¡Colabora!
0
Un nuevo reino llega desde las alturas
Nintendo Switch

Un nuevo reino llega desde las alturas

Airborne Kingdom, el nuevo city builder de The Wandering Band, llega a consolas para coronarse como uno de los mejores en su género, aunque en Nintendo Switch esta afirmación es debatible

Por Pablo Sánchez (@Wuyashen),
0 0 0

Cuando pensaba que los simuladores de construcción de ciudades habían llegado a su punto álgido me encontré con esta maravilla. Airborne Kingdom llega de la mano de The Wandering Band a nuestras consolas, después de su paso por ordenador, para quedarse como una parte de nuestra vida y crecimiento como jugadores. Sin más dilación, vamos a proceder a analizar Airborne Kingdom en su versión de Nintendo Switch, y las maravillas que nos ofrece. Para empezar nos encontramos con una premisa de lo más sencilla, el mundo y las relaciones entre reinos se han fragmentado, y será nuestra labor reunificar estas relaciones y reinos. Para poder conseguir esta tarea de magnitudes borbónicas necesitaremos desplazarnos desde los cielos. Efectivamente, la leyenda de nuestro reino volante nos diferencia de otros, y comienza desde los cielos; gracias a esto podremos expandirnos como ningún otro jamás conocido, pero a la vez que conseguimos arreglar las relaciones entre reinos nosotros necesitaremos también de su ayuda, lo que supone una relación simbiótica para poder progresar. Por así decirlo, empezaremos de forma humilde y nos equiparemos a un pequeño poblado, hasta llegar a tener dimensiones titánicas y ser conocidos con títulos como la “Ciudad Celestial”.

Por otra parte, la crítica ha sido realmente generosa con este juego y, en líneas generales, la versión de Nintendo Switch está a la altura de estas notas. Para empezar hablaremos de la jugabilidad que nos ofrece Airborne Kingdom, y posteriormente pasaremos a analizar su rendimiento en Nintendo Switch, de manera que espero ofrecer una visión general del juego y de la plataforma en la que vamos a tratarlo. En primer lugar, nuestra ciudad comenzará de forma muy básica, al ser una ciudad en el aire necesitaremos nuestra primera torre de control, donde se colocará el motor principal de nuestra nave. A partir de este momento, comienza la construcción de nuestro reino, pero hay muchos factores a tener en cuenta. El primero de estos factores es que hay que observar siempre el estado de ánimo de la gente, y por lo tanto cubrir sus necesidades, puesto que a veces pueden ser muy exquisitos e irse al momento de que la opinión popular baje. Además, no solo tendremos elementos como la comida, el agua, o el carbón, ya que, como hemos dicho, estamos en aire, así que la estabilidad y la inclinación son factores importantes, puesto que no puedes presentarte ante un reino vecino dando tumbos como si hubieses llegado de una noche tras los exámenes finales.



En segundo lugar, tendremos la gestión de la ciudad per se, donde tendremos que gestionar tanto los bloques de viviendas como los lugares de trabajo, y para ello designar trabajadores a dichas zonas, pero tened cuidado puesto que en este juego las castas sociales están de moda y nos encontraremos ciudadanos que no estarán contentos al estar cerca de zonas de trabajo o con trabajadores que no quieren estar cerca de otros puestos en concreto. Esto suma un añadido de dificultad más a la ciudad y a su propia gestión, así que tendremos que pensar un poco más para nuestra planificación urbana. A eso hay que sumarle, claro, el hecho de la estabilidad en todo momento. Por cierto, permitidme un consejo y no os pongáis a construir casas como locos, puesto que se pueden mejorar hasta llegar a los tres pisos, y por lo tanto habilitar más espacios para habitantes.

«La tentación de crear una tortuga gigante gracias a las alas es algo que no se puede desaprovechar, es como crear una versión a escala de la Gran A`Tuin»


En tercer lugar, y hablando de habitantes pasamos a hablar de la obtención de la ciudadanía en este reino. Por un lado, contaremos con ciudadanos propios desde un inicio que se irán sumando a medida que nos desarrollemos a nivel interno. Por otra parte, tendremos una mecánica que servirá tanto a modo de exploración como otro añadido de dificultad. Ahora bien, este modo de exploración constará de encontrar asentamientos a lo largo del mapa, asentamientos muy pequeños, donde podremos reclutar ciudadanos, pero no todo es de color de rosa, puesto que solo podrás reclutar ciudadanos que se ajusten a tu nivel actual de “excitación” o "apoyo" en la ciudad; como máximo se pueden reclutar tres ciudadanos, pero la cifra final depende de la calidad de vida de nuestra ciudad, es decir, si tenemos un nivel mediocre no podremos reclutar a todas personas disponibles. Además, tened cuidado si contáis con el nivel y este de pronto baja, aunque sea durante cinco segundos, porque la gente se irá más rápido que un billete de 50 euros en plena calle de Madrid.

En cuarto lugar, las relaciones entre las ciudades funcionarán de un modo muy sencillo: los reinos nos ofrecerán unas misiones de recolección de recursos previamente, y después nos pedirán unos trabajadores durante unas cuantas horas para poner en funcionamiento cierta maquinaria o actividad, y voilá , ya somos mejores amigos. Bromas aparte, gracias a estas relaciones podremos conseguir ciudadanos, reputación en el mundo y sobre todo, lo más importante, los planos. Estos planos servirán para crear nueva maquinaria que nos ayude tanto en nuestra velocidad de desplazamiento como en nuestra estabilidad, recolección de recursos y supervivencia. Eso sí preparaos para explorar porque esos planos no son gratis, nos pedirán unos diamantes que iremos encontrando en templos a lo ancho y largo del mapa.



Finalmente, solo nos quedaría hablar de cómo mejorar nuestro reino en sí, bien esos planos que hemos conseguido son simples planos, pero hay que estudiarlos. Para ello tendremos que construir nuestra academia, donde no solo encontraremos mejoras para nuestra maquinaria, almacenamiento de recursos, talleres y demás, sino también una optimización del consumo de recursos, detalle muy importante y a tener en cuenta cuando nuestra población empiece a subir. Es decir, cuanto más investiguemos más mejoras tendremos disponibles, menos recursos consumiremos y más tiempo podremos estar sin mandar nuestros aviones a talar árboles o a drenar lagos enteros que a saber cuándo vuelven a llenarse por completo; nadie piensa en si hay animales en este juego, aunque tendremos que recolectar comida de los matorrales, por lo tanto seguro que algún animalejo de campo habrá.

En resumidas cuentas, esto sería lo que nos ofrece Airborne Kingdom de manera general. A continuación la pregunta del día: ¿Cómo funciona en Switch? La verdad es que rinde muy bien, aunque no todo son rosas; ya te digo que hay espinas de por medio. Por un lado, tenemos la comodidad que nos ofrece Nintendo Switch, pero por otro lado la tosquedad de seleccionar elementos concretos en las consolas y de elegir correctamente el emplazamiento de las edificaciones añaden cierta frustración, especialmente cuando no consigues encajar esa pieza en el sitio que quieres... Admito que me ha pasado varias veces, sí. Por otra parte, visualmente cumple perfectamente con las expectativas, un juego simple, pero con mecánicas que ofrecen horas y horas de diversión a aquellos que deseen planificar su reino, pero una vez más la selección de objetivo con el joystick empaña este aspecto, puesto que se hace muy engorroso; eso sí, esto no es motivo para perder los ánimos, ya que puedes estar cómodamente en tu cama relajado mientras surcas los cielos en busca de recursos, haces tratados con reinos y otras tareas, y luego dedicarte de forma más “seria” a construir y planificar bien tu reino.

CONCLUSIONES

Airborne Kingdom cumple con creces las expectativas de un constructor de ciudades. Es entretenido, rejugable, tiene exploración e investigació, y diría que lo tiene casi todo para resultar uno de los juegos más memorables de este género. Es por eso que es una lástima que el control en Nintendo Switch sea tan engorroso en ciertas ocasiones. Siendo totalmente sincero, sería injusto destrozar el título por sus imprecisiones en el control, porque créeme si te digo que no tiene nada que envidiar a otros grandes títulos de este género. En definitiva, Airborne Kingdom es una joyita de esas que aparecen cada cierto tiempo y que no hay que dejar pasar.

Copia digital proporcionada por Stride PR.

Análisis de Airborne Kingdom para Switch: Un nuevo reino llega desde las alturas
Análisis de Airborne Kingdom para Switch: Un nuevo reino llega desde las alturas
Análisis de Airborne Kingdom para Switch: Un nuevo reino llega desde las alturas
Análisis de Airborne Kingdom para Switch: Un nuevo reino llega desde las alturas
Análisis de Airborne Kingdom para Switch: Un nuevo reino llega desde las alturas
Análisis de Airborne Kingdom para Switch: Un nuevo reino llega desde las alturas
Análisis de Airborne Kingdom para Switch: Un nuevo reino llega desde las alturas
Análisis de Airborne Kingdom para Switch: Un nuevo reino llega desde las alturas
Buena estructuración de ciudades, buenos objetivos, horas y horas de contenido
Usar el joystick para modelar la ciudad resulta bastante engorroso
Airborne Kingdom cumple con creces las expectativas, aunque los controles en Nintendo Switch son mejorables, con un poco más de precisión sería genial

Información del juego

Airborne Kingdom

Nintendo Switch

Fecha de lanzamiento: 9 de noviembre de 2021
Desarrollado por: The Wandering Band LLC
Para poder aportar cualquier tipo de contenido a uVeJuegos.com necesitas estar registrado y además haber iniciado sesión.

Elige lo que quieres hacer:

Administradores de Análisis: ____GEX_____, Aceskies, Doscv, elite, Keyser Soze, Mynra, NewRandomAge, Wuyashen.
×