican un desafío ni nos otorgan un bonus de experiencia, sí nos dan un plus de daño o más salud para afrontar las dificultades más altas sin sudar la gota gorda.

Al respecto de la dificultad, si bien Aliens: Fireteam Elite se puede disfrutar completamente en solitario, completar el 100% del juego será una odisea sin la ayuda de otros jugadores. Los sintéticos que nos acompañan no son más que eso, bots con un fusil y un par de granadas para salir del paso, y si bien la inteligencia artificial está más trabajada de lo que nos ha acostumbrado el género, no tienen asignada una clase y no utilizan habilidades únicas. De las cinco dificultades que hay para escoger (las dos últimas se desbloquean tras ver los créditos), solamente dos de ellas están ideadas para que juguemos con los sintéticos como compañeros. De hecho, la dificultad indicada por los propios desarrolladores como la experiencia ideal para jugar, es complicada de abordar por culpa de los bots. Dicho de otra manera, si lo que buscáis es una única partida y explorar el modo Horda, la opción de jugar en solitario es viable, pero los más completistas sufrirán más de lo necesario para lograr todos los logros y trofeos. Además, por ahora no hay intención de añadir el multijugador cruzado para que los usuarios de PlayStation, Xbox y PC puedan encontrarse en las partidas públicas. En cambio, sí que hay cross-gen, lo que significa que los usuarios de PS4 y PS5 podrán jugar entre ellos, lo mismo para los usuarios de Xbox One y de Xbox Series X/S. En definitiva, Aliens: Fireteam Elite ofrece, como mínimo, 10 horas de juego si nuestra intención es solamente ver la campaña y jugar unas cuantas rondas del modo Horda, elevando a más de 50 horas de duración si el propósito es mejorar todas las armas, desbloquear todos los cosméticos y superar todas las misiones en la dificultad más elevada.

Las Oportunidades Tácticas y las tarjetas de desafío servirán para invertir más horas a cambio de ganar nuevas recompensas.


En lo que respecta a su apartado técnico, nos encontramos un juego muy discreto, así que no esperéis unas animaciones muy trabajadas, unas texturas detalladas o unos efectos de luz muy complejos, ya que la intención es que el motor pueda soportar la carga de tener a miles de enemigos amontonados en pasillos. Nosotros hemos podido jugar a la versión de PlayStation 5, y prácticamente en todo momento funciona a 60 fotogramas por segundo. Al menos esta es la norma, porque en ocasiones sí es cierto que experimentan caídas, que si bien no son pronunciadas ni manchan la experiencia, se aprecian . Afortunadamente, la dirección de arte cumple y todo lo que vemos en pantalla es completamente fiel a las películas. La banda sonora es completamente original, pero se ha sabido captar las sensaciones que transmitía James Horner en Aliens: El regreso. En cuanto a las voces, a nuestro país llega con una buena selección de voces en inglés y subtítulos en castellano.

Tanto la campaña como el modo Horda se pueden jugar en solitario o en compañía de unos amigos.



CONCLUSIÓN

Aliens: Fireteam Elite tiene un objetivo claro y es divertir a quien lo está jugando. Despedazar xenomorfos es una de las tareas que menos contexto necesita y aquí es algo que funciona y es divertido. Si lo que estás buscando es un juego de acción con el que disfrutar en compañía, Aliens: Fireteam Elite y su precio reducido es una opción a tener en cuenta. Es uno de esos títulos sin mayores pretensiones que consiguen hacértelo pasar en grande con amigos mientras pegáis tiros a todo lo que se mueve. Tiene una duración razonable y el modo Horda ofrece incontables horas. No hay ninguna revolución en la fórmula, ni tampoco una novedad que marque un antes y un después en el género, pero creemos que os lo vais a pasar genial haciendo frente a las criaturas.
Análisis de Aliens: Fireteam Elite para PS5: Intentando matar a un puñado de bichos
Análisis de Aliens: Fireteam Elite para PS5: Intentando matar a un puñado de bichos
Análisis de Aliens: Fireteam Elite para PS5: Intentando matar a un puñado de bichos
Análisis de Aliens: Fireteam Elite para PS5: Intentando matar a un puñado de bichos
Análisis de Aliens: Fireteam Elite para PS5: Intentando matar a un puñado de bichos
Análisis de Aliens: Fireteam Elite para PS5: Intentando matar a un puñado de bichos
Análisis de Aliens: Fireteam Elite para PS5: Intentando matar a un puñado de bichos
Análisis de Aliens: Fireteam Elite para PS5: Intentando matar a un puñado de bichos

Alternativas
World War Z
El cooperativo con amigos. Expande con mimo el universo Alien. Matar xenomorfos es muy divertido.
Los objetivos se repiten demasiado. En solitario pierde bastante.
Aliens: Fireteam Elite no viene a revolucionar, sino a divertir. Ideal para pasarlo genial con amigos y sin más pretensiones.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

×