¡Colabora!
0
El chico maravilla
Nintendo Switch PC PlayStation 4 PlayStation 5 Xbox Xbox One

El chico maravilla

Jankenteam recupera a la que fue la mascota de SEGA durante la era de los 8 bits con un remake de su primera aventura.

Por Juan B.,
0 0 0

Hemos jugado a la versión de PS4 en una PS5. Copia digital proporcionada por Terminal


Hoy en día es impensable no asociar a SEGA con la figura de Sonic. El erizo azul lleva tantísimos años entre nosotros que se nos hace inimaginable que pudiese haber alguien antes de él, pero lo hubo. Hablamos de Alex Kidd, aquel niño cabezón con aspecto de mono que sirvió de respuesta por parte de SEGA a la obra cumbre de Nintendo, Super Mario Bros. Lo de Alex Kidd in a Miracle World fue toda una jugada maestra por parte de SEGA, ya que el juego venía precargado en la memoria de la Master System. No obstante, aún con todo lo bueno que dejó, Alex Kidd pasó a un segundo plano con el lanzamiento de Sonic the Hedgehog en 1991. A partir de ahí, la nada. Se pedía el regreso de Alex Kidd, y lo único que tuvimos de él en una nueva obra fue su aparición en Sonic & All-Stars Racing Transformed, cuyo diseño vamos a obviar para no reabrir heridas. Y cuando parecía imposible que nuestro héroe de la infancia volviera a la palestra, el estudio español Jankenteam y Merge Games se sacan de la manga Alex Kidd in a Miracle World DX, la actualización del clásico de Master System para PC y consolas. En las siguientes líneas os contaremos lo que nos ha parecido, aunque ya os adelantamos que nos ha encantado.

Alex Kidd in a Miracle World nos cuenta la historia del propio Alex, un niño con aspecto de mono, cabezón y unas manos enormes. Alex ha estado durante años entrenando en el monte para poder perfeccionar su técnica de dar tortazos, y cuando su entrenamiento finaliza, descubre que su hermano ha sido secuestrado y que el reino de Radaxian ha quedado totalmente petrificado. Es en ese momento en el que nuestro protagonista descubre que él es el heredero de Radaxian, y que para recuperar lo que en un futuro será suyo, debe derrotar a Janken el Grande, un alienígena del planeta Janbarik y experto en el juego de piedra, papel o tijeras. Para retarle a un duelo y derrotarlo, Alex debe sortear las múltiples amenazas que le complicarán la vida en los diecisiete niveles que componen la aventura. La historia es exactamente la misma que la del original, pero se han revisado los diálogos para añadir más contexto, que no es mucho, pero se agradece.

Para Alex Kidd no existe la crisis de los 30.


La primera alegría que nos hemos llevado con este Alex Kidd in a Miracle World DX ha sido cuando hemos descubierto la posibilidad de cambiar instantáneamente entre los gráficos originales de 8 bits y los nuevos en alta definición. Después de haber completado la aventura en su totalidad, podemos asegurar que el resultado es realmente asombroso. No han sido pocas las ocasiones en las que hemos alternado el apartado gráfico para comprobar cuánto se ha trabajado para ofrecer la mejor versión de Alex Kidd hasta la fecha. La diferencia entre la noche y el día ahora es más clara que nunca, donde antes sólo veíamos unos cuantos píxeles ahora vemos el escenario hasta arriba de detalle. Aquellos fondos azules que nos hacían imaginar una llanura ahora están llenos de vida, con vegetación y fauna correteando de fondo mientras nosotros avanzamos por bosques, cuevas, campos o castillos. Hasta aquellos jefes que tenían una pinta extraña y nos costaba discenir su aspecto ahora se ve claramente cómo son y cuánta dedicación hay detrás de cada diseño. Pero el detalle no se queda ahí, sino que cada enemigo ha sufrido un rediseño que hace que luzca como nuevo.

Por suerte, para tratarse de un juego con 30 años a sus espaldas no ha envejecido del todo mal. No obstante, incluso con toda la experiencia ganada con el paso de los años, Alex Kidd sigue siendo un juego desafiante. Absolutamente todo mata de un golpe, y al contrario de lo que sucede en Super Mario Bros, en el reino de Radaxian no existen unas setas que nos hagan ganar un golpe de protección. Un mal salto, un golpe antes de lo debido o haber calculado mal los tiempos puede hacer que tengamos que repetir desde el último punto de control. Para nuestra fortuna, hay unos bloques repartidos por el mapa que nos pueden recompensar con un objeto en forma de anillo que, tras utilizarlo desde nuestro inventario, pasaremos a lanzar rayos cuando ejecutemos un puñetazo, ideal para acabar enemigos a larga distancia. El hándicap de estos bloques es que no sabemos cuál será su recompensa, y en ocasiones puede llegar en forma de un fantasma imposible de matar que nos acechará hasta que hayamos cambiado de zona. Estos elementos son sólo unos cuantos ejemplos de todo lo que se ha recuperado, porque también tenemos presente la tienda, que permite hacernos con una moto o un monocóptero para avanzar rápidamente por niveles, así como el clásico minijuego de piedra, papel o tijeras previo al enfrentamiento contra los jefes finales. Uno de los puntos que más nos ha llamado la atención de este Miracle World DX es que el control ha cambiado respecto a la versión de Master System, no del todo, pero se aprecia tras las pocas horas. Afortunadamente, la aventura sigue siendo endiabladamente divertida gracias a su dificultad.

La dirección de arte ha estado acertadísima en este Miracle World DX.


Del apartado jugable es algo en lo que hay que profundizar, ya que ha sido una de las mayores críticas que se han hecho sobre el juego desde el lanzamiento de su demo en Steam. Como decíamos, la jugabilidad se ha rediseñado para actualizarla a tiempos modernos, pero recreando fielmente las sensaciones a los mandos que se tuvo con el original. Evidentemente esta "modernización" hay que cogerla con pinzas, ya que Alex Kidd se sigue controlando con dificultades. Da la sensación de que el personaje resbala cuando aterriza tras un salto, y cuando se junta el elemento de una sección de plataformeo complicado, pues se convierte en una experiencia frustrante. Cualquier fallo, por muy milimétrico que sea, se paga con la muerte. Pero claro, Alex Kidd in a Miracle World es un plataformas de los 80, ¿sería el mismo juego adaptado en su totalidad a los tiempos modernos? Nosotros creemos que no. En un principio nos parecía una decisión valiente estos "tuneados" en el control del personaje, luego vimos que era lógica la decisión.

Alex Kidd in a Miracle World DX incluye una serie de características que mejoran la calidad de vida. ¿Recordáis cuando en el original había que acceder al inventario para utilizar un objeto? Pues ahora estos objetos aparecen en la interfaz dentro de la partida, pero sólo podemos llevar dos equipados, que podemos cambiar fácil y rápido con una simple pulsación, y lo mismo ocurre con el dinero o la cantidad de vidas restantes. Quizás, por ver la parte negativa del asunto, estos cuadrados de información pueden llegar a tapar la pantalla y ser molestos en según su situación. Por otro lado, y si se nos atasca alguna zona más de lo que nos gustaría, podemos activar las vidas infinitas, que lo que hace es que sólo tengamos que ir al último punto de control tras morir y no repetir el nivel desde cero cuando hayamos agotado todas las vidas. Miracle World DX sigue siendo muy difícil, pero sabe satisfacer tanto al jugador veterano como al novato que realiza su primera incursión en Alex Kidd. Y no os preocupéis por el apartado de contenido extra, ya que tras haber completado la historia por primera vez se nos recompensa con un modo arena en el que nos podemos enfrentar a todos los jefes del tirón. Se acabó eso de repetir fases para jugar a Jan-Ken-Pon. Además, y aquí es donde viene la gran sorpresa, se incluye la versión original de Master System de Alex Kidd in a Miracle World. Sí, sí, aquella sin la jugabilidad modificada, con los mismos tiempos de espera al cambiar de área, con las mismas melodías e interfaz. La misma que tras agotar todas las vidas nos reseteaba todo el progreso. Todo un regalazo, dicho sea.

A lo retro o con los gráficos actuales, pero el minijuego de piedra, papel o tijeras sigue siendo igual de divertido.


Cuando más se aprecia su antigüedad es cuando nos fijamos en otros detalles, como la estructura de niveles o el patrón minimalista de ataque de los jefes finales. Pero aún con todo, Miracle World DX se mantiene muy disfrutable hoy en día si te gustan este tipo de juegos. La peculiar estructura de cada fase y que cada una de ellas esté plagada de secretos nos siguen pareciendo geniales treinta años después. Y como os decíamos antes, el apartado artístico y el sonido pasan a ser los grandes protagonistas del desarrollo. El juego es tan bonito, con esas nuevas animaciones, con los nuevos efectos de sonido y melodías, que ya solo por esto cualquiera disfrutará pateándose los mismos niveles una y otra vez comparando la versión clásica con la actual. La dirección de arte es acertadísima, pero no se queda atrás en cuanto a la banda sonora, que es espectacular. Aquellos pitidos de la banda sonora original se han recreado con nuevos instrumentos, otros temas se han reinventado por completo. La banda sonora, como podía ser de otra manera, sigue siendo igual de pegadiza y varía según si estamos jugando con la opción retro o con los gráficos en alta definición.

En ocasiones la interfaz puede llegar a ser bastante molesta, especialmente si acabamos de reaparecer tras malgastar una vida.


CONCLUSIÓN

Solo desde el respeto, el cariño y el amor más profundos se puede hacer algo como Alex Kidd in a Miracle World DX. A título personal, este juego ha sido, me atrevería a decir, casi terapéutico en los últimos días. De aquello que te pones a los mandos y desbloqueas recuerdos de tu infancia, sentado frente al televisor disfrutando de auténticas joyas como las que protagonizaron Alex, Sonic o Mario. Miracle World DX se ve y suena como un juego actual, pero se juega de manera idéntica al original sin tener que lidiar con lo frustrante de la época. Es una experiencia de plataformeo fresca, que lejos de perder la esencia que hizo que Alex Kidd fuese el héroe de muchos allá en 1986, la abraza y se recrea con ello. Hace unos años era impensable, por no decir imposible, imaginar el regreso de Alex Kidd, pero lo ha hecho, y por la puerta grande. ¿Veremos al niño cabezón de nuevo? Visto lo visto, nos cuesta pensar en esa posibilidad, pero de ser así, en Jankenteam derrochan talento y no hay mejor equipo que ellos para llevar a buen puerto un nuevo Alex Kidd.
Análisis de Alex Kidd in Miracle World DX para PS4: El chico maravilla
Análisis de Alex Kidd in Miracle World DX para PS4: El chico maravilla
Análisis de Alex Kidd in Miracle World DX para PS4: El chico maravilla
Análisis de Alex Kidd in Miracle World DX para PS4: El chico maravilla
Análisis de Alex Kidd in Miracle World DX para PS4: El chico maravilla
Análisis de Alex Kidd in Miracle World DX para PS4: El chico maravilla
Análisis de Alex Kidd in Miracle World DX para PS4: El chico maravilla
Análisis de Alex Kidd in Miracle World DX para PS4: El chico maravilla

Alternativas
Celeste o Sonic Mania pueden ser grandes alternativas.
El apartado artístico. Los ajustes en la jugabilidad. Más accesible para todo tipo de jugadores.
Puede llegar a ser realmente frustrante para los más impacientes.
Alex Kidd regresa a nuestras vidas con una revisión de su primera aventura. Y qué pedazo de aventura.
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, Aceskies, Doscv, elite, Keyser Soze, Mynra, NewRandomAge, Wuyashen.
×